Mi princesa se independiza: bye bye colecho full night

Que mi niña es una dormilona es un hecho irrefutable. Desde que nació es quedarse dormida y caer casi inconsciente, tanto que es el único bebé que conozco que se ha hecho el remolón cuando se supone que no tiene capacidad para hacerlo.
Mi niña es de las que la vas a despertar y se niega a abrir los ojos, sigue durmiendo, se hace la dormida y ahora que habla hasta te dice «no quero depertá». Por las mañanas casi hace falta una grúa para levantarla, y en las siestas también remolonea a gusto, que si la dejo dormiría a pata suelta toda la tarde.
El caso es que hasta ahora dormíamos juntas en la cama, me encanta sentirla cerquita mía, verla dormir a placer en medio de la noche y despertarme a su lado. Además con la lactancia materna el colecho me ha resultado lo más práctico para que las tomas nocturnas fueran compatibles con mi descanso.
Pero ahora que ya no hay teteo nocturno, viendo que dormía toda la noche del tirón y que tiene una habitación preciosa a la que sólo entes a coger sus juguetes, pensé en probar pasarla a su cama a ver qué tal. Y así, de paso, Papá podía volver a dormir en su cama el pobrecito.
La primera noche se despertó un par de horas después de acostarla, vio que no estaba en la cama de mamá, se debió extrañar, y me costó bastante que se volviera a dormir. Eso fue la noche del pasado domingo a lunes. La noche siguiente se despertó a eso de las 5 de la madrugada, me levanté, me acosté con ella y cuando se durmió volví a mi cama. La siguiente noche no se despertó hasta el día siguiente. Y así hasta hoy.
Estoy orgullosa de mi niña, ha aceptado muy bien el cambio y han pasado de no querer dormir sola a decir que duerme en su cama bonita porque ya es mayor.
Mi princesa, qué rápido está creciendo.
Yo, sin embargo, duermo menos. Debo acostumbrarme a la nueva situación. La hecho mucho de menos, escuchar su respiración, notar cómo se acerva a mi, despertarme junto a ella. Estoy intranquila, duermo alerta por si se despierta o me llama, pienso si estará bien, si tendrá frío, fiebre, si respira. A mi lado la tenía controlada y a la mínima tos o roce de su piel caliente sabía cómo estaba.
Lo ha aceptado bien así que ha sido buena decisión, aunque mi cama está abierta para cuando quiera compartirla conmigo. Espero que haya noches en la que se cuele entre las sábanas para buscar mi refugio.
Ahora le toca a Iván, que con casi 6 años no quiere dormir solo. Ahora que ve a su hermana dormir sola se está haciendo el valiente y, como necesita compañía porque no soporta la soledad, ha decidido que quiere dormir con ella.
Y asi estamos intentando que sea. Como la cama mide 2 metros de largo acostamos a cada uno en un extremo, duermen juntos en la misma cama pero no se tocan.
Me encanta verlos cada uno en una postura imposible.
A Iván le está costando más, si se despierta de noche no es consciente de que su hermana está con él y huye en busca de papá. Con él nos quedan más incursiones nocturnas pero tampoco me importa, no voy q forzarlo.
Pero sí, después de casi 6 años, parece que el colecho full night es cosa del pasado, que cada uno vamos retomando nuestro hueco sueñeril y que las noches de «cuatro en la cama» serán sólo de vez en cuando.
Es lo que tiene la maternidad, como en la vida, se cierran una etapa para dar paso a otra.

8 thoughts on “Mi princesa se independiza: bye bye colecho full night

  1. Laura ivm

    Desde que mi hijo era un recién nacido, y cuando todavía no le dejaba dormir conmigo y me empeñaba en acunarle hasta que se durmiera para echarle en su capacito, y tenía que volver a cogerle acto seguido porque inmediatamente se despertaba, mi pensamiento era: los niños crecen… Ahora tiene 28 meses, y desde los ocho meses duerme conmigo toda la noche, pero eso supone que su padre sólo duerme con nosotros en vacaciones porque no descansa bien con nosotros así que últimamente sí que pienso en que algún día tendremos que intentar el intercambio masculino en nuestra casa… Lo que ocurre es que todavía sigue mamando por las noches, y aunque aguanta unas cuatro o cinco horas (creo que a veces menos pero yo no me entero mucho lo reconozco) cuando se vuelve a enganchar a eso de las cinco de la mañana le cuesta soltar, y claro, para eso prefiero seguir en la cama grande, jajaja… Me consuela bastante tu entrada porque veo que una vez destetada no ha sido tan difícil que se hiciera a su camita, aunque el mío es un niño y tiene las ideas muy claras, jejeje.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Yo creo todo es cuestión de paciencia y esperar a que llegue su momento. Puedes probar a hacerlo y si no funciona no pasa nada, será que todavía no está preparado, no hay que desesperarse por ello. Yo he probado varias veces a acostarla en su cama y he tenido que recular, ahora estaba preparada ella, así que me alegro de haber esperado a que fuera así.

      Responder

  2. diasde48horas

    Estas cosas las llevamos peor las mamás que ellos. A mi a veces me asombra lo bien que se adapta mi niño a situaciones que yo creo que le van a costar mucho y viceversa, otras cosas que pienso que serán fáciles le cuestan más.
    Esto de la maternidad es un contínuo aprendizaje 🙂

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Sí que se lleva mal aunque también nos acostumbramos ¿eh? jajaja. Ahora que duerme sola sin despertarse en toda al noche soy yo la que no duerme porque los ronquidos han vuelto a mi vida, tendré que acostumbrarme de nuevo a ellos.

      Responder

  3. Sofia

    Yo he de acostarme con Sofía en su cuarto hasta que se duerme (normalmente yo caigo frita antes que ella y me despierto a las 2 ó 3 de la madrugada y me voy a mi cama zombie perdía).
    Y luego se despierta algunas veces para agua, calor, mami…

    Echo de menos dormir de un tirón, en mi cama… pero cuando duerme del tirón ella 2-3 noches seguidas la echo en falta !!!! se nota mogollón.
    De hecho, el pasado fin de semana durmió ella con mis padres, y la noche de antes no me salí de su cuarto para "aprovecharla" jejejejejeje.

    Te comprendo, se hace raro, muy raro.

    Antía es más independiente, eh? se le nota.
    ¿Qué tal lleva sus avances con el habla?

    Un saludo

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Antía es muy indepente, aunque es cierto que hasta ahora no había conseguido que duerma sola. Y yo también me voy acostumbrando a dormir de nuevo con su padre y los ronquidos, que no se yo qué es peor.

      Con el habla genial, tengo pendiente la entrada, cuando la escriba hablará ella mejor que yo jajaja.

      Responder

  4. desire duerme feliz

    Los niños nos sorprenden. Creemos que no seran capaces y luego cuando lo probamos resulta que lo asumen mejor que nosotras y todo! Jejeje!! Hay k probar y darles la oportunidad de intentarlo si queremos. Si ellos estan preparados lo sabremos pronto. Jeje.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Con mis hijos he aprendido que cuando están preparados para superar una etapa o un cambio, todo es más fácil. Por eso no me importa recular si aún no es el momento, ya llegará 🙂

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.