¡GATEANDO… literalmente hablando!


¿A que tienen buenos maestros? Y es que Iván quiere mucho a sus hermanos gatunos, y es un cariño recíproco, porque los dos gatines se vuelven locos con Iván.

La verdad es que no esperaba menos de mis bichines, pero han superado con creces todas mis espectativas. Mimi, la gata (se llama Cetty pero la hemos apodado Mimi porque no dice «miauuu» sino «miiiiiiiii») le expresa menos, se nota que es una ex-callejerita porque conserva esa actitud huidiza «por si acaso», así que ante el menor peligro sale por patas… sin embargo no duda en acercarse a Iván, olisquearle, y darle de vez en cuando algún cabezacillo.

Munki tiene otra actitud, siempre ha sido un gato muy cariñoso, pegajoso hasta la saciedad, y con Iván no es menos. A pesar de que no le gustaba nada mi barriga de embarazada, sabía que ahí dentro había algo, y procuraba no acercarse demasiado a ella, con Iván es todo lo contrario. Lo acerca su cabecita, le da cariñitos, se duerme a sus pies, está pendiente en todo momento… y yo estoy encantada de ver cómo muestra su cariño a esa criaturita que lo ha destronado.

Iván, además, conoce perfectamente a sus gatines, los busca, los llama a su manera, y se vuelve loco cuando están cerca. Les agarra las orejas, les tira del rabo, los monta a caballo (bueno, a Munki, que con 8,5kg es una montura estupenda), les da palmotazos… son pacientes hasta el extremo, Mimi huye si ve que hay movimiento, y Munki aguanta estoicamente sin decir ni miau, salvo que ya le haga daño, que es entonces cuando se levanta y se va a dormir a otro lado. E iván se lo pasa pipa con ellos, les habla en su idioma y los gatis le miran con cara de circusntancia.

En fin, somos una familia de cinco, y estoy muy contenta de que la convivencia con los gatos sea tan buena, en contra de todo aquello que la gente se empeña en decir, gracias a la mala prensa que tiene la raza gatuna en general, como si yo no conociera a los gatis con los que vivo.

Así que estoy muy orgullosa de mi peque, que se está criando con animales, aprendiendo a convivir con ellos, a respetarlos, creo que sentir amor y respeto por los animales es una muy buena educación; y orgullosa de mis gatos, porque demuestran que están por encima de toda esa mala fama que tienen los gatos en general, porque quieren a mi chiquitín y le dan todo su cariño gatuno.

10 thoughts on “¡GATEANDO… literalmente hablando!

  1. Patry

    pedazo de gato!!! me encantaaaaa.
    YO creo que no dejaria que ningun gato se acercara a Alba,no x nada,por los arañazos y tal…pero claro es lo q tu dices!!! tu conoces a tus gatos y sabes como son.Si supieras k son agresivos no los dejabas de acercarse a Iván!!!

    Pero es precioso ehhhh.entonces k?? gatea o no gatea??? esk lo pone en el titulo y luego has hablado de gatos jajajajaja lokaaaa

    Responder

  2. Blue!

    wow, q gatote! grande y precioso, tu peque se ve hermoso a su lado.

    besos

    Responder

  3. Nereida

    Patry, es que el título es precisamente un juego de palabras, es decir, me refiero a «gateando» en el sentido de «andar con gatos», le he querido dar ese sentido en contraste con la anterior entrada.

    Responder

  4. Anónimo

    Holaaaaaaaaaaaa
    Pedazo de gatooooo!!!! q come???
    Oyeee, yo quiero ver más videos de IVÁN, me lo pasé pipa con el de los gateos. Está precioso.
    Pero kiero ver más videossssss!!!!
    Un besazo muy grande desde Villagarcía.
    Esther

    Responder

  5. Jenny

    Diosss !!!!!!!! o Ivan es mas bien pequeñito o el gato es grandioso !!! jejejje…
    Que fotos mas bonitas y es que estos animalillos no dejaran de sorprendernos nunca……Yo tengo 2 perros,1 huron y 1 canario y los perros y el hurón respetan mucho a Ian,y el canario que hacia meses dejó de cantar,desde que esta mi niño se parece a Antonio Molina,que por cierto,ese es su nombre jejeje….

    Responder

  6. Nereida

    Jenny, no es que Iván sea chiquitín, es normal para su tiempo, pero es cierto que Munki es muyyyy grande, pesa casi 9 kg pero además es alto y largo, es un gatazo, de verdad, por eso Iván se ve más chiquitín. Eso si, Munki, todo lo que tiene de grandote, lo tiene de bueno!!!

    Responder

  7. Ness

    Ya sabes que me muero de la envidia de ver a munki y cetty con Iván, ójala yo hubiera sabido llevarlo a mi terreno, pero me dejé convencer por el churri y aunque los mios se portan superbien con el peque, no hay esa complicidad…Bueno, tiempo al tiempo…

    POr cierto Patry, es que yo tampoco dejo a Ivan que se acerque a los bichos de la calle, que se los mire de cerca sí, pero no que se acerque, en cambio a los de casa ya los conoces, conoces sus antecedentes, enfermedades y manías….

    Responder

  8. Patry

    ah claro!!! que cortita k soi jajajajajaja

    Responder

  9. Mainada

    Qué buena foto!! Más que el gato, es el tigre, no??
    Creo que hacen un buen equipo 🙂

    Responder

  10. Belén

    Me ha gustado mucho leer este post porque estoy embarazada de 6 meses y en casa tenemos tres gatos (y a la mayor también la llamamos «Mimi»!)y bueno, no sé cómo reaccionaran los que hasta ahora han sido mis bebotes felinis cuando llegue el bebón de verdad!

    Un beso Nereida!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.