Manchas faciales, ¿tienen solución?

dermatologia privada barcelona

Una de mis características físicas, aunque poca gente se fija en ellas hasta que lo digo, son las manchas de nacimiento. Tengo manchas oscuras por todo el cuerpo, han estado conmigo toda la vida, y jamás me han molestado, de hecho las siento como una seña de identidad propia, son mis manchas.

Es verdad que normalmente no se aprecian porque voy vestida, así que es en verano cuando más se me notan, por razones obvias, sobre todo en la playa, porque al llevar solo el bikini y estar más morena, las manchas se quedan totalmente expuestas. Pero ya digo que es algo que jamás me ha importado, son MIS manchas y me gustan.

Lo curioso es que, con la cantidad de manchas que tengo por todo el cuerpo, sobre todo en la espalda y la parte delantera de las piernas, nunca he tenido manchas en la cara. Supongo que de haberlas tenido allí quizás sí me habría preocupado más el tema, al menos en alguna época más delicada de mi vida. Curiosamente, las manchas más visibles están en mis pies, algo que en verano llama mucho la atención porque es una parte del cuerpo que queda muy expuesta y donde seguramente menos crema solar me aplique – aunque con los años me he acostumbrado también a hacerlo -. El color de mis pies, por lo oscurísimas que se ponen las manchas en verano, suele motivo de sorpresa y comentarios varios.

Pero el tema de las manchas faciales cambió radicalmente en mis embarazos. Confieso que he tenido alguna época loca en la que me he ido a la playa sin protección solar, con la tontería de la juventud y esas cosas de las que una acaba arrepintiéndose. Pero desde hace mucho tiempo estoy muy concienciada de la importancia de proteger la piel, en todos los aspectos posibles, y si siempre me doy protección solar para irme a la playa, en la cara he sido especialmente cuidadosa. Pero mis tres embarazos fueron en verano, y ni dándome protección solar alta, ni llevando sombrero para evitar el sol en la cara, he podido evitar que me salieran manchas. Y esas manchas se han mitigado, pero nunca han llegado a irse.

Así que entre unas, las otras y la edad, que no perdona, no hago más que plantearme la opción de realizar algún tipo de tratamiento con profesionales de mútuas como dermatología de Adeslas u otra para mejorar mis manchas faciales. He probado algunas cremas despigmentadoras pero no he notado efectos, y al final siento que estoy tirando el dinero porque no obtengo resultados. En este punto, me gustaría informarme sobre los diferentes tratamientos para mejorar mis manchas faciales en algún centro especializado, como por ejemplo Dermatología Dexeus,, para ver si mi caso tiene alguna solución.

En invierno las manchas se notan menos y, aunque no soy de maquillarme a diario, con un poco de CC Cream que me aplique quedan totalmente cubiertas. Al vivir en Escocia, con lo poco que sale el sol y lo abrigada que voy por lo general, mi piel apenas queda expuesta. Pero en cuanto vuelvo a casa y me da más el sol, sobre todo en verano con la playa, las manchas afloran de nuevo. Tengo dos especialmente llamativas, una en la parte baja de mi mejilla derecha, y otra en la frente. La de la frente se disimula bastante porque suelo llevar flequillo largo, la de la mejilla queda totalmente expuesta.

Y luego tengo un maravilloso regalo en mi pómulo izquierdo, una mancha muy marcada a consecuencia de una quemadura cocinando – sí, me saltó aceite al freír un huevo – y esa, que es la que no ha nacido conmigo ni me recuerda a mis embarazos, es la que más me fastidia. No es excesivamente grande pero está muy marcada, por más corrector y maquillaje que me ponga no se disimula, y me da mucha rabia verla cada vez que me miro al espejo, o cuando me hago alguna fotografía en primer plano.

No se será cosa de haber entrado en los 40, que si bien es el momento de mi vida en el que más a gusto estoy conmigo misma, también es el momento en el que he tomado conciencia de lo importante que es cuidarse, en todos los aspectos, o que siempre he sido bastante dejada y en algún momento de la vida toca ocuparse más de una. Pero el tiempo pasa, la juventud no vuelve y noto que mi piel, mi cuerpo, no son lo que eran, y merecen especial atención y cariño para mantenerse de la mejor manera posible. Y porque cuidarse es una manera de quererse, que nunca está de más.

More about Aventura Embarazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.