La religión y las tradiciones en las escuelas públicas


El otro día leyendo por encima el Facebook me encontré a una amiga que, indignada, explicaba cómo a su hija, por no dar la asignatura de religión, la excluirán de todas las celebraciones del colegio que suponen un componente religioso; en este caso la Navidad, incluyendo el festival de villancicos, la carta a los Reyes Magos y este tipo de actividades.
Y entiendo perfectamente su indignación porque mi hijo tampoco da religión en el colegio y se nos podía dar un caso así. Sin embargo afortunadamente no hemos llegado a esos cauces, pues el año pasado ante tal tesitura su maestra nos preguntó si, dado que Iván no daba religión, queríamos que participara en todas las actividades que tuvieran algún tipo de componente religioso. Su idea era que participara desde un principio pero antes de darlo por hecho decidió preguntar a todos los padres de niños que dan alternativa por que a lo mejor no estábamos de acuerdo en que los niños participaran en este tipo de actividades. Así que yo le dije que por supuesto, que una cosa es lo que se haga dentro del aula en la hora de religión y otra muy diferente las actividades que se realizan en el ámbito del colegio.
Mis hijos no están bautizados y no van a dar religión en el colegio. Pero tampoco les niego el conocimiento de la religión, es decir, yo no se la quiero imponer, prefiero que sean ellos quienes decidan, pero estoy dispuesta a responder a todas las dudas y preguntas que tengan a este respecto y a hablarle de religión en lo que haga falta; de religión católica por supuesto, pero también de otras religiones como parte de la historia y la cultura de la humanidad. Si llegado el momento mis hijos quisieran hacer la comunión yo no se lo voy a impedir, seré la primera en participar y hacer que ese día sea especial para ellos, pero, al igual que el bautismo, no lo voy a hacer porque sí, sobre todo si no creo en ese tipo de actos y celebraciones, me parece una hipocresía y una falta de respeto hacia quien los realiza porque realmente cree en ello. Mi hermano, pese a estar bautizado, eligió en su momento no hacer la comunión y vive muy feliz con su decisión, se negaba en absoluto a disfrazarse para nada, como él mismo nos lo decía y hoy en día no se arrepiente de esa decisión.
El motivo fundamental por el que mi hijo no da religión en el colegio es porque estoy totalmente en contra de que se de esta asignatura en un colegio laico (los colegios privados religiosos es un campo en el que no me meto), sobre todo en detrimento de otras asignaturas o áreas de conocimiento que podrían ser más provechosas. Por poner un ejemplo, el año pasado en el cole de Iván daban religión e inglés desde los 3 años  y este año, por los recortes, nos hemos quedado sin asignatura de inglés. Será que en un futuro, el día que mi hijo opte a un puesto de trabajo, será fundamental la asignatura de religión en su currículum, el inglés el algo secundario -obviamente hablando con ironía-. Me parece indignante que se prime la religión por encima de un idioma, cuando el colegio es LAICO y cuando la alternativa que ofrece no es tal, no hay un programa de alternativa reglado y queda a la discreción del maestro.
Yo digo que quien quiera instruir a sus hijos en religión que lo puede hacer perfectamente en el entorno familiar y sino para eso están las parroquias, que acudan a catequesis o a escuchar misa. Uno de los argumentos que he escuchado en el colegio es que la religión los forma en valores, cosa con la que tampoco estoy de acuerdo porque se puede fomentar el respeto, la educación, el compañerismo, la amistad, la solidaridad, el compromiso, la paz y muchísimos valores más de muchas maneras. No nos engañemos, de toda la vida de dios la religión ha sido la asignatura «María», donde no hacíamos nada e íbamos a echar el rato. A eso yo lo llamo una soberana pérdida de tiempo, y quisiera que el presupuesto que se lleva esa asignatura fuese destinada a otras cosas, a un logopeda, un psicopedagogo, a un profesor de inglés, de informática o cualquier especialidad que de verdad contribuya al desarrollo de nuestros hijos, dejando al margen religiones, creencias y doctrinas. 
Entiendo perfectamente la indignación de esta mamá ya que a su hija la están apartando de las actividades normales del colegio por una cuestión ideológica y religiosa; no nos podemos olvidar que la enseñanza pública es laica, nuestro estado es aconfesional y la Constitución Española en su artículo 14 establece que «los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer
discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión,
opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social»
. A esta niña la están discriminando por una cuestión ideológica, apartándola de las actividades del colegio, sin ni siquiera consultar previamente con sus padres si quieren que tome parte de ellas o no. No solo tiene derecho a no dar religión como asignatura sino que ni siquiera tiene sentido que la religión católica sea una asignatura obligatoria en una escuela pública.
Son niños. Los niños adoran la navidad, la fiesta, la ilusión, los regalos, disfrutan cantando villancicos y viendo belenes o representaciones navideñas; esperan con ansia durante el año la llegada de los Reyes Magos, viven con ilusión la cabalgata y casi no duermen esa noche por la emoción y los nervios. ¿Cuántos de esos niños se plantearán durante esos días el origen de tales celebraciones?, ¿De verdad alguien se creen que se paran a pensar que los Reyes Magos vienen porque dice la Biblia que fueron a adorar a Jesús en su nacimiento?, ¿Quién tiene la sangre fría y el corazón de hielo para quitarle a un niño la posibilidad de disfrutar algo que le causa tanta ilusión?.
No seamos hipócritas. Claro que la Navidad tiene un origen religioso-cristiano-católico, pero creo que hace ya mucho tiempo que quedó relegado a un segundo plano. Como decía Melendi -ni yo me creo que lo esté mentando-, «La Navidad la inventó el Corte Inglés», y es que esta fecha tiene un marcado componente comercial, es la fecha del año donde comercios y grandes superficies hacen grandes cajas, cuando las familias salen a ver regalos, a comprarlos, a veces juntos, otras por separado para alimentar la sorpresa del agraciado. Es una época además en la que las familias se juntan, por tradición, por cultura, por costumbre o por lo que sea; y no por motivos religiosos o cristianos, sino porque se han convertido en unas fechas eminentemente familiares y es la excusa ideal para reunir en torno a una mesa a la familia, para que los que están fuera hagan el esfuerzo de viajar para cenar con sus padres y hermanos, para juntarse con tíos que a lo mejor no ves habitualmente. Para que cada familia lo celebre como quiere, sean más o menos religiosos, más o menos creyentes, lo realmente bonito es querer estar juntos.

Si sus padres hubieran decidido que la niña no participe en este tipo de actividades están en todo su derecho, a lo que no hay derecho es a que la excluyan así, sin más. Y es lo que me parece indignante porque no todas las actividades navideñas son católicas y me parece sumamente cruel hacerle esto a una niña de 4 años. En el cole de Iván el año pasado hicieron un árbol de navidad (que no es católico), un belén (los alumnos de la asignatura de religión), cantaron villancicos en el festival, vino Papá Noel (que no es católico)… En fin, que todas las actividades navideñas que se celebran no siempre son religiosas, cristianas o católicas, hoy en día hay influencias de muchas religiosas y culturas y creo que, en contra de la opinión de muchos que dicen que nos invaden, es una gran riqueza poder vivir las festividades y tradiciones a través de las diferentes culturas. En Semana Santa hicieron un paso y salieron en procesión vestidos de penitentes, fueron a la iglesia del barrio y una mamá cantó una saeta al Cristo del Perdón, los niños se lo tomaron muy en serio y procesionaron con mucho orgullo; en El Rocío decoraron entre todos una imagen de la Virgen del Rocío y le cantaron sevillanas. 

Mi hijo no da la asignatura de religión pero no le cierro los ojos a su conocimiento, no le resto las oportunidades de ver por si mismo, de vivirlo y de disfrutarlo si así lo quiere. Y afortunadamente en su centro educativo tampoco le impiden participar en las actividades que conlleven alguna connotación religiosa mientras nosostros estemos de acuerdo, velando siempre porque el niño, como alumno, disfrute de las actividades del colegio al igual que sus compañeros. Hacer lo contrario es hacer las cosas por cojones, y decir que si no da religión no tiene por qué participar en esos actos es mezclar churras con merinas que no tienen nada que ver. 
No seré yo quien inicie una cruzada por que se deje de dar religión en
las escuelas públicas, pero tampoco voy a cerrar los ojos a este tipo de
casos que son de juzgado de guardia.

Si se quiere educar en valores, en tolerancia, en respeto, en solidaridad… hay que empezar por lo más básico, y marginar a un niño por su forma de pensar o la de sus padres no es la mejor manera.

18 thoughts on “La religión y las tradiciones en las escuelas públicas

  1. Sofia

    muy bonito post.

    Sofía no está bautizada y en principio no se va a bautizar.
    Pero sí me gustaría q el dí de mañana en su colegio participara de todo esto, q yo simplemente creo q son "fiestas" y nada más.

    En casa montamos el árbol y el belén.
    vamos a ver los nacimientos e iremos a ver la cabalgata.
    y no, no está bautizada.

    creo q si el día de mañana me dijeran lo mismo q a los padres q comentas, q la apuntaría a religión, aunq fuese sólo por las actividades q hace.
    porq ahora no tienen edad para "pararse a pensar" y reflexionar, y sí para disfrutar con los teatros, villancicos y todas las actividades.

    pero no me gustaría verme como ellos, en la tesitura de tener q elegir entre dar religión o q mi hija no participe en ninguna actividad de estas.

    jo.

    besos

    Responder

    1. Nereida

      Es que no deberían verse en esa tesitura, pues que no de religión como asignatura no es motivo para esa exclusión. Tampoco creo que la mejor manera de arreglarlo sea cediendo a una cosa que en principio no quieres.

      Responder

  2. MamaEncantada

    No puedo estar más de acuerdo. Mi hijo no está bautizado, no va a dar religión mientras yo decida, cuando el tenga la capacidad de elegir sí quiere dará religión, pero q a esa niña se la excluya así me parece indignante, los niños no se plantean como bien dices el origen de las fiestas, les gustan las celebraciones y punto, acaso alguno pregunta el origen de Hallowen o del carnaval?? Pues lo mismo con las fiestas religiosas (q parafraseando a Melendi, dudo q ahora mismo lo sean). No se puede hacer sentir a un niño excluido o diferente por ningún motivo

    Responder

    1. Nereida

      De eso se trata, de que no se puede excluir o discriminar así a un niño cuando tanto se lucha por la integración.

      Responder

  3. Ness

    Se puede decir más alto, pero no más claro.

    Responder

  4. Gloria

    Creo que no tengo que ponerle ni un solo punto a todo lo que has dicho.
    Me gusta como explicas las cosas porque le pones palabras a lo que yo siento y me cuesta explicar..
    De hecho, este año las niñas ha empezado el colegio y no las he apuntado a religión…. y no me había planteado el que pudiesen excluirlas de las preparaciones y actividades de estas fechas… Así que he decidido que voy a pedir una reunión con la profesora para tratar este tema y preguntarle de paso otras cosas…
    Gracias Ale!

    Responder

    1. Nereida

      Yo hablé de este tema con el director del colegio antes de matricular al niño, sobre todo porque quería saber qué es exactamente la "alternativa". Está bien saber con lo que se va a encontrar una para evitarse sorpresas; supongo que no cabe en cabeza normal pensar que se vaya a excluir de manera tan cruel a un niño por este motivo.

      Responder

  5. Mo

    Estoy absolutamente de acuerdo contigo. Se mezclan conceptos con total alegría, y lo que hay que evitar es perjudicar a los niños. La excusa de la religión para marginar a la niña de las celebraciones me parece patillera. Ojalá cambien de opinión.
    Un beso.

    Responder

    1. Nereida

      Es que no tiene sentido, yo creo que es una chulería, en plan "¿que tú no das religión? pues ea, ahora te quedas fueras de las actividades". Y así en lugar de formar en valores creas rencores, odios y separatismos.

      Responder

  6. Angiegvh

    Comparo esto con la "independencia" de catalunya. Sinceramente: o todo o nada. Nos separamos pero jugamos la liga, nos separamos pero para algunas cosas, lo mismo la religión: no soy católico pero pongo el belen y quiero cantar los villancicos aunque no sienta nada de lo que digo… Quiera pensar cada quien lo que piense, cuando montas el belen no es un circo, sino al niño jesus, la virgen y san josé, y eso, no lo ha inventado el corte inglés. Se hace desde tiempos inmemoriables. Pongan en su casa el arbol, celebren halloween y acción de gracias,y a santa claus, pero no celebren fiestas cristianas, si es que no se consideran como tal.QUerer la sopa y la teta…no veo sentido. Pero esto es España, y estas cosas pasan, solo aqui.

    Responder

    1. Nereida

      Bueno Angie, lo de compararlo con la independencia de Cataluña es como mezclar el tocino con la velocidad. Yo no me meto en lo que crea o deje de creer cada uno ni en como celebren fiestas y tradiciones, eso es algo muy personal de cada persona y/o familia y no soy quién para juzgar. Lo mismo que no soy quién para juzgar si creer implica seguir unas tradiciones y reglas. Yo no he hablado de creer, sino de la asignatura de religión como tal. Te aseguro que hay muchísimos padres que no creen cuyos hijos dan religión "porque sí" o para no sentirse excluídos, lo que además de una hipocresía es una tremenda pena, así que el hecho de que un niño de religión en el colegio no significa que crea más que uno que no la da. Yo no he hablado de creencias ni de mis creencias, eso daría para mucho, pero para resumirte creo que puedo decir que posiblemente crea mucho más que mucha gente que lo hace "de fachada" pero hace mucho que disiento de la Iglesia como insitución y prefiero creer a mi manera, rezar a mi manera y vivir la fe a mi manera que sometida a las directrices de una organización manida y retrógrada. Yo al menos creo que soy consecuente con mi forma de pensar, no bautizo a mis hijos porque es lo tradicional y creo que hacerlo es faltar al respeto a quien de verdad se toma en secreto los sacramentos. Y celebro la navidad como lo que es, una celebración familiar, pero además soy de las personas que de verdad cree que existió un hombre que fue diferente en su tiempo, que luchó por los débiles, aunque no vaya a escuchar misa ni a comulgar.

      Responder

  7. Angiegvh

    eso si, no veo bien que a la niña se le quite de las actividades, pero por ser niña, y no saber de qué va esto, pero sus padres, si son conscientes de la educación que desean para ella, y no entiendo que mezclen conceptos.

    Responder

    1. Nereida

      Pues no mezclamos conceptos. Es un colegio laico y algunos padres decidimos que nuestros hijos no den religión como asignatura. Yo lo he dejado muy claro, pienso que la religión como tal se puede inculcar y educar de otras maneras y que las escuelas, al menos las escuelas públicas, deberían centrar sus recursos en otro tipo de actividades. Es que no me entra en la cabeza que la religión sera parte del programa lectivo y que para que mi hijo de inglés tenga que pelear con el AMPA para que al menos la pongan como extraexcolar, pagándola, por supuesto. No es por cuestiones de creencias o de ideología, sin embargo a esta niña la están discriminando por algo que la Constitución Española protege. Además no entiendo la exclusión, ¿esto supone que si voy a Marruecos y me invitan a una celebración tradicional de allí no puedo participar porque no soy musulmana? ¿de verdad esa es la manera de enfocar las cosas, separanda, apartando?. Yo creo en la multiculturalidad, en aprender los unos de los otros, en compartir, en valorar la riqueza de otras religiones, culturas y tradiciones. Si empezamos separando a los que no piensan igual en el centro escolar ¿Qué vamos a esperar de esos niños cuando sean mayores?

      Responder

  8. Chitin

    Estoy de acuerdo contigo sólo en parte, creo q Angiegvh lo ha expresado bien, hay gente q no es católica y pone el belén en su casa…no tiene mucho sentido. Es como si eres vegetariano, pero compras carne, porque "queda bien" en el frigorífico.

    Dices que siendo un colegio laico, se debería aprovechar el presupuesto de religión en otra cosa, como un logopeda, etc. no sé cual será tu caso, si el cole de tu hijo es privado o público, pero te cuento nuestro caso: nosotros somos católicos (no del Opus, simplemente católicos, q procuramos vivir día a día la fe, sin exageraciones), creemos en Dios, y en particular a mí, mi fe me ha dado fuerzas en situaciones duras y difíciles de mi vida, para nuestro hijo queríamos un colegio concertado religioso, pero en nuestro municipio (muy cercano a la capital) no lo hay, así que nos hemos tenido que aguantar con que nuestro hijo vaya a un colegio público, y sí, le hemos apuntado a religión, porque al menos tenemos ese derecho.

    Siento que en tu vida la asignatura de religión simplemente haya sido la "maría", a mí me sirvió para conocer además otras religiones, (judaismo, islam, hinduismo, budismo…) aunque quizá más q por la asignatura sea por los profesores.

    Responder

  9. Nereida

    Como ya le he dicho Angie, a mi lo que haga o deje de hacer la gente así como lo que crea o deje de creer no me importa, eso es cuestión de cada uno y no soy quien para juzgarlo.

    El colegio de mi hijo es público, nosotros decidimos que no queríamos un colegio religioso, y como digo, la fe, la creencia o la religión no se aprende o se educa a través de una asignatura, hay muchas maneras, empezando por la que creo que sería la más correcta bajo mi punto de vista, las catequesis en las parroquias. Y yo le enseño religión a mi hijo, sabe quién es Dios, Jesucristo, La Virgen María, sabe por qué celebramos la Navidad, por qué la Semana Santa, sabe que en la iglesia hay que entrar en silencio y respetar a quién está rezando, yo no le niego el conocimiento de la religión, seguramente conozca más de religión que muchos niños que dan la asignatura.
    Yo no hablo de fe ni creencias sino de una asignatura de fe y doctrina en una escuela pública y laica. Que no estoy en contra de que se oferte como optativa o extraescolar, pero que sea parte del programa reglado en detrimento de otras disciplinas pues al menos a mi no me parece. Y que se discrimine a un alumno por ello, muy grave.

    Responder

  10. London

    El colegio de mi hija es concertado y por tanto católico, es mi precio a pagar por llevarlos a un colegio bilingüe que me pueda permitir.

    Intento que no les coman mucho la cabeza con eso, explicarles yo luego a mi manera las cosas cuando tienen alguna duda y hacer que sea una asginatura como cualquier otra.

    Y a mi no me quedan mas narices por el cole que es, pero en los coles públicos me parece que podían ir eliminando ya la asignatura, no?? y poner algo mas efectivo como idiomas, digo yo.

    Besitos

    Responder

  11. Nohe

    Yo soy cristiana, y me bauticé, hice la comunión y confirmaron con 26 años. Mis hijos están bautizados, y el mayor hará la comunión el año que viene. Pero… No, no estoy de acuerdo en que en un colegio público se de religión católica o alternativa. Debería darse historia de religiones para todos o informática (por poner un ejemplo). La religión en casa, parroquias, sinagogas, mezquitas o donde corresponda.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − doce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.