11 meses, ¡Gateando hacia el 1!

Mi pequeña Princesa tiene ya 11 meses, dentro de nada soplaremos la primera velita y no hago más que mirar hacia atrás con nostalgia intentando recordar el bebé recién nacido que era hace no mucho.
Siempre digo que la etapa de bebé es muy breve, pero con Antía me ha pasado aún más rápido que con Iván, parece mentira que el año pasado a estas alturas estuviera aún en mi barriga y ahora quiera echar a andar de mi mano. Son tantos los cambios que se producen en tan poco tiempo que tengo que hacer un esfuerzo para recordar cómo era de bebé, cómo era a los 3 meses, cuando sonrió por primera vez o cuando aprendió a hacer los cinco lobitos. Por no decir que parece que nunca llegará la hora de que empiece a tomar alimentación complementaria y ahora lleva ya casi la mitad de su vida comiendo con cuchara… Ains, su es que son tantas cosas…
A pesar de todo es una maravilla verla crecer, de verdad. Bueno, a ella, a Iván, en general ver crecer a un hijo es la mejor experiencia de la vida, sin duda, ver como algo tan pequeño, indefenso, poco a poco se convierte en una personita que aprende de cada minucia de su alrededor es realmente sorprendente, a la par que gratificante. Y no dejo de sorprenderme con cada descubrimiento nuevo de mi niña, como si nunca lo hubiera vivido, a pesar de que ya disfruté de esta maravillosa sensación con Iván; pero da igual, cada hijo es una nueva vivencia puede que diferente a la conocida pero, al menos para mí, igual de gratificante.
Y qué decir de estos 11 meses con Antía, si es que se me cae la baba con ella. Está preciosa, y más simpática todavía, cada vez más espabilada y demostrándonos su tremenda personalidad. Lo que más disfruto de todo es la relación que tiene con Iván, cómo lo mira con devoción, lo busca con la mirada y lo llama a gritos, cómo aguanta sus embistes y abrazos extra cariñosos, cómo se enrabieta cada vez que él le quita lo que tiene en las manos, cómo gatea tras él allá dónde va. Para mí no hay mejor estampa que verlos a los dos juntos, y me sorprendo a mí misma mirándolos embelesada y pensando que no puede haber nada mejor en mi vida, qué habré hecho yo para ser tan afortunada.
Ahora estamos en una etapa muy exploradora, y no porque a Antía le vuelva loca DORA (si me creía que cada vez estaba más cerca el día que dejara de sonar esa sintonía en mi casa, ¡nada más lejos de la realidad!) sino porque solo quiere los pies en el suelo y sus manos bien agarradas donde pueda. Si está sentada sobre mi regazo echa el culo hacia abajo y se deja resbalar para llegar al suelo, cuando planta los pies y asegurándose que yo aún no la he soltado busca mis manos, coloca estratégica y perfectamente sus manos agarrado mis dedos índices y entonces echa a andar-casi correr, no tiene parada, no tiene descanso. Y como intente cogerla o sentarla no hay manera, se estira, patalea y llora de rabia porque lo que quiere es empezar a conocer el mundo por sus propios medios.
Aún le falta equilibrio, cuando está de pie sus piernas aún se tambalean un poco y siempre busca apoyo, aunque camina de forma bastante segura. Iván empezó a caminar agarrado a eso de los 6 meses pero n ose lanzó solo hasta los 15 meses, Antía ha sido más tardía en dar sus primeros pasos agarrada pero creo que se soltará antes, pues la veo más decidida.
En consecuencia, hemos tenido que volver a precintar puertas-cajones-muebles-enfuches y todo aquello susceptible de ser tocado-golpeado-abierto, porque su curiosidad no tiene límites y lo quiere abrir-tocar-coger todo (en un par de ocasiones hasta ha cogido el portátil con una sola de sus manos, tirándolo al suelo, con la fortuna de que no se le ha caído encima). Estamos en ese precioso momento de SE TE ACABÓ LA TRANQUILIDAD y mil ojos sobre ella son pocos.
Estoy todo el día mopa en mano porque además se lo lleva todo a la boca. Qué diferente es a su hermano (pienso esto muy a menudo y me digo que tengo que dedicarle una entrada especial), Iván no cogía nada del suelo y menos se lo llevaba a la boca, ella hasta la migaja más minúscula le llama la atención y todo lo quiere probar, así que la mopa es mi mejor amiga, ya que me gusta que mi niña disfrute de la libertad del gateo y explore por ella misma.
Hay ciertos aspectos del desarrollo que me hacen gracia. en cuanto a la motricidad finita debo decir que va para nota, pues la pinza la tiene totalmente dominada a todos los nives. Desde coger la miga más pequeña o el pelo más invisible (lo que denota demás una impresionante agudeza visual -desde el punto de vista de la mamá miope-) a dar unos pellizcos que pareciera alfileres clavándose en la piel. Sí, le ha dado por pellizcar con sus preciosos y pequeñines dedos, pero no es un pellizco leve y aislado, no, es su mayor entretenimiento cuando está cerca de mí y se puede pasar pellizcándome todo el tiempo del mundo. Y duele, vaya si duele, sobre todo cuando tiene las uñas más largas, alguna vez me hace dar un respingo que además le hace gracia y se ríe a carcajadas.
Entiende perfectamente en NO y no le gusta nada recibir una negativa por respuesta. No se lo digo muy a menudo pero sí en momentos puntuales, sobre todo cuando los pellizcos llegan a un punto ya insoportables o cuando me muerde el pezón. Entonces comienza su actuación digna de OSCAR a la mejor actriz de Drama (y entonces la llamó Meryl Strept), hace un puchero con cara de pena y rompe a llorar con un sentimiento que hasta me hace gracia. 
Tiene un carácter muy fuerte y definido, menudas rabietas se coje cuando hacemos algo que no quiere como que su hermano le quite un juguete o yo le quite algo que no debe coger (mando de la tv, móvil, rabo de gato…), la siento en el parque o en la trona cuando quiere gatear en libertad, entonces grita, da palmotazos y llora de rabia y yo la llamo Scarlata O’Hara, mi princesa con su geniecillo, y yo que me río al verla.
De dientes vamos finas, ni uno, aunque ni falta que le hacen porque si quiere comer le da igual tener la encía fina; lo mismo le da un bocata de tortilla que un trozo de empanada, ella se busca la maña para a pequeños bocaditos darse un buen festín. Esto está haciendo que la alimentación complementaria basada en purés o papillas sea lo menos, pues cada vez le damos más sólido porque ella nos lo demanda; los spaghetti a la boloñesa se los trituro solo lo justo porque le gustan los tropezones, las albóndigas se las come tal cual, a trocitos, disfrutando con cada bocado y abriendo al boca sacando la lengua en un gesto de «dame más que está la mar de bueno». Hace unos días se me ocurrió darle un plátano maduro entero y menuda fiesta le hizo (al plátano, a la trona, al suelo y a todo su cuerpecito, como no), pero ver la cara de felicidad con plátano espachurrado hasta las pestañas no tiene precio. Se ve que va a ser de buen comer porque se le salen los ojos al ver la comida y no le hace ascos a nada.
El lenguaje va bien, no dice cosas demasiado claras pero el MA-MA lo domina a la perfección, normalmente es un MA-MA entre cortado excepto cuando el hermano la chincha y busca mi auxilio, entonces grita un MAMAAAAAAA buscándome con la mirada; PA-PA lo va perfeccionando pero lo dice en contadas ocasiones, de momento (y para deleite mío) yo soy su prioridad. A Iván lo llama a gritos, parece que dice BAAAA BAAAAA, y él la entiende perfectamente. Pero poco más entendible dice, aunque no está callada en todo el día y tiene un amplio repertorio de parloteo en su idioma.
La coordinación con las manos va genial, domina perfectamente los cinco lobitos, decir hola (abre y cierra la mano), adiós (la agita), ole-ole (gira las muñecas), aplaudir (al compás de la música); le encanta especialmente seguir canciones, cuando empiezo a cantar «Con mi dedito digo sí sí» pone todos derechos sus dedos índices y los encoge al ritmo de la música, si le canto «Palma repalma, chica morena» con uno de sus dedos índices se acaricia la palma de la otra mano, y si le canto «Soy una taza, una tetera» se vuelve loca y lo mueve todo. 
Seguimos con la teta porque no hay motivo para dejarla, hay días que se puede pasar el día sin tetear y días que se los pase enganchada sin descanso. Para mí sigue siendo un placer y una delicia compartir esos momentos con ella y mientras pueda pienso seguir disfrutándolos, pues si no se que lo echaría muchísimo de menos; de esta manera sigue conservando esa parte de bebé y para mí la lactancia materna es la extensión de la barriga, así que no quiero si quiera pensar en destetarla.
Y bueno, yo creo que, aunque podría seguir hablando largo y tendido de todas sus cosas, lo principal ya está. Seguro que conforme publique la entrada se me ocurre algo sumamente importante y me dará rabia habérmelo olvidado (como me ocurre cada vez que escribo una nueva entrada), pero a estas horas de la madrugada mi cabeza ya no da para más.

Ahora estoy totalmente concentrada en la celebración de su primer cumpleaños, que será junto al 4º de Iván, pero el primer cumpleaños que celebrarán juntos. Estoy emocionadísima, ilusionadísima, con mil ideas en la cabeza, intentando ordenarlas para quedarme con aquellas que sean realmente factibles, y casi podría decir que deseando que llegase el día si no fuera porque me encantaría que el tiempo se detuviese en este momento y pudiera disfrutar a mis hijos, tal cual están, unos meses más.
 
Pero no puede ser, los días pasan y mi bebé se hace grande. Mi niña, mi Pequeña Princesa, mi tesorita, mi bichita… lo que daría por volver a cogerla una vez más como si aún fuera un bebé, pero cómo estoy disfrutando de ver la vida a través de sus ojos.

9 thoughts on “11 meses, ¡Gateando hacia el 1!

  1. Harnecker

    Si es que hace naaaaaada estábamos las dos con el bombo!! La verdad es que no sé qué tiene tu niña que enamora, y no puede ser más requetebuenísima!!
    Yo pillé la semana pasada a Carlitos con una bola de COMIDA DEL GATO en la boca. Ni idea de cómo lo consiguió, porque la tengo en el lavadero y él ahí no pasa… Qué razón tienes con eso de que se nos ha acabado la tranquilidad!

    Responder

  2. Anónimo

    si es que no se parece nada a ivAn,, ella es preciosaaa!!

    Responder

  3. jenny

    Uff como li sabes que se pasa volando…yo no me e dado cuenta y este sabado es su cumple..

    Responder

  4. Annie74

    Si que pasa volando!! parece increible que hayan pasado ya once meses desde que nacio! Si te estaba leyendo y recordaba cuando te leia en la recta final del embarazo.. y ya paso un año?? como entiendo cuando dices que te gustaria poder parar el tiempo.
    Feliz cumplemes Antia!
    besos.

    Responder

  5. Paris

    feliz cumplemes!!!

    menudo genio tiene Antía, si parece leo!! jajaja la mia es leo y se parecem en todo…eso de los pellizcos me trae locaaaa…no puedo más!
    las miguitas que pilla por el suelo…tooodas las coge y a la boca, por que sabes? ella no desperdicia nada de comida…aunque se lo encuentre en al calle jajaja, pero solo si es comida…parece un perrito;)

    has contado muchísmas cosas que se me parecen bastante, me ha hecho gracia leerlo.

    Está realmente bonita, me encanta y como te dije el otro día por el FB, parece mucho mayor de 11 meses en esa foto de inicio.

    en fin,que está preciosa y es una bichillo encantadora!!!

    Un besote

    Responder

  6. Yaiza

    aqui estoy a salto de mata…hace tiempo que no te comento pero no podía pasar el felicitar a la princesita antía por su ultimo cumplemes porque luego ya será 1 año….una mujercita! felicidades .
    creo que todos hemos sentido que se nos escapan de las manos y con un segundo me da la sensación de que aún va más deprisa…yo esa sensación la tengo más ahora que acaba de cumplir los dos años,avanza a pasos gigantes y me tiene loca…:9
    besiños y sigue disfrutándolo tanto

    Responder

  7. Eva

    Qué preciosa que está tu niña!!! Vaya ojazos y qué carita de muñeca!!!

    Tienes tanta razón, el tiempo pasa volando. El otro día lo pensaba (de hecho lo pinso varia sveces al día), que tengo la sensación que parí ayer y en realidad ya estoy preparando las batas para que mi niño empieze el cole en septiembre…

    Me encanta cuando hablas de la relación tan especial que se crea entre tus dos tesoros. Cuando pienso en uno de los momentos que seguro será de los más especiales de mi vida es el de ver a Dídac con su hermanita/o. Tiene que ser doblemente emocionante, un momento único.

    Besos!

    Responder

  8. Mama-Primeriza

    Vaya entrada más bonita! Feliz cumplemes con retraso a la enana y qué bonita está… Se me han saltado hasta las lágrimas con el post!! aisss será que veo cada vez más cerca el momento de que tengamos tb en casa a nuestro bebe… y aisssss qué momentos más emocionantes e inolvidables nos esperan!!

    Me encanta cómo cuentas las cosas 🙂

    Un beso!

    Responder

  9. Rocio (huelvalacta)

    Hola wapa! Q bonito lo q has escrito… Es verdad q el tiempo pasa muy rapido, mi niña tiene ya mes y medio y parece q fue ayer cd nacio. Yo intento disfrutar cada segundo con ella. La cojo todo el tiempo me embeleso mirandola y disfruto d cada tetada q le doy y como tu me pregunto como se puede ser tan feliz. Todo lo demas pasa a segundo plano… Felicidades x ese proximo doble cumpleaños (parece mentira q ivan tenga ya cuatro años si hace poco venia d bebe al grupo…) y x tener unos niños tan adorables.
    Rocio y Alba

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 6 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.