Un susto que pudo acabar mal, pero acabó bien

Con mi niña en mi regazo, saltando como una loca, tocando las palmas viendo El Rey León, intentando robarme el ratón o pulsar las teclas del portátil, yo aún hiperventilo recuperándome del susto, mientras me la como a besos.
Acabé de darle la merienda a Antía y la senté en el parque cuando en cuestión de segundos me doy cuenta de que no podía respirar. Estaba sentanda, con sus brazos abiertos, intentado llorar, respirar, pero nada la salía, la cogí corriendo y la puse boca abajo sobre mi mano izquierda, mientras con la derecha le daba ligeros golpecitos hasta que vomitó y cogió algo de aire. Sobre la marcha me la llevé al baño corriendo, en la misma postura, y al llegar allí conseguí que vomitara un poquito más, esta vez también por la nariz, y por fin respiró un poco mejor, aunque de manera entrecortada. Mientras le gritaba a Papá que preparara el baño busqué el suero fisiológico y le hice un lavado nasal, tenía potito de frutas en la nariz y de esa manera le limpié las vías. No le gustó nada pero al fin respiró con normalidad, para mi alivio, la abracé, la puse contra mi pecho y yo también respiré aliviada, mi niña nos había dado un susto de muerte.
La metí en la bañera y ya era ella, jugando con total tranquilidad con su esponja y el termómetro hipopótamo como si nada, mientras yo la miraba como si hubiera ocurrido un milagro. Le hice fotos, le grabé un vídeo, la miré pensando en que podía haber pasado lo peor pero afortunadamente allí estaba mi niña, parecía que ya se le había olvidado. Y aquí está potreando con una energía descomunal sobre mi regazo, gateando por el sofá de un lado a otro.
En cuanto logré que respirara con normalidad noté que tenía hipo, así que creo que lo que le pasó fue que le entró hipo y en el momento de entrar el aire la merienda se le fue por mal sitio y eso fue lo que le llevó a quedarse sin respiración, el puré le bloqueó las vias respiratorias. En tan solo segundos logré explorar el disco duro de mi memoria y recordar la entrada de la Mamá Pediatra en la que hablaba de cómo realizar la maniobra de Heimlich en caso de Obstrucción de la vía aérea por cuerpo extraño II; no la recordaba exactamente, solo se me vino a la memoria el bebé boca abajo y la mano sobre la espalda y mis manos actuaron a la vez que mi cabeza recordaba las imágenes. Así que desde aquí agradezco a la Doctora Amalia Arce la valiosa tarea de enseñarnos cosas tan fundamentales que pueden salvar la vida de nuestros hijos.
Por alguna extraña razón que desconozco tengo la capacidad de reaccionar rápido, mantener la calma y actuar sin dudar, aunque una vez pasado el susto se me dispare la adrenalina y me venga abajo. No es la primera vez que tengo que actuar frente a algo grave, como el día que llevé a mi amiga embarazada de 38 semanas al hospital con una hemorragia vaginal, tardamos menos de 5 minutos en llegar al hospital, aparqué en la misma puerta de urgencias, la senté en un carrito y la entré cual escena de Hospital Central pegando gritos a celadores y sanitarios; le hicieron una cesárea de urgencia porque presentaba desprendimiento de placenta y ambas salieron bien, aunque pudo no ser así. Así que me alegro de saber mantener la cabeza fría y actuar con rapidez, por lo menos hasta ahora solo hemos pasado sustos.
No obstante lo mejor para llegar a tiempo ante este tipo de sustos es estar siempre cerca; es por eso, y no me importa que me llamen histérica, que me gusta dormir con mis hijos porque se que al lado de ellos duermo tranquila porque si les pasa algo, estoy allí. Aún recuerdo una noche que tuve la fortuna de despertarme bruscamente, me incorporé diciendo «Iván ha vomitado» y me fui corriendo a su habitación, esperando que solo fuera un sueño. Efectivamente había vomitado hacía escasos segundos, el tiempo de sentirlo y despertarme, y estaba boca arriba, con lo que perfectamente se podía haber ahogado con el vómito. Fue una época en la que nos empeñábamos en que durmiera solo y desde entonces volvió a nuestra cama. Y así me he enterado de cada fiebre con solo rozarlo, de cada bronquitis que podía haber derivado en neumonía con sentir su respiración agitada, y así he podido actuar antes de llegar a mayores.
Afortunadamente lo de hoy ha sido un mal susto que espero no se vuelva a producir, eso nunca se sabe. Como siempre, le experiencia no hace más que aumentar la alerta, estoy segura que lo que ha pasado hoy, que no ha sido nada para lo que podía ser, no lo olvidaré en la vida.

12 thoughts on “Un susto que pudo acabar mal, pero acabó bien

  1. Lianxio G G

    Me uno a tu Blog alegrándome que todo haya quedado en un susto simplemente. Estos peques a veces nos dan unos sustos que ellos ni recuerdan.

    Responder

  2. Lady Kitty

    Uf, qué susto!! Aún recuerdo una ocasión comiendo caracoles, mi hermana tendría unos 3 años, le encantaban los caracoles. De repente, la vi azul, mirándome fijamente, se lo dije a mi madre y de momento la cogió por los pies, golpes secos en la espalda y el caracol salió disparado de su boca… No ha vuelto a comer caracoles!! Un besito

    Responder

  3. Maria MiPequeñoKoala

    Vaya susto!!! De las primeras cosas que me enseñó Jose a hacer fue esa maniobra en niños muy pequeños, puede llevar a ser tremendamente útil y gracias a Dios que reaccionaste rapido… Pufff… Oye necesito tu mail para mandarte la invitación al blog, mandamela a mipequenokoala@gmail.com. Un besazo

    Responder

  4. Eva

    Sólo de leerte se me han puesto los pelos de punta. A mí hay personas que me tachan de sobreprotectora y de histerica también, pero me da totalmente igual. Antes de tener a mi niño no le tenia miedo a nada, ahora vivo con miedo permanenet, pánico a que le pase algo como que se suelte de la mano en la calle y lo puedan atropellar, miedo a que se atragante, miedo a que se dé un golpe en la cabeza… Pero gracias a eso cuando ha habido algun momento de peligro (que los ha habido) siempre he estado su madre cerca para evitar daños mayores.

    Te felicito por tu rapidez, siéntete orgullosa, un beso!

    Responder

  5. Sofia

    madre mía q susto…

    a mí me pasó hace un par de años con el peque de unos amigos (q no estaban los padres y estaba el bebé con unos amigos y nosotros) y ahí le pasó pero por la gran cantidad de mocos q tenía y q dormido comenzó a tragar.

    yo lo cogí, le quité ropa (porq madre mía la cantidad de ropa q le tenían puesto al peque) y lo puse bocaabajo dándole golpes secos en la espalda… me vino a la cabeza los cursos de prevención del instituto …

    reaccionastes muy bien, sobre todo aunq asustada con frialdad, q es lo importante.

    madre mía q susto Nereida… q susto…

    me alegro q todo queda ahí.

    besos

    Responder

  6. Annie74

    Madre mia.. te leo.. y se me pone la piel de gallina!! Menudo susto.. menos mal que supiste actuar ;D
    Besos.

    Responder

  7. Diario de una mamá pediatra

    Muchas gracias por la mención y me alegra haber podido ser "útil" de alguna manera, aunque sea en la distancia. Y de que tu nena y tú estéis en buenas condiciones. Un afectuoso saludo.

    Responder

  8. @Mousikh

    Es genial que fueses capaz de mantener la cabeza fría y recordar lo que tenías que hacer. Genial entrada porque seguro que ayudas a otras muchas madres y padres igual que el post de Amalia te ha ayudado a ti. Por cierto, no conocía tu blog y he llegado a él por una mención de Amalia en twitter. Ya te tengo fichada.
    Un abrazo para tu bombón y para ti!
    Mousikh de Una mirada al otro lado

    Responder

  9. Opiniones incorrectas

    Madre mía, ¡qué susto más grande! Admiro tus reflejos y tu capacidad resolutiva 😉

    Responder

  10. bel

    vaya susto! eso me pasó a mí con mi hijo cuando tenía tan solo 1 semana. le di el biberón, lo recosté en mis brazos cuando veo que empieza como a ahogarse, y se ponía de rojo a morado. todo el mundo a mi alrededor se paraclizó (mis suegros, mis cuñados y mi marido), rápidamente lo puse como tú, boca abajo y le di palmadas hasta que el niño volví en sí, a la vez que chillaba 'que se ahoga mi hijo'.

    mi suegra me dijo que lo había hecho muy bien porque no había dudado ni un solo segundo, pero que no me tenía que poner tan nerviosa. es inevitable!

    un saludo!

    Responder

  11. batallitasdemama

    uf, me alegro de que sólo fuera un susto. Un saludo

    Responder

  12. Paris

    Ostras no sabía nada porque estuve desconectada el finde!!! que mal lo he pasado leyendote, y cuanto me alegroq ue reaccionaras tan rapido y todo quedara en un susto.Que mal trago por dios!
    a mi me pasó exactamente lo mismo que a bel cuando Maria debía tener tan solo 1 mes o así…mi reacción fue exacta a la de ella…con los nervios, y la hice vomitar, eso sí…la manejé como a un muñeco, y cuando todo pasó yo no podía dejar de temblar…imagino que como tu.
    Y lo de vomitos boca arriba…justo esta semana pasada me vi en esa situación…mientras yo dormía oí algo que se traducía en vómito…no encontraba ni el interruptor de la luz, a oscuras, pensé que la niña se me estaba ahogando, así que lo más rapido que pude(sin ver nada la busqué a oscuras) y la saqueé volando de la cuna…se estaba ahogando también…con su propio vómito, por pillarle durante el sueño…qué miedo pasé otra vez, aquí la puse de nuevo boca abajo…siguió vomitando la pobre, pero no tuve que darle esos golpecitos esta vez…al reclinarla ella se alivió.

    Lo dicho, me alegroq ue todo haya quedado en uj susto, estas cosas pasan, está claro…pero acojonan un huevo.

    Un besazo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.