CAPEANDO LOS PROBLEMILLAS

Así vamos, luchando día a día con las dos situaciones que nos traen de cabeza en esta época, las rabietas y el no dormir en su cama.

Las rabietas parece que las vamos controlando, o más que controlando, sobrellevando. Las mañaneras las voy arreglando a base de pequeños engaños que evitan que se ponga como un basilisco; no digo que sea la mejor manera pero por lo menos nos evitamos llantos y pataletas, y llegar tarde a la guarde. Los días que he estado de baja por la caída ha venido la abuela a llevar a Iván a la guarde, así que cuando ya he podido hacerme cargo yo de nuevo me ha venido como caído del cielo, ya que Iván esperaba que viniera la abuela a llevarlo, y a base de «venga que vamos con la abuela» de momento estas mañanas han sido muy tranquilas y pacíficas.
Hay momentos en que las rabietas son realmente absurdas, como por ejemplo el otro día, que quería encender la luz a las 11 de la mañana, con un sol radiante entrando por el ventanal del salón. Tuve que ponerle cinta aislante al interruptor para evitar que la encendiera y esperar a que se le pasara el pataleo… y después, una buena sesión de cariñitos y abrazos para calmarlo del todo.
Ayer la tuvimos por la silla del coche, no se quiere abrochar el arnés de la silla y ahí sí que no, porque es una cuestión de seguridad. Iván me deja abrochárselo pero luego suelta los brazos y los lleva por fuera, así que ayer le tuve que apretar los arneses para no poder sacar los brazos, después de una buena llantina, de hecho se quedó tan cansado de llorar que se durmió de la propia pataleta.
En otras cosas podemos ser más flexibles, como el otro día que le quité los zapatos y no se los quería quitar, se los dejé puestos un ratito más hasta que se olvidó el tema. 
Pienso que para él también es una época difícil porque sabe que puede hacer cosas por sí mismo, decidir, pero no entiende de límites, y supongo que el NO le frustra, no entiende por qué NO PUEDE SER.
Y yo intento que entienda que hay cosas que sí, y otras que no. No creo que la solución sea oponerse a todo aquello que le provoca las rabietas, es decir, el NO por sistema tampoco creo que sea lo suyo aplicarlo, sino hacer pequeñas concesiones en aquellas cosas que son menos importantes, para que entienda que hay cosas que sí se pueden hacer y otras que no. Puede que me esté equivocando, pero digamos que si él se enrabieta por narices yo no me voy a oponer a lo que quiere por narices, porque entonces estamos a la misma altura y tampoco solucionamos nada. Así que si la rabieta es que esa noche le voy a hacer tortilla francesa y prefiere croquetas pues le hago croquetas, pero si la rabieta es que quiere ver más dibujitos y ya no son horas, es que no.
El otro tema que nos trae de cabeza es el de dormir en su cama, ahí vamos, luchando. Hemos decidido comprarle ya una cama de «mayor» a ver si así se motiva más a la hora de dormir solito, aunque cuando le decimos que le vamos a comprar una cama grande nos sale con un «no, no quiero una cama para Iván, quiero la cama de mamá», y me quedo planchada. Aún así está decidido, y estamos buscando una cama que nos permita además dormir a uno de los dos con él, para acompañarle los primeros días, y no tener que dormir en el suelo. Lo que Iván no quiere es dormir solo, si se queda dormido conmigo en el sofá duerme a pierna suelta, tranquilo, porque da por hecho que yo estoy allí, al igual que en mi cama. Sin embargo cuando se acuesta en su cama, por mucho que me quede con él hasta que duerma, se duerme pero no profundamente porque sabe que en algún momento me voy a levantar e irme, por lo que parece que duerme con el radar puesto, dispuesto a avisarlo conforme ponga un pie fuera de la habitación.
Esta noche hemos conseguido que se duerma en su cama, el papi le ha puesto los dibujitos en la tv portátil del coche y ahí se ha quedado a verlos… nosotros nos acostamos, papi roncando y yo alerta porque hasta que Iván duerme yo no estoy tranquila. De vez en cuando me levantaba a ver si se había dormido y allí lo encontraba, sentado sobre las rodillas viendo los dibujitos, así que cuando ya iba por «La bruja novata» me fui con él, me acosté a su lado, me dio la mano y se durmió sobre la marcha. Bajé el volumen, apagué la tv y me fui a mi cama casi flotando para que no me escuchara, y acabó viniendo de nuevo a dormir a nuestra cama… ¡las 6.30 de la madrugada! Direis que me conformo con poco, pero es un paso, así que me doy por satisfecha, porque puede ser un pasito más. Además esta mañana lo he felicitado y le he dicho que mamá está muy contenta porque Iván ha dormido solito en su cama, le he aplaudido y le he dado muchos besos diciéndole que Iván es muy bueno y que tiene que dormir todas las noches en su cama para que mamá siga contenta. Seguro que esta noche le da igual todo e intenta colarse de nuevo en nuestra cama, pero no dejaré de intentarlo, y felicitarlo por cada minutito en más que aguante en su cama.
Pronto tendrá su cama nueva, hemos visto unas literas chulísimas y camas en forma de autobús y coche de bomberos que creemos que le podrían motivar de alguna manera, pero tomando medidas nos ocuparían casi toda la habitación, así que descartadas. Al final seremos prácticos y optaremos por una cama o litera de Ikea, eso sí, tuneándola para que a Iván le apetezca estrenarla y dormir allí. 

Ahora tenemos que decidir si cama nido o litera, nos gustan ambas y quisiéramos que Iván y su hermanit@ compartan habitación, pero no acabamos de tener claro cual es la mejor opción. Nos daremos prisa en ponernos de acuerdo para poder comprarla cuanto antes y así enseñarle a Iván su nueva «cama de mayor». ¿Funcionará?, ojalá.

6 thoughts on “CAPEANDO LOS PROBLEMILLAS

  1. tariuska

    si compras literas, es para que ivan duerma arriba o abajo? lo digo pq a paula le llamaban mucho la atencion las literas, hasta q su subió a una y le dio miedo bajar..jaj

    Responder

  2. alma

    pasito a pasito… a mi parecer está genial.

    ni todos los niños son iguales ni se puede creer q han de seguir unas pautas cuando todos tienen la misma edad.
    hay niños más independientes y otro q necesitan o desean durante más tiempo ese contacto con los papis a la hora de dormir.

    yo creo q es mejor las camas unidas, es decir, las q tienen una cama y puedes sacar para fuera la otra… pues así se quedaría más a nivel (más cerca) una de la otra y seguro q Iván lo agradece cuando quiera jugar/dormir/compartir charlas con su hermanit@ durante las noches.

    pero claro, eso ya es una opción muy personal, y de los papis.

    a ver si esta noche ha suerte y se repite la proeza.

    besos

    alma

    Responder

  3. Judit

    con Erik me pasaparecido (se ve q empiezapronto) menudas pataletas se coge!
    y yo encima no me controlo…y alguna q otra vez termino haciendo lo lk mas odio q esgritar!eso no ayudaaa…porq se pone peor…
    jolinnesta situacionme supera..

    Responder

  4. London

    Mi hija es la reina de las pataletas y de montar espectáculos. A ver si desde mi experiencia te puedo ayudar un poco con los consejos que me dio la psicóloga.

    Lo primero que tenéis que hacer es hablar tu marido y tu y poneros de acuerdo en todo. No vale que uno diga si y el otro no, o que uno sea menos firme porque sino el niño jugará con eso. Son mucho mas listos de lo que parece!!

    Luego si una cosa es No un día debe ser no siempre. Con los niños lo que mejor funciona es la rutina, si es No es No y al final acabará aceptándolo.

    Intentar no gritar ni alterarse, cuenta siempre hasta mil si hace falta. Si ellos ven que nos ponemos nerviosas ganan terreno y ahí atacan. Funciona muy bien agacharse y a su altura mirarle a los ojos e intentar explicárselo calmadamente.

    En vez de decir NO siempre intenta usar la sutileza. Por ejemplo si Ivan no quiere quitarse los zapatos pues te lo llevas al sofá, a la cama o donde sea y lo distraes para que la cabezonería de los zapatos se le vaya y se lo puedas quitar.

    Una cosa que me funcionó a mi es cuando se pone burra a gritar y a llorar hacer otra cosa para que ella vea que no capta atención. Me pongo a cantar, a cocinar, a mirar el portátil y hasta que no se calla no le hago caso. Luego ya si la mimo y le intento explicar.

    Otro truco muy bueno es decirle la mami de cualquier amigo, o de un peluche que tenga el que quiera mucho. Pues decirle la mami de xxx está mas triste porque xxxx no quería ponerse el abrigo y ha llorado mucho…. pero eso siempre al rato de la rabieta cuando esté ya calmado.

    En cuanto a dormir…. puffff ese es mi tema pendiente. En principio mi hija se acuesta y uno de los dos la lee un cuento y hasta que no se duerme no se va. Si se despierta subimos otra vez y en la cama nos quedamos allí hasta que se duerma. Es un proceso progresivo, poco a poco. También te digo que a media noche la mitad de los días aparece en cualquier cama y hay veces que por no reñir uno de los dos se va de la cama para poder descansar algo…

    También puedes hacerte murales al puro estilo Super Nanny con pegatinas y dibujos cuando se porte bien. Nosotros lo hacemos con el comedor y recoger sus juguetes y la ropa…. y nos va bastante bien.

    Besitos y cualquier duda me dices a ver si te puedo ayudar

    Responder

  5. Mamá Blue!

    vaya, espero q sea pasajero y pase pronto.

    Yo mucho no puedo aconsejarte pero mi cuñada tiene de esas camas que sacas otra cama de abajo, asi te ahorras espacio, las hermanitas duermen juntas, casi como decir en la misma cama.

    Un besazo

    Responder

  6. Nereida

    No lo he explicado en el post, pero la idea de las literas es que al principio Iván duerma abajo, como tiene un somier bajo extraíble, pues ahí dormiríamos o su papi o yo, por lo menos hasta que se acostumbre. Ya luego, pues según vayan yendo las cosas…
    Gracias por vuestros consejos y experiencias!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.