Campamento de verano: cómo organizar la maleta de tu hijo

Prepararar el equipaje de nuestros hijos puede ser un quebradero de cabeza. Si además tenemos que hacerlo para que ellos solos sepan capaz de gestionarlo,y más si son niños de corta edad, porque nosotros no estaremos presentes en su viaje, la tarea puede ser un pelín más laboriosa.

Ayer os contaba en esta entrada donde contaba el equipaje y enseres que mi hijo ha llevado a su campamento de verano y prometía una segunda parte explicando cómo organicé la maleta para que le fuera lo más sencillo posible localizar su ropa y todo lo necesario. 

LA ELECCIÓN DE LA ROPA, COMPLEMENTOS Y ENSERES NECESARIOS

Para
decidir la ropa que llevaría no me compliqué. Nos hicimos con varios
conjuntos de camiseta y pantalón corto
en las rebajas (en la tienda
Décimas a 5,99€, conjuntos que ha estado usandodurante el verano), 5 en
total, más 3 pantalones cortos deportivos , 3 camisetas de manga corta
de más y 2 camisetas de tirantes para combinar con los pantalones cortos
o con los bañadores que ya teníamos en casa.

Cunjuntos la mar de apañados tanto para el día a día del verano como para el campamento

En
la maleta le puse cada camiseta con su pantalón correspondiente para que le resulte más
fácil saber cómo combinarlo y así vestirse cada día sin dificultades,
cada camiseta sin mangas con su pantalón corto y los bañadores sobre
ellos, explicándole bien que las camisetas sin mangas podía combinarlas
perfectamente con ambos bañadores.

Como tenemos un
ligero problema con los bañadores -cuando ya tienen uso el elástico de
la cintura cede, se escurre hacia abajo y se le ve el culillo- encontré
en las rebajas de Carrefour bañadores a 2,99€ así que le compré dos,
probándoselo bien y asegurándome que no se le caían. Todo esto porque se
el cachondeo que puede causar ir ensñando «la hucha» y lo que menos
quería es dar motivos para que mi niño fuera el blanco de risas y
burlas.

El campamento es en Cádiz así que en nuestro caso el chubasquero no es
necesario y ni siquiera nos lo han pedido. Como prenda de abrigo nos
pidieron dos partes de arriba chaqueta o sudadera) pero yo añadí un
cortavientos porque mi hijo lo usa habitualmente, va cómodo con él, no
ocupa apenas espacio y es muy socorrido.

De calzado
además de las zapatillas de deporte lleva unas sandalias de goma que le
valen tanto para vestir como para ir a la playa o a la piscina y unas
tipo Crocs para que solo las use para la piscina y la ducha. Además el
día que llegó llevaba puesta unas zapatillas de loneta cómodas.

Para
el gel y champú compré unos pequeños botes rellenables, transparentes, y
con rotulador permanente marqué cada uno para identificarlo
perfectamente. En el neceser de aseo incluí además crema hidratante
corporal -al tener piel atópica y necesita hidratación diaria-, una
crema para picaduras de insectos -no medicina- y tiritas.

Para
no ocupar mucho espacio he optado por la mochila tipo saco que tanto se
llevan ahora (de La Patrulla Canina, los dibujitos del momento) que además es muy ligera y cómoda. Y como nos pedían una
riñonera, aprovechamos una que teníamos en casa recuerdo de nuestro
crucero de luna de miel, y dentro metimos la linterna, el teléfono móvil
y el cargador.

Por lo general se recomienda no llevar teléfono móvil pero en este caso,
al haber niños pequeños -de 6 a 9 años- y ser una estancia larga para
ellos, se les permite llevar un teléfono sencillo con saldo suficiente
para que puedan hacer una llamada de unos 5 minutos al día, teléfono que
también custodian los monitores y que solo se les entrega a la hora
establecida para llamar.

La organización nos facilitó
un sobre plastificado con los datos identificativos del niño para
introducir en él la documentación pertinente y el dinero, que se entraga
directamente en el checking del campamento y guardan allí. El dinero se
custodia como un banco y los monitores son quienes lo gestionan en
funcion de la actividad o salida, para que los niños no lo pierdan o
gasten innecesariamente.

CÓMO ORGANICÉ SU EQUIPAJE

Todo el equipaje ha cabido en una maleta
pequeña de las que se consideran de cabina, organizado de tal manera
que cada camiseta vaya con su pantalón correspondiente. Parara que no se le perdieran las prendas pequeñas o que van en pareja le guardé los calcetines y calzoncillas en bolsas independientes perfectametne identificadas: en
una bolsa de tela los calcetines emparejados y los calzoncillos en una pequeña bolsa de plástico con cremallera.

Además añadí una bolsa blanca
perfectamente identificada guardar la ropa sucia y que no se
confunda con la limpia (aunque en el campamento les lavan la ropa una
vez a la semana y tienen un cesto con la ropa sucia en cada dormitorio).

Y sobre ello la riñonera, la mochila-saco y la riñonera, aprovechando los huecos entre la ropa para optimizar el espacio.

Los
zapatos, para no mezclarlos con  la ropa, se los guardé en una bolsa
de plástico que a la vez metí en una mochila saco, fácil de transportar con la
maleta. Y el saco de dormir, el único bulto fuera de la maleta además de
los zapatos.


Y
así, bien pretrechado, con lo necesario -y supongo que alguna cosilla
de más- se fue mi niño a su campamento, más contento que la mañana de
Reyes.

¿Qué os parece la organización del equipaje?
¿Echáis de menos algo? ¿Creéis que lleva todo lo necesario para estar
dos semanas fuera de casa? Es nuestra «primera vez», así que toda
recomendación es agaradecida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.