Portear NO da calor… o cómo Nutribén mete la pata con sus consejos

Portear no da calor, no si se hace con un portabebés ergonómico y siguiendo unos consejos de lo más razonables y que no hace falta estudiar para entenderlos.

Hoy venía dispuesta a abriros mi corazón de madre en estos días sensibleros post cumpleaños de mis hijos. Pero voy y me encuentro en Facebook con este despropósito… (para más info entrad en la página de FB de la marca).

Un
consejo! Es mejor evitar en verano las mochilas porta bebés ya que el
pequeño viajaría demasiado pegado a tu cuerpo y éste suele desprender
demasiado calor.

Es mejor en época de altas temperaturas utilizar una sillita de paseo.

Y no puedo quedarme callada,¡NOOOOOOO! Porque aquí una va ya por el 5º verano a las espaldas porteando a mis retoños y se de lo que hablo. Porque vivo en el trópico español, porque aquí estamos a una media de 35º de mayo a octubre, porque aquí una sabe lo que es pasar calor y portear en pleno verano.

Si no tenemos bastante con que las empresas como esta intenten vendernos la moto de que la leche artificial es igual de buena que la leche materna -algo que creo que no se creen ni ellos-, lo que me falta es que se meten en berenjenales de los que no tienen ni puñetera idea.

PORTEAR NO DA MÁS CALOR QUER LLEVAR AL BEBÉ EN LA SILLITA DE PASEO

  “el
pequeño viajaría demasiado pegado a tu cuerpo y éste suele desprender
demasiado calor”

En esta frase hay una verdad y una mentira. Verdad, que el bebé va pegado al cuerpo de su porteador; metira, que el cuerpo desprende demasiado calor.

El cuerpo desprende el calor que tiene, ni más ni menos. La temperatura normal del cuerpo humano está entre los 36,5-37,5º, siendo la media de temperatura normal los 37º, de tal manera que como mucho ese será el calor que le estaremos transfiriendo a nuestro peque, que tendrá de media la misma temperatura -décimas arriba o abajo-. Por lo que no estamos generando más calor del que genera el propio cuerpo de nuestro peque.

Si hablamos de bebés pequeñitos no es que cambien la premisa, pero partimos de que el bebé no tiene la capacidad termorreguladora totalmente desarrollada, por lo que no regula bien los diferentes cambios de temperatura. En ese caso la temperatura corporal de la madre ayuda a regular la temperatura corporal del bebe mejor que cualquier sábana, manta o prenda que le pongamos. Si hablamos del calor del verano, el bebé en contacto con el cuerpo de su porteador estará regulando su propia temperatura corporal, y en caso de un cambio de temperatura brusco -pasar del calor del exterior al aire acondicionado de un comercio, por ejemplo- el bebé asimilará  mejor ese cambio de temperatura y regulará gracias al contacto con el cuerpo de su porteador su propia temperatura corporal.

Los portabebés ergonómicos se caracterizan por estar fabricados con fibras y tejidos naturales, sin acolchados o espumas en contacto con el bebé; los meitai por ejemplo suelen llevar guata en los tirantes, banda de la cadera y zona de reposo del cuello para acolchar mejor pero la guata es algodón no tejido, pero algodón al fin y al cabo, una fibra natural.

“La guata es un material textil no tejido fabricado con filamentos de algodón que usa principalmente como relleno y aislante térmico– extraído de la Wikipedia.

Evidentemente hay portabebés ergonómicos más calurosos, no nos vamos a rasgar las vestiduras asumiendo que todos son iguales, pero para eso hay una enorme variedad de tipos, fibras, tejidos, marcas y modelos.

Al margen de que no haya acolchados al contacto con el bebé -que es lo que impide la transpiración y aporta más calor-  hay que tener en cuenta las fibras y tejidos con los que son confeccionados. De todos, el menos fresco es el algodón, fibra que utilizamos muchísimo en nuestras prendas de verano por su frescor y transpiración; afortunadamente hay tejidos como el cáñamo, bambú, lino, seda que no solo son frescos y transpirables -más que el algodón, que se considera un tejido fresco de por sí- sino que son termorreguladores y tienen la capacidad de evaporar al exterior la humedad generada por el calor corporal, manteniendo en el interior la temperatura normal de un cuerpo.

Hay portabebés cuya composición tiene un mínimo porcentaje de fibra elástica, normalmente algunos fulares elásticos como el Boba Wrap o el Tula Wrap; esta fibra, al ser sintética, aporta calor extra y puede ser que puesto de más calor, pero aún así la temperatura dentro del portabebés no sube más de medio grado. Otra cosa es que nos produzca mayor sensación de calor al ser muy envolvente, y algo grueso y aterciopelado-más bien diría tejido de piel de melocotón- pero si el bebé suda no será por el fular en sí sino porque el bebé tiene contacto directo piel con piel con el porteador. 
Por eso para portear en verano se aconseja que entre la piel del bebé y del porteador haya un tejido natural que absorba el exceso de calor: si el bebé tiene su cabeza sobre nuestro pecho directamente ambos sudaremos, si en lugar de sobre nuestro pecho está sobre nuestra camiseta de algodón o lino, el tejido absorberá la humedad generada. ¿no os ocurre que si no lleváis pantalones sudáis cosa mala por el contacto entre los muslos pero con pantalón no -si es un pantalón de tejido natural-? Pues lo mismo es a los portabebés ergonómicos.

En todo caso, la comparativa con la sillita de paseo es de todo desacertada. Las sillas son un armazón metálico con corchos, colchón de espuma de poliuretano, recubierta de una funda que suele ser de material sintético y acolchado en su interior. Sin ventilación y con contacto directo sobre una superficie sintética, es normal ver que cuando sacamos al bebé de su cochecillo o sillita su espalda y el respaldo de ésta están empapados de sudor. Por lo tanto, no se puede decir que el bebé pasa más calor siendo porteado que yendo en la sillita de paseo.

Si hablamos de las mochilas colgonas es otro tema, por supuesto, pues están fabricadas generalmente en tejidos sintéticos con zonas acolchadas en contacto directo con la piel del bebé, por lo que el calor es asegurado ya que hay cero transpiración.

No se puede generalizar. Las mochilas colgonas dan calor, los portabebés ergonómicos no. Y para emitir un consejo hay que estar muy seguro de que lo que se dice es cierto, porque es mucha la gente que puede leer ese consejo y seguirlo pensando que es cierto y que le hace mal a su bebé si lo portea con un portabebés ergonómico. 

Por eso os emplazo a que antes de creeros algo que véis publicitado busquéis información y os aseguréis de que se cierto, y una vez con la información en vuestra mano elijáis, ahí ya es decisión y responsabilidad únicamente vuestra.

Por mi parte, os ofrezco unos consejos para portear con calor:

Evitar las horas de mayor calor.

– Utilizar prendas frescas y transpirables, a ser posible de fibras naturales.
– Evitar en contacto directo piel con piel entre el porteador y el bebé.
Cubrir la cabeza del bebé con un gorrito y usar protección solar en las zonas del cuerpo que queden al aire.
Hidratar bien, ofrecer el pecho a menudo si toma lactancia materna o llevar a mano una botella de agua.
– Optar por fibras frescas, transpirables y tejidos finos, sin fibra elástica, acolchados o materiales que den calor de por sí.
– Usar anudados o portabebés que requieran de una sola capa de tela.
– Para portear a niños mayores, optar por tejidos frescos pero con un buen soporte para poder usar una sola capa de tela

Si tu bebé va a reposar la cabeza sobre tu cuerpo, usa una prenda de
algodón o hazte de una gasa típica de bebé, así absorverá el sudor y no
sentiréis calor extra.
Piensa en tus necesidades: para bajar a la playa o dar un paseo corto
puede ser ideal una bandolera, un Suppori o una Boba Air; si es para
portear durante más tiempo necesitarás un portabebés que te distribuya
mejor el peso, como una mochila ergonómica, un fular o un meitai.
No des por hecho que el portabebés va a ser más caluros que el carro o
la sillita de paseo. En el carro tu bebé irá sentado o acostado sobre
acolchados y soportes rígidos que además de dar calor no permiten la
ventilación, circulación del aire ni transpiración, no hay más que ver
lo empapadas que quedan las fundas cuando sacamos a los peques de la
sillita.
Con el portabebés estará sobre una capa de tela de fibra natural y
transpirable, y además podrás buscar la manera de que resulte más fresco
y el aire circule mejor dentro.

 Podéis leer la entrada completa sobre consejos para portear con calor en el blog de Brazos y Abrazos.

Y si tenéis dudas sobre el porteo en esta época del año, estaré encantada en ayudaros en todo lo que necesitéis.

4 thoughts on “Portear NO da calor… o cómo Nutribén mete la pata con sus consejos

  1. La Pantigana

    El niño, cuanto más lejos de la madre y de sus tetas, mejor para ellos… argh!!!!

    Responder

  2. Caminem plegats

    deberias enviarles tu entrada por escrito, a atención al cliente, a lo mejor así lo cambian…
    gracias por toda la info!

    Responder

  3. lanavedelbebe

    Lo he visto hoy en facebook y me ha dado mucha rabia, un tonga o una bandana de anillas es muy fresquito, porque corre el aire un montón, cuando la tengo en la sillita (con su funda de tela y guata) la levanto con al espalda chorreá!

    En verano se suda, eso es un hecho!

    Responder

  4. Marieta

    Que barbaridad!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *