El día que nací como madre

Nací como madre un 21 de julio del 2008, he cumplido 5 años. Cinco maravillosos años en los que mi vida no ha dado un giro radical, simplemente siento que he renacido a ella. Con frecuencia me pregunto qué he hecho de bueno en la vida para tener la tremenda
suerte de ser su madre y la fortuna de que me hayan tocado estos dos
pedazos de hijos, mis hijos.

Parece que fue ayer cuando sentía los movimientos de mi bebé en mi barriga, cuando imaginaba cómo sería nuestra casa con un bebé, cuando soñaba con nuestra nueva vida; sin embargo parece que fue hace mil años cuando vivía todas esas sensaciones, siento los embarazos muy lejanos, sobre todo el primero, viendo a mi hijo tan mayor e independiente.

Nací como madre el día que por fin pude abrazar a mi hijo. Puedo recordar el parto y todas sus sensaciones con total nitidez, lo tengo grabado a fuego en mi memoria y a pesar del dolor no deja de ser un momento maravilloso. Me alegro infinitamente de recordar en dolor de dar vida a mi hijo, su paso a través de mi, es algo único e irrepetible.

Echo la vista atrás y, pese a que recuerdo mi vida anterior, ya no puedo imaginarme mi vida sin mis hijos. No me hago a la idea de mi casa sin ruido, sin sus vocecitas, sin el corretear de sus pasos, sin sus juguetes esparcidos por el suelo, sin sus siestas sobre mi regazo, sin escuchar llamarme MAMÁ a voces incansable y repetidamente.

Hoy recuerdo lo que escribía hace tiempo en un carnaval de blogs sobre las 10 cosas que se aprenden de un hijo. 

Desde que soy madre…

* He aprendido a priorizar, valorar, a tomarme las cosas de otra manera, y a tener una paciencia casi infinita.
* He aprendido que por un hijo todo es poco, y que si hay algo en la vida que merezca más mi sacrificio, ese es mi hijo. No hay lugar para el egoísmo.
* He aprendido a descubrir mis instintos más animales de crianza y protección, como una leona que cuida de su fierecilla, y que el amor de madre es el sentimiento más fuerte que puede existir.
* He aprendido a estar alerta las 24 horas del día,
a despertarme sea la hora que sea al mínimo quejido, lamento, tos,
vomitona… he descubierto que tengo un chip que se activa con el mínimo
movimiento de mi hijo.
* He aprendido a disfrutar de las pequeñas cosas, y que la cara de felicidad de mi hijo lo compensa todo.
* He aprendido a ser práctica,
a economizar recursos, a multiplicar mis habilidades, a hacer lo más en
menos tiempo, a tener mil ojos, a agudizar mis sentidos, porque con un
hijo no se puede bajar la guardia.
* He aprendido a valorarme a mí misma sin que nadie me tenga que dar una palmadita en el hombro.

* He aprendido que un hijo no esclaviza, sino que libera.
* He aprendido que los hijos te dan las mayores alegrías pero también los mayores disgustos.
* He aprendido que ser madre es lo MEJOR a pesar de los malos momentos, y que la mayor recompensa es escuchar un «¡MAMÁ, TE QUIERO!».
 
Hoy añado que desde que soy madre miro la vida con otros ojos, miro la vida desde los ojos de mis hijos.

Es increíble lo que me ha cambiado la vida en estos 5 años, pero doy gracias por que haya sido así. No quiero otra vida, porque mi vida son mis hijos.

«Ser madre supone aceptar que tu corazón caminará por siempre fuera de tu cuerpo».

5 thoughts on “El día que nací como madre

  1. adormir

    Una entrada preciosa y llena de verdades. Un besazooo

    Responder

  2. Mo

    Qué bonito…me ha gustado muchísimo.
    Feliz día preciosa.
    Muas!

    Responder

  3. Mi mamá es un loro

    Felicidades por esta maravillosa entrada y feliz cumple a Ivan!!!
    Besos

    Responder

  4. Marieta

    Que maravillosa entrada!! Preciosa, me ha encantado…un besazo

    Responder

  5. Suu

    Qué bonito!!!

    Ains, todo lo que hemos aprendido, verdad?

    Besitos!!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.