La maleta del hospital para el parto, ¿Qué necesito llevar?


Uno de los preparativos básicos del tercer trimestre del embarazo es, como no, la de la maleta del hospital, tanto para la mamá como para el bebé, con lo necesario para el tiempo de hospitalización, que deberíamos tener preparada con algunas semanas de antelación por si el parto se presenta antes de lo previsto.

Llevo semanas repitiéndome como un mantra «tengo que preparar la maleta del hospital, tengo que preparar la maleta del hospital…» y aquí estoy, a mis 38 semanas con el propósito en mi mente pero todo a medio hacer.

Siendo mi tercer parto ya debería tener claro lo que llevar y lo que no, y con mis cosas no tengo muchas dudas. Con las del peque realmente tampoco, es más elegir la ropa para salir del hospital -ya veis, del hospital a mi casa no hay ni 5 minutos en coche, ¡ni que eso fuera importante!- pero como septiembre es un mes tan difícil en lo que a climatología se refiere, una no sabe cómo acertar.


¿Qué necesito llevar al hospital el día del parto?

Todo depende del lugar donde vayas a dar a luz y lo que allí te faciliten. En todo caso siempre hay unos básicos que no te van a venir mal que te enumero a continuación, luego te explico qué es imprescindible para mi y por qué he decidido llevar determinadas cosas.

Lo necesario para la mamá

  • – Un par de camisones cómodos
  • – Braguitas de algodón cómodas
  • – Sujetador de lactancia
  • – Un par de calcetines
  • – Zapatillas
  • – Bata
  • – Discos de lactancia
  • – Compresas ultra-noche con alas
  • – Ropa para salir del hospital
  • – Cojín de lactancia
  • – Neceser con productos de higiene: cepillo y pasta de dientes, cepillo, horquillas y gomas del pelo, champú y gel, desodorante, maquillaje.



Lo necesario para el bebé

  • – Gorrito de algodón
  • – Calcetines
  • – Pañales
  • – Toallitas
  • – Aceite de almendras
  • – Un par de bodies
  • – Gasa o muselina
  • – Manta o toquilla
  • – Ropa para salir del hospital
  • – Portabebés ergonómico

Documentación

  • – Tarjeta sanitaria
  • – Cartilla de embarazo
  • – Plan de parto

Otras cosas

  • – Móvil y cargador
  • – SRI para el coche (esto no te lo llevas al hospital pero hay que tenerlo preparado)

A mi realmente, faltar faltar solo me faltan los calcetines. Porque
sí, para mi los calcetines son un must have de manual, por alguna
extraña razón en mis anteriores partos me entró un frío tremendo (¡y eso
que parí en pleno mes de julio!) y los calcetines fueron un alivio.
Pero claro, no es que una quiera ir antesmuertaquesencilla pero
tampoco es plan de parecer la choni del barrio, así que no he encontrado
unos calcetines discretos que no se maten con los camisones.

Los camisones, cuanto mejor favorezcan el momento de la lactancia
materna, mejor. Si además te permiten subir y bajar de la cama sin
enseñar el mandao, eso que se agradece, porque menudo coñazo es tener
que andar con cuidado de taparse la entrepierna.Esta vez he decidido comprarme un par de ellos.  Sí, tengo guardados los que usé en mis
anteriores partos. Y sí, en el hospital dan unos camisones supercuquimonis
-blancos con topitos- que no están mal. Para el parto en sí, que es una
guarrería, usaré los del hospital, pero una vez nazca mi pequeñín y
esté ya tranquila en mi habitación prefiero usar mi ropa. Y los
camisones que usé con mis bebés no son todo lo cómodos que quisiera,
sobre todo para dar el pecho

Así que allá por agosto
me fui a Primark porque di por hecho que allí encontraría algo apañado y
a buen precio, y no me equivoqué. Y me compré un par de camisones de
algodón con abotonadura en el pecho, perfectos para mis necesidades. Ya
de paso me compré un pack de bragas básicas de algodón y unas
zapatillas, la compra en total fueron 19€, no le puedo poner peros.

Las braguitas, se suelen recomendar las desechables. Yo particularmente no soy fan de ellas, me parece absurdo gastar el dinero en algo de usar y tirar pudiendo aprovecharlo mejor. Prefiero unas braguitas básicas de algodón, sencillas y cómodas, sujeten bien la compresa maternal, que no solo puedas tras en parto en el hospital sino también durante todo el posparto y que seguramente hasta te cuesten más baratas que las desechables.

Compresas ultra-noche. ¿Por qué?. Pues este fue un consejo de mi matrona en mi anterior parto que sin duda es muy efectivo. Simplemente porque las compresas maternales no se adhieren a las braguitas, por lo que se mueven mucho, además de que con abundante sangrado suelen calar la ropa con facilidad. Una compresa ultra-noche -son las más grandes y van adheridas a la braguita- la compresa maternal se mueve menos -os lo aseguro- y en caso de calar la mancha es más probable que se quede en la compresa de noche a que traspase la braguita o incluso el camisón. Es, básicamente, para mantener las braguitas limpias, que para nosotras será más cómodo, y evitar llevar la mancha de sangre en el camisón.

Sobre el neceser y los productos de aseo,esta vez no llevaré maquillaje. Vale que está muy bien verse guapa y que te digan la buena cara que tienes y no lo contrario -ya sabemos que por lo general la gente no tiene filtro y te suelta la cara muerta que tienes sin despeinarse-, pero pensar que el maquillaje huele y mancha, y que yo quiero tener cerca a mi bebé, besarlo, acariciarlo… Prefiero que huela mi piel y no mi maquillaje. Se que en los anteriores partos lo llevé pero ni siquiera recuerdo si lo usé, casi aseguraría que no llegué a hacerlo.

La ropa para salir del hospital, puede que podamos usar la misma con la que hemos entrado, pero también es muy probable que no, porque se ensucie durante el parto bien por romper aguas o cualquier incidente propios del momento.

El cojín de lactancia para mi es fundamental. Tras mi primer parto salí con una contractura enorme en las dorsales por la mala postura tanto en la cama como al dar de mamar a mi bebé, y en el segundo no me pasó gracias al cojín, que lo usaba tanto en la cama como cuando me sentaba en el sillón. Además con mi niña coleché en el hospital y el cojín me venía genial para ponerlo entre la barrera de la cama y mi cuerpo y que ella estuviera cómoda.

Para mi bebé, realmente llevo las cosas por llevar porque probablemente solo necesite el aceite de almendras y la ropa para salir del hospital. Pero tampoco es una gran maleta como para no llevar aquello que nos pueda venir bien.

El gorrito y los calcetines se suelen poner tras nacer porque el bebé suele tener un poco de hipotermia. Para ello creo que no hay nada mejor que el contacto piel con piel ya que el calor corporal de mamá le ayudará a regular la temperatura. Aún así, se pueden llevar para ponérselo si por algún motivo tiene que estar en la cuna o en la incubadora.

No incluyo manoplas porque, a pesar de la creencia de que nacen con las uñas largas y se arañan, el único sentido que tiene el bebé para reconocer el entorno tras nacer es el tacto, por lo que si le bloqueamos las manos con un guante de tela le estamos haciendo la puñeta.

El aceite de almendras quizás os sorprenda, pero fue una recomendación de mi matrona que no pudo ser más acertada. Sirve ni más ni menos que para limpiar el meconio. Como sabéis, es una caca muy pegajosa que sale con bastante dificultad. Unas gotitas de aceite de almendras en las toallitas o sobre la piel y es asombroso lo fácil que se retira el meconio. Así lo hice con mi niña y nada que ver con la experiencia con mi niño.

La muselina se puede sustituir por la toquilla, y ambas no son imprescindibles ya que el bebé tendrá la ropa de cuna necesaria y suficiente. Yo llevaré seguro una muselina porque sí me parece recomendable que tenga cerca durante su estancia hospitalaria algún tejido que luego pueda tener en casa, reconocer su olor y que no extrañe cuando salgamos del hospital. Las muselinas son súper apañadas y vale para todo, lo mismo para tapar al bebé, para cogerlo, usarla como arrullo, dar el pecho discretamente si tienes visitas delante y no tienes ganas de miradas -aunque sea lo más natural del mundo y no tengas por qué taparte, pero hay quien se siente más cómoda haciéndolo-, para tenerla a mano si echa leche tras comer… entre otros usos.

El portabebés ergonómico es conditio sine qua non. Estaría bueno.
Tengo pensado disfrutar del piel con piel total desde el minuto 0 y se
que mi bandolera, que es muy fácil y rápida de poner y quitar, me
ayudará a hacerlo de la mejor manera posible, descansando mis brazos y
manteniendo a mi bebé en la mejor postura sobre mi pecho. Además, es la
mejor manera de salir del hospital hasta el coche.

Y esta es mi maleta para el hospital. Normalmente siempre acaba sobrando o echando de menos algo, pero creo que es bastante razonable y ajustada a las necesidades durante la estancia hospitalaria, y en todo caso mi casa está a 5 minutos y siempre puedo mandar a alguien.

¿Qé os parece mi maleta del hospital? ¿Creéis que falta algo? ¿Algún consejo?. Venga, que todavía estoy a tiempo (o eso espero ).

6 thoughts on “La maleta del hospital para el parto, ¿Qué necesito llevar?

  1. m.diaz

    Un espejito! En el caso de cicatriz, va muy bien para verla y saber si cura bien. Yo me asuste cuando me vi…
    Que ilusion tener otro bebé…me gustaria tanto..y no te digo tres, seria un sueño! Muchos besos y mucha fuerza, seguro que ira todo bien. Te seguire leyendo, me gusta mucho tu blog. Besos!

    Responder

  2. planeandoserpadres LTR

    Aquí tuvimos que llevar muchos litros de agua porque en mi hospital no daban con las comidas, ni ente horas ni nada, así te deshidratases con tanta teta y tanto empujón tras el parto. Las bragas desechables, debido a este cuerpazo que gasto ¡no me cabían cuando llegó el momento de usarlas! Así es que mi madre me trajo unas de mi abuela y tan feliz, oye.

    Responder

  3. Marta M.

    Hola: mucha suerte… una maleta muy completa… no falta de nada. Los básicos son esenciales. Seguimos en contacto

    Responder

  4. Zalu C

    Yo seguro que me llevaría dos mil cosas más como cada vez que hago una maleta pero parece que ya llevas todo lo necesario!! Quizá algún body más por si acaso? Un besazo guapa y muchas suerte!!

    Responder

  5. Naseam

    Ay que ilusión preparar ya la maleta. Yo me llevaría la crema para los pezones, por si acaso, cargador de móvil, si tienes cámara de fotos, etc. Ya ves, la mía sería un maletón, jaja.
    Besos y suerte.

    Responder

  6. ali2011

    Hola! Me apunto la idea del aceite de almendras! Me ha parecido genial. Yo di a luz en un hospital público y sólo necesité para mi la ropa interior y sujes de lactancia pues me dieron bata y camisón. Por cierto, me he sentido mal con tu post anterior. Creo que tu niño no es mejor ni peor por ser el tercero y se merece lo mismo que sus hermanos, valiente gentuza opinando así de un bebé, ni que fuera una enfermedad! Mucho ánimo y que no te afecte para nada. Yo soy la 5a y me llevo 12 años con el hermano que va antes que yo y siempre lo digo: no fui una hija deseada pero sí muy querida y eso es lo que de verdad importa. Un beso muy grande, me encanta el blog!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + 15 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.