Donna, la silla de paseo y de seguridad 2 en 1

A estas alturas de mi embarazo sigo de balde en cuanto a preparar todo lo necesario para la llegada de mi tercer bebé. Sin embargo el tiempo empieza a apremiar y siento que no me puedo relajar más, mi Polvoroncillo va a necesitar algunas cosas y ya es tiempo de que me ocupe de ello.

Una de las cosas que tengo pendiente de resolver es el cochecito. Teniendo en cuenta que mi bebé va a ser porteado la mayoría del tiempo, aún así se que habrá momentos en los que me venga bien tener el cochecito -que sea una acérrima defensora del porteo no significa que los portabebés y las sillitas de paseo sean incompatibles-, y por eso estoy buscando la solución más práctica posible (a estas alturas el diseño o lo bonito que sea no es mi prioridad).

La ventaja de esperar al tercer bebé es haber vivido dos experiencias anteriores en las que te has visto en mil y una situaciones y te ayuda a visibilizar de manera más clara las necesidades reales o las posibles circunstancias en las que te puedes encontrar.

Por ejemplo, cuando viajas tanto en tu propio coche como en otros medios de transporte. Creo que ahí es cuando el tema del cochecito puede plantear un problema. En tu coche por el espacio, ya que si es un viaje familiar llevarlo plegado en el maletero puede condicionar el espacio necesario  para el resto de equipaje. Si viajas en transporte público, por dónde vaya a ir plegado mientras viajas -en tren o avión, por ejemplo-, el uso que necesites darle en destino y otras variables.

Como he viajado con mis dos hijos, sola con alguno de ellos o acompañados, tengo en mente varias situaciones que pueden darse en un futuro cercano con mi bebé y que hacen plantearme elegir bien el cochecito, para hacerme la vida más fácil en todos los sentidos.

Si todo va bien en octubre tengo una cita muy especial con mi amiga Lou y espero poder viajar a Alicante a visitarla, tendré que hacerlo con Polvoroncillo que será muy pequeño, probablemente iremos los dos solos, así que mi cabeza no para de dar vueltas. porque cuando una viaja sola con un bebé necesita todas las facilidades posibles.

Cuando mi mayor tenía 10 meses viajamos a Zaragoza a la boda de una amiga. En aquella ocasión mi marido por motivos laborales no pudo acompañarnos y tuve que ir sola con él. ¿Os imagináis la logística?. Aún no había conocido el porteo ergonómico y, a pesar de que me organicé bien, hubiera agradecido algunas facilidades.

Por ejemplo. Viajar con un bebé y su sillita de paseo es relativamente fácil, hoy en día los medios de transporte de pasajeros están habituados a recibir a bebés y niños pequeños y todos sus enseres. Pero, ¿qué pasa si en destino necesitas desplazarte en coche?, ¿te llevas también el grupo 0?, ¿te llevas solo el grupo 0 y lo acoplas al chasis de la silla?, o ¿qué opciones tienes?.

La descartada del todo es viajar sin silla de seguridad, ni siquiera en taxi -aunque en ciudad no haya obligación legal de que los menores viajen en sistema de retención infantil en este tipo de transportes públicos-, si hay alguna posibilidad de que nos tengamos que montar en coche, sea cual sea, mis hijos siempre deben hacerlo de forma segura.

Pues en esas me vi yo. En mi caso lo resolví eligiendo la segunda opción. Me llevé la silla de paseo y, como el cestillo inferior era amplio, coloqué en él el grupo 0. Me cupo justo justo, lo justo para poder llevármelo, pero no dejó de ser un latazo a la hora de subir y bajar del AVE, por ejemplo. Y en el fondo se trata de cargar con un trasto más, necesario, pero trasto.

Así que, buscando la silla de bebé que se mejor se adapte a nuestras necesidades, una de las opciones que me ha parecido muy práctica es la silla DONNA de SimpleParenting. Es un sistema de retención infantil del grupo 0+ -hasta 13kg- totalmente integrado en la estructura del chasis de un cochecito de bebé, lo que te permite tener una silla de paseo adecuada a tu bebé y un sistema de retención infantil, todo en uno.

 photo silla-donna_zpsawfqgil3.jpg

Un cochecito ligero y práctico, fácil de plegar, que no ocupa espacio en el maletero y totalmente seguro como sistema de retención infantil para viajar en coche, uniendo seguridad y confort en un mismo producto, ambos fundamentales para el bebé.

Cumple todos los estándares europeos de seguridad tanto como silla de paseo como de sistema de retención infantil incorporando elementos de seguridad como:

Mecanismos a prueba de error para evitar el mal uso de la silla como sistema de retención infantil previniendo el plegado accidental de la silla, la extensión repentina del asa cuando estamos cargando con el bebé y la rotación del manillar cuando se está usando como cochecito.
Protección contra impactos laterales gracias a las dos capas de resistente plástico absorbe-impactos, junto a capas
adicionales de EPS, espuma y tejidos que proporcionan una mejora de la
protección del bebé a impactos laterales en caso de accidente.
Protección anti-rebote gracias al asa que, posicionada contra el asiento del coche, absorberá el impacto impidiendo que la silla se desplace o rebote contra el asiento.
Materiales seguros para el bebé testados y certificados oficialmente.

Al igual que se preocupa por el confort del bebé, garantizando una posición cómoda y segura que facilite su desarrollo, le permita el contacto visual directo y libre interacción con el exterior.

Ventajas:

– No hay que cambiar al bebé de dispositivo en los traslados de la silla al coche
– No ocupa espacio en el maletero
– Se coloca con facilidad -incluye un sistema de anclado que previene malas instalaciones-.
– Se abre y se pliega fácil y rápidamente

Inconvenientes:

– Al ser un grupo cero, se recomienda no mantener al bebé largos períodos de tiempo en él.
– Igualmente, como grupo 0+ se limita su uso hasta los 13kg de peso del bebé.

¿Por qué me gusta esta silla?

Pues porque como decía, mi bebé será porteado la mayor parte del tiempo, por lo que invertir en un cochecito con capazo y silla de paseo en mi caso sería absurdo. Pero no niego que en algunos momentos me vendrá bien tener un cochecito -por ejemplo, si mi bebé se duerme en la silla de coche y nos tenemos que bajar, no molestarlo sacándolo de la silla para llevarlo en el portabebés o en el cochecito, o si necesito ir de compras con él y probarme alguna prenda, por ejemplo-, pero estoy convencida de que serán períodos cortos de tiempo.

Se que el grupo 0 no es el sistema adecuado para pasar al bebé fuera del automóvil pero el grueso de su uso sería precisamente como sistema de retención infantil, no como silla de paseo. Se que no lo voy a usar para dar un largo paseo toda la mañana porque para eso tengo el mejor dispositivo, mis brazos.

Pensando en que somos una familia relativamente activa, que nos gusta salir y viajar, que yo además suelo viajar sola frecuentemente y cuando nazca mi bebé me lo tendré que llevar en estos desplazamientos, busco algo práctico, que pueda transportar y plegar en un solo acto y me facilite la vida en esos momentos en los que me faltarán manos.

Se que el cochecito lo usaré en ocasiones puntuales y me parece super práctico a todos los efectos que el mismo cochecito me sirva como grupo 0 y así viajar con la confianza de saber que mi bebé va a estar cómodo y seguro en todo momento.

En este vídeo podréis ver lo fácil de manejar que resulta la silla DONNA y por qué se ha convertido en uno de mis artículos favoritos para esta próxima maternidad.

Además cuenta con una amplia gama de accesorios que cubren todas las necesidades: base isofix con pata de apoyo, bolso maternal en dos tamaños -pequeño y grande-, bolsa de viaje para que la silla una vez plegada vaya protegida y no se ensucie o se dañe, protector para la lluvia, mosquitera, protector para el sol, protector de ruedas…

 photo Donna-1_zpseatb5eny.jpg

 photo Donna-2_zpsrl0e7rtk.jpg

Todo lo necesario para adaptarse a las necesidades del bebé, a las
nuestras y para que el cochecito se mantenga en las mejores condiciones
posibles.

Aunque esto último parezca una nimiedad, no hay que olvidar que los tejidos de las sillas de paseo sufren mucho cuando se llevan plegadas en el maletero por el roce de las ruedas con la tapicería y  no digamos ya cuando viaja como bulto en el maletero del tren o en la bodega de un avión, sumado a que su limpieza suele complicarse por no poder desenfundarla con facilidad. Igualmente es importante que, al apoyar las ruedas sobre los asientos del coche, la tapicería de éste sufra lo menos posible.

En resumen, es una de mis opciones favoritas porque creo que se aproxima mucho a lo que necesito. Una sistema de seguridad y de paseo cómodo, práctico y que económicamente no suponga un gran desembolso. Que hay que mirarlo todo.

Aún no nos hemos decidido, tenemos que valorar prioridades, el hecho de que nos puedan prestar un cochecito o si podemos invertir en uno nuevo -la realidad es que cuanto menos nos gastemos, mejor para la economía familiar-, pero lo cierto es que tiene muchos puntos a favor. Si finalmente es nuestra silla elegida, espero hacerle un testing a fondo y contaros en primera persona mi experiencia y feeling con esta novedosa silla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.