Revistas maternales, portabebés y meteduras de pata

Reconozco que durante el embarazo y mis primeros meses como mamá era fiel y ávida lectora de revistas de mamás y bebés. Normal, vas a la matrona y te dan la ficha para rellenar la suscripción gratuíta, vas al ginecólogo privado y te dan la ficha para rellenar la suscripción gratuíta, vas a las clases de preparación al parto y en la mini canastilla de regalo te dan la ficha para rellenar la suscripción gratuíta.

  photo Desktop13_zps48cebc17.jpg

Y es que al principio, cuando todos son dudas y miedos, las lees como si fueran el mismísimo Códice Calixtino. Pero a medida que vas a aprendiendo en esto de la maternidad, y sobre todo si te apartas un poco del lado comercial y te acercas a lo natural – y cuando digo natural me refiero a hacer las cosas como te salen y no como están mandadas, a fiarte de tu instinto y no de las recomendaciones comerciales – te das cuenta de que, por desgracia, gran parte de la información está supeditada a las marcas comerciales, a golpe de talonario.

Y aquí es cuando creo que las diferentes publicaciones entran en un conflicto de intereses. ¿Quieren informar de verdad o simplemente quieren vender los productos de sus anunciantes?.

Hace unos días me sorprendí al ojear el anuario de la Guía del Niño, una publicación a la que hace tiempo era asídua. Y tanto que lo fui, participé en varias ocasiones en su banco de pruebas y mi hijo salión en varias publicaciones. Ya sabéis, la ilusión de ver a tu bebé en las revistas, a mi también me atacó.

Conste que no la leí por voluntad propia porque ya no leo estas revistas. Pero me chivaron que había una metedura de pata de órdago y cogí el ejemplar que viene este mes en la Cajita Nonabox. Y, efectivamente, me quedé ojiplática.

Creo que la foto lo dice todo. Vuelta a lo natural pero te enseño las mejores colgonas del mercado. Ole ahí. Entiéndase por «colgona», en adelante, mochila no ergonómica donde el bebé va colgado en lugar de sentado. En realidad el concepto es mucho más amplio pero podemos partir por definirlo así.

Lo que en la portada anuncian como «Crianza Natural, vuelta a la tradicion» no es más que un titular que no se desarrolla como tal en el artículo. Al menos no en la parte en la que se refiere al porteo y los portabebés.

Natural y colgonas no casan en una misma afirmación. Y más cuando la imagen de lo natural es un bebé en brazos de su madre, envuelto en un fular.

Leo un artículo buenísimo sobre los beneficio del contacto piel con piel, la lactancia materna, el colecho, el porteo, como algo normal al margen de prejuicios y mitos desfasados, y de repente te presentan como ideales estos portabebés que más bien son potros de tortura.

Esto es como un coitus imterruptus: te creas unas expectativas, empiezas muy bien, te calientas, te emocionas y cuando llega lo bueno… se va todo al carajo. Y es que no se puede hablar del porteo y sus beneficios y relacionarlo con los portabebés NO ergonómicos.

Porque es la realidad, una mochila colgona no favorece el vínculo, no proporciona una postura sana y respetuosa para el bebé, no es lo mismo llevar a un bebé en un fular que en una mochila colgona.


¿Por qué no es lo mismo un portabebés ergonómico que una mochila colgona?

Porque en un portabebés ergonómico el bebé va bien pegadito a su madre y a una altura que permite que ésta lo bese sin dificultades, no hay separación entre el bebé y su mamá. En una colgona el bebé va separado del cuerpo de su madre y su cabeza está tan alejada que para besarlo tiene que levantarlo o realizar un esfuerzo que suele ser bastante incómodo. Alejado del cuerpo se pierde el contacto visual, el contacto físico no es tan directo, el bebé no podrá reposar la cabeza sobre el pecho de su madre con comodidad. Es una obviedad.

 photo Posiciones-mochila-portabebeacute-X-Music-de-Bebemon-_zps9f68ba84.jpg
Posición del bebé en una mochila NO ergonómica

Porque un portabebés ergonómico se adapta perfectamente a la fisionomía del bebé, respeta su posición fisiológica natural y favorece su correcto desarrollo. En una colgona es el bebé el que debe encajar en la mochila, la postura adoptada es colgado sobre sus genitales, enderezando su columna y tensando sus piernas, que no solo es incómodo sino perjudicial porque le obliga a forzar su postura natural y puede intereferir en el correcto desarrollo de su columna y cadera.

 photo mochila_emeibaby_evolucion_desarrollo_bebe_zpsd22123e7.jpg
Aquí podemos ver cómo un portabebés ergonómico (Mochila Emeibaby Carrier) se adapta al bebé y a su desarrollo

Porque cualquier beneficio que se prodigue sobre el porteo es imposible que se de en una mochila colgona.

Y eso si solo hablamos del portabebés con respecto al bebé, ya que con respecto al porteador también hay diferencias más que reseñables, como bien se explica en esta entrada sobre portabebés ergonómicos.

Si hablamos de «vuelta a la tradición», en el porteo no hay nada más alejado de la tradición que una mochila colgona. Tradicional es un paño africano, un mei tai, una bandolera, un rebozo; trapos que se llevan usando desde el que el hombre es hombre y desde que la mujer es madre para llevar al bebé en brazos de manera que se puedan atender otras tareas, como la vida nómada o trabajar en el campo para procurar alimento a la familia. Tradiciones que hoy en día se han recuperado en un intento de hacer compatibles otras tareas con la crianza del bebé de una manera cómoda y segura para ambos, y que vemos materializada en inmensa variedad de tipos de portabebés ergonómicos.

Esto es tradición

 photo trabajocole_zps70225ac8.jpg
Fotos encontradas en Google

 photo Collages4_zps897b737e.jpg



 Esto es a vuelta a la tradición

 photo portabebes_varios_zpsb35d9e6a.jpg

Y así es como servidora lo ha aplicado a su día a día desde hace 5 años…

 photo porteo-collage-2_zpsfdb8541c.jpg

No hablo como instructora de porteo y ni como propietaria de una tienda de portabebés ergonómicos. Lo digo como una madre que cometió el error de seguir los consejos de una guía de puericultura, confiar en una marca comercial, comprar una mochila que se vendía como «la mejor del mercado» y que llegado su momento de uso aquello no era ni de lejos lo que prometía.

Inseguridad, miedo, incomodidad. Son las tres palabras que definen mi experiencia en el uso de una mochila portabebés comercial. Yo sabía lo que quería, llevar a mi bebé en brazos y que para ambos fuera una experiencia bonita. Sin embargo lo que viví fue una tremenda decepción, porque aquello que me vendía como «lo mejor» era un producto difícil de usar, incómodo para mi porque me perjudicaba las cervicales y mi bebé parecía un muñeco desmadejado, tanto que si yo no reforzaba la mochila con mis brazos mi bebé no se sostenía en ella, e inlcuso podía llegar a caerse con relativa facilidad.

Por suerte una persiste en sus intenciones, y aunque aquella mochila horrorosa me desanimó mucho, tanto que llegué a pensar que todo era igual, no cejé en mi empeño y, pese a sentirme una completa inútil en el manejo de tela y nudos, me animé a hacerme con un mei tai al parecerme más sencillo en su uso que un fular. Tras la decepción de la mochila no estaba preparada para otra decepción más, y el miedo a no saber anudar tantos metros de tela me hizo decantarme por un portabebés ergonómico más sencillo.

No me equivoqué. Aquello abrió la puerta a una nueva experiencia y… qué os voy a contar. Quienes me conocéis o me seguís desde los inicios del blog sabéis cuánto ha supuesto el porteo en mi vida y en la crianza de mis hijos.

Yo no encontré información sobre el porteo y los portabebés ergonómicos en revistas especializadas ni en tiendas de puericultura. La encontré en foros de mamás, en lugares donde unas y otras contamos nuestras experiencias, nuestra práctica, donde nos sentimos en confianza y sabemos que lo que una recomienda lo hace de verdad, porque lo ha experimentado en sus carnes.

Me he leído el artículo completo y, ciertamente, me gusta. Excepto el punto en el denomina al porteo, el colecho y la lactancia materna como «las tendencias más vanguardistas en la maternidad». Me chirría. No son tendencias, no es vanguardia, no es una moda aunque muchos se empeñen en verlo así. Esto daría para mucho pero no es tema de esta entrada.

Me gusta el artículo, que además cuenta con la colaboración de Míriam Tirado, pero van y la cagan soberanamente con la columna lateral llenita de mochilas colgonas. Esto es una incongruencia que clama al cielo. De hecho, en ningún momento se habla de portabebés ergonómicos, ni de fulares, bandoleras, mochilas o mei tais sino de «mochilas» o «pañuelos», términos muy genéricos, lo que muestra una clara desinformación al respecto.

Desinformación o no información a propósito, quiero pensar. Porque evidentemente no puede hablar de portabebés ergonómicos y recomendar como las mejores mochilas las mochilas más colgonas. Así que apuesto a que está hecho a conciencia, a que no se quieren coger los dedos hablando de portabebés ergonómicos para recomendar mochilas que no lo son, ni de lejos.

¿Y por qué no se nombran marcas o modelos de portabebés ergonómicos?. Creo que es bien sencillo: porque no hay grandes marcas detrás con un presupuesto para publicidad tan potente. Auque estoy segura de que hay marcas como Ergobaby que sí se lo pueden permitir (y si no que se lo digan a la cantidad de famosos que usan sus mochilas). Pero la realidad es que la gran mayoría de marcas que confeccionan portabebés ergonómicos, por no decir casi todas, son pequeñas empresas, artesanas y eminentemente familiares, que trabajan en condiciones de comercio justo y no tienen la capacidad de prodigarse en este tipo de medios para hacerse publicidad.

Está claro, no van a hablar de marcas que no pasan por antes por caja. Esto es así, la información está muy bien, pero la revista vive de lo que las marcas pagan por hacerse publicidad en sus páginas. Las marcas mandan. Y el resultado es este, recomendaciones que se basan en lo que la marca quiere vender, no en lo realmente más recomendable.

Por eso es que no cejo en mi empeño de darles un tirón de orejas en esta ocasión, por la responsabilidad que como medio de comunicación tienen de ofrecer información veraz. Porque hay muchas fuentes de referencia para hablar de porteo, internacionales y en nuestro país, a las que pueden acudir y recabar la información necesaria para ofrecer un artículo completo y veraz.

En la web del International Hip Dysplasia Institute tiene un apartado específico sobre portabebés y otros asientos para niños en los que explican con total claridad la diferencia que supone para el correcto desarrollo de la espalda y cadera del bebé el uso de portabebés ergonómicos y de mochilas que no lo son, y la importancia de usar un portabebés adecuado en la prevención de la displasia de caderas.

Aquí en España pueden hablar con Red Canguro, la asociación por el fomento del uso de portabebés, que lleva años haciendo una excelente labor en la difusión de los beneficios del porteo y los portabebés ergonómicos.

En Septiembre del 2013 el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid emitía una nota de prensa en la que promueven el uso de portabebés ergonómicos, entre otras recomendaciones, y que ilustran magníficamente con un corto animado.

Cada vez son más las instituciones médicas y científicas que avalan los beneficios del contacto directo con el bebé y la importancia de llevar a los bebés en brazos de una manera cómoda, segura y respetuosa para su correcto desarrollo. Y los fabricantes que incluyen en su linea de productos los portabebés deberían ir también en esta linea, no solo vendrían portabebés adecuados sino que seguro que venderían más.

Como asesora de porteo recibo a diario muchas consultas sobre este tema, y una de las preguntas que más me hacen es «¿Por qué no hablan de los portabebés ergonómicos en las revistas». Así que cuando veo un titular así me ilusiono, pienso que por fin las publicaciones especializadas en la maternidad y los bebés van a tratar el tema, pero al leerla veo que sí, que hablan del tema, pero al final es más de lo mismo: no se ve un portabebés ergonómico ni por asomo.

Y cuando una mamá o un papá vaya a la tienda de puericultura a por uno, comprará la colgona que ha visto en el reportaje de la revista tal que hablaba sobre porteo natural, convencida de que está comprando un portabebés ergonómico.

Así que no se si será mucho pedir a las revistas que, a la hora de ofrecer información, miren más allá de la publicidad, para ofrecer información real y merecerse el título de publicación fiable.

Y a las mamás y papás, está genial que leáis estas revistas porque es una manera más de informarse, conocer diferentes productos, comparar… Pero no os quedéis solo con lo que leéis. Investigad, preguntad, contrastad la información, probad… La información está ahí, al alcance de todos, así compraréis o tomaréis decisiones con mayor conocimiento y conciencia.

No es una garantía de éxito ni de acierto pero al menos no habréis comprado lo primero que os han querido vender.

Si queréis portear a vuestro bebé y que sea una experiencia satisfactoria, no busquéis un portabebés, buscad un portabebés ergonómico, y que sea el que mejor se adapte a vuestras necesidades y preferencias. Aunque no salga en las revistas.

7 thoughts on “Revistas maternales, portabebés y meteduras de pata

  1. Mo

    Cuando estaba embarazada también llegaron a mis manos las revistas que comentas y comencé a absorber información. Pero cuando nació Peque y comencé a experimentar y contrastar informaciones me di cuenta de que habían muchos artículos con los que no estaba de acuerdo y por eso no me subscribí a ni una sola.
    Es muy cierto lo que comentas de los portabebés ergonómicos. Yo tuve la suerte de llegar a Red Canguro y decidirme por una Ergo, pero en las revistas…nada de nada.
    Un besote.

    Responder

  2. Alejandra La aventura de mi embarazo

    A mi me pasó lo mismo, fue una decepción. Al menos ahora ya hablan de temas de crianza que antes no hacían ni por asomo, pero son muy light. Y con los portabebés no atinan una, desgraciadamente.

    Responder

  3. diasde48horas

    Creo que a todas nos ha pasado un poco lo de las revistas, que al principio las lees pero luego te das cuenta de que no sirve para casi nada, sólo para promocion de marcas. A mi me llegaban dos distintas durante seis meses y al final ya ni las abría… Lo único que me pareció interesante fue el consultorio de lactancia de Carlos González en Ser Padres (creo que era esta).
    En cuanto al porteo, me da mucha pena que las marcas más "prestigiosas", las que tienen más penetración en el mercado sólo fabriquen mochilas colgonas, vas a una gran superficie para comprar y sólo hay mochilas colgonas. Para encontrar un portabebés ergonómico tienes que irte a tiendas muy concretas o internet… es una lástima, la verdad.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      La verdad es que decepcionan un poco, cuando es una estupenda oportunidad de ofrecer una información que muchas mamás demandan.
      A mi también me da pena que las principales marcas no fabriquen mochilas ergonómicas, estaría encantada de hacerles publicidad si fuera así.

      Responder

  4. planeandoserpadres.com

    En mi Nonabox también venía este anuario, y yo no soy nada experta en porteo ni en cuestiones naturales (de momento sólo tengo un trapo en casa, bueno un fular elástico) pero cuando leí el artículo y vi las mochilas que recomendaban ¡te prometo que le dije eso mismo al papá de la bichilla! Si aquí no hay nada ergonómico…

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Si es que yo creo que no hay que ser experto para darse cuenta de que no tienen nada que ver, lo malo es quien no se fija en los detalles y acepta esas mochilas como portabebés ergonómicos. Así que yo mientras pueda lo repetiré hasta la saciedad si hace falta 😉

      Responder

  5. Nine

    Me ha encantado el post, me ha resultado muy muy útil… Apenas estoy empezando a leer temas sobre el porteo, y no conocía nada sobre los portabebés ergonómicos, me apunto tu blog en mi lista de imprescindibles para seguir aprendiendo cosas para mi futura maternidad.
    Acabo de estrenar blog: http://operacion-mama.blogspot.com.es/.
    Saludos!!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.