20 meses, 2 semanas y 1 día

Es el tiempo exacto que tiene mi Pequeña Princesa, aunque si quisiera ser más precisa, podría añadir 9 horas y 32 minutos (en este momento que estoy escribiendo). Como siempre voy con retraso, pero justificado.

Los 20 meses los puedo definir de una manera muy sencilla: disfrute total. Sí, es la sensación que tengo, la estoy disfrutando muchísimo, me hace reír a carcajadas, me sorprender continuamente en cada pequeño gesto, y hace que me sienta la persona más importante del mundo.

Estamos pasando una etapa de mamitis aguditis de las de verdad. Técnicamente se puede decir que estamos viviendo de nuevo un período de «angustia por separación», que si no me equivoco se da entorno a los 8-9 meses del bebé y se puede prolongar hasta los 24 meses con fases más o menos agudas. Esto significa que quiere a mamá para todo y quiere estar con mamá siempre, y si no puede ser hay llanto, llanto y más llanto. Y es que hay momentos en los que de verdad que no puede ser, porque una necesita aunque sea unos minutos a solas para darme una ducha o ir al baño, son necesidades fisiológicas y no la estoy abandonando. Pero que no se me ocurra ni cerrar la puerta porque la lía parda. Si me voy a duchar la dejo abierta y entonces ella entra silenciosa como un gato y se acerca a la bañera, para segurarse de que estoy allí, y se queda mirando tan tranquila; si voy a otros menesteres intento cerrar la puerta para tener algo de intimidad, cosa harto imposible porque a la mínima aporrea la puerta que si pudiera la tiraba abajo. Y si no abro entonces viene un llanto lastimero y me llama entre lágrimas, y ahí si que no puedo, y al final mis menesteres se realizan bajo un estrés que ni el fontanero del Titanic.
Pasa también cuando voy con prisas a hacer la comida, sabe que no puede entrar en la cocina – es terreno vedado – y como no la portee o la coja en brazos se sienta en el suelo a llorar desconsoladamente o bien directamente se tira a patalear. Y esta madre no puede ver esa estampa.

Hay días que tengo que irme a trabajar a escondidas, porque como vea que me marcho se le descompone la cara y rompe a llorar, se me agarra a las piernas llorando no puedo evitar sentirme mal por tener que dejarla, por no poder quedarme con ella. Y cuando estoy en casa, siempre conmigo, el rato que no está jugando está pegada a mi como un apéndice, si me muevo ella se mueve, si me levanto viene detrás, y donde voy me sigue cual perrillo faldero, feliz de estar siempre conmigo.

Seguimos con lactancia materna y, de nuevo, pasamos un período muy demandante, si por ella fuera estaría todo el día enganchada a la teta. Hay veces que me agobio y que incluso puedo decir que he llegado a sentir la «agitación por amamantamiento», ese rechazo en mi caso puntual a dar el pecho, es difícil de explicar y reconozco que me ha hecho sentir mal porque le estoy negando algo que para ella es muy preciado, pero hay veces que no puedo. Aunque reconozco que aún así, si no hay manera de distraerla, le acabo dando, porque lo que no puedo es verla sufrir. Además tiene la típica manía que mientras mama de un pecho tiene que toquetear el otro, como si estuviera sintonizando el dial de la radio, así que me tiene los pezones hechos polvo. Aún así, creo que no ha llegado nuestro momento y aún nos queda, espero, mucha lactancia por disfrutar.

Es muy burra, burra y bruta a partes iguales, no para. Ayer se cayó de la moto, normal porque corre que se las pela y hasta chulea levantando los pies del suelo, pegando la barriga al asiento para coger velocidad, o intenta ir sin manos, así que se llevó un chichonazo de los buenos, de los que te sale un huevo en la frente. Vino llorando a buscar consuelo, la cogí en brazos, le di un beso, me di cuenta de que solo lloriqueaba sin lágrimas y sobre la marcha se escurrió de mis brazos, cogió la moto y otra vez a correr. Es pequeña y menudita pero tiene una agilidad, una fuerza y un fondo que no parecen propios de una niña tan pequeña, es tremenda la actividad física que gasta y parece que nunca se cansa.

También está super cariñosa – cuando quiere –  y el mejor momenton es cuando lleva un rato sin verme o entro en casa y se me tira a los brazos diciendo ÑAÑAAAAA – porque ahora todo lo dice con la Ñ -; me encanta cuando me tira besos con su mano, cuando se acerca para dármelos en la mejilla, cuando me pide que la coja y me da un abrazo con palmaditas en la espalda… Es un amor de niña y me dan ganas de comérmela a besos y no parar.

Sigue sin hablar más que lo básico pero sabemos que no es sorda ni muda, con lo que ya le llegará el momento. Juega a todo y con todo, le encanta el fútbol y los coches, pero lo que más le gusta es hacer lo que sea con su hermano, por el que siente verdadera devoción, aunque se pelean los suyos.

Cada vez más cerca de los 2 añitos aunque me da pena que llegue ese momento, porque ya no tengo bebé, pero me siento tremendamente afortunada por tenerla conmigo y verla crecer.

3 thoughts on “20 meses, 2 semanas y 1 día

  1. Sofia

    jejejejeje
    Antía y Sofía van de la mano, eh?

    Entonces… ¿paciencia paciencia y más paciencia? ¿No hay otra?

    Antía es un bichito de luz q ilumina a cualquier y alegra a tod@s, y veo q sigue con devoción por su hermano jejeje, q me encanta eso 🙂

    (Pero lo q más me gusta es el buen apetito q siempre tiene, un lujo).

    besos

    Responder

  2. Jeza Bel

    jope, de verdad que alucino cómo pasa el tiempo….es que recuerdo perfectamente leerte durante tu embarazo, cuando comentaste que se llamaría Antía, cuando nació, que estábamos pendiente del cumple de Iván….y dentro de unos mesecillos tendrá 2 añitos….¡¡¡guau!!!

    En fin, tienes una nena que es una preciosidad, y se la ve que siente devoción por su hermano!!!

    Besotes

    Responder

  3. miriam

    Hola mamas!! Me llamo Míriam y vivo en Figueres (Gerona) y tengo 16 años. Estoy estudiando 1r de bachiller y como ya sabéis este año se empieza el trabajo de investigación. A mi me interesa muchísimo este tema porque quiero estudiar obstetricia, y he decidido escoger el tema del embarazo y el post parto para mi trabajo. Por eso he acudido a este maravilloso blog para pediros ayuda. Me encantaría saber si hay alguna futura mamá (aunque no estén en el mundo del Internet) que esté en el 1r o 2n mes de embarazo para que rellene encuestas (tranquilas todo esto es anónima-mente) para que yo pueda hacer gráficas, etc.
    Me haríais un grandisimo favor y recordad que todo es anónima-mente. Quien esté interesado aquí os dejo mi email. miriam.saghdani@hotmail.com
    Muchísimas gracias, y suerte a todas vosotras. Un beso! 🙂

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.