Carta de una mamá a los Reyes Magos

Queridos Sus Majestados Los Reyes Magos de Oriente Melchor, Gaspar y Baltasar:
Soy una mamá acojonada por su cada vez más cercana llegada y el consecuente aluvión de juguetes. Dado que en años pasados la comunicación ha fallado, este año me adelanto a la fecha para que tengan en cuenta cierto detalles a la hora de agasajar a nuestros retoños.
Sobra decir que queremos a nuestros hijos más que a nada en el mundo y por ende queremos lo mejor para ellos, y todo siempre nos parece poco. No obstante creemos conveniente dejar claros ciertos puntos, dado que ahora hay un miembro infantil más en la familia -que ya lo había el año pasado pero siendo bebé «la cosa» no era tan escandalosa- y que arrastramos ya una experiencia de 4 años lidiando con juguetes y cacharros varios.
Nuestras peticiones se basan en nuestras necesidades reales en cuestión de logística y convivencia familiar armoniosa. Por ello pedimos:

– Que los juguetes sean de un tamaño normal, aceptable. Tengan en cuenta que vivimos en un pisito apañao donde estamos cómodos pero hay espacio para lo que hay; es decir, todo aquello que no se pueda guardar en un cajón, baúl o sobre una estantería ocupa un espacio imprescindible para vivir cómodamente. De seguir acumulando juguetes grandes y voluminosos me temo que seremos nosotros los que tendremos que salir por la puerta por invasión juguetil. A menos que tengan a bien regalarnos un cuarto trastero, que agradeceríamos de buena manera. O bien que nos toque una suculenta primitiva, será por pedir.
– Que los juguetes sean, a poder ser, de una pieza, dos piezas, cinco a lo sumo. Sí, ya sabemos que las construcciones, apilables, insertables y este tipo de juguetes son muy educativos y desarrollan las capacidades cognitivas y sensoriales de nuestros niños, pero cuando un mismo niño se junta con más de cinco juguetes con más de 50 piezas cada una se arma la marimorena. Les informo de que mi hijo mayor no es precisamente de jugar a una sola cosa sino que necesita volcar todos sus cajones de juguetes a la vez y empantanar el salón o su habitación, según proceda. Aquí una humilde mamá harta de pisar piezas que le dejan el pie hecho trizas y más harta de soportar el dolor de lumbago de recoger piezas debajo de todos los sitios posibles (debajo de la cama – debajo del sofá – debajo de la mesa) pide un poco de clemencia, que parece que en lugar de en una casa vivimos en un campo de batalla, con todo desperdigado.
– Que los Juguetes sean lo menos ruidoso posible: sabemos que estimulan mucho y que son muy pedagógicos pero una no gana para el descanso. Si quieren comprobarlo no tengo inconveniente en mandarles a mis hijos  durante un día entero, pertrechados de juguetes con luces y sonidos; si ustedes consiguen dormir la siesta o ver una película sin que le sobrevengan los más perversos instintos asesinos tendrá toda mi admiración. Además de que la cosa está muy mala con esto de la crisis y no ganamos para pilas, pero cualquiera le dice al niño que el juguete se ha quedado sin pilas, entonces el volumen del llanto y la protesta supera con creces al del aparato en cuestión, con el consiguiente sofocón infantil que solo se calma mediante sobornos chocolatiles-galletiles.
Como ven no pido mucho, solo velo por la convivencia en paz y armonía de la familia y por mantener un espacio mínimo vital. Mis niños juegan  mucho pero piden poco y se conforman con menos, de verdad que no necesitan tanto. Si al final de tantas cosas que tienen la mitad no saben donde las guardan y de la otra mitad ni se acuerdan. Y mi tarea como mamá que trabaja tanto fuera como dentro sería mucho más sencilla si no tuviera que perder mi valioso tiempo recogiendo piezas del suelo o apartando juguetes enormes para poder mantener la casa en unas condiciones higiénicas apropiadas.
Sin más espero tengan en cuenta mis peticiones, de lo contrario tendré que tomar serias acciones de cara al próximo año (boicotear la cabalgata, emborrachar a los camellos, banear su correo real y otras cosas que se me puedan ocurrir). No olviden que tienen una serie competencia con ese señor canoso de larga barba y orondo cuerpo, y que no dudaré en pasarme a su bando de ignorar mis peticiones.
En agradecimiento prometo prepararles un delicioso piscolabis a base de galletas, cupcakes y una copita de licor para reponer fuerzas en tan agotadora noche.
Atentamente, 
Mamá desesperadayhartaderecogertrastos de Iván y Antía.
PD: Si quieren podemos negociar, estoy segura de que mis hijos serían
mucho más felices con un regalo de lo más económico y simple…

PD 2: Lo de la Primitiva va en serio.

12 thoughts on “Carta de una mamá a los Reyes Magos

  1. LadyA

    jejeje… envíale una copia a los abuelos, tios, etc… para que se apliquen el cuento también!!!

    Responder

  2. Anónimo

    Tal cual la realidad…

    Responder

  3. Bichitobola

    jajaja que razon tienes….yo tengo 83metros cuadrados de piso, dos niños y el mismo problema!!! A ver si la familia lo pilla!
    Besines

    Responder

  4. Gloria

    Eres la caña! jajajjajaa

    Responder

  5. Carol

    Ja, ja, ja.
    Creo que te voy a copiar la carta para enviársela también a los Reyes Magos de nuestra parte. Aunque no se yo si nos van a hacer mucho caso.

    Responder

  6. Teresa

    Jajajaja, me encanta!!!
    Yo con 3 fieras temo una barbaridad estas fiestas… cómo te entiendo!!!

    Responder

  7. MamaEncantada

    Voy a reenviarles tu carta, a ver si hacemos fuerza

    Responder

  8. Yaiza

    jajaajjaja,pero que buenaaaa
    creo que todas te vamos a copiar la carta y que se den por enterados…y a los centros comerciales tanbiénnnn

    Responder

  9. Scrapping para dos

    jajajajja, me pato!

    Responder

  10. Marieta

    Absolutamente genial!!!! Tendré que compartirla!!! Y pasar copiar a tios y abuelos a ver si hacen caso de una vez!!!!!

    Responder

  11. Mo

    Le tengo que pasar esta carta a los RM de mis suegros, que son lo que más alegría le echan a la cosa, jajajaja!
    Besos!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.