Julio, un mes especial

Desde hace algunos años el mes de julio se ha convertido en un mes especial. No se si por casualidades de la vida o si por capricho del destino, el caso es que la gran mayoría de las cosas buenas de estos últimos años han venido precisamente en este mes.
El 13 de julio del 2006 aprobé por fin mi carnet de conducir, después de 4 intentos fallidos; no, no era torpeza ni mala conducción, no penséis mal, los nervios se hacían dueños de mí y me bloqueaba de tal manera que acababa cometiendo algún fallo digno de suspenso. Pero llegó julio… ¡y aprobé!.
El 17 de julio del 2006 comencé el curso de formación como nueva empleada de mi ex-empresa, habrían centro en mi ciudad y yo era una de las seleccionadas para formar parte del personal de venta. Contratada desde ese mismo día e indefinida a los 5 meses,  aunque al cabo de los años la cosa acabó como acabó (si nos lo hubieran dicho entonces no nos lo hubiéramos creído), ese trabajo me supuso lograr una estabilidad con la que pude por fin plantearme dar el gran paso de mi vida: ser madre. Seguro que si no fuera ese trabajo hubiera sido otro, pero bueno, en mi caso trabajar en esa empresa con la estabilidad que a priori me garantizaba me dio la seguridad para convencerme de que ya era el momento.
El 24 de julio del 2006 me compré mi coche. Sí, fue el día que firmé mi contrato, y con el mismo en la mano me fui a dar un paseo de concesionario en concesionario con la idea de comprarme mi primer coche, nuevo y a estrenar. Mi carnet de conducir y mi propio coche me permitieron algo que hasta entonces no había tenido, disponer de la total y completa libertad de ir donde me apeteciera sin necesidad de depender de nadie. Definitivamente, desde que tengo coche soy otra.
El 21 de julio del 2008 es la fecha más importante de mi vida, ese día vino al mundo mi mayor tesoro, Iván, ese día hacía realidad mi sueño de ser madre. ¿Qué puedo decir de esto que no sepáis?
El 10 de julio del 2010 se cumplía otro sueño, aunque reconozco que a vivencia no fue tan intensa como cabe espera, supongo que porque yo ya había vivido el día más importante de mi vida dos años antes, cuando nació Iván. Aún así fue un día emocionante y precioso que necesitaba vivir, con el que dimos un gran paso en nuestra relación y nuestra vida. Aunque en principio barajábamos la posibilidad de casarnos en junio, el día elegido no estaba disponible en el salón de celebraciones, así que recordando que julio me daba buenas vibraciones, no dudamos en fijar la fecha ese mes. Todo un acierto.
El 18 de julio 2011 es la segunda fecha más importante de mi vida, comparte podio con el 21 de julio, pues fue cuando mi Pequeña Princesa vino al mundo para completar nuestra familia. Casi le quita el protagonismo a su hermano pues entre sus fechas solo hay 3 días, en el fondo creo que están destinados a ser grandes hermanos, quererse mucho y compartir todo, hasta su fiesta de cumpleaños. 
El 2 de julio del 2012 por fin respiro tranquila. Después de meses de incertidumbre, sin cobrar, un despido colectivo por ERE y una nueva vida como desempleada, por fin cobro mi pequeña y mísera indemnización por despido. Que no es que sea gran cosa, no al menos para lo que debiera haber cobrado de ser un despido en regla, pero al menos me permitirá vivir sin los agobios de llegar apretada a fin de mes e iniciar un nuevo proyecto del que pronto os daré más pistas.
¿Cómo no voy a pensar que el mes de julio es especial?
Así que este mes es un mes de muchas celebraciones para mí, de los acontecimientos más importante de mi vida:
– Hace 4 años nació el ser que me cambió la vida,
– Hace 2 años me casé con el hombre de mi vida,
– Hace 1 año nació la Princesa que vino a completar mi familia.
Además no puedo olvidar que algunos de estos momentos importantes de mi vida han coincidido con grandes momentos en general:
– Hace 4 años celebraba la primera Eurocopa
para España embarazadísima de 38 semanas (aunque no era julio sino finales de junio). Y antes del partido le decía a
todo el mundo que España iba a ganar porque mi niño tenía que nacer en
«el año de la Eurocopa»,y así, con mis manos en mi barriga, daba saltos
de alegría celebrando tan grande victoria.
– Hace dos
años celebraba el primer mundial de España como nunca antes había
celebrado nada, ¡estaba recién casada!. Sí, España ganó el Mundial el 11
de julio del 2010 y yo me casé el día 10, así que estrené mi vida de
casada casi como mi vida de madre, celebrando una victoria futbolera.

España ha vuelto a ganar la Eurocopa. Todos los Españoles
estamos un poco más alegres, ¿verdad? Y yo recordaba con nostalgia ese
día hace 4 años, en el que yo me agarraba la barriga mientras saltaba de
alegría, solo que ahora mi bebé tiene 4 años correteaba con su
equipación de La Roja mientras veíamos el partido. España renueva el título justo cuando yo me hayo inmersa en un proyecto que espero me cambie la vida de verdad.
Siempre me ha gustado el verano, el mes de julio es mi favorito para disfrutar de las vacaciones, pero desde hace algunos años julio es, con diferencia, el mejor mes del año.

7 thoughts on “Julio, un mes especial

  1. jenny

    pues si!Es tu mes con diferencia jaja

    Besotes

    Responder

  2. Ness

    Con diferencia uno de los mejores meses en vuestras vidas!!

    Responder

  3. Mama-Primeriza

    Madre mía qué mes!! Repletíiiiiiisimo de celebraciones, qué gustazo!! A disfrutarlo!! :))

    Responder

  4. Opiniones incorrectas

    Definitivamente, ¡julio es tu mes! 🙂

    Responder

  5. Annie74

    PUes este es tu mes… disfrutalo!! cargadito de cosas buenas.

    Responder

  6. childhood anxiety treatment

    Great post. I love it. Keep sharing more. Thanks.

    Responder

  7. effective parenting skills

    Very useful post. Thanks for sharing.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.