Participando en las actividades del cole

Estos días he tenido la oportunidad de participar y compartir con Iván dos actividades del colegio.
La primera fue la FIESTA DEL OTOÑO, que preparamos entre las madres que allí estábamos. Era cosa sencilla, se trataba de degustar productos típicos del otoño, y cada niño tenía que llevar algo, en nuestro caso nos tocó llevar cacahuetes. Hacía una mañana estupenda, las seños colocaron unas mesas con manteles de papel en el patio, y un cartel en la valla, y las mamis llevamos bandejas y cuchillos y preparamos la degustación, pelando naranjas, manzanas, granadas, abriendo nueces, castañas y cacahuetes y así una gran variedad de frutas y frutos secos típicos de esta época.
Photobucket
Después de prepararlo todo y charlar un ratito las mamis unas con las otras, empezaron a salir los peques al patio, de grupo en grupo. Los últimos en salir fueron los 2 cursos de 3 años, disfrazados de cielo con unas bolsas de basura y nubes de papel pintadas sobre el pecho, y nos cantaron una canción del otoño a la que Iván puso coreografía (por su cuenta y riesgo, este niño va por libre y no se resiste a arrancarse a bailar); luego se sentaron y salieron los de 4 y 5 años, que recitaron cada curso una poesía también sobre el otoño. Y los padres, babeando e intentando robar las mejores instantáneas.
Luego cada peque cogió un plato, hicieron una fila y las mamás les iban llenando los platos con un variado de productos típicos otoñales; y nos sentamos a comer, ¡como no!. Yo me senté con Iván, hablando de todo lo que había en el plato, de qué es lo que le gustaba más (los cacahuetes, lo único que quería comer) le ofrecí un trozo de nuez porque no quería probarlo y al final le gustó mucho… y al ratito en lugar de dos éramos un grupo numeroso, pues varios niños que no estaban allí sus padres se sumaron al ver en buen rollito que teníamos, y acabamos cantando y rellenando platos una y otra vez. Conseguí que algún niño que no quería probara la fruta, conocí a los compañeros de clase de Iván, y él estaba pletórico y orgulloso al compartir con Mamá su cole. 
Photobucket
La verdad es que lo pasé genial, fue una fiesta muy bonita y me alegro mucho de haber podido estar allí, sobre todo ver la cara de ilusión de Iván cada vez que me veía a lo lejos, que sonreía y me saludaba con la mano. Es increíble cómo pueden llegar a emocionar cosas tan simples…
Y hoy tocaba ir al cine. Estamos en pleno Festival de Cine Iberoamericano y organizan pases para los colegios, así que hemos ido al Gran Teatro a ver una película. Como yo soy delegada de madres de la clase de Iván (una que se apunta a todo, mejor estar dentro que fuera) la seño me pidió que les acompañara, junto con la mami subdelegada, para echarles una mano con el traslado de los cole-autobús-Gran Teatro y viceversa.
Así que ayer me tuve que poner con el sacaleches, pues ir al cine a esas horas suponía dejar a Antía con la abuela, y necesitaba reservas por si me retrasaba más de la cuenta. Esta mañana dejé a Iván en el cole, me fui corriendo a casa de mi madre a dejar a la niña, volví al cole y ayudamos a subir a los peques al autobús. Qué jaleo lidiar con 21 niños de 3 años, de verdad que alabo la paciencia de las maestras porque yo lo pasé fatal. Cuando bajamos del autobús tuvimos que bajar una calle a pie, una calle en teoría peatonal pero en la que transitan coches de los garajes, taxis, furgonetas de reparto de los comercios, así que mil ojos eran pocos. Además, aunque intentamos que los peques fueran en fila de dos en dos, de la mano, aquello era misión imposible porque el de delante se quería ir con el de atrás, el de atrás con el de adelante, que si una se despista y otra se desvía, y vamos, que 6 brazos adultos no pueden contener un grupo de 21 nenes escurridizos. 
Ya en el teatro, conseguimos que se sentaran todos y las mamis y seños nos pusimos cada una en el asiento del extremo, para flanquear con seguridad y evitar fugas. Vimos una película de animación que se llama El lince perdido, con un curioso lince ibérico de protagonista y ambientada en nuestro cercano y conocido Parque Nacional de Doñana; lo de ver es un decir, porque estando pendiente de 21 niños es tarea harto complicada. Entre quitar chaquetones, que si me subo, me bajo, pipí, me aburro, se me hizo la película más larga que un mes sin cobrar, pero bueno, era una película demasiado larga para unos niños tan pequeños, así que a los pobres no se les podía pedir más. Yo tuve que ver la película de costado, vigilando dos filas de niños, así que imaginaos el plan, me perdí casi toda la película vigilando que no hubiera incidentes o fugas infantiles.
La salida fue un caos, pues en el recibidor del Gran Teatro se juntaron todos los niños y era muy difícil no perder a ninguno de los nuestros entre los demás, y el regreso al autobús igual de caótico, pues eran más de las 12 del mediodía, hora punta de gente caminando por las calles del centro. Respiré aliviada cuando estaban todos sentaditos en el autobús pero no me quedé tranquila hasta que los vi a todos en su aula, en todo el trayecto no hacía más que contarlos por miedo a que faltar alguno.
Ya en el cole le dije a la seño que estaba todo muy mal organizado y que para la próxima o se pide colaboración de más padres (que me consta que hoy había varios que querían ir pero se les dijo que no era necesario) o vamos con una cuerda para que los niños vayan todos agarrados a ella, como los que van al comedor (que está en el edificio de educación primaria y hay que cruzar carretera). Pero de esa manera no, porque lo que he sufrido no está pagado ni recompensado, todavía no se me ha quitado la ansiedad y el estrés, que tensión más mala desde que salimos del cole hasta que volvimos, he sufrido lo indecible por miedo a que alguno se perdiera o le pasara algo.
Es otra de las experiencias que se vive como madre, compartir las actividades del cole es algo que a priori puede no parecer importante, pero nuestros hijos se sienten importantes y orgullosos de tener a mamá alli en esos momentos, y es algo muy bonito de recordar al cabo del tiempo. Me sentiré satisfecha cuando dentro de muchos años mi hijo recuerde que «Mamá estaba allí conmigo».

8 thoughts on “Participando en las actividades del cole

  1. El Baul De Ainhoa

    Tiene que ser muy emocionante ver a tu peque crecer y compartir experiencias con otros niños, y tu como madre poder compartir con otras madres trucos y charlas sobre niños.
    Yo creo que de la faceta de madre la epoca escolar es una de las que mas me gustan.

    Responder

  2. Annie74

    que guay¡ a mi me encantaria poder ir a alguna excursion con el pitufo… por cierto.. con los cacahuetes me has recordado una entrada pendiente.. ;D
    besos.

    Responder

  3. jenny

    la verdad que si,4 personas para tantos niños que va,si la mayoria son trastes menudo caos!

    Besotes

    Responder

  4. Princesa Cartafol

    Que chulada! aqui lo hicimos ya hace dos o tres semanas, aprovechamos para celebrar el Samaín (Halloween) y las castañas, los niños se lo pasan en grande!

    Responder

  5. Carol

    Está bien ir con tu niño y el resto de niños y las mamás, pero me parece tan extresante… no se si yo sería capaz. Aunque con tal de estar con ella…
    Un besazo

    Responder

  6. Paris

    ANDA!! eso de llevar productos típicos lo hacía yo cuando iuba al coole!! jajaja

    Y en cuanto a la salida, que agobio, la verdad, sí que es necesario llevralos con una cuerdecita cuando son tantos y tan pequeños, vamos, yo por mio barrio los veo pasar continuamente agarraditos todos a la cuerda y así sí que da gusto, una se puede llevar un grandísimo susto d ela manera más tonta si no se llevan así de recogiditos, así que te entiendo, yo lo hubiera pasado igual de mal que tu.

    Responder

  7. Mama de dos

    Hola!!
    te leo desde hace mucho pero primera vez q comento.
    Vivo en Costa Rica y tengo una niña d casi 8 y un bebe d casi 2.
    Me hizo muuuucha gracia tu entrada xq se lo q se siente.
    Con mi hija mayor iba a todas las excursiones cuando era mas chiquita, mas q nada p cuidarla a ella…y de paso a los demas niños.
    El caso es q era cansadisimo y yo llegaba igual agotada!!,
    Mi bebe q desde hace 3 meses va a la guarde ya a ido a 2 excursiones…y ni loca me he apuntado p acompañar!!
    Porbrecito mi principe pero eso no lo repito nunca mas !!

    Responder

  8. Maria

    Oye pues que fiesta mas guay la dEl otoño no?? Me alegro de que disfrutarais, y una pregunta:estas fiestas no seria mejor hacerlas por la tarde? Porque los críos que sus papis trabajan es un poco complicado no?? Oye y lo del cine: que miedo perder a alguno!!! Lo de la cuerda es una buena idea. Un besito

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.