El primer resfriado

Mi Pequeña Princesa ha celebrado sus 4 meses por todo lo alto, ¡con un resfriado!. Por suerte ha sido poca cosa y lo hemos llevado muy bien, y afortunadamente mucho ha tardado y más teniendo en cuenta que en casa hay un príncipe de 3 años que arrastra desde septiembre toses y mocos colegiales.
Empezamos el viernes, la notaba algo mocosita pero no parecía nada importante, fue por la noche cuando parece que dio algo más la cara. Durmió intranquila y algo quejicosa, fueron varias las tomas nocturnas para calmarla, y me di cuenta de que estaba algo calentita; además tosía levemente y de vez en cuando estornudaba echando moquitos, así que a media madrugada la dejé con nosotros en la cama (con lo que pasamos a ser 5: Papá, Mamá, Iván, Antía y Munki) para así tenerla controlada y que pudiera tetear cuando quisiera.
El sábado su carita era un poema, pobreta mía…
Photobucket
Tuvo una mañana chocante, se la notaba incómoda y solo quería bracitos y mimitos de Mamá. Por suerte el termómetro solo cantaba una leve febrícula, no subía de 37,2º, y seguía con tos leve y estornudos con mocos, pero ella se notaba rara, le faltaba la alegría y la vitalidad habitual. 
Iván se fue con Papá a la biblioteca, llovía a cántaros y se avecinada un aburrido día casero, así que era buena idea entretenerlo un poco, y las niñas nos quedamos en casita, Mamá esta vez en el papel de enfermera. Hubiera sido un momento perfecto para adelantar faena en casa, y era mi intención, pero por momentos parecía que Antía se encontraba peor, no le subía la fiebre ni estornudaba o tosía con mayor frecuencia, pero supongo que ella se encontraría con mal cuerpo y, donde quiera que la pusiera, se quejaba.
Así que decidí darle por primera vez Apiretal, viendo la mala carilla que tenía, a pesar de que la fiebre no era acusada. Protestó un poco al darle la medicina con la jeringuilla, pero la tragó rápidamente y sin complicaciones. Y acto seguido cogí mi maravilloso fular elástico y me la puse encima, para que me sintiera muy cerca, para que se aliviara, se sintiera arropada en mi cuerpo. 
Y se tranquilizó. Paseamos por casa, me mecía de un lado a otra, la acariciaba, le cantaba, y poco a poco, despacio, fui haciendo la cama, recogiendo el baño, el salón… Tardé una eternidad en hacer un par de cosas, pero en esos momentos mi hija me necesitaba mucho más que mi casa, y no iba a ser yo la que la dejara solita en su moisés mientras yo apuraba la limpieza, con lo que reconfortan los brazos de Mamá cuando una está malita, la casa podía esperar.
Y tras esa primera dosis de Apiretal parece que su cuerpo reaccionó a las mil maravillas y, a pesar de estornudar y toser de vez en cuando, su estado general mejoró rápidamente y no ha vuelto a tener ni una décima de febrícula. La noche del sábado al domingo se despertó alguna vez y su diligente mami le ofreció la teta todas las veces posibles, y ambas conseguimos descansar, eso sí, juntitas en la cama… Es la mejor medicina.
Así que podemos decir que el primer resfriado del año y de su vida ha pasado de puntillas, por suerte, y no ha podido con nosotras. Mamá ya es una curtida veterana en estas lides y no se amedrenta con cualquier cosa, qué buena es la experiencia que nos ayuda a identificar a tiempo este tipo de situaciones. Ya tenemos algo más que contar en el próximo control del niño sano, ¡lo mismo hasta ha pegado  un estirón!.

Y mañana la vacuna de los 4 meses, esta vez voy yo sola con la niña. Si me ofrezco, ¿me dejarán pincharme a mi por ella?. Cuánto quisiera poder pasar yo por mis hijos los pinchazos, los malestares y las enfermedades.

10 thoughts on “El primer resfriado

  1. Maria

    Que carita, la pobre!! Me alegro que pasara pronto y que se esté recuperando, que penita da verles tan apagadillos. Un besito y espero que tarde mucho tiempo en volver a estar malita!

    Responder

  2. El Baul De Ainhoa

    Hay que carita pobrecita.
    En esos momentos los bebes son cuando mas mimos necesitan, no soy capaz de ver un nenin malo, me dan una penita.
    un besito y otro para antia.

    Responder

  3. Annie74

    Ains.. si esa carita lo dice todo. Pero Antia es una campeona, al igual que su mama.
    A mi tambien me gustaria pasar por el todos los males.. sea el que sea, que dificil es ver a un hijo sufrir ;(
    besos.

    Responder

  4. jenny

    hay pobrecita,que ojitos tiene.Me alegro que ya este muchisimo mejor si es que eres una madraza!!

    Muchos besitos para esa princesita tan guapa!

    Responder

  5. Anónimo

    pobrecita… xo que ojos mas azules tiene que bonitos!!
    un beso
    nuria

    Responder

  6. Yaiza

    pobriña que catarro! algún dia tenia que tocar, me recuerda al primer catarro que cogió mi peluchin y tendría más o menos esa edad , tb le hice fotos y su cara era un poema (miraré la edad por las fotos) y solo quería brazos!

    sabes una cosas? en esta foto malita Antía se me parece muchisimo a ti, nunca le había encontrado tanto! serám cosas mias.
    A ponerse buenas.
    Bicos

    Responder

  7. Bea - Nanita Nana

    Ainss!! Si hasta con esa carita pocha está guapísima!!! Por cierto, tiene cierto aire a Iván, verdad??

    Pues claro que si, la casa siempre está después que los hijos… mi casa hay días que parece una leonera… pero es que no siempre hay tiempo ni ganas de recoger ni limpiar.

    Besitos grandes para Antía!

    Responder

  8. Carol

    Ay, qué carita, pobrecita.
    Es una pena cuando están malitos tengan la edad que tengan, pero cuando son tan pequeñitos da una cosita.
    Menos mal que no tardó en pasársele con los mimos de mamá.
    Me ha recordado cuando hacía las tareas de casa con la pitufa en el fular.
    Un besazo

    Responder

  9. M@rt@

    pobre!!espero que ya este mejor

    Responder

  10. Paris

    Es época de resfriados y por lo visto no se libra ningún niño, es tan chiquitina que da cosita cuando se ponen así, verdad? pero como bien dices, eres toda una veterana en estas cosas y tu has ayudado a que ese resfriado no vaya a más. Un beso Nereida.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + diez =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.