4 meses con mi Pequeña Princesa

Photobucket

Cuatro meses… ¿Me repito demasiado si digo que se me está pasando volando?, parece mentira que hace 4 meses a estas horas estaba ahí, pasando el dolor de las contracciones, deseando que todo pasara ya para tener a mi niña en brazos, y ahora parezca que fue hace mil años cuando estaba embarazada. Embarazada… qué rápido se va algo que tardó 9 meses en crecer y tomar forma, ahora me veo y me parece increíble que en mi barriga haya habido una vida.

Pero son 4 meses de constante felicidad, de sentimientos intensos, de vivir y revivir la maternidad; disfruto de cada segundo, cada gesto de mi niña, y a la vez recuerdo con nostalgia cuando su hermano mayor era así, cuando me estrené como madre, cuando tuve la oportunidad por primera vez de ver la vida a través de los ojos de mi hijo.
Siempre he creído que no se disfruta a un segundo hijo como al primero porque la experiencia ya nos es conocida. Pues nada más lejos de la realidad, por lo menos para mí está siendo maravilloso, tengo una experiencia que me ayuda afrontar las dificultades de otra manera pero a la vez vivo cada avance, cada descubrimiento de mi niña como si fuera la primera vez que veo algo así.
Y qué os voy a decir de mi princesa, además de que es una preciosidad y que me tiene enamorada. Pues que es un amor, es una bendita de buena que es, pero además es muy simpática, risueña, espabilada e inteligente. Sigue portándose como una santa, no da trabajo ninguno, aún no se lo que es una mala noche, y nuestra lactancia va rodada.
Veo que avanza a pasos agigantados y me sorprende la cantidad de cosas que puede hacer, hace ya semanas que coge y agarra cosas con sus manos con total normalidad, gorjea, canturrea y parlotea en un idioma que solo ella entiende e intenta comunicarse con nosotros mediante sus sonidos, tanto que a veces a Papá le ha parecido escucharle decir algo muy parecido a la palabra «Mamá». «Mira, te ha llamado, le he escuchado decir MAMÁ», pero no, es solo un sonido similar, pero sí, en el fondo prueba miles de sonido en un intento de llamarnos, a ver con cual reaccionamos.
Lo que es increíble es como nos reconoce, y cómo reconoce su nombre, ya que la llamamos y al momento se gira, ¡sabe que es ella!; pero lo más bonito es cuando llamo a su hermano, con voz alta y clara, «Iván ¿dónde está Iván?» y entonces lo busca con la mirada, lo ve y le sonríe. Tiene devoción por su hermano mayor, se le cambia la cara con él y no me extraña, pues a pesar de que a veces es demasiado efusivo (por no decir brutote) se puede pasar las horas al lado de su hermana cantándole, contándole cuentos, enseñándole todos sus juguetes, hablando con ella de cosas que solo él entiende, y ella le responde con grititos de alegría. Es maravilloso verlos interactuar, no quiero que crezca rápido pero se que el día que los vea jugar juntos me emocionaré muchísimo.
También está muy madrera, me encanta cuando está perdida en sus pensamientos (que ya quisiera saber), mirando al infinito, canturreando relajadamente, jugando con sus muñecos, y de repente se encuentra con mi cara y se le ilumina, dedicándome una sonrisa de oreja a oreja, como diciendo «¡ay, si es mi Mamá!» y se pone a patalear y manotear nerviosa porque intuye que va a tener una ración de sus brazos favoritos. 
Hace ya tiempo que mantiene la espalda y la cabeza totalmente erguidas, yo le digo que es muy digna y mira a todo el mundo por encima del hombro, pero es que le encanta ir toda derecha, observándolo todo, mirando de un lado a otro, no queriendo perderse detalle de nada y poniendo cara de sorpresa a cada nuevo descubrimiento. Ya vamos en la silla de paseo las pocas veces que usamos el carro, hace tiempo que guardamos el capazo porque no quería ir a costada y abusamos del fular a mansalva, ya que yo soy su medio de transporte favorito. Es verme coger el fular y colocármelo y ponerse nerviosa, expectante, lo conoce y sabe lo que significa, «¡me voy con Mamá de paseo!»; en el barrio ya somos conocidas por ir siempre con el fular, a diario escucho comentarios (siempre buenos) y la gente me para y a dedicarle a la peque carantoñas y a decirme que da gusto vernos así.
Ya estoy en la cuenta atrás para reincorporarme al trabajo y es algo en lo que no quiero ni pensar, a pesar de que esta vez he podido arañar unos días más, en el fondo debo dejar a mi hija a cargo de su abuela con apenas 5 meses, y quisiera ser yo la que estuviera a tiempo completo con ella. Maldito el concepto de conciliación que se aplica en España.
Así que sigo feliz y contenta de que la vida me haya dado de nuevo la oportunidad de vivir esta experiencia. Miro a mi niña y la sigo viendo como un auténtico milagro, al igual que su hermano, y me siento orgullosa de mí misma, por haber llevado en mi vientre y parido a dos cosas tan bonitas, y orgullosa de mi familia, de haber logrado algo tan maravilloso.  Mis niños son mi vida, y no puedo imaginarme la vida sin ellos.

10 thoughts on “4 meses con mi Pequeña Princesa

  1. Ness

    ¡Felices 4 meses Antía!

    Y sí, "ereh más pesá que un collá meloneh" como diría un amigo mio onubense…jajajaja

    Que noooooo!! Que ya me conoces, que es bromita!!

    Y que decir de la enana, que está adorable y de un comestible que pa qué.

    En mi caso a Emma se le ilumina la cara con su papi y a mi me encanta, pq está claro que Ivan es tan mío, que el siempre, en cierto modo, se ha sentido como en segundo plano y con la princesa se está resarciendo.

    Responder

  2. Tamara M

    Hola guapa…

    Enhorabuena por esos 4 super meses!!! Antía está preciosa!!!

    Yo tengo a Alejandro de 19 meses y estamos como locos por darle un hermanit@. Hubo una temporada de celillos con todos los peques amigos, pero ahora con un primo de 3 meses se deshace cuando le ve… así que creo que ha llegado el momento.

    Y me encanta leerte cuando cuentas como se relacionan los peques entre sí. Tiene que ser maravilloso verlo.

    En fin… que un beso grande guapa.

    Responder

  3. jenny

    Feliz cumplemes!!Si es que esta hecha una muñequita!!

    BEsotes

    Responder

  4. Carol

    Cuanto me alegro de que disfrutes de tus niños, que de eso se trata.
    Yo como tuve tantos problema con el pecho los primeros meses no los disfruté tanto como me hubiese gustado, una pena, pero aun así tengo recuerdos tan buenos…
    Un abrazo

    Responder

  5. Belissa

    Pero que ojazos!!! Preciosas las dos.

    Responder

  6. Paris

    feliz cumplemes!
    qué pasada de cositas que has contado…madre mia.
    me ha encantado imginarme a tus dos preciosidades jugando juntitos, bueno, más bien Iván cantandole o enseñando sus juguetes y contandole cuentos, es emomento que has contado tiene que ser precioso, me imaginaba a la pequeñaja con esos grititos que dices y se me cae la babita… así que ya imagino lo que sentirás tu.
    un beso guapa, eres toda un gran pedazo de mamá!

    Responder

  7. Yaiza

    felicidades nereida, da gusto leer lo bien que os va (aunque tu casi siempre cuentas lo positivo).sabes? yo pensaba lo mismo que tu de un segundo hijo,pero creo k tienes rqazon y se les quiere igual y ya con un aprendizaje previo, cada dia que pasa te das cuenta de quello que hice mal o lo otro que no disfruté…..por eso es ventaja para un 2º….o 3º!

    Justo quería preguntarte ya hace dias por la reincorporación al trbajo (pero no quería hacerte pensar en eso….aunque seguro que ya hace tiempo que lo piensas), en fin….que disfrutes de lo que te queda a tiempo completo…ya se arreglo un poco el trabajo? tu hacías media jornada verdad?

    besiñossss

    Responder

  8. Mariana y Pablo

    Pero ya 4 meses?! Que increíble como vuela el tiempo! Que preciosa que esta esta nena por favor!
    Me alegra que esten disfrutando tanto de la familia, que Ivan esté feliz con su hermanita y que sean tan felices. Alegrate que al menos disfrutaste 4 meses y te queda uno más para poder cuidar exclusivamente de tu pequeña. En Argentina son solo 3 meses y con suerte, no se respeta na! Que asco. Pero dar gracias que tenes un trabajo.
    Miles de besos a esta familia tan bonita, muak!

    Responder

  9. Annie74

    Feliz cumplemes, que bien lo has descrito.. que recuerdos me has traido a la mente.. cuando mi pitufo era asi de pequeñin… Y si.. tienes razon, la conciliacion en este pais es una mierda¡

    Responder

  10. Maria

    Felicidades atrasadas!!! Me encanta la carita de Antia, que ojazos!!! es super expresiva, muchos besos!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.