Iván y el colegio

He esperado a que finalizara el período de adaptación y empezara el horario normal para contaros cómo ha ido todo.
La verdad es que estos días he puesto en duda la efectividad del período de adaptación, os cuento. Desde le primer día de la adaptación no ha habido el mínimo problema, ha ido cada día al colegio como si fuera lo más normal del mundo, muy contento desde el primer día, a pesar de encontrarse entre niños llorando él ha entrado como si nada al cole e incluso ha hecho terapia dándole la mano a algún niño que lloraba. Durante el período de adaptación se han dedicado a conocer el colegio y a jugar, a conocerse los niños entre ellos y conocer a la seño, además de ir adaptándose a las diferentes franjas horarios. Han hecho varios juegos y actividades en esos días, entre ellos jugar a ser animalitos, un día la clase de Iván eran ratoncitos y la otra clase gatitos, y al día siguiente al contrario…
Photobucket
La adaptación para mi opinión ha sido un tanto caótica, pues han hecho escalas de ir dos días 1 hora, 5 días dos horas pero en diferentes franjas horarias y los dos últimos días 3 horas. Puede que la intención sea esa, que los niños se adapten poco a poco a estar más horas en el cole y en diferentes franjas horarias, pero a mí me parece caótico ir hoy a las 9 de la mañana, mañana a las 11 y así sucesivamente.
Como os digo, el período de adaptación ha ido rodado, sin ningún problema, Iván no hacía más que hablar de lo mucho que le gusta el cole y lo bien que se lo pasa. Además hasta presume de ello, el otro día veníamos a mediodía del cole él, su hermanita y yo, él con su mochila de Buzz-Lightyear en la espalda y le dice una mujer «anda, ¿vienes de la guarde?» y él contestó muy altivo y con aire ofendido «no, yo voy al cole, que ya soy mayor», la mujer se sorprendió de lo rápido que le replicó, eso le pasa por meterse donde no le llaman jajaja. El caso es que le sobra orgullo de ir al colegio y le ofende si le hablan de la guardería, ha cumplido los 3 años y ya no es un niño chico.
Sin embargo ayer se fue protestando. Se levantó medio bien pero se quería quedar durmiendo, y tampoco lo levantamos muy temprano, entra a las 9:00 y lo despertamos a las 8:30, el tiempo justo para que se tome el colacao y se vista, es lo bueno de tener el colegio al lado de casa. Pues lo llevó Papá y al llegar a casa me contó que se había quedado llorando, y yo no le quise dar importancia porque es normal que tenga algún día malo. A media mañana Papá salió a comprar y cuando volvió tuvo que aparcar frente al colegio, estaban en la hora del recreo y vio que Iván iba con la cabeza gacha de la mano de la seño. Así que al llegar a casa me lo contó y me dijo «He visto al niño en el recreo, estaba castigado de nuevo»; sí, pensábamos que de nuevo estaba castigado porque ha llevado muy bien el período de adaptación pero una cosa no quita la otra, es un bicho y ha hecho de las suyas, empujar a algún compañero y tirar las cosas al suelo porque sí (las dos manías que le ha dado desde que Antía apareció en nuestras vidas, algo que ya prevenimos a la seño y que nos restó importancia alegando que es algo típico en los 3 años, y más con un nuevo miembro en la familia), así que más de una vez la seño ha tenido que llamarle la atención.
Cuando fui a buscarlo -porque Papá lo lleva y yo lo recojo- se saltó la fila y salió corriendo, así que tuvo que volver atrás y esperar para aprender a aguantar la fila, ya que recogemos a los niños en la puerta de clase y tal y como salió Iván, escurriéndose entre la gente, la seño lo pierde de vista y así no, porque puede escaparse o irse con cualquiera. El caso es que salió el último, esperando impacientemente, y como la seño ya estaba sola me dijo que se había pasado llorando toda la mañana y no le había soltado el dedo, pero que al final él le preguntó «seño, ¿cómo me lo he pasado hoy?» y ella le preguntó «pues tú sabrás cómo te lo has pasado» y él contestó «¡bien, me lo he pasado bien!». Y de camino a casa me contaba todo lo que había hecho.
Ayer por la tarde le decía a Papá que seguramente se deba a que esté cansado, ya que el sábado tuvimos un maratoniano día de celebración que os contaba en la entrada anterior -por cierto, ¡mi entrada 300!-, el domingo tuvimos cumpleaños de su amiguita Sonia, el lunes otra vez cumpleaños de su primo, y todos los días sin dormir siesta con lo que al llegar las 8 de la tarde ya estaba rematado el pobre.
Esta mañana se ha levantado bien pero se ha ido llorando al cole. Ayer le dio por pedir que le pusiéramos los Cantajuego, pero como llegamos a casa a las 9 de la noche ya a esas horas no hay dibujitos, y fue lo primero en pedir cuando se ha levantado esta mañana -qué memoria tiene el tío- y Papá se los puso. Claro, viendo los dibujitos, ¿quien quiere dejarlos para ir al cole?, de hecho muchas tardes se va llorando al parque porque lo que quiere es quedarse en casa viendo los dibujitos, pero como yo no quiero un niño-seta no lo voy a dejar toda la tarde enchufado a la tele. Así que se ha ido berreando, y se ha quedado llorando en el cole. A ver qué tal lo recojemos…
El caso es que visto lo visto creo que la adaptación es un error, porque se pasan dos semanas yendo un ratito a jugar, haciéndoles creer que eso es el cole, y de repente un día tienen que madrugar y estar allí hasta la hora de comer. Creo que con semejante engaño yo también lloraría… Si la justificación del período de adaptación es evitar un cambio radical que pueda ser traumático, no creo que con ello se evite, más bien se aplaza y se crean con ello falsas expectativas que al final pueden ser si cabe más impactante. Quizás si desde el primer día hubieran ido la jornada completa hubieran llorado lo mismo que yendo dos horas, pero seguirían el mismo ritmo desde el primer día y no irían engañados a ratitos, sabrían lo que les espera. Es como si tú empiezas un trabajo nuevo y las dos primeras semanas vas un par de horas a conocer a los compañeros y tomar café con ellos, ¡qué guay!, y al cabo de esas dos semanas y, sin avisarte, te ponen a trabajar 8 horas en algo que no te esperabas, «oye, !que esto no es lo que me han contado!». Pues eso.
Pero bueno, yo creo que el cansancio le está haciendo mucho, y es que por mucho período de adaptación que haya nosotros aún no hemos podido adaptar horarios, pero vamos encaminados. Así que espero que en unos días vuelva a adaptarse al nuevo horario y la jornada completa tras el caos de la adaptación.

11 thoughts on “Iván y el colegio

  1. mama de parrulin

    Yo creo que la adaptación en algunos casos sí funciona, pero no como lo hacen en su cole, es un lío horroroso todo desajustado.
    El mío desde el primer día de 9 a 5 y tan contento! No sé si haciendo la adaptación se hubiera adaptado mejor.
    El no querer ir al cole se le pasará en unos días, pobre.

    Responder

  2. Maria

    Espero que cuando se acostumbre al nuevo horario no se le haga tan cuesta arriba, intenta que descanse un poquito más por las tardes así no llegará tan cansado a la cama. Come en casa?? a ver si quisiera echarse un ratito despues de comer… Tranquila, ya verás como en cuanto coja ritmo va todo como la seda. Un besito

    Responder

  3. jenny

    sí,aquí también hacen así.Mi prima entró un día a las 12 y media hasta las 2.Descoloca un poco,ella la verdad siempre fue bien al cole,pero me imagino que se irán adaptando poco a poco.

    Besotes

    Responder

  4. sagoes

    de antes no se hacia periodo de adaptacion, el horario era el mismo desde el primer dia hasta el ultimo y no era tan malo…
    supongo que no queda mas remedio que "adaptarse" a todo lo que se les ocurra.

    por cierto te he dejado un premio en mi blog: http://naceundeseo.blogspot.com/2011/09/otro-premio-mas.html

    un saludo!

    Responder

  5. Annie74

    Buff.. pues a mi no me gusta nada esas adaptaciones tan "raras" que se hacen ahora.. que tengan que ir un dia al cole a las doce de la mañana hasta la una y media?? donde se ha visto eso?? y donde yo vivo creo que duran un mes¡¡¡ No se como lo haremos.
    Miedito me da.
    Mucho animo para el peke.. que madrugar cuesta despues de todo el verano.
    besos.

    Responder

  6. Carol

    A ver si descansando un poquito está más animado.
    Desde luego ir cada día a una hora diferente es un poco caótico.
    Espero que la cosa vaya mejorando poquito a poco.
    Besitos

    Responder

  7. Anónimo

    Mi niña ha empezado también el cole este mes. El periodo de "adaptación" es este mes entero. Van de 9 a 12. (cuando todo el colegio va de 9 a 1).
    Que yo creo que una hora mas una hora menos es una tontería. Pero lo de tener que llevarlo a distintas horas…. ya roza el límite.
    Lourdes.
    çCastellon.

    PD. ¿Qué ha pasado con el tema de cacas?.

    Responder

  8. Lorena

    En Andalucía desde 2009 o 2010 (no recuerdo cuándo) no haya ni existe adapatación como tal, solo la entrada progresiva del alumnado concreto que tenga problemas y siempre y cuando sea en consenso con los padres ….eso sí, hay colegios que lo hacen bajo cuerda, pero por ley no se puede.

    Responder

  9. Nereida

    MAMÁ DE PARRULÍN yo creo que con que hubiesen sido dos ó tres días de adaptación habría sido suficiente, pero han sido 9 días lectivos, dos semanas mal contadas, y al final yo creo que los desajustan más. Pero hoy nos ha dicho la seño que ha dejado de llorar en cuanto ha entrado en clase. Yo creo que le ha cogido con el pie cambiado…

    MARIA de momento come en casa, iba a comentar el tema del comedor pero lo he dejado para otra entrada, ya os contaré. La siesta intentamos que la eche, porque la necesita, pero a veces le cuesta desconectar y relajarse.

    JENNY veremos mañana, yo creo que ha sido estos días que lo ha pillado al revés al pobre…

    ANNIE74 la verdad es que Iván es muy dormilón, pero también se está acostando antes porque el pobre acaba reventaíto…

    LOURDES sí que no tiene sentido eso de que vayan una hora menos, si es que en cada sitio hacen una cosa diferente…

    LORENA pues aquí todos los colegiós públicos hacen más o menos lo mismo, sin embargo en los concertados que me han comentado, han sido un par de días y marchando.

    SAGOES, no se por qué no sale tu comentario, lo he recibido en el email, gracias por tu premio!

    CAROL a mí me parece un jaleo tanto cambio, la verdad, no se si está probado que es efectivo…

    Responder

  10. Ness

    Los periodos de adaptación deberían ser individuales, hay niños que los necesitan y niños que no…
    En el cole de Ivan los dividieron en dos grupos las dos clases, los que iban por la mañana en el horario habitual de la mañana (9 a 12:30) y los que iban por la tarde (15 a 16:30), los 2 primeros días media clase iba en uno horario u otro, los 2 siguientes viceversa y el viernes los padres elegían horario. Nosotros el viernes ya hicimos completo pa que viera lo que le venía…Y la verdad que muy bien…Lo que llevamos peor son las tardes, que al no hacer siesta como dios manda (eso y la llamada de atención por Emma) pues se pone mu insoportable, pero es lo que hay…Ya veremos la semana que viene que se queda a comer allí.

    Responder

  11. Lu Carreras

    Hola!
    Soy Lu Carreras, “ideadora” de mAMa LibRo y quería compartir contigo mi proyecto http://www.mamalibro.com

    Es una librería especializada en temática familiar, en mamás e infantil.

    Deseo que te guste y la encuentres interesante!

    Cordialmente,
    Lu

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.