Conociendo a mi niña

Antía lleva ya mes y medio con nosotros y ya parece que nos conozcamos de toda la vida; aunque conmigo lleva casi un año, no nos podemos olvidar el hermoso y maravilloso privilegio que es gestar un bebéy sentir cada uno de sus movimientos. Pero sí, oficialmente hace un mes y medio que decidió llegar a este loco mundo y ser compartida por todos, llenarnos de felicidad y emprender así un nuevo camino.
Photobucket
Es increíble cómo en tan poco tiempo puedo llegar a saber tanto de mi pequeña. La verdad es que no me canso de decir que es muy buena y no me da nada de trabajo, los días con ella pasan con total tranquilidad y normalidad, lo que me está haciendo más fácil la adaptación a ser mami de dos. A estas alturas puedo decir que conozco a mi niña perfectamente, cada gruñidito, cada gritito, cada puchero, solo protesta cuando necesita algo y en cuanto ponemos remedio se queda de nuevo tranquilita, satisfecha de haberla socorrido.
Tiene una curiosa costumbre, y es que en lugar de chuperretearse el dedo gordo se chuperretea dos o tres, todos menos el pulgar y el meñique. No lo hace necesariamente por hambre, a veces es simple reflejo se succión y, a falta del chupete, buenos son sus mini deditos. Cuando tiene hambre no se corta, y si es necesario porque yo no estoy cerca o no he llegado todo lo a tiempo que ella requiere, ahí si que protesta y llora, para que su teta venga lo antes posible. Sin embargo a inteligente no la gana nadie, y cuando se despierta por las noches (si se despierta, porque normalmente duerme la noche del tirón), no hace apenas ruido, se limita a chuperretarse los deditos y así es como yo me entero de que está despierta y quiere su ración de teta nocturna.
Photobucket
Es muy delicada con el pañal, no le gusta tenerlo mojado, y cuando considera que es lo suficiente molesto me avisa con unos gorgeos similares al maullido de un gatito; si le ofrezco el chupete se lo quita con fuerza, si me la pongo al pecho cabecea de un lado a otro, entonces se que el pañal, aunque pueda parecer limpio y seco, le molesta, y tan pancha que se queda en cuanto se lo cambio.
Y si tiene sueño es fácil calmarla, en la calle basta con el paseo en cochecito, se duerme como una ranita, con cara de absoluta paz. En casa es igual de fácil, un poco de teta, el calor de los brazos de su madre son suficientes para que cierre sus ojitos y se duerme con tranquilidad. Es muy dormilona, durante el día como es normal se pasa la mayor parte del tiempo durmiendo, y por la noche se duerme tras su ración de teta y, salvo raras excepciones, no se despierta hasta por la mañana. Así da gusto criarla, no puedo quejarme.
Photobucket
Aunque va espabilando y cada vez está más tiempo despierta, con sus preciosos ojos abiertos como platos. Ahora, por ejemplo, está hablando en su idioma, moviendo sus manos y sus pies, riéndose, si le hablo gira la cabeza y me mira, ¡me conoce! y se embelesa viéndome hacerle muecas y carantoñas. Es curiosos que la gente se sorprende que esté tan espabilada y con los ojos tan abiertos desde tan pequeña, no es de ahora, es que es así desde el día que nació; incluso el otro día la mujer de nuestro pediatra, que tiene una pequeña de casi 4 meses, me dijo que su hija se pasó los primeros dos meses prácticamente dormida todo el día, y que le sorprendía lo despierta que estaba la mía. 
 Photobucket
Y yo sí que la veo adelantada porque parece mayor desde el día que nació con esos ojos abiertos, como a las primeras horas intentaba levantar la cabeza, y como ahora mantiene la espalda y la cabeza derecha aunque no tenga la fuerza suficiente para mantenerse por sí sola, hasta parece que le da rabia no poder hacerlo, es como si quisiera seguir corriendo. Y si lo pienso detenidamente me da hasta miedo, porque parece que a este ritmo se me va a ir de las manos antes de lo normal y yo quiero disfrutar a mi bebé, quiero que sea un bebé el mayor tiempo posible.
Lo único que me apena un poco es que no puedo estar con ella tanto como quisiera porque Iván lo nota todo y, aunque no ha dado muestras de rechazo y se comporta muy bien con ella, cada atención que le doy a Antía Iván reclama el doble; así que la pobre se pasa casi todo el día acostada en su moisés o en el columpio, vigilando que Iván no sea excesivamente cariñoso y nos llevemos un susto. Cuando la tengo en brazos o al pecho Iván inmediatamente quiere un abrazo o un achuchón, ¡qué feliz sería si tuviera cuatro brazos!, pero como solo tengo dos, tengo que buscar la manera de poder con ambos para que Iván no se sienta rechazado por culpa de su hermanita. Pienso que en pocos días empezamos el cole y durante esas horas podré abusar a placer de Antía sin que Iván se sienta desplazado, y darle mis brazos y besos a él el resto del día, para que siga sintiendo que es el rey de la casa, y de mi vida.
Es una delicia verla crecer, de verdad, estoy enamorada de esta pequeña, es una preciosidad y me tiene robado el corazón, pensaba que no sería lo mismo que con Iván, que fue el primero y no me podía imaginar que pudiera querer a alguien tanto como a él pero ahora se que es posible, que se puede querer con suma intensidad a dos personitas, y es lo grandioso de ser madre.

11 thoughts on “Conociendo a mi niña

  1. Diamar

    Que bonita!!, parece una muñequita…y que espabilada que se vé, la verdad parece que tiene mas tiempo. Y es que los meses se pasan volando, asi que disfrutala al máximo cuando Iván empiece al cole, será cuando mas tiempo le vas a poder dedicar, y que suerte has tenido Nereida de que con un mes y medio te duerma casi todas las noches de un tirón, eso es tan inusual que pase como que nos toque la lotería, así que aunque de manera figurada te ha tocado el gordo de la primitiva…jajaja
    Que me alegro mucho de que lo lleves tan bien.
    A mi embarazo le va quedando poquito, ya estoy de 33 semanas, y se me esta pasando el tiempo muy rápido, y como decias tú en entradas anteriores, me dá mucha pena que todo se vaya a acabar, me encanta sentir sus patadones a veces algo molestos, pero es una sensación que me hace tremendamente feliz, aunque que sé que en poco tiempo la experiencia será el doble de bonito, por fin podré tenerlo en mis brazos y darle todos los besos y mimitos que se merece mi niño.
    Pues nada, seguimos en contacto.
    Besitos Guapa..
    Diamar

    Responder

  2. M@rt@

    Antia es una muñeca no me cansare de decirtelo es preciosa tiene unos ojos increible de bonitos,y si ademas es buena y esta sanita para que mas verdad?solo las mamas de dos sabemos como se pueden querer igual a dos hijos aunque sean diferentes yo me enamore de Jaime encuanto me lo pusieron al pecho me paso como a ti que no me costo nada el tenerlo en casa me resulto mucho mas complicado el que viniera David a casa que el y es que claro con el primero tenemos que aprender muchas cosas que con los segundos ya sabemos y eso que mi David era un sol de bueno y Jaime nos dio mucha guerra

    Responder

  3. Maria

    Esta preciosa con esos ojazos tan abiertos!!! Que linda. Me alegro mucho de que os vayáis conociendo y que este siendo genial. Cuando Ivan empiece el cole, tendrás todas las mañanas para ella, ya veras lo que la vas a disfrutar! Un besazo

    Responder

  4. Paris

    Nereida, sigo feliocitandote guapa. Antía está preciosa y le pones unos trajecitos muy graciosos, como ese de marinerita?
    ya ha pasado un mes y medio?un mes me lo he tirado yo de vacaciones, de vez en cuando me conectaba, pero no siempre me daba tiempo la conexión para escribiros a todas, tengo que ponerme al día con algunas entradas del tuyo, no me has echado de menos por aquí?jaja
    ya verás como la achucahrás cuando Iván empiece el cole, aprovechate entonces, imagino las ganas que debes tener y guardartelas para que iván no se ponga celosillo…que dificil verdad? tu estás igual de guapa que siempre, me sorprende lo bien que lo llevas. Un beso

    Responder

  5. Yo y mis mini yos

    Madre mia, esta niña es un lujo! qué simpatica, que gustazo 😉 Mi pocholo también abrio los ojos como platos al nacer, y el también fue un bebé super facil 🙂 Enhorabuena otra vez por tus peques!!

    Responder

  6. London

    Que bonita está!!! madre mía para comérsela. la verdad es que tener un bebé así es un auténtico lujazo.

    besitos princesa

    Responder

  7. Mamá (contra) corriente

    Jo, está precisa y me encanta todo lo que cuentas!

    Responder

  8. Carol

    Qué rica está!
    Me alegro de que todo os vaya estupendamente.
    Quien la va a conocer mejor que su mama.

    Responder

  9. jenny

    Es preciosa,parece una muñequita.Ya me gustaria a mi tener un bebe asi,asi da gusto eh? jaja

    Besotes

    Responder

  10. Ness

    Es preciosa Ale!! Y es cierto, qué ojazos!! Me parece a mi que los tiene más azules que Iván, ¿no? Y es rubísima y cuanto pelo!! Ainsss es que la mía es pelona como su hermano (y su madre cuando nació, todo hay que decirlo) y si no fuera por los pendientes, casi que no parece una nena, jeje

    Por cierto, me ha encantado la foto que sale durmiendo, es megadulce!!

    Responder

  11. Annie74

    Que bonito¡
    Y que bonita¡¡
    El amor se multiplica verdad??
    besos¡

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + dieciseis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.