Cremas que hidratan la piel de tu bebé

cremas que hidratan la piel de tu bebe

A la hora de elegir cremas que hidratan la piel de tu bebé, seguro que no te conformas con cualquiera. Después de 9 meses envuelta en líquido amniótico, la piel de tu bebé debe adaptarse al nuevo ambiente seco en el que se envuelve, lo que puede dar lugar a diferentes estados que, a primera impresión, te preocupen.

Quizás el recuerdo que más presente tengo del nacimiento de mi primer bebé fue precisamente eso, su piel. Nació, a sus 39+2 semanas de gestación, con la piel muy seca y descamada. No se si es que todavía no había acabado de madurar completamente, pero la verdad es que su piel llamaba mucho la atención, sobre todo sus manos y sus pies.

Poco tardó el pediatra en decirnos que mi bebé tenía la piel atópica. Teniendo en cuenta que en mi familia jamás hemos sido de tener problemas de piel, ¡me sonaba a chino, completamente!. Y ahí empezó mi búsqueda de la crema ideal para la piel de mi bebé.

La piel atópica ha sido una constante en mi vida de madre puesto que no solo la ha sufrido mi hijo mayor de bebé y la sigue sufriendo ahora, con casi 10 años. Sus hermanos también tienen la piel atópica, y en los tres se manifiesta de manera diferente, cosa que no deja de ser curiosa. Así que me puedo encontrar perfectamente con varios tipos de cremas diferentes según el estado de la piel de mis hijos en cada momento.

Durante el primer año de vida de mi hijo mayor probamos prácticamente todas las cremas habidas y por haber. Desde las más asequibles que encuentras en la primera línea de los supermercados, hasta las que conocí gracias a leer experiencias de otras madres en búsqueda de cosmética natural para el bebé, como las de Weleda.

Porque cuando la crema se convierte ya no en una rutina de cuidado, sino en un tratamiento para mejorar la condición de la piel de tu bebé, valoras celosamente que sus componentes supongan los menos riesgos posibles.

Como existe una enorme variedad de marcas comerciales y cremas, y habida cuenta mi experiencia y fracasos, tengo claro las que descarto de primeras. Y son las cremas que contienen parabenos, alcoholes y perfumes. Teniendo en cuenta que, dada la piel de mis hijos, tengo que aplicarles crema con muchísima frecuencia, me parece imprescindible que las cremas que use sean los más respetuosas posibles con su piel.

En general, prefiero cremas con ingredientes naturales, que contengan la menos química posible. No es fácil encontrarlas, aunque es verdad que los diferentes laboratorios procuran cada vez más prescindir de dichos componentes. Se buscan crear fórmulas más naturales, y en ese aspecto los productos de Weleda han sido los pioneros, abriendo el camino de la cosmética natural para el bebé.

Reconozco que es difícil dar con la crema ideal a la primera, si cada bebé es un mundo, cada piel es un universo. A mi no deja de parecerme curioso que tres hijos del mismo padre y la misma madre, con el mismo problema de piel, tengan la piel diferente. Por lo general, no puedo aplicar la misma crema a los tres porque a cada uno le va bien una.

Mi mayor no suele tener ya brotes como tuvo en su etapa de bebé ni eccemas, pero tiene la piel muy seca y áspera, casi como papel de lija. Le pica el 90% del tiempo y necesita hidratación total. Eso sí, cuando tiene brote, que suele ser una vez al año, es tremendo. Ahí ya tenemos que recurrir a tratamiento médico.

Mi mediana no tiene la piel tan seca en general pero siempre tiene pequeños eccemas localizados, principalmente en la zona del torso. Con ella afortunadamente no solemos recurrir a medicamentos.

El pequeño tiene bastante bien la piel en general, pero su piel atópica se manifiesta de manera típica con eccemas en las zonas de flexura. Le pica, se rasca, le salen heridas y hasta le puede llegar a supurar algún eccema complicado.

Esto me ha supuesto una continua búsqueda de la crema ideal, que te digo ya que no existe. Este “maravilloso” mundo de la piel atópica – entiéndase la ironía- te obliga a no confiar ciegamente en una crema específica. Es un clásico que esa crema que parece ser la solución mágica, un día de repente deje de ir bien a la piel de tu bebé. Y toca probar otra. Lo mismo que la crema que es perfecta para la piel de uno de tus hijos, para otro es fatal.

La piel atópica es uno de los problemas más frecuentes en los bebés. Así que si te ha tocado, no desesperes. Se que es difícil no hacerlo, pero te aseguro que conforme vas conociendo a tu bebé y las reacciones de su piel en cada momento, aprendes a identificarlas y adelantarte a ellas, o al menos tratarlo a tiempo.

More about Aventura Embarazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.