Nuestra lactancia materna, feliz y duradera: Cómo logramos el destete nocturno

En el camino de la lactancia materna, sobre todo para las mamás que nos planteamos una lactancia duradera, el destete nocturno es uno de los puntos de inflexión. Puede marcar el comienzo de una nueva etapa de cambio de rutinas, menos demanda por parte del peque o incluso el inicio del destete definitivo.

 photo lantancia-posturas-raras_zps7fc56a85.jpg

Llevo, iba a decir a mis espaldas, pero mejor digo en mis pechos, más de 50 meses de lactancia entre dos hijos. Con la pequeña hemos batido el record, si al mayor lo desteté -primera persona del singular, porque fue decisión mía- de manera definitiva a los 19 meses, la pequeña no tiene plazo límite, aunque cada vez siento que está más cerca.


¿Cuáles son los motivos para el destete nocturno?

El destete nocturno puede producirse por varios motivos:

  • Que el niño no demande teta: sí, los hay que, milagrosa y afortunadamente, dejan de pedir teta por la noche. Es el mejor destete porque lo habrá elegido él.
  • Que la mamá quiera descansar mejor: hay peques muy demandantes, especialmente por las noches, o que solo se duermen al pecho, cuya dependencia lleva a que las madres se planteen el destete nocturno. Aunque destetar no significa que el peque duerma del tirón o se duerma solo, pues no hay que olvidar que el sueño es un proceso madurativo y que no hay único factor que influya.
  • Que se quiera iniciar el destete definitivo: hay mamás que comienzan quitando las tomas diurnas y dejando solo las nocturnas o, por el contrario, que comienzan quitando las tomas nocturnas por ser las más que causan mayor dependencia o incomodidad.

Sea cual sea nuestro motivo, debemos iniciarlo con paciencia, teniendo en cuenta que lo normal es que no se logre de un dia para otro, sino progresivamente. Poco a poco, ya que algo que ha venido disfrutando toda su vida -por corta que sea, pero la teta es lo que ha conocido desde que nació- no se lo podemos negar de golpe.

¿Por qué decidí hacer el destete nocturno?

En mi caso, es un primer paso hacia el destete definitivo. No es que quiera destetar ya, pero cierto es que tampoco quiero prolongarlo mucho más, siento que para mi ya ha llegado el momento.

Aunque se que para mi hija no, porque no solo le encanta la teta, sino que cada día que pasa, crece, habla y tiene mayor conocimiento de las cosas, más teta quiere. Así que antes de que llegue el momento en el que me sea incómodo darle el pecho y no quiera seguir dándole, prefiero ir espaciando las tomas, de manera que vada vez vaya mamando menos y el destete definitivo sea gradual. Sin forzar, poco a poco.

Y lo cierto es que nos ha ido muy bien. Ya no recuerdo cuándo pero así a ojo creo que fue en noviembre-diciembre cuando me planteé dejar la teta nocturna, y a día de hoy llevamos varios meses de noches sin teta, duermiendo a placer y del tirón.

No pretendo dar envidia a nadie, lo cierto es que mis niños han sido buenos dormilones pero mientras ha habido teta, ha habido despertares nocturnos. Y servidora ya tenía ganas de dormir sin interrupciones, o al menos intentarlo.


Cómo logramos el destete nocturno

Mi primera medida fue la regla de oro del destete respetuoso: no ofrecer, no negar. O sea, hacerme la despistada, hablando claramente. Si tenía por costumbre tirar de teta para que la niña cayera inconsciente sobre la marcha, cosa que tiene su punto de comodidad, pasé a intentar que la niña se durmiera sola y, si no me pedía teta, yo no se la ofrecía.

Esto no fue de un día para otro, obviamente. A veces ella sola se iba relajando y otras inevitablemente me pedía, y yo le daba. Pero había noches que pedía insistentemente y veía que al final entrábamos de nuevo en el bucle, y eso no facilitaría mi propósito. Así que un día que me pidió teta para dormir le dije que la teta estaba ya dormida, que ya era de noche y por la noche ya no se tomaba teta. Me miró con cara rara, lloriqueó unos minutos, se arrebujó a mi lado en el sofá, yo la cogí de la mano, le di un beso de buenas noches y poco a poco se dejó dormir.

Vale, no era no ofrecer, no negar, porque sí se lo estaba negando, pero con cariño y explicándole la situación. Que, de haber llorado de verdad, con insistencia, con ganas y con pena, se la hubiera dado, no la hubiera dejado llorar hasta cansarse. No podría haberlo hecho. Pero me lo puso fácil, como casi todo hasta ahora.

Para cuando despertaba por la noche utilicé la técnica de la marmota -cuidao con lo que me acabo de inventar-, o sea, hacerme la dormida. Hasta ese momento, cada vez que se despertaba le enchufaba la teta porque, antes mamaba, antes se dormía, y antes volvía dormir yo. Pero una noche decidí hacerme la dormida, sin moverme, como que no la escuchaba, a ver qué pasaba… la oí susurrar “mamá, tetaaaa” varias veces, y de repente sentí como se pegaba a mi y se volvía a dormir. Fue así durante varias noches seguidas, hasta que ha dejado de despertarse.

Desde entonces ambas dormimos la noche entera a placer, y si me despierto, no es por ella.

Sí, lo se, soy mala persona por decir que mi hija pierde la conciencia cuando se duerme y no la recupera hasta que se despierta por la mañana. Pero tampoco os voy a mentir. Hay noches que sí se despierta, son las menos, a veces me llama porque imagino que no me notará cerca y se quiere asegurar que estoy allí, la acaricio, se vuelve a acostar y se duerme rápidamente. Si se despierta durante la noches lo hace como cualquier persona, pues yo también me despierto tras un sueño, por frío, o por ningún motivo en concreto, es algo totalmente normal.

Así que llevamos ya varios meses en los que la teta nocturna pasó a mejor vida. Ahora tengo en el horizonte el destete definitivo, que no se cuándo llegará, pero de manera respetuosa, vamos haciendo menos tomas. Si no estoy en casa ella no pide, pero si estoy todo el día con ella parece un bebé recién nacido mamando a demanda.

Y es que, como ella mismo dice, “la teta sabe ricaaaa”.

Yo no le ofrezco, si ella me pide intento distraerla de alguna manera, y si no le consigo entonces le digo “vale, te doy teta pero poquito” y a ella se le ilumina la cara, como si le hubiera tocado un regalo. Mama unos segundos, un chupetoncito rápido, eso sí, cuando suelta una dice “ahora la ota”, tiene que tomar un chupito de cada una. Hay veces que ya me hace la rosca viendo una negativa, me pone ojitos y me dice “¿mamá, me das teta, un poquito?” haciendo el gesto con la mano, simulando un huequecito con sus deditos pulgar en índice, “mamá, poquitooooo, poquitooooo”, y ahí no me puedo resistir.

¿Cuando llegará el destete definitivo?. 

Pues no lo se. De momento, aunque confieso que ya no me apetece tanto como antes mantener la lactancia materna, tampoco se la quiero quitar. Porque en el fondo me sigue encantando que el alimento favorito de mi niña sea mi leche. Me sigue encantando su mirada desde la teta. Me sigue encantando nuestro momento, por breve que sea. Y se que cuando se acabé, se acabó, ya no habrá vuelta atrás.

 photo mirada_bebe_lactancia_zpsf89f5016.jpg

Lo cierto es que, aunque nunca me he impuesto plazos ni metas, nunca creí que llegaríamos tan lejos. Mi hija me ha brindado la oportunidad de disfrutar una lactancia maravillosa, y aún sigo pensando que en estos pequeños momentos recupero al bebé que era.

Espero que mi experiencia os ayude, y si tenéis alguna duda, estaré encantada de ayudaros en lo que pueda.

13 thoughts on “Nuestra lactancia materna, feliz y duradera: Cómo logramos el destete nocturno

  1. Mamá por bulerías

    Qué suerte que vaya tan bien 🙂
    Yo intenté el destete nocturno pero mi hija es que no se despierta, viene como sonámbula y era imposible no dársela, me montaba un pollo del copón y al final dormiamos peor xD

    Lo volveremos a probar más adelante jejeje

    Un beso guapa!

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Yo hecho el intento en varias ocasiones, pero se ve que ahora es cuando estaba preparada. Y es que aquí no hay una regla de oro, es probar y probar hasta que un día funcione.

      Un besote y ¡nos vemos pronto!

      Responder

  2. Catalano Bávara

    Gracias por compartir tu método. Ay…ojalá me funcionara a mi ese método por la noche…De día toma una vez para la siesta (o ninguna si va a la guarde). A ver, no me quejo, que la pobre suele pedir solo para dormirse y una vez o como mucho dos si se desvela. Algunas noches ni siquiera pide y duerme del tirón…Pero si se desvela no hay forma, llora y llora y llora…la semana pasada estaba ella resfriada con la nariz muy tapada y no podia tomar, se tiró más de 4 horas llorando y quejandose porque no le deba pecho (o mejor dicho porque no era capaz de sacar nada al no poder respirar..). Así que imagínate si le digo yo que no. El otro problemilla es que aunque yo no esté en casa, no sabe dormirse ya con su padre, se espera despierta hasta que yo llegue y entonces cae rendida con solo oler la teta, jaja. Me gustaría que fuera aprendiendo a dormir solita (sabe, en la guardería la meten en la cama y duerme, en casa es otro cantar, llora, patalea, se levanta, sale de la cama…). Paciencia…aunque luego seguro que lo echo de menos 😉

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Yo no he podido atreverme a intentar quitarle la teta nocturna hasta bien pasados los dos años, antes imposible porque si no le daba o me hacía la dormida, berreaba lo suyo. Cada uno encuentra su momento, es cuestión de maduración. Lo bueno es que si yo no estaba sí era capaz de dormirse con su padre, aunque le costaba algo más claro, pero por ahí no teníamos tanto problema. Así que no queda otra que ir probando hasta que llegue el momento que se sienta preparada.
      Gracias por compartir tu experiencia 😉

      Responder

  3. planeandoserpadres LTR

    ¡Yo aspiro a llegar a esas alturas de la lactancia! Ahora que se me han solucionado mis dolores y problemillas iniciales y que esto es un gustazo no querría tener que destetarla de urgencia. pero claro, ya se va acercando el momento de iniciar la alimentación complementaria y comienzan los comentarios del entorno: "esta niña es muy zampona. En cuanto conozca la comida de verdad no querrá volver a saber nada de la teta", "Qué feos están esos niños tan grandes ¡que ya andan y todo! y que se siguen colgando a la teta de sus madres". De momento a mí todo esto no me ha afectado, pero a veces me da miedo que cuando la bichilla empiece a entender sí que le afecten este tipo de intromisiones en nuestra lactancia.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Pues nada, si tú tienes claro lo que quieres, que no te importe lo que digan los demás. Tapones en los oídos. La lactancia materna con mis dos hijos ha sobrevivido a dos incorporaciones al trabajo a los 4 meses, alimentaciones complementarias y todo lo que se supone que es incompatible con ella. Lo mejor es dejar que fluya y disfrutar de ello. Y no te preocupes que cuando tu bichilla entienda, será ella la que les deje claro lo rica que es la teta, doy fe 😉

      Gracias por comentar 😉

      Responder

  4. Argénida Romero

    Mi niño tiene año y medio y es muy demandante. En el día, hasta las tres de la tarde que estoy con él antes de irme a trabajar, trato en ocasiones de hacerme "la loca", pero cuando la exige mucho se la doy. En la noche sigo su ritmo. Hay noches en que pide mucha teta y otras que no.

    Aun no pienso en el destete, aunque la presión de fuera es mucha. Pero me he planteado en estos días pensar en un limite para empezar a destetar. Mi niño aun no habla (dice solo ma, pa y "auga" -jugar-). ¿Qué edad recomiendas para iniciar este proceso, viendo tu experiencia?

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Yo no te puedo recomendar una edad en concreto porque no la hay, depende solo y exclusivamente de vosotros, de que ambos estéis preparados. Mi hija hasta pasados los 2 años era muy demandante, yo hice varios intentos de destete nocturno pero lo normal es que no funcione a la primera, así que lo mejor es no desesperar y pensar que bueno, ya habrá otra ocasión. Poco a poco, si estáis a gusto, que no te importe lo que digan los demás porque el día que dejes la LM por las presiones externas a ellos no le afectará, pero a ti sí. Si dejas la LM que sea porque tú o tu peque lo habéis decidido.

      Ánimo y muchas gracias por contarnos tu experiencia 😉

      Responder

  5. Gansa Rosa

    Lo de la marmota me ha hecho tanta gracia que lo he tenido que probar… pero nada jamía… Mi peque se las arregla para enganchárseme aunque me ponga boca abajo y haga como que ronco jajaja

    Oye, se que tendrás de estos al porrón, y probablemente ni siquiera te van estas cosas, pero me ha llegado este premio y he pensado en tu blog: http://lagansarosa.blogspot.com.es/2014/04/premio-al-mejor-blog-amigo.html

    Un besazo!

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Mi niña era igual, yo he hecho muchas intentonas a lo largo del primer año pero era más por probar, no por hacer un destete nocturno prematuro. Pero mira, llegó un momento en el que sí estaba preparada y funcionó, así que no te agobies porque todo llega.

      Muchas gracias por el premio, lo recojo encantada e intentaré devolverlo aunque confieso que no es dejadez, es que tengo una malísima cabeza para estas cosas.

      Un besote

      Responder

  6. Cómo logré quitar el chupete a mi bebé sin traumas - La aventura de mi embarazo

    […] Perdona si esperabas que te desvelara el sagrado misterio de quitar del chupete con éxito total, la verdad es que es una experiencia muy simple y con poco misterio. Quizás el truco haya sido elegir un momento de rechazo que pudo haber sido puntual y que yo convertí en definitivo, aprovechando la coyuntura, como muchas mamás aprovechan una huelga de lactancia para dar paso al destete definitivo. […]

    Responder

  7. La lactancia materna después de los 3 años - La aventura de mi embarazo

    […] mama por la noche, hace ya más de un año que logramos el destete nocturno. Si bien pensaba que podía ser el inicio del destete definitivo, nada más lejos de la realidad. […]

    Responder

  8. Lactancia materna prolongada y embarazo, una nueva experiencia - La aventura de mi embarazo

    […] materna con mi hija durante este tercer embarazo. Curioso, cuando hace ya mucho que superamos el destete nocturno y cuando planeaba en mi cabeza la idea del destete definitivo, espaciando las tomas, no ofreciendo […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.