El protagonista de la semana

Una de las actividades que se realiza en las clases de 3 años del cole de Iván es el protagonista de la semana. Es una actividad en la que durante toda una semana uno de los niños es protagonista, asume ciertos papeles (como ser el primero de la fila en la entrada al cole) y sobre todo se aprovecha para saber un poquito más sobre él.
Iván ha sido el último protagonista del curso, y aunque al principio no le daba importancia, al final ya no hacía más que preguntar cuándo iba a ser el protagonista, por lo que tuve que comentarle en varias ocasiones a su seño que Iván preguntaba mucho por este tema.
¿Por qué el último? Bueno, pues porque a alguno le tenía que tocar, y le ha tocado a él; según la seño quería dejar para el final a un niño que “cerrara bien” bien la actividad; según Papá, la seño le tiene manía y lo ha dejado al final; según yo, pues eso, que para todo hay un primero y un último, y el último no tiene por qué ser el peor.
El caso es que Iván estaba contentísimo, “¿Mamá, ya me toca ser el protagonista?”, “Sí cariño, esta semana te toca a ti”, “¿Y me voy a llevar a Mica a casa?”, “Claro, y vas a poder jugar con ella todo el fin de semana”.
Primer día de protagonista: tenía que llevar fotos suyas y hablarle a sus compañeros de ellas. Según la seño esto iba a ser muy fácil para Iván ya que habla y se expresa perfectamente, a diferencia de otros niños que no están tan avanzados en el habla. Lo difícil fue escoger las fotos, yo le hubiera mandado con un álbum entero porque hay tantos momentos especiales, pero había que escoger así que llevó una foto de una ecografía, otra de la eco 4D, recién nacido en el hospital, los primeros días en casa, su primer disfraz de carnaval, sus primeros dientes, la primera vez que vio la nieve, una con Papá y Mamá y una con su hermana.
Además teníamos que pintar una silueta lo más parecida a él así que recortamos su cabeza de una foto grande y le pinté la misma ropa que llevaba puesta en la foto. 
Con todo esto Iván contó con pelos y señales cada una de las fotos y al acabar la seño puso su silueta decorada y las fotos en el corcho del protagonista, donde estaría toda la semana.
Segundo día de protagonista: ese día le tocó hablar un poco sobre él, sobre sus gustos y cosas favoritas, además de pesarlo y medirlo.
Tercer día del protagonista: uno de los días favoritos, el de llevar su juguete preferido, para lo que eligió su ordenador.
Cuarto día del protagonista: el día de los papás, compartir un ratito de la clase con los niños organizando alguna actividad con ellos. Yo tenía claro hacía tiempo lo que iba a hacer y estaba deseando que me tocara, así que allí nos presentamos Papá, la hermanita y yo con mis útiles de repostería creativa para hacer ¡galletas decoradas con fondant! y fue todo un éxito, no solo se lo pasaron genial los niños sino que las seños de los otros cursos de infantil no pudieron evitar la curiosidad y se asomaron por el aula para ver qué estábamos haciendo.
Yo llevé las galletas horneadas – las hice sin huevo porque había una niña alérgica por lo que las galletas no eran muy bonitas, para colmo la niña alérgica ese día no fue- y el fondant ya teñido, cortantes y eyectores para hacer formas y figuritas, mi rodillo pequeño y el spray vegetal para que no se nos pegara en fondant a las manos. 
Al llegar los niños estaban jugando con la plasti y casualmente tenían cada uno un rodillo pequeño, así que le dije a la seño que no los guardara, que solo los limpiara, pues vendría genial que cada uno tuviera el suyo para estirar el fondant.
Repartí una galleta a cada niño y cuando me dispuse a repartir el fondant el que no había roto la galleta se la había comido, ¡menos mal que llevaba galletas de más! la pena fue que sin huevo no estaban igual de ricas, además de que al hornearlas perdieron la forma por falta de consistencia de la masa, pero eso a los niños no les importó.
Les expliqué que lo que tenían en las manos que parecía plasti era una pasta de azúcar que podían comer, tardaron nada en darle un bocado y probarla. Amasamos, estiramos, volvimos a amasar y a estirar, fui repartiendo cortantes, haciendo formas, ¡se lo estaban pasando pipa! amasaban, estiraban y hacían un corazón, amasaban, estiraban y hacían una estrella, amasaban, estiraban y hacían una mariposa, así estuvieron entretenidos un buen rato hasta que les dije que ya se podían comer su creación.
Nos lo pasamos genial, fue una actividad la mar de divertida, comerse aquello con lo que estaban jugando, ¡el sueño de todo niño!, y acabamos la actividad cantando una canción, la de la película favorita de Iván, “Hay un amigo en mí”.
Y antes de irnos los niños de despidieron de nosotros dedicándonos una canción, nos tiraron un cohete (son silbidos y palmas) y nos aplaudieron dándonos las gracias por ir. Una actividad para no olvidar.
Último día de protagonista: ese día los compañeros hablan de todo lo que han aprendido sobre el protagonista y se lleva a casa la mochila con las mascotas de la clase, Mica y Pato; y los Papás nos llevamos el SUPERLIBRO para rellenar la página que nos correspondía.
Mica y Pato pasaron con nosotros el fin de semana: Iván se durmió con ellos la siesta, tiró a pato al plato de macarrones y lo condenó a una sesión de lavadora, se llevó a Mica a la boda que tuvimos (le pusimos un vestido de bebé de Antía y un lazo en el pelo), le presentó a todos sus muñecos y juguetes… Le encantó pasar el fin de semana con ella y el lunes se la llevó de vuelta al cole con mucha pena.
Y para rematar me tocó trabajar a mí de nuevo. Esta seño nos hace currar mucho, son muchas las tareas que los papis (en este caso yo) hemos tenido que hacer en casa, y con lo mal que se me dan a mí las manualidades me ha supuesto todo un reto. Ahora me tocaba rellenar el SUPERLIBRO teniendo en cuenta de que Iván era el último, es decir, el que lo cierra, con lo que tenía que ser algo curioso (es el motivo por el cual la seño dice que lo dejó para el final, porque sabría que cerraríamos el libro como se merece), y para ello no solo repasé las anteriores páginas sino que me pasé días pensando qué hacer. Se me da mal dibujar pintar, no tengo arte para las manualidades así que pensé que podría quedar algo soso, así que decidí llenarlo de fotos haciendo un recorrido por los mejores momentos de Iván en la clase.
Hice una selección de las fotos que tengo y así pude reflejar los momentos más destacados: 
el primer día del cole, el día que estrenó el uniforme, la fiesta de otoño vestido de nube, la actuación de navidad, el carnaval vestido de leopardo y la Semana Santa vestido de penitente.
Aademás añadí fotos de la estancia de Mica y Pato con nosotros: durmiendo la siesta, en la boda, en la habitación con sus juguetes favoritos y despidiéndose de nosotros.
No podían faltar unas palabras y así escribí lo contento que estaba Iván por se el protagonista, todo lo que aprendió a lo largo de ese curso, los amiguitos que ha hecho, lo bien que se lo ha pasado en el cole y lo mucho que va a echar de menos a sus compañeros y su seño cuando acabe el curso.
Y así se fue con su SUPERLIBRO bajo el brazo al cole, allí la seño se lo leyó a los niños y luego me agradeció haber cerrado tan bien esta etapa. En el fondo me alegro de que haya sido el último ya que esto suponía una pequeña responsabilidad añadida, la de poner el broche a una experiencia tan bonita para ellos.

3 thoughts on “El protagonista de la semana

  1. Frikimami

    Me ha parecido una pasada de bonito todo, muchas felicidades!!

    Responder

  2. London

    Wue chulada!!!! me encanta que en el cole de Ivan hagan a los padres participar e implicarse y es que aunque sea un quebradero de cabeza es genial.

    Besitos!!!

    Responder

  3. Annie74

    Que chulada!! Esta genial eso de el protagonista de la semana… En la guarde han hecho el libro viajero… estoy deseando que nos llegue y echarle un vistacillo. Porque tenia muy buena pinta.
    besos.

    Responder

Responder a Annie74 Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *