El día que yo les falte…

Esta noche he tenido un mal sueño. No ha sido una pesadilla, yo llamo pesadillas a esos sueños en los que lo paso mal, me agito, me despierto sobresaltada y acelerada, y en este caso solo ha sido un sueño que no me ha gustado nada.
En el sueño me diagnosticaban un tumor cerebral, un cáncer, y recuerdo lo difícil que se me hacía darle la noticia a mi gente; recuerdo a mi marido preocupado, incrédulo, intentando cuidarme al máximo; pero lo qué más recuerdo, y lo peor del sueño, fue cuando empecé a pensar qué pasaría con mis hijos, quien los iba a cuidar y a atender cuando yo no pudiera hacerlo; el miedo me entró cuando pensé que me moriría de esa enfermedad pero el miedo no era a morirme, sino a hacerlo y dejar a mis hijos sin madre, sin mis cuidados, mis atenciones y mi amor.
Fue muy angustioso y desde que me desperté no he podido quitármelo de la cabeza, quizás porque ha sido uno de estos sueños que parecen reales -porque yo he tenido sueños tan surrealistas que incluso soñando no me lo he creído- tan real como si lo estuviera viviendo de verdad. Es curioso como hay sueños que se viven tan intensamente que una vez despierto parece que realmente hemos vivido esa experiencia. Y sinceramente, si no quisiera de ninguna manera pasar por algo así, ahora que lo he sentido, aunque sea en sueños, mucho menos.
Porque he pasado miedo y angustia, pero no por mi salud o por mi muerte, sino por mis hijos. Y es que el mayor temor que tengo desde que soy madre es no estar ahí siempre para velar por mis hijos, cuidarles cuando están enfermos, protegerles contra cualquier peligro, consolarles cuando lloran, jugar con ellos, abrazarles cuando me necesitan y cuando no… Se que si yo faltara seguirían estando atendidos, cuidados y protegidos pero no sería yo quien le diera todo eso, y una madre es una madre, no hay nadie que cubra ese vacío en el corazón, y quien haya perdido a su madre estoy segura de que me dará la razón.
Temo enfermar y no poder dedicare a ellos, creo que me dolería enormemente ver que mi salud me impide atender a mis hijos, no quiero imaginarme que me pidan algo tan simple como que juege con ellos y tener que contestarles que mamá no puede porque está malita. Se que no es lo mismo pero pasé por algo similar en el embarazo de Antía, fueron muchas las veces que pese a intentarlo tuve que decirle a Iván que no podía estar con él por la barriga -así le cogió la manía que le cogió- y me sentía muy culpable cada una de las veces que no podía cogerlo en brazos, ayudarle a subir a los columpios, correr tras él en la playa o la piscina, echar una carrera con él o sacarle a la calle con la moto.
No soy avariciosa, me conformo con lo que tenemos porque nos da para vivir y así somos felices -aunque si nos toca la lotería no voy a decir que no me alegre, estaría bueno-, pero lo que sí pido es tener salud para ver crecer a mis hijos y poder atenderlos en todas y cada una de sus necesidades, disfrutarlos y estar a su lado, en lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad… Como las promesas matrimoniales, pues no hay relación de mayor unión que la de una madre con sus hijos, aunque en este caso no quiero que la muerte nos separe, ni la muerte ni nada. Y el día que sea, que tendrá que ser porque no somos inmortales, que sea dentro de mucho, mucho, mucho tiempo…

11 thoughts on “El día que yo les falte…

  1. Catalina de mamatambiensabe

    Nereida.. como te comenté en FB, creo que es un sentimiento que todas las madres hemos llegado a tener en algún momento… queremos estar allí por ellos y para ellos… yo le escribí una carta a mi niño mayor cuando nació, en la que le digo cosas si llegara a faltar… uf… me ha removido aquello. Una abrazo…

    Responder

  2. Chitin

    Yo también he pensado en ello alguna vez, sobre todo cuando fui a dar a luz…no sé, el separarme de mi niño me dolió y eso q iba a estar con mis padres super atendido y mimado, ya que son los q le cuidan por las tardes cuando yo trabajo.

    Yo cuando rezo no pido dinero ni bienes materiales, mi madre el "salud, dinero y amor" siempre lo cambia por salud, paz y trabajo. Yo me conformo con llegar a viejita con mi marido y poder cuidar de nuestros nietos como mis padres están cuidando de mis hijos.

    Responder

  3. Opiniones incorrectas

    ¿Pero viste alguna peli ó leíste algo al respecto?
    En el momento hace pensar, pero no olvides que los sueños, sueños son.

    Responder

  4. Annie74

    Yo tambien lo he pensado o soñado en alguna ocasion.. .y dios.. ojala no pase.. pero lo que mas pena me daria seria separarme de pitufo… y de los mios.. pero no verle crecer. No poder estar junto a el cuando me necesitar.
    Que quede siempre en un mal sueño.

    Responder

  5. Paris

    Ay niña, que mal rollo.

    yo no recuerdo haber soñado nada parecido, bueno sí sufro por lo contrario, que le pase algo a mi niña, y te aseguro que tengo que despertar y sentirle, acariciarla, abrazarla…lo paso fatal, suerte que no me pasa muy a menudo;)

    mejor no pensemos en cosas así…

    un besazo

    Responder

  6. Eva

    Uff… la verdad es que lo he pensado yo también tantas veces…

    Tengo clarísimo que lo único, y DE VERDAD que es lo único que le pido a la vida, es que nos dé salud a mi hijo, a mi marido y a mí, para poder cuidarnos y amarnos siempre. Esa sensación ya la tenía cuando estaba embarazada, me sentía (de hecho lo era) totalmente responsable del ser precioso que estaba creciendo dentro de mí, y me protegía la barriga para que nadie me diera un golpe y pudiera pasar alguna desgracia.

    Me ha emocionado este post, se me han puesto los pelos de punta leyéndote!!!

    Besos!

    Responder

  7. Yo y mis mini yos

    Yo lo pienso super a menudo, que que suerte tenemos de estar los cuatro sanos! si eso se extiende a mi familia y la de mi marido (padres, hermanos), ya me doy con un canto en los dientes! Es lo unico realmente importante 🙂 Tranquila, estoy segura de que pasaras MUCHOS agnos junto a tus peques!!

    Responder

  8. London

    A mi es algo que me angustia mucho, pero mucho mucho porque además en mi familia hay historial… temor le tengo. No por mi porque no me da miedo morirme, me da mas pena la posibilidad de no ver crecer a mis hijos.

    Y me da mucho miedo por ellos, por mi marido que se que no sabría llevar el equilibrio que sostiene esta familia, me aterra que sufran… y no sigo que me ha entrado una llorera que pa que.

    Ojalá todas podamos ver crecer a nuestros hijos sin problemas

    Responder

  9. Ness

    Yo si he soñado algo así, que me moría, pero me moría más de pena de dejar a mis soles sin su mami…

    Responder

  10. Armandilio

    Hola, he comentado esta entrada en el resumen semanal de Bebés y más (http://www.bebesymas.com/bebes-y-mas/blogs-de-papas-y-mamas-cxix).

    Un saludo!

    Armando

    Responder

  11. Adorosermama

    Uf Ale…. se me han saltado las lágrimas leyéndote. Y es que me pasó lo mismo en el embarazo de Marcelo. Es decir, al ser de alto riesgo y estar de reposo, no podía cargar en brazos a mi hija, ni ponerme a jugar con ella como antes… apenas iba al parque con ella porque cuando caminaba mucho me daban contracciones… y eso me va a pesar SIEMPRE…

    Por lo demás, ¿qué te digo? Sabes que estoy pasando por un momento delicado en este sentido y pienso en ello más de lo que quisiera. Tanta enfermedad en la calle, en nuestro entorno, que piensas… ¿y si me toca a mí? ¿Qué sería de mis niños?
    Qué complicado……

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.