¡Un día de nieve!

Como estas cosas suceden solo de vez en cuando, teníamos que aprovecharlo. El fin de semana pasado fue lluvioso y muy frío, tanto que nevó en casi toda España, incluyendo nuestra preciosa sierra, así que no nos lo pensamos, nos abrigamos bien, cogimos el coche y nos lanzamos a la aventura.

Nos llevamos más tiempo en el camino, sobre todo para encontrar la nieve cuajada y espesa, pero al final valió la pena.

Al llegar a Zalamea la Real al Guardia Civil nos paró para advertirnos que no podíamos continuar, como mucho podíamos entrar en el pueblo. Y lo hicimos, solo que dimos un rodeo por otros pueblos para salirnos con la nuestra, y así llegamos a Jabugo. Allí comimos y luego seguimos el camino hacia “la nieve”. Siguiendl la carretera a Aracena pasamos por Galaroza y luego por Fuenteheridos, donde entramos, con intención de llegar a la Peña de Arias Montano, un lugar alto donde sabíamos que habría nieve. No hizo falta llegar tan lejos, Fuenteheridos estaba cuajadito de nieve, ya es de por si un pueblo muy bonito, pero nevado parecía de postal navideña.
Seguimos por la carretera a la peña pero no pudimos continuarla mucho, ya que estaba tan nevada que llegó un momento en el que el coche ya no respondía, las ruedas resbalaban y no teníamos cadenas… así que, siendo innecesario arriesgarse a llevarnos un susto, volvimos hacia atrás, paramos donde la carretera era segura, y allí mismo nos bajamos a disfrutar del paisaje, y de la nieve.

No estuvimos mucho rato porque eran cerca de las 6 de la tarde y pronto anochecería, pero os aseguro que valió muchísimo la pena.

Iván disfrutó muchísimo, aunque no sabe lo que es la nieve y claro que no puede tener una ilusión especial, pero sabía que era algo diferente, andaba como el hombre por la luna, extrañado por ese suelo blandito y resbaladizo que pisaba…

El paisaje era precioso, y la nieve lo suficientemente compacta como para hacer una guerra de bolas, pero con Iván cerca teníamos que andar con cuidado para no despistarnos y llevarnos un susto, así que bueno, la guerra de bolas la dejamos para cuando sea mayor y tengamos otra oportunidad como ésta. Pero aprovechamos para hacernos un montón de fotos, y dejar constancia de este día tan bonito.



No se cuándo volveremos a disfrutar de algo así tan bonito, tan cerca de casa, pero espero desde luego tener la oportunidad de llevar a Iván a la nieve cuando sepa lo que es y tenga la ilusión de vivirlo, porque entonces disfrutaremos mucho más de ese momento, de su cara de ilusión, su juego… desde luego que nso quedan muchas cosas por vivir, pero ¡qué ganas que tengo de disfrutarlas con mi peque!

3 thoughts on “¡Un día de nieve!

  1. Mama primeriza

    Hola, hola. ¡Que bello paisaje! yo en lo particular no conozco la nieve pero pronto (yn) espero hacerlo. Ivan se ve super maravillado y guapisimo como siempre. Y tú, radiante! Espero que se la sigan pasando bien, disfrutando del frío, aqui donde vivimos es desierto y el frío, o se olvidó de nosotros o se ha retrasado un poco.

    Responder

  2. Inma

    ¡Seguro que disfrutó mucho!
    Las fotos son preciosas 😀

    Responder

  3. Judit

    me alegro n moonton q ayais disfrutado yo ya te digo q eik es muy peke y se reia viendola! alucinaooo!
    🙂 muak
    porcierto el peke Ivannnn me lo como esta super altoo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.