Las normas del buen bloguero: no te aproveches del trabajo de otros

Reconozco que me da mucha pereza volver a estos temas. Pero parece que de vez en cuando hay que dar un puñetazo encima de la mesa para demostrar que hay determinadas cosas que no vamos a permitir.

Ser bloguera es una experiencia muy gratificante. Dispones de un rinconcito donde hablas con plena libertad de aquello que te preocupa, te gusta, te conmueve, te cabrea, te desahogas a gusto como no puedes hacerlo en la vida «real». 

Para muchas un blog es eso, un desahogo, una vía de escape, una terapia muy saludable. Para otras es una manera de compartir experiencias, vivencias, hablar de lo tuyo con libertad y sin censuras.

Para todas es nuestra casa virtual, aquella donde todo el mundo a priori es bienvenido aunque, como en toda casa, hay unas normas: cada una puede poner las suyas, que para eso es su casa.

Pero también están las normas de respeto y convivencia entre blogueros que, si bien no se tratan de un código legal, normado y escrito, todos sabemos que están ahí y que si las cumplimos, mejor.

Vale, venga, confesémoslo. Todos tenemos épocas de sequía creativa. La cabeza no siempre está bullente de ideas y hay días que, simplemente, no te inspiras, no encuentras motivación ni tema sobre el que escribir. 

Ante eso puedes hacer varias cosas:

  • – Mira a tu alrededor: observa, capta, piensa en qué hiciste ayer, seguro que hay algo que te puede inspirar aunque sea la mayor chorrada del mundo.
  • Date un paseo por las redes sociales: sigue una conversación, lee noticias, verás cómo se te enciende el interruptor con un tema que te suscita tu propia opinión.
  • Apúntate a un carnaval: confieso que a mi no me gustan, al menos no generalmente, pero reconozco que es una manera de generar contenido en el blog, perfecto para esos días de escasez creativa.
  • No publiques: porque ya lo dijo ese gran sabio que es José Mota, si hay que escribir se escribe, pero escribir pa ná es tontería.

¿Qué no debes hacer?

– Copiar: eso está muy feo. Es de las cosas que te marcan a hierro en el colegio y el principal motivo de un buen suspenso por detrás de no haber dado ni chapa. Copiar es feo, porque lo que tú copias antes lo ha sudado otra persona. Sí, copiando te estás aprovechando vilmente y por toda la cara de la creatividad, trabajo e imaginación de otra persona.
Vale, aceptamos pulpo, nadie tiene la patente de ideas y hay muchos temas comunes, parecidos. Puedes hablar de lo mismo, pero habla desde tu punto de vista, tu opinión, tu experiencia, no te dediques a hacer un copia-pega de los demás.

– Plagiar: esto es más feo que copiar, y además es delito. ¿Diferencias con copiar? Pues que en un plagio, además de copiar, te adjudicas la autoría, ahí, con dos huevos. Si además de copiar contenido dices que se te ha ocurrido a ti solito, te estás metiendo en un buen berenjenal.

– Robar: malo, malo, malo. Delito y pecado, con castigo legal y divino. ¿Y a qué llamamos robar en estos lares?, pues a cosas como «voy a usar coger esta foto de este gatito tan lindo que he visto en Google y voy a decir que es mi gato Bernardo tomando el sol en mi azotea». Si hablamos de gatitos no parece tan grave, pero si hablamos de bebés, niños, fotos personales, ahí amiga es otro tema. 
Si te encanta una foto que acabas de encontrar porque sale una tía monísima tomando el sol con un cuerpo de infarto, te la descargas, la cortas de tal manera que no se le vea la cabeza, la subes a tu blog diciendo que eres tú, aseveras que eres tú y te montas una historia personal en base a esa fotografía, a eso se le llama suplantación de personalidad. Que suena tan malo como es.

¿Qué pasa si haces alguna de estas tres acciones?

Vas a quedar mal. Sí, te vas a forjar una fama cojonuda, tanto que además de perder seguidores te podrán poner en evidencia con una facilidad pasmosa.

No te va a creer ni el tato. ¿Conoces el cuento de Pedro y el lobo? Pues talmente, el día que cuentes una verdad nadie lo va a creer. No tendrás ni más ni menos que lo que te mereces.

Google castiga: los contenidos duplicados no están permitidos, por lo que Google castiga al que se ha portado mal a ser el último de la fila. Y la fila de Google es larga, larga, tan larga que es cuasi infinita. Si todos los parados de España hicieran cola de uno en uno, ésta no sería ni la milésima parte de la cola de Google. Y no exagero.

Problemas legales: si se te ocurre copiar a alguien a quien además de tocarle mucho las narices es de los que no se quedan quietos, te puedes comer un marrón muy pero que muy gordo, de los de acabar en los tribunales.

¿Qué hacer si te pillan?

Apúntate esta máxima: IGNORANTIA IURIS NON EXCUSAT. En el
lenguaje jurídico significa «el desconocimiento de la ley no exime
de su cumplimiento». Coloquialmente, da igual que no lo sepas, si incumples la ley, te jorobas. Se aprende en 1º de Derecho.

No te hagas el tonto fingiendo que «tú no lo sabías, «ha sido sin querer», «me he equivocado», puede resultarte con algún incauto pero quien sea un poco perspicaz te calará al instante.

No te hagas la víctima ni lloriquees culpando a otros o diciendo que son malos malotes por señalarte; la víctima es aquella de quien te has aprovechado, de su persona y de su trabajo.

Se valiente, confiesa, pide disculpas y rectifica. Todos nos equivocamos, de los errores se aprende y quedarás estupendamente.

Y por favor, no reincidas. Además de perder el poco prestigio que te quede, demostrarás que eres tonto de verdad.

¿Cómo hacerlo bien?

Si te gusta un texto, un artículo, una imagen, un video que circula por la red, puedes llevártelo a tu blog si lo haces bien. ¿Cómo? Sencillo.

PIDE PERMISO

¿Ves qué fácil? Pides permiso y así, aunque tu contenido no sea de tu creación, su utilización por tu parte estará permitida por el autor original.

Pero no basta con pedir permiso. Eso es algo que sabréis el autor original y tú pero de puertas para afuera, o sea, en el escaparate de tu blog, puede parecer tuyo. Para dejar las cosas claras lo mejor que puedes hacer es:

Citar la fuente original: decir quién es el autor original y citar la fuente de donde has extraído lo que sea, incluyendo además un enlace a dicha fuente. 

Puede que el contenido no sea tuyo, pero al menos serás legal no solo de cara a la ley, sino de cara a tu público, que es al que debes todo tu respeto en este mundo bloguero.

Y no olvides, nunca, que aunque no lo parezca, todo lo que haces deja rastro, o sea, que quien quiera podrá pillarte. No te confíes ni te creas más listo que nadie.

Un ejemplo de lo que estoy exponiendo

Buscando una fuente para enlazar y ampliar la información que con tanta gracia os estoy transmitiendo, he dado con un post genial de Carlos Bravo, un gurú de esto del blogging. 

Al leerlo me he dado cuenta de que mi texto coincide en algunos puntos con el suyo, exactamente en la descripción de las consecuencias en caso de robar contenido a otra web o blog. 
Esto no quiere decir que lo haya leído y luego trasladado a mis propias palabras aunque pueda parecerlo.
Hay unas reglas básicas que todo blogger que se precie debe saber, y si te las sabes y las expones en un blog, es fácil que el texto sea similar a otro que exponga las mismas reglas. 
En este caso yo me se al dedillo lo que te pasa si copias contenido de otra web o blog en el tuyo sin citar su autoría original. Básicamente porque me han  robado contenido en más de una ocasión y una aprende a base de palos.

Por eso, para que veáis que lo que os cuento aquí no me lo estoy inventado, os enlazo este genial post que aclarará aún más estas cuestiones, y que tiene un título de lo más apropiado. Porque sí, robar contenido de otro blog o web para usarlo en el tuyo es un suidicio blogueril.

Y todo esto que os cuento lo hago en clave de humor porque si lo hago en serio me voy a coger un cabreo de mil pares de narices, y como que no me apetece. Pero ahora sí me voy a poner seria y hablar en primera persona, como víctima de estas acciones.

Seis años de blog han dado para mucho, tanto como para que también se hayan aprovechado de mi trabajo. Es algo que jode, y mucho. No por el trabajo, porque lo que tiene valor para mi no es lo que me cuesta escribir una entrada, sino por lo que es el blog en sí, una parcela más de mi vida.

Quiero que os pongáis en mi pellejo y os imaginéis lo que se siente cuando otra persona dice que está embarazada y presume de evolución de embarazo y de barriga con una foto vuestra. Duele mucho. 

Así me vi yo, con otra persona que hizo suyo mi cuerpo, mi embarazo, robando una fotografía personal de este blog. Era yo con mi barriga, mi pijama hortera, los churretones del espejo de mi dormitorio, pero era otra persona la que presumía de mi barriga, mi pijama hortera y los churretones del espejo de mi dormitorio, haciéndolos suyos. Fingiendo un embarazo que no era tal.

Y lo peor no fue ver cómo se apropiaba de mi estado y mi imagen, sino tener que defenderme y demostrar que aquella era yo. Evidentemente no me costó trabajo, yo tenía toda la secuencia de fotos con su fecha original, y además lo tenía tan fácil como ponerme de nuevo ese pijama hortera y hacerme una foto actual frente al espejo de mi dormitorio, eso sí, sin prometer los mismos churretones.

Fue un palo bien dado que me hizo espabilar. Recabé las pruebas pertinentes, denuncié el perfil de esa persona en Tuenti, que fue donde se cometió la acción, y guardé todos los datos y documentación necesarios por si en un futuro se volvía a producir un hecho similar, poder tomar las medidas legales pertinentes.

No me olvido tampoco de toda la gente a quien engañó, que se creían amigas suyas y que casi puedo decir que se llevaron un palo más grande que yo.

Una piensa que esto pasa una pero no dos veces, y de repente un día me entero de que me han plagiado medio blog, tal cual. Se realizó un contenido duplicado de mi blog en otra web para generar ingresos con la publicidad de Adsense y el plagio fue total: textos, formato, fotos y videos con marcas. 

¿Sabéis el quebradero de cabeza que me dio eso? Porque ante una situación así Google te obliga a denunciar las entradas una por una, concretando puntualmente el contenido plagiado y enlazando entradas originales y entradas plagiadas. Multiplicad eso por casi 150 entradas.

A día de hoy desconozco si me han vuelto a copiar-robar-plagiar, quiero pensar que no. Pero no dejo de estar atenta a todo aquello que me pueda alertar. Y no dejo de indignarme cuando me entero que a otra bloguera le han copiado contenido, o descubrimos un perfil falso que no es quien dice ser, que nos cuenta una vida que no existe, como hemos visto hace no mucho con una bloguera que se inventó embarazos, partos e hijos. Porque esa gente habela, haila.

Y hasta aquí hemos llegado. 

No dejéis que os copien contenido. No permitáis que nadie viva de un blog con ideas de otro. 
Porque esta comunidad que formamos, esta tribu, también tiene que servir para esto. 
Porque nuestros blogs nos unen.

29 thoughts on “Las normas del buen bloguero: no te aproveches del trabajo de otros

  1. La Pantigana

    Es lamentable que pasen estas cosas, todas estamos expuestas a eso lamentablemente… pero quiero pensar que a la larga se nota cuando un blog no es auténtico (yo me consuelo así, jejeje), la gente no es tonta. Además internet tiene ojos en todos lados y si no te das cuenta tú, vendrá alguien a decírtelo 😉
    Un abrazo enorme

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Estas cosas pasan y lo peor es que te llevas una sorpresa con quien menos te lo esperas.. Pero vaya, como en la vida real, hay que estar prevenidos para todo 🙂

      Responder

  2. Mamá en Bulgaria

    Tu post me ha hecho pensar.. cuando empezamos un blog nadie nos da una lista de instrucciones y a veces metemos la pata. Yo al principio publiqué un texto de otra blogger, citando la fuente 3 veces y enlazandolo al texto original, pero se lo dije a ella después de haberlo hecho, y ahora pienso que debería haberselo dicho antes, pidiendole permiso. De cada metida de pata aprendemos algo…

    Por otro lado, he leído que hay un sistema en Google para averiguar si tus fotos están siendo usadas en cualquier otro lugar de la red, quizá podrías averiguar como va, y así sabrías si te roban contenido.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Creo que a ninguna nos dieron una lista de instrucciones y además entiendo que, en la novedad de este mundo, descubras un texto que te encante y quieras darle difusión a través de tu blog aunque luego te des cuenta de que no lo has hecho de la manera correcta. Otra cosa es quien directamente se atribuye palabras de otro, eso es lo que clama al cielo.
      Errores los cometemos todos y de ellos aprendemos 🙂

      Responder

  3. Mo

    Jo nena, es que ha de ser del todo indignante…Que yo sepa no me ha ocurrido, pero me cabrearía mucho descubrir algo así (y lo del curro de las 150 entradas, arrrg!). Espero que no se repita.
    Un besote.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Pues ojalá no te ocurra porque entre la cara de gilipollas que se te queda y la impotencia que sientes al ver que no puedes hacer prácticamente nada… No te lo deseo 🙁

      Responder

  4. Lydia Almansa

    Muchas gracias por contarlo, es algo que de vez en cuando está bien recordar, para las "novatas", sobre todo.
    Me acuerdo en uno de mis primeros post, quería nombrar, solo nombrar, varios grupos infantiles de música y me puse a enviarles mails a sus contactos de comunicación y RRPP para pedirles permiso!!
    Me contestaron muy amablemente que no había problemas y me reconocieron que era de las pocas personas que lo hacía…
    Cuando quiere abrir un blog, esto no es ala venga! abro la cuenta en blogger o wordpress y ya está.Como tu bien dices, hay normas no escritas que hay que saber.Tienes que documentarte primero,saber cómo funciona, cómo se hace para poder tener un blog con contenido de calidad y decente.
    Me da pena que la gente haga esas cosas, no saben el daño que hacen porque eso si que es daño, no un tuit sin nombrar a nadie comentando que no se copia y pega, ahi lo dejo…
    Un fuerte abrazo!!
    Historias de pitufines

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Como digo, lo malo es aprovecharse del trabajo de otro. Aunque tampoco me vale copiar y pegar a placer, incluso el formato, sin plantearse si eso se puede hacer o no.
      Siempre habrá sinvergüenzas que lo hagan, lo importante es demostrar que no lo vamos a consentir 😉

      Responder

  5. Mamá por bulerías

    Hay veces que pecamos de novatos. A mí me pasaba mucho con las fotos, cogía cualquiera que veía por google, y aún así ahora me cuesta distinguirlas.
    Pero hay veces que se nota que sabes lo que haces o incluso que tienes mala intención y me parece indignante.
    Y el no reconocer tu error me parece peor.

    Buenísmo el post y servirá a muchos de ayuda.

    Besos guapa

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Es eso, que se nota quien lo hacer por error y quien lo hace a conciencia. Y si es un error lo reconoces, te disculpas y no lo vuelves a hacer, no cuesta tanto verdad? 🙂

      Responder

  6. Carolina Cebrian Escobar

    A ver, aquí ninguna a descubierto la pólvora, no hay más que buscar la cantidad de blogs de maternidad que existen y de fiestas de enlaces también para blogs también (y en ese saco me meto yo por que vi la idea y me gusto y comencé mi propia fiesta), pero cada una desarrolla su blog y su fiesta a su manera y tratando los temas desde su perspectiva, vemos como le de la gana que para eso el blog pertenece a quien lo escribe.
    Puedo llegar a creerme que en algún caso se peque por novata, pero no hagas un copia-pega de un texto personal y menos profesional y te pongas el mérito!!!!!!
    No es ético, moral, ni legal que te roben-copien-plagien tu identidad como persona, tus ideas como emprendedora o tus conocimientos como profesional.
    Enhorabuena por el post!!!!!

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Incluso se pueden tratar los mismos temas, porque los temas no son exclusivos, pero dando la opinión personal, no haciendo tuyas las palabras, pensamientos y experiencias de otros.
      Me alegro de que te haya gustado el post 🙂

      Responder

  7. Saseta Verónica

    Pues eso… Que no tengo nada que añadir. Respecto al comentario que te han puesto en G+… También las imágenes tienen derechos reservados y también existen bamcos de imágenes libres de derechos para usar sin problema… Copiar caca… De la vaca.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      El problema es que el tema este de los derechos de autor en internet es muy disperso, parece que al estar ahí los textos o imágenes no tienen dueño y la gente da por hecho que es así. Y de eso se aprovechan los caradura y sinvergüenzas.

      Responder

  8. Opiniones incorrectas

    Sí, como el día que esa misma carota que te plagia se atrevió a poner en el post de mi sorteo o mi lluvia de regalos, el alzheimer no me deja recordar, que no se veía bien el video, quejándose. Una tía que ni es mi amiga blogueril, ni comentarista habitual de mi blog, ni ná, ¿va a dudar esa mierder de mí?
    Malditos chalados que no tienen nada mejor que hacer que entrar a internet a robar. Si hacen eso online, su vida real será… ¡de puta pena!

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Bueno, yo no se qué llevará a una persona a necesitar de las imágenes de otra para montarse una vida propia falsa, me da hasta pena fíjate…

      Responder

  9. pipopipeypapas

    Plas plas plas!!! Perfecto! Y sin más que añadir que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.

    Esperemos no se repita!

    Muakkk

    Responder

  10. Dulce Desespera

    Madre del amor hermoso…. sabía de la gente que se inventa vidas en Twitter pero robar medio blog….. O_o estoy sin palabras…. es verdad q los blog que nos dedixamos a una tematica igual acabamos pareciéndonos pero la gracia esta en hacerlo tuyo, con tus detalles y tus vivencias lo que se salga de ahí es mal.
    Bss!

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      En blogs, en foros, yo ya he visto de todo a estas alturas y me he llevado palos muy gordos, gente que se ha inventado embarazos, bebés, abortos… De verdad, hay mucho desalmado por este mundo.

      Responder

  11. Conxi

    En fin si es que la blogesfera es una caja de sorpresas… Hay que ser palurdo para plagiar pero en fin…

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Desde luego… Y ya se dice, que si te plagian es porque no pueden hacerlo mejor que tú jajaja 😉

      Responder

  12. Maite

    Pues uno de los blogs que sigues (y que yo seguía hasta ayer) "El blog de Sarai Llamas" ha hecho todo lo que dices y más con varios blogs de madres italianas, sobre todo de uno de ellos muy famoso. Ha fusilado muchísimos post en los que solo se ha limitado a traducir. Lamentable. La italiana ya ha puesto el tema en manos de abogados. Justo el artículo de la nave nodriza es uno de los que ha plagiado.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Tengo conocimiento de ello, me enteré a las pocas horas de publicar esta entrada y… solo puedo decir que además de parecerme fatal lo que ha hecho, estoy tremendamente decepcionada.

      Responder

  13. Entre rosas y azules

    Estoy totalmente de acuerdo con este tema, hay que respetar los blogs de los demás, si no tienes ideas para escribir no escribas…..pero eso de ir dedicándose a copiar de los demás no tiene nombre…
    yo empiezo ahora a escribir mi propio blog y estoy super concienciada con esto

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      A nadie le gusta ser copiado, ni al que está empezando, ni al que no es más que uno más en este inmenso mundo. Me alegro que quienes empezáis en esta aventura blogueril lo tengáis claro, si hay algo que hace único a un blog es su esencia y personalidad, eso no se copia 🙂

      Responder

  14. La mama fa el que pot

    Justo hoy leia lo del blog de Sarai Llamas y me he quedado alucinada.No me parece normal escribir un blog si lo que vas a hacer es copiar, debo ser demasiado ingenua.. pero leer que te ha pasado lo mismo y que alguien llegara a utilizar fotos de tu embarazo diciendo que era ella, lo siento pero me parece de persona enferma

    Responder

  15. Fernanda Romo

    A mi me paso hace poco.Soy nueva en esto y saber que una pagina con miles de seguidores – y que yo también segyia- había publicado mi lámina. Sin decir su origen y menos mi autoría. Se lo hice saber…pero oh! Sorpresa me dijo desde patriarcal (?) hasta egocéntrica,que era una mal agradecida, porque seguramente ahora tendría más seguidores,difícil si nadie sabe de donde salió. En fin…

    Responder

  16. Criando 24/7 @criando_247

    Mejor no se puede explicar. ¡Gracias!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.