El milagro de la reproducción asistida

Antes de se madre, de vivir un embarazo y sentir una vida en mi, no tenía ni idea de qué era la reproducción asistida. Sí sabía lo que era, desde luego, pero superficialmente, quedándome en la idea de que te ofrece la posibilidad de concebir un hijo cuando por motivos naturales no puedes hacerlo. Sí tenía claro que, de no tener una pareja, hubiera sido madre de la manera que fuera posible, acudiendo a un tratamiento de fertilidad para lograrlo.

También era superficial mi idea de la infertilidad, tanto que hasta ese momento acudía más al término esterilidad; pensaba que un hombre podía ser estéril por no tener espermatozoides y que una mujer podía serlo, pero no conocía los motivos reales.

Participar en un foro de embarazo me abrió los ojos a un mundo totalmente desconocido, pues allí no solo hablábamos del embarazo propiamente, sino de la búsqueda del embarazo y de los tratamientos de fertilidad a los que muchas parejas se sometían tras una búsqueda natural infructuosa.

A lo largo de estos años he aprendido muchísimo. He aprendido que no hay esterilidad sino infertilidad, que las causas lejos de ser desconocida están reconocidas y pueden ser múltiples y variadas, más en la mujer que en el hombre; pero sobre todo que la reproducción asistida es el auténtico milagro de la vida, logrando concepciones en casos en los que las posibilidades eran mínimas. He aprendido que no es lo mismo una IA que una FIV que una ICSI, he aprendido sobre estimulación ovárica, tratamientos hormonales, pinchazos, embriones, transferencias, betaesperas, técnicas y términos científicos que hasta ese momento no se me hubiera ocurrido que existieran.

He aprendido de otras mamás. He vivido con ellas largas e infructuosas búsquedas, estudios, pruebas, tratamientos, betaesperas, negativos, frustraciones, intentos, no he vivido la experiencia de la reproducción asistido en mi cuerpo pero he acompañado virtualmente a otras mujeres que, gracias a ella, tarde o temprano, lograron su más preciado objetivo, ser madre. Y me siento muy feliz de haber estado a su lado, de haber aprendido con ellas, de que hayan compartido conmigo y con otras mamás esos duros y a la vez esperanzadores momentos. 

Cuando compartes una experiencia vital con otra persona te sientes muy apegada a ella. Yo he compartido embarazo, maternidad y crianza con muchas mamás a lo largo de todo este tiempo y en parte siento a sus peques como parte míos y se que ellas sienten a los míos como parte suya, porque hemos compartido muchas cosa;, hemos vivido cada momento, nuestros miedos, dudas, inquietudes, alegrías, ilusiones, diría que mucho más de lo que se vive con nuestros allegados (familiares o amigos), porque la vida 2.0 te ofrece la posibilidad de desinhibirte de una manera que no lo haces en la vida real, desahogarte sabiendo que nadie – o casi nadie – te va a juzgar, sabiendo que te van a apoyar y ayudar. 

Hoy es un día especial. Una de esas mamás que se ha convertido en amiga, a la que acompañamos en la búsqueda y tratamiento de fertilidad de su primer hijo, vuelve a la carga a buscar otra ilusión. Le acaban de poner dos embrioncitos preciosos, dos frigolines que le extrajeron en su anterior tratamiento;  ahora le quedan por delante 15 días de betaespera en la que nuestro pequeño grupo de mamás que hemos formado la acompañaremos, ilusionándonos con ella, descontando los días y rezando para que, si no los dos, al menos uno de los frigolines acabe siendo un embrión fecundado en un óvulo con éxito de embarazo.

Ojalá pronto pueda decir que, de nuevo, la reproducción asistida a obrado un nuevo milagro de vida.

7 thoughts on “El milagro de la reproducción asistida

  1. athenea

    Seguro que si!

    Responder

  2. Conxi

    Segurísimo segurísimo! me ha gustado mucho tu entrada, sobretodo por la parte que me toca, que te voy a hablar yo de milagros… jejejeej

    Responder

  3. Marieta

    Ay, los pelos de punta me has puesto! Seguro que pronto nos cuentas buenas noticias!! Suerte a esa mami!!

    Responder

  4. Opiniones incorrectas

    Muchísima suerte para tu amiga, seguro que pronto nos das una excelente noticia 🙂

    Responder

  5. Sofia

    he de reconocer q yo al comienzo también pensaba q este tema era más vanal, más fácil … ¿q no puedes? pues vas al médico y en nada lo solucionas.

    Luego, cuando te vas interesando, leyendo, compartiendo historias… pues ya la cosa cambia… te informas y aprendes y te da mucho coraje ver como personas que realmente desean y necesitan ser padres lo tienen extremadamente complicado, no es justo.

    pero yo siempre he sido de la idea de que si no podía de forma natural, sería con ayuda, o con cualquier posible opción.

    ojalá tenga suerte esta chica.

    besos y buen fin de semana

    Responder

  6. Anónimo

    Buen blog.

    mi marido y yo también estamos escribiendo un blog sobre nuestra experiencia como padres primerizos

    saludos!

    http://babyguasta.blogspot.com

    Responder

  7. Gloria

    Recordar ese camino hace que me emocione mirando hacia atrás los momentos duros, los momentos felices y sobre todo la gente que formó parte de esa historia.
    Suerte a esa chica!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.