Iván: avances, anécdotas e «Ivanadas» varias

Si algo tengo claro con Iván es que es un niño con el que jamás me voy a aburrir. No solo habla como una cotorra y además con una coherencia que me sorprende en un niño tan pequeño, sino que además cuenta cada historia que de verdad es para escucharlo.
Ayer cumplió 3 años y 8 meses, qué mayor se me está haciendo, y es curioso como cada día madura un poco más y noto cómo va creciendo, cambiando, cómo habla y se expresa, cómo reacciona, afortunadamente me sorprendo día a día con sus avances. 
Hoy estamos en casa porque ha vuelto a tener un pico de fiebre pasajero y sin motivo aparente. Ayer me llamó la seño para que lo recogiera, y al llegar me contó que se había quedado dormido en el patio, de pie apoyado en el muro, pobrete mío. Tenía 38,4º y estaba muy mimosete, así que nos fuimos a casa, le dejé jugar a la NDS un ratito pero él solo quería estar pegado a mí, me encanta que por mucho que vaya creciendo me siga necesitando tanto. Así que echamos el día en casa descansando, y hoy no ha ido al cole para que se recupere, así que lo tengo pegado a mí, no me deja moverme ni un milímetro de su lado.
Estos días le estoy hablando mucho de nuestro próximo viaje, en Semana Santa iremos a Galicia a ver a la familia y estaremos allí casi 10 días. Vamos a aprovechar para ir a A Coruña y visitar La Casa de las Ciencias y el Planetario, además del Domus y el Acuario. Iván es un niño que se interesa mucho por todo en general, todo lo pregunta, todo lo razona, tiene una curiosidad innata que parece que le viene por parte de los dos papis, ya que ambos éramos curiosos insaciables en nuestra infancia. Con todo esto hace un par de días que le digo que vamos a ir a ver un museo de ciencias donde podrá ver los planetas, inventos, el péndulo entre otras cosas, que iremos al acuario a ver un montón de especie de peces y lo vamos a pasar muy bien, así que está muy emocionado y me hace muchas preguntas.
Esta noche ha tenido un par de despertares, lógico si tenemos en cuenta que llevaba durmiendo desde las 7 de la tarde de ayer. Recuerdo exactamente el de las 5 de la mañana, aunque no puedo precisar si estaba despierto o lo hacía en sueños, yo creo que más bien estaba dormido pero mi escasa lucidez no me permitía comprobarlo. Lo que sí puedo decir es que hablaba con una fluidez y coherencia pasmosa, y Papá y yo le seguíamos la corriente intentando que siguiera durmiendo lo antes posible, eso sí, procurando en medio de mi estado de somnolencia recordar la conversación, digna de contar en el blog.
«Mamá, ¿a que vamos a ir a ver un museo de las estrellas?» 
«Sí cariño, duérmete ya»
«Sí, y vamos a ver la Via Lactea, nuestro sistema solar, las constalaciones, y todos los planetas: Marte, Júpeter, las lunas de Júpiter, Saturno y sus anillos, Urano, Neptuno, Plutón… y Mercurio y Venus, que son los más pequeñitos, ¿verdad Mami?»
«Sí cariño, duérmete ya (por dios, ¡¿cómo puede acordarse de todo esto a las 5 de la mañana y nombrarlo tan técnicamente?!»
«Y vamos a ver el Péndulo de Faucoult, ¿verdad mami?»
«Sí cariño, duérmete ya»
«Y vamos a ver los peces del océano, los tiburones, las ballenas, los delfines y muchos más peces, ¿verdad mami?»
«»Sí cariño, todo lo que tú quieras pero duérmete ya».
De verdad, no puedo entender cómo esa cabecita puede trabajar tanto, y la capacidad que tiene de guardar información y reproducirla sin ningún esfuerzo. Porque yo le he contado que vamos a ver los planetas y el sol, no le hablo tan técnicamente de Via Lactea, Sistema Solar y términos así, pero se ve que lo habrá visto en los Little Einsteins y jugando a Pipo y no le ha costado nada retenerlo de la manera más natural posible. Definitivamente, creo que se lo pasará de maravilla en esa visita.
El otro día fuimos a dar un paseo por el centro, se quedó dormido en el coche y Papá se lo puso en la mochila para que pudiera seguir durmiendo, y como yo quería mirar un par de cosas en algunas tiendas Papá se fue a su bola -hombres y tiendas son términos no compatibles-, cuando nos reencontramos Iván ya estaba despierto y venía con un rollo en la mano, y al preguntarle qué era me contestó «Mamá, es la Noche Estrellada de Vincent Van Gohg que se lo voy a regalar a mi seño y a mis niños» (es que él no dice mis compañeros del cole, dice «mis niños», me parto). Así que al día siguiente dejó a la seño ojiplática con el regalito.
Últimamente está con los tacos un poco suelto, nosotros procuramos no decir nada delante de él y si estamos con más gente y alguien suelta alguno decimos eso de «¡cuidado que está la ropa tendida!» para que se den cuenta. Además le hemos insistido mucho que las palabras feas no se dice e incluso a veces él nos regaña a nosotros; pero resulta que hay un niño en su clase que es muy mal hablado, así que hay días que me viene del cole con el «coño» y el «joder» en la boca y me dice que los dice «porque José Manuel los dice»; así que tengo que recurrir a la vieja frase de «me da igual lo que digan los otros niños, no quiero que digas palabras feas» y claro, bajo la amenaza del castigo sin jugar a la NDS (que se la dejamos los domingos durante un ratito) se echa la cremallera en la boca y promete «no decirlo nunca máis», así tal cual. Pero claro, eso no quita que cuando se pone impertinente y quiere desafiarnos empiece a decir entre dientes y riéndose «joder joder joder coño coño coño» hasta que ya me tengo que enfadar, regañarlo y castigarlo si no se calla.
Está claro que vamos pasando fases de manual, espero que la de los tacos dure poco. La de los celos por la llegada de la hermanita también parece que ha quedado atrás, aunque en ocasiones intenta llamar la atención, pero la verdad es que van siendo menos, con lo que nos vamos relajando y disfrutando. Aunque ahora Antía está más activa y demandante, con lo que relax tampoco hay mucho, o nada, es un no parar porque cuando no es una es otra.
Lo que hemos superado por fin (o eso parece al menos) es el tema de la caca, asociado a los celos, pues desde que nació Antía Iván volvió a hacerse caca encima sistemáticamente y era algo que nos traía de cabeza. Y ha durado nada menos que 7 meses, ha sido un calvario de paciencia y muchos calzoncillos tirados a la basura, pero ha pasado y se siente un campeón por ello, y nosotros estamos muy aliviados porque era una situación nada agradable.
Otra cosa que Iván ha descubierto hace poco es que su «churrilla» tiene vida propia. Y me tengo que reír porque cada vez que me viene con algo relacionado con eso tengo que decirle que hable con Papá porque Mamá no entiende de esos menesteres. Ya se ha acostumbrada pero el mes pasado era mañana tras mañana «mamá, ¿me pones la churrita bien que se me pone para arriba y me molesta?» venga, ¿y cómo le explico que eso es natural y no puedo hacer nada? pues armándome de paciencia, aguantándome la risa y diciéndole que eso le pasa por las mañanas y que ella solita se le baja. Ains, las cosas que tiene que pasar una, de verdad que pienso en el día que recordemos esta anécdota, lo que nos vamos a reír.
Tengo varias «Ivanadas» apuntadas en el móvil aunque no son todas las que suelta porque no me daría el tiempo para apuntarlas, de hecho creo que las mejores se quedan en el momento, qué pena. Pero ahí van unas cuantas:
-En Navidad me dice un día «Mamá, ¿te acuerdas del muñeco de Woody? Es que me dijiste que me lo iba a traer la hermanita cuando nació y no me lo trajo, para que se lo digas a los Reyes y se acuerden…». Ipsofacto a por el muñeco de Woody, que bastante paciencia tuvo el pobre esperando desde julio sin reprocharnos nada. Nos lo recordó con todo el tacto del mundo.
– Estaba incordiando al gato y le digo «Iván, no asustes a Munki» y me contesta «Mamá, yo no asusto a Munki porque no soy un monstruo, solo soy un niño». Con toda la razón del mundo.
– Estaba jugando en el ordenador y sin querer cambió el idioma y me dice «Mamá, qué inglés más raro», ¡y tan raro, ¡era Euskera!.
– A punto de llegar el día de Reyes se pone pensativo «Mamá ahora viene Reyes, después de Reyes vienen los Carnavales, luego la Semana Santa y después la Virgen del Rocío». Sí señor, este niño es muy español, con el calendario de festejos al día, ¡no se ha dejado ni uno!.
– Seguimos en fechas navideñas, me pide jugar a Pipo y resulta que yo no atinaba a ponerlo porque era una unidad virtual y había que montarla. De piedra me dejó cuando me dijo «mira Mamá, se hace así», cogió el ratón , empezó click aquí click allá y en un momento lo hizo. Y para más inri suena el anuncio de la lotería en la tele y me dice «Mamá, escucha a Johan Strauss, escucha», tarareando la melodía. Toma ya.
– Buenísimo el día que empezó a decir cada vez que quería hacer pipí «¡que me meo toaaaaaa!».
– Le digo «Iván, me duele mucho la garganta», y me contesta «a mí también me duele mucho la garganta», y yo le contesto «entonces tenemos que tomarnos la medicina» y me responde «no Mamá, a mi ya no me duele la garganta». Qué efectivas son las medicinas, sobre todo las que curan solo con nombrarlas.
Bueno, hay más pero las dejaré para otra entrada, a ver si me espabilo más a la hora de apuntarlas porque de verdad, no tienen desperdicio.
Es un bichillo pero me lo paso genial con él y con sus ocurrencias, me sorprendo con todo lo que le ronda la cabecita que tiene y me encanta hablar con él como si fuera mayor y que me responda tan coherente y razonadamente. Además sus muestras de cariño son constantes, empezando porque hemos dejado de ser Mamá y Papá para ser Mami y Papi, y a la mínima me dice que soy la mamá más guapa del mundo, que soy su mamá favorita, o me dice que me quiere muchísimo. Y se me cae la baba cosa mala. 
Una última Ivanada muy reciente y que no tenía apuntada pero acabo de recordar. Con un juguetito de estos de los huevos de chocolate me dice «Mamá, ¿me lo arreglas?» y yo que estaba ocupada con otra cosa le digo «Iván, no puedo porque no se arreglarlo» y va y me suelta «Mamá sí que sabes, que tú eres la mejor».
Y en momentos así es cuando me hincho como un pavo y me siento inmensamente feliz de ser madre.

8 thoughts on “Iván: avances, anécdotas e «Ivanadas» varias

  1. Nely

    Hola! soy nueva por aqui…antes que nada decirte que me encanta tu blog! y hoy me he reido muchisimo leyendo las "Ivanadas"!!. Yo también tengo una peque de 7 mesitos ..y no veo la hora de escuchar cositas de ese tipo de su boquita!!!
    Gracias por hacerme sonreir cada vez que te leo!!
    Biquiños desde tu tierra 😉

    Responder

  2. Carol

    Qué bueno, me he quedado flipando con esa conversación a las cinco de la mañana.
    Se lo va a pasar genial en Galicia, bueno, todos vosotros.
    A ver si se le termina de pasar.
    Un abrazo

    Responder

  3. Paris

    me pones la churrita bien que se me va para arriba???jajaja me parto…
    Además, confieso…a los niños ya desde tan pequeños se les pone (por las mañanas) la churrita para arriba solita? jajaja es que yo tengo niña y no entiendo de estas cosas de chicos, pero vamos…que me he quedado muerta de la risa!

    otra cosa, menuda memoria tiene, menudo óido tiene tu niño con la música(eso hay que invertirlo en algo relacionado, tienen buen oído, esto está claro, yo lo aprovecharía…). Y menuda memória en general, porque decirte todo eso a las 5 de la mañan…medio dormido…tela telita tela.

    Un besazo guapa!

    Responder

  4. Sesi

    Jajajajajaja Desde luego, no te aburres!
    Alucino con las Ivanadas. No exagero si digo que es más listo que yo. Muchas de las cosas que el sabe, muchos adultos las ignoramos.

    Paris, a mi niño "se le pone para arriba" desde el primer día, jajajaja, Por las mañanas, en el primer cambio de pañal, siempre está así. Bueno y a cada rato. Cada vez que le cambio el pañal, cuando le lavo….. Creo que es un hombrecillo muuuuy sensible. Siempre digo que como siga así, a su novia la tendrá contenta, jajajajajaja

    Responder

  5. Annie74

    Ains.. que me gusta a mi este chico!! Que salidas tiene.
    me he reido mucho con las ivanadas.. que gracioso.
    No me extraña que te sientas orgullosa y feliz de ser madre ;D

    Responder

  6. jenny

    jajajaja como me he reido!!vaya salidas que tiene,con esta edad estan para comerselos de graciosos.Pues en coruña se lo va a pasar pipa,yo fui a todos los sitios eses,y en la casa de las ciencias llegamos a ver nacer un pollito,ojala llegueis a verlo,en el Domus va a alucinar!jaja anda que al final te va a salir un niño cientifico!Como me gustaria conoceros jo.

    Besotes

    Responder

  7. Jeza Bel

    jjajajaja…Iván es genial…qué ocurrencias!!

    Mencanta el me meooo toaaaa, jajajajajaa

    Bueno, y lo de que le coloques la churrita bien porque así hacia arriba le duele, es otra ivanada ivanada, jajajjaajajaja

    Apuntalas, que molan un montón y son muyyy divertidas!

    Espero que ya esté mejor!!!

    Besotes

    Responder

  8. jenny

    me encanta la del canal euskera jajaja

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.