De niños y de gatos

Ya os he contado muchas veces que nuestra familia es mixta, es una familia humana y gatuna. Los gatos entraron mucho antes que los niños, el primero fue Munki, hace 6 años, y luego vino Mimi, hace 4 años. No me avergüenza decir que he tratado a mis gatos como bebés, los he achuchado, besado, consentido, dejado que campen por la casa a sus anchas, que duerman con nosotros… y no me arrepiento de ello, ya que en contra de la mala e inmerecida fama que tienen estos bichejos, he conseguido tener dos gatos cariñosos, pegajosos, inofensivos a los que quiero como parte de mi familia que son.
Cuando me quedé embarazada la pregunta del millón fue ¿qué iba a hacer con los gatos?, todo el mundo se creía en el derecho de recomendarme de buena fe deshacerme de mis amores gatunos, porque son unos apestados en esto del embarazo. Da igual que expliques que son gatos caseros, que no salen a la calle, que solo se alimentan de pienso y llevan sus controles veterinarios al día, y que para que un gato te contagie la toxoplasmosis hay que ser un poco no, sino muy guarra -en este artículo sobre Bebés y Gatos podéis encontrar información muy útil-, el gato es malo por naturaleza y peor cerca de una embarazada.
Pues yo no solo no me deshice de los gatos, como es lógico, sino que los hice partícipes en todo tiempo de mi vivencia, los seguía achuchando como siempre, dándoles el mismo cariño y los mismo mimos, dedicándoles los mismos cuidados, incluso limpiando su arenero (siempre lo he hecho con guantes), y nada más llegar a casa con Iván en brazos lo primero que hice fue presentárselo, acercárselo y dejar que lo olieran para coger confianza.
Y a día de hoy no solo no hemos tenido problemas, sino que hemos logrado una relación niño-gato de la que me siento muy orgullosa, porque Iván los adora, y los gatis le muestran su cariño a su manera. Me encanta ver cuando Iván duerme la siesta en el sofá y los gatis, el que primero llegue (porque digamos que ambos se respetan y conviven en paz pero no son amigos) se acurruca a su lado, me parece una estampa de los más tierna.
Antía también ha descubierto a estos bichitos peludos, intenta llamarlos con sus gritos, acariciarles o tirarles de las orejas, y ahora vendrá la época en la que los gatos huirán de esa cosita que correrá tras de ellos, pero se que siempre que mis niños estén relajados, dormiditos y tranquilos, mis gatos velarán por ellos. 
Se que es un cariño mutuo, Iván no dice “vamos a mi casa” sino “vamos a casa de Munki y Mimi”, para él son parte de nuestra pequeña gran familia, y los gatos, legos de ser agresivos o desconfiados, son totalmente dependientes de nosotros, siempre buscan nuestra compañía, nuestro cariño, nuestras atenciones y cuidados, y nosotros nos sentimos recompensados. Me basta decir “¿Quién me quiere más?” para tener a Munki corriendo hacia mí para darme un cariño con su cabezota.
Quien diga que los niños y los gatos no pueden convivir es que no conoce ni a unos, ni a otros.

16 thoughts on “De niños y de gatos

  1. Sofia

    Aquí también me dijeron uuuuuna y otra vez esa frasecilla…
    hasta los amigos.

    (claro q quien nos la decia era porq o no le gustaban los animales o no tienen gatos o hasta son alérgicos a ellos).

    hay gente q debería cerrar el pico a ratos…

    besos

    Responder

    1. Nereida

      A ratos o eternamente jajaja. Yo he tenido que aguantar todo tipo de insensateces, pero a palabras necias ya se sabe. Un besote.

      Responder

  2. Frikimami

    Pues yo lo mismo pero con mi perro, consentido, mimado, duerme con nosotros, disfruta en el sofa junto a nosotros, y con el niño, encantado de la vida. Una gozada

    Responder

    1. Nereida

      Tú lo has dicho, es una gozada tener a estos peludos cerca, yo no me imagino mi casa sin mis gatis. Un besote.

      Responder

  3. Maria

    A nosotros nos preguntaban lo mismo de la perra. A dia de hoy la gorda flipa con Noah y es feliz con ella y no hemos tenido ningun problema. un besito

    Responder

    1. Nereida

      Es que quien no ha convivido con animales no entiende que no tiene por qué haber problemas, para Iván los gatis son lo más normal del mundo. Un besote.

      Responder

  4. Carol

    Me encanta la relación que establecen con los animales, es precioso verles.
    En nuestro caso es un perrillo, y no es no hayamos tenido problema sino todo lo contrario.
    Un abrazo

    Responder

    1. Nereida

      A mí también me encanta ver la interacción de los niños con los animales, yo creo que así aprenden a ser mejor personas. Un besote.

      Responder

  5. Jeza Bel

    Me encanta…la gente es muy pesadaaaa con el tema de los gatos, no tienen ni idea!!!

    Bueno, la última vez que casi muero del infarto fue el día de Reyes, fuí con unos vecinos a la cabalgata y a la vuelta decidimos comernos un roscón en casa, yo propuse la mía. Y, tengo una vecina embarazada que me dijo que no podía venir porque su médico se lo había prohibido O_O, que no podía estar con gatos, muerta me quedé!!!!

    El vínculo que forman nuestros hijos con los animales yo estoy segura que les hará mejores personas

    Me encanta el cambio de look del blog!!!!

    Un besote

    Responder

    1. Nereida

      Muy pesada se queda corto, y a mí también me ha pasado que no quieran venir a mi casa embarazadas o con bebés por los gatis. Será que yo he parido aliens jajaja. Estoy de acuerdo, yo también creo que saber tratar y respetar a los animales ayuda a nuestros hijos a formarse como personas.
      Me alegro de que te guste nuestra nueva imagen, un besote.

      Responder

  6. Carmen

    Ole por tu entrada!
    Estoy completamente de acuerdo, yo he tenido un gato que lo he criado a leche en polvo de bebés y que iba conmigo a todas partes. Ahora, estoy embarazada y me voy a meter en la aventura de tener otro gatito chiquitín, y ya he tenido que escuchar que si son falsos, que si son malos con los bebés, que si traen enfermedades y hasta que son guarros!! Que sí que la gente sabe mucho pero en su vida han intentado convivir con un gato de verdad. Y ya no comento lo que dicen de mis tortugas..

    Responder

  7. Nereida

    Suele pasar que quien habla mal de los gatos es que no tiene ni puñetera idea de cómo son estos animales, y para prueba mi gordo, que es una lapa y el rey de todos los saraos, a más gente en casa más feliz que una perdiz jajaja. Un besote.

    Responder

  8. Paris

    Esto es como todo, siempre hay alguien que se cree más listo que tu para decirte lo que debes hacer, y como en todo…a veces hay gatos buenos , a veces hay gatos menos buenos…y lo mismo con los perros, a veces sí y a veces no.
    pero nunca hay que olvidar que son animales, y su primer instinto es el animal;)
    Y que conste que yo tengo perro, pero no dejo de pensar que es un animal y que podría saltar en cuaqluier momento por algo accidentado que le hiciera la peque…no son todos los perros iguales.

    Responder

    1. Nereida

      Yo creo que lo importante es conocer a tu animal. Mi gato Munki tiene una paciencia infinita y aguanta lo que le echen, y cuando se harta se levanta y se va, es un poco como Garfield jajaja. Mi gata es más cauta y cuando huele el peligro huye y se esconde, no vaya a ser… aún así siempre los tengo con las uñas bien cortitas (y confieso que le corto antes las uñas a los dos gatos que a Iván jajaja) y, como no, me empeño mucho en enseñarle a Iván que a los animales hay que tratarlos bien.

      Responder

  9. Renacuajos

    Hola! Soy Laura Perales, la autora del artículo sobre embarazo, niños y gatos. Os escribo lo primero para dar las gracias por haber colgado el artículo, porque a cuanta más gente llegue, mejor, más será de ayuda. Pero además porque cuando lo escribí no tenía blog, pero ahora si lo tengo y por supuesto lo he colgado allí, con licencia de Creative Commons, así que quería pediros que incluyais el link a la fuente (al blog):
    http://tiendarenacuajos.blogspot.com/2012/01/embarazo-bebes-y-gatos.html
    Mil gracias!
    Laura

    Responder

  10. §§ ~ Vanessa ~ §§

    Hola!!

    Mi nombre es Vanessa y tengo 37 + 5 de embarazo asi que estoy apunto de tener a mi bebita. También tengo un gato de 1 año7 meses que se llama MArtín y es mi regalón.

    Todos me dicen que lo tengo que reglar porque los gatos son celosos, traicineros, que le puede hacer daño a mi niña, etc etc, quizas las mismas cosas que te dijeron a tí. Cosa que no pretendo hacer porque "Martín bebe" es como si fuera mi hijo.

    Quisiera que me contaras con más detalles el proceso que hiciste para que tus gatos y tu bebé, desde el dia 0, se llevaran bien y asi ponerlo en práctica.

    Atenta a tus comentarios,

    Saludos cordiales desde Chile.

    Vanessa.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 − 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.