33 semanas (y media)

Photobucket
Y descontado… este cronómetro no hay quien lo pare, parece que los días pasan de dos en dos porque se me está haciendo rapidísimo, estamos solo a mes y medio de la fecha probable de parto, el mes que viene seremos una más en la familia y nuestra vida dará un cambio de nuevo.
Yo sigo encontrándome bien para el tiempo que estoy, así que no puedo quejarme. Afortunadamente -y no lo quiero decir muy alto- no se me están hinchando los pies más que lo normal al final del día, lo que es un alivio, porque para mí fue una tortura la tremenda retención de líquidos que tuve al final del embarazo de Iván; de peso voy magnífica, la matrona nos ha llevado un control desde la primera clase de educación maternal, y en 6 semanas he engordado 1 kg justito, así que a este ritmo podría acabar el embarazo con tan solo 7 kg de más en mi cuerpo, y ya sabemos, a menos kilos puestos, menos kilos que quitar. La única molestia que me incordia de verdad es el lumbago, es un auténtico coñazo porque me duele en cualquier postura, sentada, acostada, con lo que descansar no descanso nada, y acabo levantándome peor que me he acostado, como si me hubieran dado una paliza.
Por lo demás todo bastante bien, parece que no estoy echando tanta barriga como con Iván (o eso me dice la gente, tendré que tirar de archivo y comparar fotos), aunque yo me veo un pepinazo tremendo. Ayer tuvimos la ultima clase de preparación al parto, y ya me quedan las últimas pruebas médicas que son más de cara al parto, de aquí a nada me veo con la cita en monitores… Ya llevo semanas sintiendo contracciones, solo que antes eran muy  esporádicas y suaves y ahora ya me tengo que parar un ratito cuando me da alguna; se que no son preocupantes y, gracias a la experiencia, que no tienen nada que ver con las de parto, pero me dan bastante a menudo, duran un buen rato y se me pone la tripa dura como una piedra y siente mucho tirón en toda la zona. 
Supongo que tiene que influir el hecho de que mi situación ahora no tiene nada que ver con la del embarazo de Iván, que era yo sola y podía relajarme lo que quería; ahora voy mucho más ajetreada, me cuesta más sentarme y descansar e Iván me necesita, no puedo dejarlo de lado porque además no se lo merece, y si hace 3 años me podía tirar todas las tardes en casa relajada en el sofá, ahora tengo que salir, pasear, ir a la playa, lo que es entretener al peque… Y muchas veces sola porque coincide que Papá trabaja y el peque no perdona, así que descanso cuando por fin Papá está en casa y se encarga él de Iván.
Además Iván está super demandante, desafiante y rebelde. Vamos, que se ve venir el cambio, digo yo… reconozco que a veces me pone al límite y me cuesta mucho no perder los nervios, porque hace cosas que no son propias de él, me mira con atrevimiento y solo le falta decir «mamá, ¿a que jode?», se ríe con mala leche y espera mi reacción, y yo hay veces que ya no se qué hacer porque me desquicia. Así que bueno, intento tranquilizarme y decirle que no está bien lo que ha hecho, que eso no se hace, no le castigo pero si le digo que haciendo ese tipo de cosas Mamá no le va a dar premios. Luego el muy zalamero viene a pedirme perdón y me dice que va a ser bueno, y acaba con un «Mamá, ¿me das mi premio?» poniendo carita de ángel, a lo que le respondo que los premios se consiguen cuando se es bueno. Y así pasa lo que pasa, que lo escucho decir en sueños «Iván, hay que ser bueno», vamos, que tonto no es y le pone intención a la cosa.
Así que bueno, vamos contando hacia atrás para todo, para los últimos días de Iván como rey de la casa, mis últimas semanas de barriga, pataditas, movimientos y sentimientos maravillosos, la llegada de Antía, y otra vez vuelta a empezar a criar un bebé. Un nuevo cambio en nuestras vidas que confío sabremos llevar y será muy positivo, porque como bien dice mi amiga Reyes, super mami de cuatro hijos, lo que de verdad te cambia la vida es tener hijos, el número es lo de menos. 
¡Qué gran verdad!

7 thoughts on “33 semanas (y media)

  1. Ness

    jajaja ya veo que tu Iván es tan crack como el mío…Yo le digo, pórtate bien, se gira me pone su mejor sonrisa y me dice "me estoy portando bien"…jajaja

    Nena, que como nos descuidemos, estos nos ganan la batalla, pq se saben casi todos los trucos, jeje

    Responder

  2. Maria

    Me alegro de que el embarazo vaya genial, ya queda muy poquito para ver a la pequeña Antia!!! Y lo de Iván, pues mucha paciencia, es una etapa y yo creo que el tambien está un poco asutado. Muchos besos

    Responder

  3. Annie74

    Ya si que empieza la recta final, que poquito para tenerla con vosotros.
    Ivan claro que lo estara acusando, aunque en lo desafiante y la risa, me ha recordado a pitufo.. y no espera una hermanita, asi que seran los temibles/terribles 2-3 años. ;D
    Tienes un premio en mi blog¡¡

    Responder

  4. Anónimo

    Diamar.
    Hola Guapa, me alegro que te encuentres tan bien, la verdad que para mi parecer tambien has echado menos barriga que en el embarazo de Iván, lo importante es que las dos se encuentren bien.
    Iván es un amor, y sabe perfectamente como camelarte, y es que con esa carita, no hay quien se resista a comérselo.
    Ya queda menos para el gran acontesimiento asi que disfruta de las ultimas semanas a tope.
    El viernes tengo la Eco Selectiva, de las 20 semanas, ya te contaré, de resto todo muy bien, sientiendo a Aitor cada vez mas a menudo, no para, se parece a su madre que no puede tener el culo quieto,jajaja.
    Preciosa la foto de los papis con Antía, para el recuerdo.
    Besitos

    Responder

  5. Jeza Bel

    Guapa!me encantan las fotitos que te haces de tu tripita! Antía esta casi aquí, que nerviosss!!!
    Iván es muy listo y se huele el cambio, pero nadie le va a destronar. él será tu príncipe y ella tu princesa, así que compartirán juntos el trono!!!

    Por cierto, te he dejado un par de premios en mi blog, cuando saques un huequín pásate a por ellos!!
    besos

    Responder

  6. MI PRINCIPITO

    me alegro de que todo vaya para adelante y ke este siendo esta ultima fase del embarazo tan buena no siendo por el dichoso lumbago que tanto molesta,pero todo merece la pena porque en muy poquito tendras a tu niña contigo. a ivan dale un fuerte besote y ke no sea tan gamberrillo jiji.besos preciosa

    Responder

  7. alma

    Pero q de premios estás recibiendo últimamente eh? jejejeje.

    Me encanta la foto de la "casita" de Antía con vuestras manos 🙂
    Disfruta todo lo q puedas y más 😀 jejeje.

    Espero q el lumbago no te de mucho la lata.

    Oyeeee, y felicita al campeón por usar el baño tan bien como él lo hace. está genial.

    besazos enormes.

    Alma

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.