Un combinado: 30 semanitas, un poco de playa y noticias del colegio

Este fin de semana he llegado a las 30 semanas de embarazo, me entra vértigo nada más pensarlo porque es una cuenta atrás que va más rápido de lo que me esperaba, 10 semanas no son nada y siento que el tiempo se me escapa entre las manos.
En estos momentos, aunque empiezo a tener molestias incómodas, estoy encantada con la barriga, orgullosa de tenerla y con un sentimiento constante de pena por saber que pronto todo esto acabará. Estoy deseando tener a Antía en brazos, verle la cara, besarla y sentirla junto a mí, pero es tan bonita esta sensación de llevarla dentro que, aunque esté cansada y haya cosas que ya me cueste hacer, quisiera que esto durara un poquito más. 
La siendo constantemente, recuerdo que a Iván lo notaba mucho pero tenía sus momentos, sin embargo Antía no para en las 24 horas, lo mismo son movimientos leves, como cambios de postura molestos o golpecitos que parece que me va a traspasar la piel, en todo caso, aunque a veces pueda resultar molesto, es una sensación que me encanta y que sé que echaré mucho de menos.
El 31 de mayo tenemos la siguiente eco por lo privado, he tenido que adelantarla porque la visita correspondiente a las 32 semanas por la Seguridad Social me la han dado tardísimo, a 2 días de hacer las 34 semanas, y justo 2 días antes de la siguiente visita por lo privada, así que como no la veo desde el 19 de abril preferí adelantarla. La última vez estaba con la cabeza abajo, espero que siga así, y tengo mucha curiosidad por saber qué postura tengo porque noto mucho sus cambios y si no me equivoco se pasa el día culo p’acá, culo p’allá, que hasta se lo puedo palpar.
Por otro lado, estos días está haciendo una temperatura veraniega, un calorazo de narices, la verdad es que me agobio bastante en casa, ya he dejado las medias y sacado las sandalias y, como no, hemos aprovechado para ir a la playa. Confieso que cada vez que voy a la playa pienso que jamás podría vivir lejos del mar, a pesar de estar acostumbrada a él desde que nací, ya que siempre he vivido en costa, me sigue maravillando, y aún sin hacer nada, solo con sentarme en la toalla, disfruto de la brisa, del olor del mar, del sonido de las olas, me parece increíble.

Photobucket
A Iván le encanta la playa, se ha pasado toda la semana esperando a que llegara el sábado, el viernes por la tarde fuimos con toda la ilusión a comprar el cubo y la pala de la temporada y hemos pasado todo el fin de semana en la playa. Fijaos si le gusta y si lo disfruta que no para ni un segundo en la toalla ni debajo de la sombrilla -va untadito en crema solar factor +50 y con su gorrito en la cabeza- ya puede estar el agua helada y él tiritando de frío que le da igual, le encanta jugar en la orilla con las olas que van llegando, cojer conchas y piedras o hacer castillos con la arena húmeda. 
Además hemos aprovechado para quitarle el pañal ese ratito, ni nos hemos acordado de él, y no se ha hecho caca, pipí supongo que habrá hecho aunque no nos hemos enterado; pero Iván es muy sincero, y cuando le he preguntado si había hecho pipí me ha contestado con una sonrisa de oreja a oreja «¡sí, en el agua!», qué gracioso. Así que bueno, también es el primer pasito de la Operación Sin Pañal.
El caso es que disfruta, es feliz, corretea de un lado a otro y cuando nos vamos a casa (a eso de las 7 de la tarde) está tan cansado que se duerme… ¡hasta el día siguiente! Parece increíble pero ha sido así los 2 días, tanto que se ha despertado puntualmente y hemos aprovechado para darle una ducha y la cena, y a seguir durmiendo. Me encanta verlo así de feliz.
Photobucket

Y a mí me está viniendo genial, me he pegado unas buenas caminatas por la orilla de la playa, con el agua fresquita, me he dado unos buenos remojones, no paso tanto calor como en mi casa y disfruto como una enana, aunque no haga más que sentarme en la silla a ver cómo juega el peque. Lo de la toalla este año es inviable, con el lumbago no puedo sentarme en ella, necesito un apoyo, así que la silla está siendo mi mejor amiga en la playa.

Ya se me están empezando a hinchar un poco los pies con el calor, así que espero que estas caminatas me ayuden un poco, además de que me relaja mucho caminar por la orilla con el agua dándome en los pies, cuando descanso noto ese hormigueo de estar la circulación activa. Y es que la playa es salud.

Y por último el tema colegio, que hoy ha salido la lista de adjudicación de centros para los que no han tenido plaza en el solicitado. La buena noticia es que nos han asignado un buen colegio, la mala es que me coge lejos y a trasmano de todo, es decir, lejos de casa y en la otra punta de donde trabajo y donde vive mi madre, que es quien tendrá que recoger a Iván cuando yo salga a las 3 de la tarde. Así que ahora toca la paliza de ir a delegación, presentar alegaciones y pelear por una plaza en el colegio solicitado o ver si hay alguna otra opción que nos venga un poco mejor. 
Pero por lo menos me queda el consuelo de saber que, de no conseguir lo que necesitamos, por lo menos es un buen colegio, y en el peor de los casos tendríamos que echar mano del comedor escolar al menos dos semanas al mes que en este caso, al ser un colegio público, posiblemente nos subvencionarían algo. Pero no está todo decidido, todavía podemos luchar.

Y hasta aquí las noticias del finde, que ha dado para mucho…

8 thoughts on “Un combinado: 30 semanitas, un poco de playa y noticias del colegio

  1. Maria

    Que guapos los dos en la playa!!! Me alegro de que todo vaya bien! Ya empieza a entrar ganas de disfrutar de la playita verdad!? Espero que consigais lo del cole. Un besazo muy fuerte

    Responder

  2. Carol

    Qué envidia en la playita, se te ve muy bien!
    Yo lo que peor llevaba al final era el calor (me pilló todo el verano), pero no tenía ninguna prisa, me gustaba disfrutar de mi barriguita.

    Responder

  3. London

    Yo no me canso de decirlo, la playa es el mejor sitio para los niños! Nosotros también vivimos en costa y tanto a las niñas como a mi nos chifla la playa. Me ha echo gracia Ivan, mi hija también tiritando en la playa y no hay forma de sacarla del agua y envolverla con su poncho playero.. imposible!

    A ver si tenéis suerte con el cole, ojalá!

    Responder

  4. jenny

    por aqui igual,en la playita porque hace un calor!!A ver si tienes suerte con lo del comedor.

    Besotes

    Responder

  5. Annie74

    30 semanas¡¡¡ como entiendo cuando dices que no quieres que se pasen.. que bonito sentirlos dentro jeje¡
    Que afortunados de tener cerquita la playa.. es una maravilla.
    Disfrutadla todo lo que podais, que hay quien contamos los dias para que lleguen las vacaciones y poder ir ;D

    http://lascosasdemipitufo.blogspot.com/

    Responder

  6. MI PRINCIPITO

    uyyy hacia mucho ke no pasaba x aki pero es ke no tenia internet y me e alegrado de ver ke todo esta perfecto y ya vi su nombre es precioso nunca lo habia escuchado ¿tiene algun significado? ivan esta precioso y grandote y se ve ke se lo pasa en grande en la playita, y a ti decirte ke ya va faltando menos y estas muy guapa. cuidate ese lumbago y muchos besos

    Responder

  7. Frikimami

    Oleee, que guapa estas!

    Responder

  8. Nereida

    Gracias chicas, la verdad es que la playa es una maravilla, a mí me encanta y estaba deseando que llegara el calorcito para poder disfrutarla, que además así se llevan mejor los calores del verano.

    MI PRINCIPITO, Antía es de origen griego, significa Diosa de las flores, a ver si abro una entrada contando por qué este nombre y no otro.

    Lo de guapa os lo agradezco pero yo me veo con más mala cara…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.