Como el hámster en la rueda

Ayer iba andando por la calle pensando en mi, en mis cosas, en mis circunstancias, a solas con mis pensamientos. Sí, he dicho bien, a solas, iba sola, algo insólito porque siempre voy con al menos uno de mis hijos. La soledad por voluntad propia es un bien escaso en la tri-maternidad, y a veces es muy necesaria para despejar la mente y recargar energías.

El caso es que peleándome con mis circunstancias por un lado y desahogándome con unas amigas en el whatsapp por otro, de repente me vino la imagen a la cabeza: me siento como un hámster en la rueda, corriendo, intentando salir adelante, gastando fuerzas y energías pero sin capacidad para salir del mismo punto en el que me encuentro.

Pongámonos en situación. Desde que di a luz tengo un problema con la mano derecha, por lo general tengo ambas manos hinchadas pero la derecha especialmente, y para acompañar, por la noche se me agarrota, se me duerme, durante el día tengo parestesia con irradiación hacia el hombro, he perdido fuerza y agarre… En fin, que ahí andamos viendo si es el típico síndrome del túnel carpiano o si es otra puñetería que me pueda estar afectando.

Llevo dos meses esperando una radiografía, tenía grabada a fuego la fecha pero por lo que sea me lié, di por hecho que 25 de abril era martes y cuando me estaba preparando para salir ese martes, que era día 26, caí en la cuenta que el 25 había sido el lunes anterior, por lo que se me había pasado la cita. En el primer momento quise tirarme de los pelos por mi despiste, no me podía estar pasando, luego me calmé y decidí pensar qué hacer. Decidí dejar a mi bebé con su abuela y me fui al centro de especialidades a ver si al contarles mi caos de vida -precisamente el lunes a la hora de la cita estaba con mis tres hijos en la consulta de su pediatra- les daba pena y me hacían la radiografía.

Mientras esperaba a que el técnico de RX decidiera si atenderme o no, recibí una llamada del colegio: mi hijo mayor había vomitado. Llevaba varios días con una gastroenteritis leve, el día antes no había al cole y parecía que ya estaba recuperado, pero por alguna razón se le cortó de nuevo el cuerpo. Y mi situación era tal que: yo esperando a que me hicieran el favor de atenderme en radiología siendo responsable de haber perdido la cita; mi madre con mi pequeñín y el cole que le queda a tomar por saco de lejos; yo que aunque no me atendieran y me fuera de allí en unos minutos, en lugar de en coche me había ido andando desde casa de mi madre, por lo que tampoco podía llegar inmediatamente al colegio porque antes tenía que ir a por el coche.

O sea, ¿que tengo un marrón? pues venga otro más y todo en contra para ponerles solución. Algo que desde hace unos meses, por una cosa u otra, se viene dando más veces de las deseables, incluso de las aguantables. Entre eso y que se me olvidan cosas importantes, me despisto con una facilidad tremenda, empiezo a pensar que tengo un problema grave.


(Inciso: no estoy de coña, esta noche he puesto a calentar un cazo con salsa de tomate casera, mientras me he ido a cambiar el pañal al peque, se me ha ido el santo al cielo, comencé a oler raro y…. sí, se me ha quemado la puñetera salsa. Y así, todos los días algo).

Ese pensamiento y la conversación por whatsapp, que tuve que dejar porque hablar de mis miserias me genera una ansiedad insoportable, me hizo pensar en lo que se ha convertido mi vida: en una continua lucha por solucionar cada contrariedad que surge, que no son pocas, intentando salir hacia adelante pero viendo que al final estoy en el mismo punto, o voy para atrás.

Y es algo que comienza a agotarme hasta el punto de la extenuación. Nadie ni nada te libra en esta vida de una mala racha, pero tengo la sensación de que en lugar de mejorar vamos a peor. Bueno, no es una sensación, es la puñetera realidad. Y no soy persona de quejarme, no soy negativa, siempre levanto la cabeza, pienso en positivo y tiro adelante, pero llega un momento en el que una se harta de tener que pelear día sí, día también, y ver que por más que pones de tu parte las cosas no se solucionan.

¿Que en algún momento pasará?. Sí. ¿Que no hay que venirse abajo?. También. ¿Que está durando demasiado y yo ya comienzo a quebrarme?. Quisiera que no fuera así pero por desgracia para mi no soy de piedra, y ya llevo demasiado encima. Siento que llegará un momento en el que me venga abajo y se irá todo a la mierda, aunque pongo todo por mi parte por que no sea así.

La tri-maternidad me tiene agotada, es la verdad. No la tri maternidad en sí, sino llevarla casi en solitario, porque cuando el padre acompaña y lo llevamos entre dos es otra cosa, pero el hecho de que esté trabajando fuera y no pase por casa ni para renovar la ropa de la maleta, que todo el trabajo y responsabilidad de los niños caiga exclusivamente sobre mi 24 horas al día 7 días a la semana, sin descanso, me tiene desbordada.

Y no puedo quejarme, porque si me quejo la culpa es mía porque nadie me mandó tener tres hijos. Que no lo digo yo ¿eh?, es lo que tengo que escuchar si alguna vez cometo la debilidad de decir que estoy desbordada.

Lo que nadie comprende es que el problema no es tener tres hijos: el problema es que mi marido se vea obligado a estar fuera tanto tiempo por trabajo, eso que le ha faltado durante cuatro años, al que se agarra cual clavo ardiendo a pesar de estar mal pagado y obligarle a no ver a sus hijos, incluyendo perderse el nacimiento y casi todo el primer año del pequeño, por el simple motivo de que o acepta ese trabajo, o no hay otra cosa. Lamentable.

A eso me refiero con la metáfora el hámster en la rueda: a que por más que intentamos mejorar y salir adelante, algo se ha confabulado en nuestra contra, tanto que si hace 4 años tenía preocupaciones, hoy quisiera yo tener las preocupaciones que tenía por entonces, que no eran pocas. Pero ver que 4 años después no es que estemos igual, es que estamos peor porque nos la dan por todos lados, es muy muy frustrante.

No es el post más bonito, ni más emocionante, ni más ilustrativo… De hecho estoy tan casanda que la cabeza no me da para nada creativo, no coordino. Ahora mismo solo pienso en irme a la cama e intentar dormir porque me caigo de sueño, de cansancio y de todo, aún sabiendo que me quedan mil cosas por hacer y que mañana será otro día, con el doble de cosas por hacer.

No me tengas en cuenta las gilipolleces que acabo de soltar. O lo digo, o reviento, a veces hay que soltar lastre para seguir adelante. Y como no me da la economía para ir al psiquiatra, siempre me quedará este rinconcito para pegar un grito, tirarme de los pelos, desahogarme a gusto… Y volver a empezar.

13 thoughts on “Como el hámster en la rueda

  1. BLW La Aventura

    No te diré lo que ya sabes que tienes que hacer porque tú misma lo has dicho "que todo pasará" "que una mala racha la tiene cualquiera" como tú dices eso lo tienes claro pero si te digo que tienes todo el derecho de reventar!!! De explotar, de decir no puedo y no por eso sentirte débil. Creo que muchas veces me he sentido así y me daba sentimiento de culpa o incluso me enfadaba conmigo misma por ser tan débil hasta que comprendí que no lo soy que simplemente me canso y me agobio y tengo que soltarlo. Así que no es el post más positivo del mundo pero es de los más reales que hay y que muchas muchas nos sentimos identificadas con estos momentos que pasas, cada una con sus circunstancias pero al final reventamos todas. Me gusta saber que el mundo no está lleno de supermamis sino de mujeres reales y sinceras.

    Responder

  2. Fatima C

    Escribirlo te libera, te desahoga y mañana (hoy) volverás al ruedo con energía. Nadie dijo que fuera fácil, pero pronto mirareis hacia atrás y veréis que todo tuvo su recompensa. Mierda de mundo laboral que no deja otro remedio de coger trabajos mal pagados con tal de intentar que sean una oportunidad.
    Eres fuerte, tres hijos no los tiene todo el mundo, y lo lleva con ese humor, la mayoría de las veces. Resistiras.

    Responder

  3. Pipindira Mamá

    Me siento super identificada. Yo tengo 4 hijos y estoy desbordada. Me levanto a las 7 super contenta y a las 8 ya estoy llorando. En mi caso estoy superando una depresión también (se me junta todo). Estoy desbordada con los niños, la casa, la falta de sueño (no duermo más d 5 horas y no seguidas porque a veces duermo 3 hrs por la noche y 2 por la tarde, lo que pueda), los problemas económicos, los familiares…Todo ello me ha llevado a la depresión q tengo, q me han mandadomedicación y me niego a tomármela, le pedí a mi médica q me derivase al psicólogo antes d tomarme nada y no quiso, me dijo q me iba a mandaaar lo mismo así q me mandó antidepresivos por la mañana y ansiolíticos por la noche. Probé 3 días pero me dejan muy mal y tengo q estar al pie del cañón con 4 niños. Estoy desbordada, se me olvidan las cosas, yo creo q es por el estrés q llevo, la comida tengo q hacerla a lo sumo en 10 min y o no me sale bien o se me quema. Encima me dicen lo mismo si me quejo "¿Tú no querías niños?". Ah, claro muy bien, gracias por tu compresión. Yo no tengo ayuda de nadie, ni de abuelas ni de tios ni hermanas…o sea q todo lo llevo yo sola. Para colmo sospechamos q nuestro segundo hijo es hiperactivo y en esas estamos a ver si me lo derivan al psicólogo, es agotador, es q se duerme y nos quedamos super tranquilos (tiene 6 años y siempre ha sido así pero lo achacábamos a la edad) , agota hasta a los hermanos, parte cosas, grita y luego pide perdón llorando pero al rato ya está liándola de nuevo , come en el sofá boca abajo, no es capaz d estar sentado…uff es q no puedo ya no sé ni como hablarle ni q hacer. Mi segundo hijo hace por 3. Es q la mayor y los 2 bebés (2 y 1 año) no me cansan tanto. Los otros días una amiga, q tiene sólo 1 hijo, me empezó a hablar de lo cansada q estaba, de la falta de sueño, de q no daba a basto y tonta de mí me sumé al desahogo y empecé a decirle q yo estaba ogual, q ya no podía mañ y me salta "¿Tú no querías niños?", muy bien, q tú con 1 puedes estar cansada y venirte abajo y yo x tener 4 no puedo ni decir ni mu. Me siento muy sola y todos me atacan si se me ocurre protestar. Empecé con un blog y un canal de youtube motivada por otra amiga y mi marido q saben q me gustan estas cosas como vía de escape, ya que no trabajo (he ido a varias entrevistas y me dicen q tengo muchas formación y poca experiencia, ¿Como se me ha ocurrido estudiar por dios, carrera, grado superior , 2 idiomas, si es q soy tonta). Bueno, q te comprendo mucho, ánimo y aquí estoy para lo q necesites. Un beso guapa!!

    Responder

  4. nekane78

    Primero de todo ignora a esas personas que te dicen que tu te lo has buscado, tener hijos no es buscarse dolores de cabeza, es gente amargada. Segundo desahogate mas amenudo, quejarse o decir las cosas en voz alta ayuda a descargar tensiones y a veces incluso a relativizar. Permitete dias de bajon para poder "renacer". Y por ultimo busca mas personas en tu misma situacion para hablar que seran las que mas te van a entender.
    Y como tu dices lo vas a superar aunque ahora lo veas muy muy negro. Mucha fuerza y besos

    Responder

  5. Maria

    Hace 3 meses nació mi segunda hija y por circunstancias, también estoy sola con las dos la mayor parte del tiempo.
    A penas duermo, y el cansancio y los nervios a veces me superan… y para mi es beneficioso caer hasta el fondo para poder coger impulso y seguir con toda la fuerza.
    En mi opinión, permitirnos estar tristes y aceptarnos como mujeres vulnerables que a veces no pueden con todo tiene algo de catarsis.
    Como tu dices, soltar lastre es la mejor manera de superar los días en los que no se ve la salida.
    Eso y la convicción de que todo pasa.

    Responder

  6. Maria

    Hace 3 meses nació mi segunda hija y por circunstancias, también estoy sola con las dos la mayor parte del tiempo.
    A penas duermo, y el cansancio y los nervios a veces me superan… y para mi es beneficioso caer hasta el fondo para poder coger impulso y seguir con toda la fuerza.
    En mi opinión, permitirnos estar tristes y aceptarnos como mujeres vulnerables que a veces no pueden con todo tiene algo de catarsis.
    Como tu dices, soltar lastre es la mejor manera de superar los días en los que no se ve la salida.
    Eso y la convicción de que todo pasa.

    Responder

  7. Beleta

    Madre mía si yo sólo tengo uno y hasta que no viene el padre casi no puedo hacer nada, hay una chica en youtube con seis hijos y ella está estupenda, sus hijos superbien atendidos, su casa limpia y ordenada y creo que está su marido fuera, yo lo veo para torturarme, me mola fustigarme, pero siempre me pregunto ¿soy inútil? Bueno, mil besos y ánimo

    Responder

  8. Beleta

    Madre mía si yo sólo tengo uno y hasta que no viene el padre casi no puedo hacer nada, hay una chica en youtube con seis hijos y ella está estupenda, sus hijos superbien atendidos, su casa limpia y ordenada y creo que está su marido fuera, yo lo veo para torturarme, me mola fustigarme, pero siempre me pregunto ¿soy inútil? Bueno, mil besos y ánimo

    Responder

  9. Piruli

    No son gilipolleces, son sentimientos y es bueno sacarlo para poder seguir.
    Fuerza!!

    Responder

  10. Piruli

    No son gilipolleces, son sentimientos y es bueno sacarlo para poder seguir.
    Fuerza!!

    Responder

  11. Annie74

    Es muy difícil… Las horas del día no dan, y yo solo tengo dos, imagino que con uno más… Pues eso, que eres humana!! Yo me siento agobiada muchas tardes también, y eso que tengo al papá a diario, pero trabajo, casa, niños (cada uno con sus cosas) los deberes del mayor, la rebeldía… La pequeñita que es un terremoto increíble, no deja nada cerrado ni en su sitio, y para que va a estar en el suelo? Habiendo mesas y muebles para escalar!! Supera a cualquiera. Me sorprendí el otro día diciendo al papá la frase q escuché tantas veces a mi madre…. No me he sentado en todo el día!! Y no me lo creía yo. A lo que voy, no son miserias, es la cara b de la maternidad. Pero en la cara b también hay buenas canciones, solo depende del ánimo del día que lo escuches

    Responder

  12. laura

    Todas te entendemos y creemos. Yo lo que no me creo es las super mamis que salen estupendas de la muerte todos los días en sus fotos del instagram. Postureo.
    Yo tengo uno superdemandante, llorón…vamos que llevo unos días que también hecha polvo porque creo estar en la rueda esa del hamster que dices. Hasta a mis suegros me he enfrentado harta de que cada vez que me quejo me comparen con mi cuñada que tiene una bebé que se duerme sola en la cuna y la puedes llevar a pasear en un capazo! !!! (Algo para mí impensable ).El caso es que te entiendo lo de los 3 hijos porque aún estando agotada hasta la extenuacion se me pasa por la cabeza tener otro. Yo creo que esto es como las pipas… cuando empiezas:p
    Tú problema de las manos yo lo he tenido y tengo un poco todavía. Te lo cuento por si te sirve de ayuda. Empezó 2 meses antes de dar a luz primero en una muñeca y luego en la otra. Todos me decían que era del embarazo. Fui a darme masajes y nada. La doctora me hizo análisis de sangre para descartar artritis? Y todo bien. Era como que nadie me entendía ni me daba solución.
    Para coger al bebé horroroso…dolor.
    Al cabo de 5 meses de parir estoy notando mejoría. Y lo que he hecho es perder bastantes kilos… no sé si tiene algo que ver…
    Y también pienso que está relacionado con "tendinitis de guervain".Búscalo y mira los síntomas a ver si se parecen a los tuyos.
    Bueno, chica, espero haberte ayudado y piensa que te comprendemos (no sabes cómo…)

    Responder

  13. La Cara B de la Maternidad - La aventura de mi embarazo

    […] anterior post donde contaba cómo me siento con un hámster en la rueda, sin salir hacia adelante, me di cuenta por los muchos comentarios que recibí -no solo en el blog […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − doce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.