La lactancia materna después de los 3 años

Son ya 3 años y medio los que mi niña y yo llevamos con la lactancia materna. Y no es porque yo me lo haya propuesto así, ni mucho menos. Nunca me he puesto plazos ni límites, siempre he dicho que duraría lo que tenga que durar. Pero no miento si os digo que no hubiera imaginado llegar tan lejos, pensaba que nuestro destete llegaría antes. Y confieso que por mi lo hubiera hecho antes, no os voy a engañar.

Pero lo cierto y verdad es que aquí nos encontramos, tres años y medio ya  y mi pequeña no renuncia a su “tetita” ni por todo el chocolate del mundo. Y no lo considero ningún mérito, que quede claro. No he tenido que hacer nada para llegar hasta aquí, no me ha costado trabajo, ha sido más bien un “no hacer nada” y dejarme llevar.

Realmente para mi la lactancia materna ha sido el estado más cómodo de la maternidad. Cierto es que al comienzo tiene sus cosas, como no, es lo que tiene emprender una nueva tarea, que mientras no el coges el truco necesitas practicar y dedicarle tiempo. Pero, desde luego, para mi la lactancia materna ha sido cómoda, en el sentido de que no he tenido que hacer nada en especial para mantenerla. Me ha bastado con ofrecerle la teta a mis hijos o dársela cuando me la han demandado. Así de simple. Por eso creo que no tiene ningún mérito, porque no he tenido que esforzarme ni hacer nada fuera de mi alcance para lograrlo.


También ha sido (y es) cómoda en su sentido más práctico. Alimento siempre listo y preparado en la cantidad justa y la temperatura ideal allá donde me encuentre. Si hay sueño, ahí está el mejor somnífero. Si hay dolor, hay está el mejor analgésico. Si hay mimos, ahí está el mejor consuelo.

A los 3 años y medio, evidentemente, es bien diferente a lo que fue el primer año de vida. Mi niña ya no mama fuera de casa, por un lado porque está entretenida y no se acuerda de pedir, y porque sabe que en la calle no le voy a dar tetita. Es mi manera de comenzar un destete progresivo y a su ritmo, además de que no me apetece darte teta en al calle. Ella ya tiene edad para entender ciertas cosas y si bien no admite un destete total, sí me hace pequeñas concesiones, como estas.

Tampoco mama por la noche, hace ya más de un año que logramos el destete nocturno. Si bien pensaba que podía ser el inicio del destete definitivo, nada más lejos de la realidad. Pero bueno, desde entonces hemos conseguido noches de sueño completas para las dos y mantener la lactancia manterna durante el día, los momentos que demanda y que no consigo distraerla con otra cosa.

Porque sí, en mi está destetar. Pero no quiero que sea forzoso, no quiero obligarla a ello, sino que quiero que llegue cuando ella esté dispuesta a dejarlo. Y de momento, no ha llegado ese momento, ni parece que esté cercano. Más bien, me cuesta creer que pueda llegar algún día, aunque evidentemente no va a tomar teta toda su vida..

La cuestión es que ahora es plenamente consciente de lo que es la teta, habla, expresa sus sentimientos, y entre otras cosas, la leche de la  teta no solo está muy rica sino que es su comida favorita. A ver cómo le digo yo que no a eso.

Así que practico el “no ofrecer-no negar”. Más bien el no ofrecer como primer recurso. No negar, no se la niego, pero intento escaquearme si puedo, por mi parte intento que mame lo menos posible, a veces lo consigo, otras no. Lo que no hago es dejar que llore por decirle que no, se me parte el alma, así que si después de negociar ella quiere su teta, tiene su teta.

El que lo lleva regular, curiosamente, es su hermano. Dice que le da vergüenza que su hermana tome teta porque a esa edad los niños ya no deben tomarla, porque son mayores. Y me pide una y otra vez que deje de de darle teta porque, además, a esa edad él tampoco la tomaba. Confieso que esta reacción por su parte me desconcierta y por eso lo hablo con él, le explico que es totalmente normal que su hermana tome teta aunque otros niños de su edad no lo hagan, que no es nada malo y que, por supuesto, no debe avergonzarse. Es una reacción que nunca me habría esperado de él.

 photo lactancia-prolongada-3a-byn_zpsigcp0yss.jpg

Tres años y medio después, la lactancia materna nos sigue brindando momentos especiales y únicos, nos sigue regalando instantáneas tiernas y entrañables. Y quizás, solo por eso, y por la complicidad que sigo sintiendo en ese mágico momento de conexión entre mi chiquitina y yo, siga mereciendo al pena disfrutar de esta maravillosa experiencia, aunque solo sea a ratitos.

 

16 thoughts on “La lactancia materna después de los 3 años

  1. Lautiara

    Me ha encantado. Mi peque (mayor) de camino a los 3 años me ha recordado mucho a tu niña. Pero el mama más porque claro está su hermanita de 5 meses y enfoca bastante los celos en la teta y no me parece mal. 🙂

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Sí, cuando hay hermanitos peques de por medio es normal que demande más, tienen que sentir que la teta sigue siendo suya. Pues te deseo una lactancia muy feliz y duradera 😉

      Responder

  2. Opiniones incorrectas

    Mi abuela les dio teta a sus tres hijos hasta los tres años y hasta le dio a un niño cuya madre no tenía leche.

    Besos

    38+1

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Mi abuela dio teta a mi tío hasta cerca de los 5 años, lo recuerdo perfectamente porque soy 5 años mayor que él 😉

      Responder

    2. Opiniones incorrectas

      ¿Tus peques tienen un tío-abuelo de 30 años? ¡Qué caña!

      Responder

    3. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Sí jamía, mi familia es, como diría Papuchi, rara rara raraaaaaa jajaja

      Responder

  3. Maricarmen Lop

    ¡Enhorabuena por esos 3 años largos de lactancia!. Nosotro llevamos 2, pero la cosa parece que va para largo. Igual que a la tuya, al mío le encanta la teta, después de tetar muchas veces dice "ummmmm, ¡qué rica!", a ver quién es el valiente que le dice que no 😀

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      ¡Gracias! Pues nada, a disfrutarla todo lo que podáis, y que dure 😉

      Responder

  4. nai.nana.nanita.nana

    Felicidades! Yo llevo 18 meses dando teta a Mae (y parece que va para largo), y estoy encantada. Con Unax solo pude darle tres meses… Así que haré como tu, le daré sus tiempos, y… hasta que ella decida!

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      ¡Gracias! Mientras disfruteis las dos, que dure lo que tenga que durar 😉

      Responder

  5. Hermanas Dehambre

    Yo llevo sólo 8 meses pero espero llegar donde tu, estoy super agusto y me encanta todo lo bueno que le aporta a mi bebe. Abrazos

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Ojalá, te deso que la disfrutes muchísimo!!!

      Responder

  6. diasde48horas

    Me encanta vuestra historia de lactancia… y te voy a contar un secreto, tus lactancias y tus posts hablando de ellas me ayudaron muchísimo cuando aún te leía desde el anonimato y nos encontramos con algún bache en la nuestra. Yo que creía que serían sólo 6 meses… y al final 22 y porque Redondo quiso dejarlo.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Ains, qué me gusta leer estos comentarios, me animan mucho, saber que mi experiencia ayuda a otras madres, ¡no hay mayor recompensa! Pues nada, ahora la disfrutarás con el que venga 😉

      Responder

  7. Demel Eguen

    Ayudaaaa bebe de mes y medio q estaba a demanda pero tras ingreso empezo tambien con bibi y sin querer mamar de noche.Toma mi leche en vaso.Se pone muy nervioso si le pongo al pecho pero si se duerme apoyado en el…quiero relactar peero no quiere mamar

    Responder

  8. Isa

    La mía se lleva poco con la tuya. Nuestra lactancia duró 41 meses, después de Reyes, ella misma dejo de tomarla. Dijo que ya era mayor. Solo teníamos la toma de la noche y algún ratito de sofá los fines de semana. Ella apenas si se acuerda, y me sorprende, porque tiene Super memoria… Que lejano lo veo ya, 7 meses después….

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.