Empezar el año con buen pie

Este año me he propuesto empezar bien el año, poniendo de mi parte todo lo posible. ¿Y eso cómo se hace?

Pues, la verdad, no lo se. Lo estoy intentando. Lo primero es no dejar de sonreir. No dejar que todo aquello que me atormenta o me pesa estropee los últimos momentos del año que se va ni los primeros del año que entra. Aparcar temores, resentimientos, dejar todo lo negativo a un lado, al menos por unas horas.

Porque acabar el año con tristeza, temor, con resquemor por lo que no ha podido ser, lo que salió mal, lo que te hizo daño, y empezarlo igualmente, solo puede traer lo mismo. El cambio está en nosotros mismos, y si no vemos la vida positivamente la vida no nos lo va a devolver.

Y me autoinculpo de ello, es decir, estos años he dejado que el negativismo me invadiera, he despedido y recibido años con una nube tormentosa sobre mi. Y el karma es muy poderoso, no se puede atraer a lo positivo pensando en negativo, de ninguna manera.

Así que este año decidí poner todo de mi parte para acabar y empezar de la mejor manera posible. No íbamos a hacer nada especial más allá de cenar en familia en casa de mi madre, pero eso no significa que no se pueda disfrutar igualmente de una noche única.

Así que lo primero fue poner agua en las cubiteras para enfriar hielo. Que si no nos íbamos de fiesta, nadie nos iba a privar de celebrarla en casa, en pareja. A veces los planes sencillos son los mejores. Y los niños iban a dormir en casa de la abuela, así que cualquier plan podía materializarse.

Iba a ir a cenar normal, con unos vaqueros, ya que en mi familia somos pocos miembros y la cena es informal. Pero fue abrir el armario y pensar, «¿por qué no me arreglo?». La actitud es lo primero. Así que saqué un vestido negro con pequeños adornos de lentejuelas que guardo para ocasiones especiales y que nunca me he puesto (mi armario está lleno de prendas que no he llegado a estrenar), un bolero dorado, unas medias de fantasía y los botines de tacón. Una coleta, maquillaje suave y los labios rojos. Y las uñas rojas. Y el tanga rojo, no podía ser menos. Porque el rojo levanta el ánimo y dicen que la ropa interior roja en nochevieja da buena suerte, aunque esto último no lo tengo miuy seguro.

 photo collage-nochevieja_zps435aa0bf.jpg

Cenamos tranquilos y relajados, sin prisas, pudimos disfrutar una prequeá sobremesa antes de las campanadas, nos reimos un montón engullendo las 12 uvas (suerte que no las vimos en Canal Sur, que vaya tela, vaya tela… ), y después de echar un ratito en familia viendo los típicos programas musicales donde salen los mismos artistas en diferentes canales -qué habilidad, ¿eh?-, papá y yo nos despedimos de los peques y nos fuimos a celebrar nuestro año nuevo.

Nos íbamos a tomar las copas en casa, y de hecho nos tomamos la primera pero, viendo que había ambiente en la peña futbolera de la plaza, nos bajamos a festejar la entrada del año nuevo con los vecinos y un frío del carajo.

El 1 de enero es, para mi, el día más vago del año. El día que no me apetece hacer nada, pero nada, y parece que el hecho de que esté media humanidad durmiendo y la otra media reposando el empacho de la noche anterior, todo cerrado, nadie pr la calle… ¿A quién le apetece pasar el día de año nuevo en algún lugar que no sea la casa propia o alguna familiar?. Comimos en casa de mi madre, me eché la siesta, pasamos la tarde, no digo más que nos llevamos a los niños a casa en pijama.

Así que sí, se puede decir que entré en el nuevo año con buen pie, tranquila, sonriente, rodeada de los míos. Ojalá sea un anticipo de lo que me depare este nuevo año. Por mi parte, prometo darlo todo para que así sea.

3 thoughts on “Empezar el año con buen pie

  1. Mo

    Sí señor, esa es la actitud! Yo también me he propuesto aparcar temores. Total, sólo sirven para pasarlo mal. Así que nada, a esperar que el 2015 traiga muuuuchas cosas buenas!
    Muas!
    PS: Guapaaaa!

    Responder

  2. Drew

    Haces muy bien 🙂 Estabas genial en la cena!

    Responder

  3. diasde48horas

    Claro que sí! Me gusta mucho tu actitud!! Sobre todo me quedo con lo que dices, no se puede atraer lo positivo si pensamos en negativo. Verdad verdadera 🙂

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.