Los antojos en el embarazo

antojos en el embarazo

Ay muchas teorías con respecto a los antojos en el embarazo, no hay que más que darle a San Google para verlo y encontrar las posibles respuestas a este “enigma”.
El caso es que no acaba de estar claro por qué se producen los llamados antojos  en el embarazo y si es cierto que existen como tal, o si las embarazadas somos algo más caprichosas durante el embarazo y nos aprovechamos un poco de la situación, y de nuestros maridos, que son los que acaban sucumbiendo a nuestras peticiones gracias al chantaje emocional que más de una hace ( ¿y si la niña me sale con una fresa en el culo?)
Tengo que confesar que este embarazo estoy bastante antojona. En el de Iván también se me apetecían cosas, pero no dejaban de ser cosas cotidianas… los bocatas de chorizo -¿quién dijo miedo a la toxoplasmosis?), las palomitas de maíz, las tortitas con chocolate caliente… pero poca cosa.

Sin embargo ahora se me apetecen cosas con las que incluso sueño, cosas que normalmente en mi casa no hay o que no tengo costumbre tomar, o incluso cosas que nunca me han gustado. Afortunadamente me las surto yo solita, mi marido no puede quejarse porque cuando tengo un antojo ya me lo he comido antes de que él se de cuenta.
¿Qué se me antoja?:
-Las aceitunas: cuanto más grandes y aliñadas, mejor. Pero no las que venden ya envasadas, no… me gustan las que venden a granel, ahí en su recipiente con el cazo para servirse al gusto. El sábado no me lo pensé dos veces cuando pasé por la zona de las aceitunas del supermercado y me serví una tarrina de aceituna gordal aliñda. Casi se me saltan las lágrimas cada vez que me tomo una (no de emoción, sino de fuertes que están jajaja), pero !qué ricas que están!
– El queso con membrillo: el otro día, haciendo la compra en el Mercadona, al pasar por la zona de los quesos ví allí un queso de tetilla y de repente se me vino una imagen a la cabeza… mi abuela comiendo queso con membrillo. Nunca me ha gustado, de pequeña yo no era muy quesera y el membrillo me resultaba muy dulzón y empalagoso, pero a mi abuela le encantaba, y recuerdo que siempre había en casa un queso del país (así le decían en Galicia a cualquier queso típico de allí) y una bandeja de membrillo. Pues para no gustarme bien que se me ha antojado, tanto que en dos días me he zampado medio queso de tetilla y la correspondiente media tarrina de membrillo. Y cada vez que le doy un bocado me acuerdo de mi abuela, que descansa en paz desde hace ya mucho…
-Las Torrijas: de nuevo comprando en el Mercadona, al pasar por la zona del pan ví la bolsa de pan especial para torrijas y lo compré, y eso que nunca las he hecho yo y la repostería no es lo mío… pero me acordé de ellas y se me apetecieron, tanto que esa misma noche hasta soñé con ellas. Ni que decir que por la mañana me afané en la tarea de prepararlas por primera vez en mi vida, y decir que para ser la primera no salieron nada más, qué ricas que estaban y que bien me sentaron.
– Las albóndigas de choco: me gustan mucho unas en concreto que solo venden en un cash de estos que tienes que tener tarjeta para poder entrar (y yo no la tengo). Hacía mucho que no las comía y tengo una compañera de trabajo que sí puede comprar allí, así que se las he pedido (bajo amenaza y coacción) y ayer las preparé… me las trajeron el martes por la tarde y cuando llegué a casa después del trabajo me di cuenta de que me las había olvidado en la taquilla, ya no podía volver a buscarlas porque eran las 11 de la noche, pero en cuanto dejé por la mañana a Iván en la guarde me fui a por ellas. Deliciosas.
– Una Torta del Casar: llevo tiempo con unas ganas tremendas de meterle mano a una torta del casar, que no es difícil de conseguir, pero como solo me la como yo, no es plan de tirar un pedazo queso de 15€ porque yo no doy a basto con todo. Pero ganas hailas ¿eh?
– Orejas: no las de cerdo… sino las de dulce, las que se preparan en mi tierra por Carnavales. Hace años que no las como, las filloas sí las suele hacer mi madre (este año no me las ha hecho y tengo una cuenta pendiente con ella), pero las orejas no le gusta hacerlas, y yo como que tengo unas ganas… así que no pasarán unos pocos de días de aquí a que las prepare, porque no pienso quedarme con las ganas.
Sin embargo hay cosas que me chiflan y que tengo en casa, y no como. Y si os lo cuento no os lo creeis… Tengo desde navidad dos cajas de bombones que tiene que estar la mar de ricos, sin abrir. Un bote de nocilla muerto de aburrimiento. Y la última tableta de chocolate que compré me duró mes y medio. Y os aseguro que me encanta el chocolate, pero por lo que sea, si en condiciones normales la tableta volaría en un par de días, ahora como que ni me acuerdo que la tengo.
¿Cosas de las hormonas? ¿de la mente? pues no lo se, pero el caso es que yo tengo antojos, y me quedo la mar de agusto cuando los cumplo.

3 thoughts on “Los antojos en el embarazo

  1. jenny

    Dicen que no son antojos,que cuando careces de alguna vitamina en el cuerpo,te apetecen las cosas que lleva esa vitamina,o por ejemplo te apetece mucho el queso quizas es porque te falta calcio,y ahora mismo con el bebe lo necesitas.Yo creo que asi es,el cuerpo es sabio!Mi profesora siempre me decia,cuando te apetece algo mucho comelo,porque tu cuerpo lo necesita.Yo tmabien tengo muchas veces ganas de algo y no estoy embarazada eh jajajaja

    Un besote

    Responder

  2. Maria

    Uhhm que recuerdos!!!! Yo me pase mi embarazo comiendo aceitunas sin parar!!! La gente se reía y quien me conocía cuando venían a casa me traían un bote de aceitunas de las que venden a granel!!!

    Responder

  3. Frikimami

    A mi me dio por las aceitunas, como tu, y por los pepinillos, banderillas, y vinagretas varias. Me puse hasta las orejas. Me triscaba un bote de banderillas de una sentada. Quizás eso fue lo que me ayudo a no desmadrarme con el peso.
    Una vez parida, los avinagrados, ni olerlos. Es curioso, antes se me caian las lagrimas del gusto, y ahora ni verlos. Por lo visto tiene su explicación.
    Con el embarazo el estomago deja de segregar no se que tipo de acidos, y se compensa comiendo vinagretas de estas.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *