Mi reloj biológico

Últimamente no deja de retumbar en mi cabeza el tick-tack de mi reloj biológico, como si fuera un martilleo constante.

Ese tick tack ha despertado en mi las ganas de ser madre otra vez. Mi yo consciente intenta silenciar el sonido de mi reloj biológico pero el tick tack sube su volumen, pasando por encima de todos los contras, inconvenientes y crudas realidades que mi conciencia revela una y otra vez cual vídeo en bucle.

Es muy complicado. Lo reconozco, me cuesta llevar adelante a mis niños, que me han dado muy buena crianza pero no me dejan un minuto de descanso ni respiro, económicamente no está la vida -al menos no la nuestra- para otro más y si ya nos cuesta conciliar el trabajo con la crianza de dos hijos, no quiero pensar con uno más.

En mi cabeza todo son contras. No podría llevar la tienda con dos hijos y un bebé, tendría que dejar a mi bebé con la abuela para trabajar y sería más de lo mismo. Me cuesta re-encontrame conmigo misma y con mi cuerpo tras los partos y no quiero más hemorroides ni complicaciones como el rectocele ni que tengan que pasar 18 meses para volver a sentirme una mujer normal en lugar de recién parida -porque el puerperio dura más de 40 días-. Creo que no podría ofrecer las mismas oportunidades a dos hijos que a tres y para mi eso es muy importante. Antía es muy pequeña y ya no la he disfrutado tanto como a Iván, menos la disfrutaría con un bebé al que atender.

Pero por otro lado está mi yo maternal. Mi yo que se muere por volver a sentir una vida en mi interior, por volver a parir, por dar de nuevo el pecho a un bebé, por portear desde el nacimiento, por tener entre mis brazos a una criatura que depende de mi. Y ese yo maternal me recuerda todos los días que un bebé es más que pañales y llantos.

Desde que me quedé embarazada de Iván tuve claro que me gustaría tener 3 hijos, y que me gustaría que se llevaran poco tiempo entre ellos. Quizás el reloj biológico se ha activado de nuevo porque me quedan unos meses para que, si me quedara de nuevo embarazada, se llevara con Antía el mismo tiempo que ésta se lleva con Iván, no se por qué pero el hecho de que con ambos me quedara embarazada en octubre y diera a luz en julio hace que mi cerebro se programe automáticamente para que de nuevo sea así, como si no pudiera embarazarme y parir en otra época.

Hay días que me animo y me digo «venga, uno más no se va a notar». Hay días que me digo «estás loca no, lo siguiente». Hay días que pienso que es ideal que se lleven este tiempo, y días que pienso que podemos dejarlo así porque aún soy joven y quizás dentro de unos años, cuando mis niños sean más grandes, pueda retomar la idea de ampliar la familia, quedarme embarazada y, con mis niños algo más criados e independientes, poder disfrutar de nuevo de un bebé.

Pero es inevitable, por más que intento borrarlo de la cabeza, no dejo de pensar en ser madre de nuevo. Aunque llevo una temporada en la que también ha aflorado de nuevo en mi algo que dejé pendiente y que quisiera hacer antes de que pierda la oportunidad de ello, y es donar óvulos. Iba a hacerlo antes del embarazo de Antía pero me echó para atrás el hecho de querer buscar un nuevo embarazo y que el tratamiento me la jugara trayéndome un regalo múltiple. Ahora estoy cerca de cumplir los 35 años por lo que mi tiempo para donar óvulos se acaba, y quisiera hacerlo antes por cuestiones personales, es algo que quiero hacer, no es por dinero ni mucho menos, sino por ayudar a una mujer, a una pareja a alcanzar el sueño de ser padres. Pero tengo una lucha interna pues para hacerlo tendría que dejar de darle el pecho a mi hija, ya que el tratamiento hormonal es muy fuerte, y no quiero dejar de disfrutar de nuestra lactancia materna.

Lo peor es decir NO a una nueva maternidad y arrepentirme de ello en un futuro.

15 thoughts on “Mi reloj biológico

  1. Yo y mis mini yos

    Ay, como te entiendo! Te acordarás de mi entrada hace alrededor de agno y medio casi-casi calcadita a la tuya 😉 en fin, ánimo! La buena noticia, y te lo digo totalmente en serio, es que hagas lo que hagas NO te vas a arrepentir, sera la buena decision, ya verás! Suerte y besitos!

    Responder

  2. Mama gnomo

    Pues no le des tantas vueltas y adelante!!! yo tengo esa sensacion con la diferencia de que mi bebe…es muy bebe!!! fue tenerla y desear otro no se por que!! ahi si que tengo que pensar de manera ferrea en que no porque seria una locura en toda regla. Tu puedes con otro seguro!

    Responder

  3. Lou

    Mi vida ya te las sabes jajajjaja, así que me ahorro contártela, cuando pensé en quedarme embarazada de la tercera me pregunté:

    ¿Me arrepentiré algún día de haber tenido uno más?… NO, nunca
    ¿Me arrepentiré algún día de haberlo tenido?… lo más probable es que sí…

    Y ahí tienes a Valeria 🙂

    También tengo que decirte que mi reloj se activó y nunca se ha vuelto a apagar, por esa razón no tuve más remedio que cortar por lo sano (con toda la pena del alma, aun ni siquiera he podido hablar de eso 🙁 )

    Besitos guapa

    Lou

    Responder

  4. Marieta

    Si estás tan segura ADELANTE!!! Yo te digo que eres una valiente porque yo con mi parejita ya me planto, aunque te digo que me encantaría volver a parir, que momento tan maravilloso! Pero no volvería a pasar por un embarazo porque los mios han sido los dos horribles no, lo siguiente. Así que si lo tienes claro no le des mas vueltas… Ánimo!!!

    Responder

  5. Opiniones incorrectas

    Lo bueno es que eres muy joven y aunque esperes unos años para no tener tres nenes tan pequeños a la vez y estar más desahogada con la tienda, seguirás siendo fértil.

    Responder

  6. Teresa

    Bueno, yo creo que 3 es un número fantástico, aunque en los tiempos que corren parece una locura pasar de tener 2 a 3 hijos. Yo no sabes la de veces que he agradecido haber tenido gemelos después de tener a Oihan, porque creo que si hubiese tenido sólo uno me habría quedado con las ganas del tercero. Así que si tu reloj biológico se ha activado… déjale que suene y hazle caso 🙂

    Responder

  7. adormir

    Me encantan las familias numerosas y tres hijos creo que son un numero perfecto. Yo sentí lo mismo que describes pero xa tener a mi segundo bebe. Ahora estoy embarazada y aun hay dias que me da miedo pero estoy segura de que darle un hermano a mi preciosa es una de las mejores decisiones que habré tomado.
    Imagino que si ya cuesta dar el paso con un segundo cuanto mas con un tercero. Xo entiendo tu sentimiento y yo te animo a crear tu familia, la familia k deseas. Un beso

    Responder

  8. Elena Mejías Sánchez

    Ainsss, no te imaginas cómo te entiendo, pero nena, yo soy de las que piensa que nunca jamás de arrepientes de tener hijos y que si te apetece, adelante.

    Responder

  9. Sofia

    Uff… miedo me da este post jejejejejeje.

    Yo creo q eso es algo demasiado personal.
    A mí me encantaría tener más peques correteando por casa, pero ahora mismo la cosa queda descartada y por desgracia me planto por ahora aquí. (el papi, que no quiere más).

    Yo, aunque el corazón me dictara en el hipotético caso el tener 3 , pues creo que no lo podría hacer, q me quedaría con dos.
    el motivo? no hay otro más que ELLOS (los dos).
    Trabajando a jornada completa y echando más horas fuera de casa q dentro… tendría nada de tiempo para dedicarles en exclusiva a cada uno, para ayudarles con las tareas y deberes del cole, con las manualidades, no podría llevarlos por horario a las extraescolares ni recogerles, ni preparar meriendas en casa con sus compis, ni jugar con ellos por las tardes o sobremesa, o estar con ellos al despertar de sus siestas…
    son tantas las cosas que no podría hacer con este horario, q el poco q habría divirlo aún más no lo vería justo.

    ojo, q esta es sólo mi opinión personal, la "racional".
    la del corazón es completamente diferente.

    a mí lo q me gustaría es estar las tardes en casa el día de mañana, explicarles la diferencia entre hoja perenne y caduca, entre entero y decimal, entre bahía y golfo… y no voy a poder porque a la hora que yo llego a casa no es lugar para hacer los deberes…
    preparar juegos, actividades, salir al parque o a pasear, acompañarles a ese cumple del amiguito del cole que hacen entre semana …

    esas cosas que suelen ser entre semana para mí están capadas… a la hora que salgo y llego a casa tengo el tiempo justo para su/mi ducha, preparar ropa, cenar…
    y aunque entre hermanos todo se comparte y se pasa bien y todo eso … yo creo que mis hipotéticos hijos (hablando en plural) se merecerían más tiempo por mi parte (entendiendo que todo el tiempo es de calidad) pero aún más. y no podré dárselo y lo que haría sería incluso reducir ese tiempo porque hay más personas en casa…

    no sé, yo, en mi situación actual, ni me podría plantear 3.

    y ojo, q te hablo sólo de forma "cerebral", no de sentimientos.
    la pena? es que esa forma cerebral es la que te dicta al final lo más lógico… por tema de horarios, económicos, por tema de dependencia con la familia para cuidar a tus hijos …

    ¿q te animas a por el tercero?
    pues sólo podría decirte que OLÉ TUS OVARIOS Y QUE TE ENVIDIO POR ELLO (pues a mí me gustaría hacer como tú)
    Pero hoy por hoy, yo, personalmente, no querría ni tener que planteármelo.

    besos y suerte.
    si de verdad deseáis los dos: ADELANTE.

    Que jamás será una mala noticia que una vida se abre paso dentro de tí, porque l@ deseáis y porque tendrá una familia maravillosa

    Responder

  10. Mo

    Pues yo también te entiendo muchísmo…Cuando tue a Peque ya sabía que sería mi único hijo, porque Mr. X tiene tres más, y a priori no me importaba en absoluto. Hoy en día, por una parte me apetecería mucho repetir la experiencia, pero no es nada factible (ni a nivel económico ni logístico). También, por otro lado, me gusta la relación que he establecido con Peque, y como siempre he asumido que sería mi único hijo, se me haría muy extraño cambiar esa realidad. En fin, que cuando la maternidad es una experiencia satisfactoria y que te llena, yo creo que es normal tener esa esa vocecilla que te llama a repetir…Un besote!

    Responder

  11. Anónimo

    Eres valiente por hacer estas reflexiones tan íntimas. Mis niños son más o menos de la misma edad que tú, pero ya no tengo ganas de más, y eso que cuando empecé iba a por tres. Si tienes ganas, muchas ganas, ve a por el tercero. Te digo dos cosas más:
    – cuanto antes mejor, poner pañales y empujar carritos se olvida pronto.
    – no sé si es cierto y, probablemente diga una barbaridad, pero escuché una vez que donar óvulos adelanta la menopausia. Se supone que nacemos ya con los óvulos contados y que los tratamientos hormonales hacen que ovules más de la cuenta. Si te sacan diez sería diez meses menos de regla. Habría que ver si esto es un bulo. Aún así me parece un gesto que te honra, por la intención, por el proceso y por no tener ánimo de lucro. Es muy poco lo que pagan comparándolo con lo que le dan a los hombres (que lo hacen sin esfuerzo ni coste personal).

    Responder

  12. Jeza Bel

    Eres muy valiente, reina mora!!! Yo ni aunque me lo pudiera permitir económicamente tendría más…puede parecer egoista, o quizás es que lo sea, pero yo necesito de mí también, aunque vega y ethan son lo mejor que la vida me ha podido dar, reconozco y no me avergüenzo que hay días que me agobio y mucho, por tanta responsabilidad, por no tener tiempo, por mil gilipolleces…así que, con la llegada de ethan, mi aportación al mundo acaba 😀

    Yo también me he planteado lo de la donación de óvulos, y es algo que no descarto….soy joven, seguro que algún día lo llevo a cabo.

    Si a tí y a tu marido os parece buena idea, no os lo penséis…donde comen 4 comen 5, donde 4 encuentran tiempo, 5 también…sino, que se lo pregunten a porfinyomisma….

    Un besazo

    Responder

  13. Anónimo

    Hola chicas, yo todavia no tengo hijos, era algo muuuuuy a largo plazo para mi, primero queria terminar la carrera, tener la casa propia etc etc etc. Hace casi 4 años que me case y mi marido tampoco queria saber nada. La cuestion es que de un dia para el otro se desperto ese deseo del que ustedes hablan, tan fuerte que no pienso en otra cosa! Lo hable con el y no quiere saber nada, pone un millon de excusas, que tenemos que ahorrar, q no se siente preparado, que quiere irse a vivir a otra provincia y comprar la casa, pero para irme tengo q esperar 5 años hasta recibirme y no quiero esperar todo ese tiempo para ser madre. Ademas sueño con una familia graaande,el ya tiene 32 y yo voy a cumplir 25! Espero sus respustas desde la experiencia que ya tienen, besos!

    Responder

  14. Anita

    Te entiendo un montón. Esa llamada es muy fuerte. LLevo más de un año que no he parado ni un solo día en pensar que querer ser madre. A pesar de todos los contras nos hemos tirado a la piscina como sabes.

    No me arrepiendo, no suelo hacerlo con ninguna locura que he hecho.

    Yo te diria que si, que tirases para adelante, donde caben dos caben tres XD

    Responder

  15. Solomillito De Rana

    No te voy a decir nada nuevo por lo que veo, así que… Adelante!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.