De moderneces va la cosa

Resulta que ahora soy «cool». Vaya. Yo que creía que era normal y corriente pero no, de repente voy y me entero de que soy de lo más «in» por llamar a las cosas por su nombre.

Soy moderna porque doy lactancia materna a mis hijos. Sí, modernísima, es más que obvio que las tetas hasta ahora solo servían para lucir escote y bikini y recientemente se ha descubierto que, además, con ella podemos alimentar a nuestros descendientes. ¡Cómo avanza la ciencia! 

Ah no, que ya sabíamos que eso se podía hacer aunque parece que había caído en desuso y por eso ahora es lo más trending y moderno. Lo novedoso es el término «lactancia materna», cuando de toda la vida de dios se ha llamado amamantar o, directamente, «dar la teta». Claro, si es que los términos «lactancia artificial» y «leche de fórmula» están ahí desde que Eva engatusó a Adán con sus malas artes.

Soy moderna porque colecho con mis hijos. Porque eso es algo nuevo, de cuándo han dormido los hijos con sus padres, estaría bueno. De sobras son conocidas las cuevas con habitaciones independientes, que los señores primitivos necesitaban intimidad, y allá sus churumbeles si venía una bestia a comérselos. Porque es sabido que eso de que los niños duerman con sus padres es malísimo de la muerte, creamos niños dependientes, malcriados, llorones e inseguros. Por no hablar de la vida sexual de la pareja, ya que solo se pueden mantener relaciones sexuales en la cama y por la noche, of course, no hay más horas en el día o lugares donde retozar. Y tanto es así que, como hemos colechado con mi hijo mayor, mi segunda hija fue fecundada por el espíritu santo que vino a poseerme sin yo enterarme, ¡Oh, milagro! Lo que me perdí. Así tiene ella esa carita de ángel, heredada de su padre la Paloma Fecundadora, porque está claro que durmiendo con nuestro hijo, mi marido tuvo poco que ver.

Ah, que lo moderno no es dormir con los hijos sino usar la palabra colecho, que además recuerda a otros palabros que nada tienen que ver (¿cohecho?) -que es como confundir pavo con nabo o moño con… mejor me callo-. Por cierto, como compartir lecho (co-lecho, qué difícil ¿verdad?) es malísimo de la muerte, le voy a decir a mi marido que se vaya haciendo un hueco en el sofá, no vaya a ser que se mal acostumbre a dormir acompañado y se convierta en un ser demandante, dependiente e inseguro. Con casi 40 tacos.

Soy moderna porque porteo a mis hijos. Porque eso de portear es de ahora, de nunca jamás se ha llevado a los niños en brazos. De nunca jamás se ha llevado a los niños atados en trapos. Bueno, salvo las africanas, las chinas, las peruanas y las hippies, todas ellas muy modernas. Porteo es una palabra extrañísima que al parecer recuerda más a trasladar droga que a llevar a nuestros hijos a cuestas. Que además es incomodísimo y un rompe-espaldas, eso lo sabe todo el mundo, lo que pasa es que yo tengo a un fisioterapeuta a sueldo que me recompone los músculos al llegar a casa. Sí, me espera cual adonis griego, con su cuerpo desnudo y la mirada lasciva… vaya que me pierdo. Que sí, que portear es lo peor, cuando un niño se sube en brazos ya no quiere bajar, se les quedan las piernas zambas y los ojos bizcos de mirarnos tan de cerca. 

Ah no, que de toda la vida de dios, cuando los niños se han puesto petardos los padres los han cogido en brazos, pero sin trapitos, of course; lo moderno es utilizar el término «porteo» y usar trapos y mochilas para ello, y llevar a nuestros hijos como si nos hubiese salido chepa.


«Cosas veredes, amigo Sancho», y tanta razón que tenía Don Quijote, pues si el problema es renombrar acciones tan cotidianas, quizás deberíamos habernos quedado con el castellano antiguo, para qué dejar que la lengua evolucione habiendo un lenguaje tan rico.

Si yo soy moderna por decir colecho, porteo, lactancia materna, qué será de quienes bloguean, facebookean, tuitean, fardan de Iphone, Ipad, hablan a base de hastags y se dan palmaditas si se convierten en trending topic. Estos sí que son términos de toda la vida de dios. 

Pues yo seré moderna por colechar, portear y dar lactancia materna, pero no tengo Iphone ni Ipad, soy bastante limitadita en Twitter y este blog, lejos de ser un fashion-trending-molonguing blog es un blog sencillito y normal, sin aires de grandeza.

Coworking , Crowfounding ,
Brainstorming, Community Manager  y tantos otros términos no deberían existir habiendo una manera más tradicional y clásico para nombrarlas:
compartir oficina, pedir dinero para un negocio o causa,
compartir ideas, especialista en marketing en internet. A quien se le ocurre semejante modernez, seguro que a alguien que es muy «cool».

Que reír nos podemos reír todos, reír es muy sano, reírse de uno mismo a veces hasta terapéutico, pero reírse de los demás solo hace gracia a quien inicia la burla y a quien la aplaude. Reíre a costa de otros no tiene gracia, y mucho menos mérito. No tiene dos cojones quien se burla de los demás, más bien le faltan. Dos cojones tiene quien hace su vida sin meterse en las ajenas.

La mejor gracia, el mejor humor es aquel que se hace con respeto, todo lo demás es mera burla.

17 thoughts on “De moderneces va la cosa

  1. adormir

    Se nota un aire ironico en tus palabras, no?!? (Notese mi ironia, tb). Jeje. Me ha hecho mucha gracia lo de la fecundación de tu hija. Jeje. Tu toque humoristico me ha gustado. Un beso

    Responder

    1. AventuraEmbarazo

      Muy irónico, por supuesto sin faltar al respeto. Hay cosas que mejor responder con un poco de ironía, que la mala leche puede ser muy traicionera.

      Responder

  2. Yeya

    Lo moderno creo que es ponerle nombre a cosas que antes se hacian sin mas, antes se dormia con el crio en medio ahora se "colecha" antes el crio iba en brazos o encima todo el dia y ahora se "portea"
    Lei hace poco un blog donde se hablaba de estos terminos modernos, no en si de que el acto fuese moderno si no las formas de llamarlo

    Responder

    1. AventuraEmbarazo

      Pues moderno no se, normal sí porque hay acciones que se convierten en tan cotidianas que acaban adquiriendo nombre propio. Y no veo qué hay de malo en ello y por qué tiene que ser objeto de burla, es lo que más me molesta.Renombrar acciones cotidianas enriquece nuestra lengua y nos permite expresarnos mejor y más acertadamente.

      Responder

    2. Yeya

      Hablamos del mismo texto pues,no? Al fin y al cabo es super normal y si te sientes bien haciendo lo que haces pues que los demas digan lo que digan,que mas da? Yo no me clasifico en un grupo de crianza, puedo decir que mas cercana a con apego, pero n me obsesiono ni sigo reglas, hago lo que me nace, aveces bien otras no tanto y lo que opine el resto pues me da bastante igual 🙂

      Responder

  3. blank

    Me encanta !!!! Puedo enlazarlo????

    Responder

    1. AventuraEmbarazo

      Gracias, claro que puedes enlazarlo 😉

      Responder

  4. Mo

    Me quedo con la última frase.
    Muy buena la concepción de tu hija, jajajajaja!
    Muas!

    Responder

    1. AventuraEmbarazo

      Gracias, creo que el humor no lo justifica todo, más cuando se ofende. Digo yo que se pensarán que mi hija fue fecundada así por las opiniones vertidas jajaja pero nada más lejos de la realidad, de verdad, que bien que disfruté en su búsqueda jajaja. Un besote.

      Responder

  5. MARÍA

    Seré cool o in?
    Di la teta (a secas), duermo con mi hija (y mi marido) me gustó lo de la paloma fecundadora, ¿será que tu segunda hija y la mía son hermanas, hijas de la paloma?. Y si, también porteo, pero de una forma más económica, me las calzaba en la cadera y con una sola mano era capaz hasta de hacer trucos de magia, que feliz hubiera sido con un fular.
    Recibí criticas de todo tipo, ¿hasta cuando le vas a dar la teta?; por que no la dejas llorar en su cama hasta que se duerma, de seguro llora un día y después se acostumbra; por que no bajas a esa niña que te vas a quedar sin espalda mujer!
    Yo creo que el que critica en el fondo nos tiene envidia…
    Besos

    Responder

    1. AventuraEmbarazo

      No se si es envidia, solo se que estoy aburrida del argumento de que "nos creemos mejores madres" cuando yo y muchas que conozco como yo jamás nos hemos atrevido a juzgar ni menospreciar el hacer de otras madres. Porque yo al menos estoy convencido que da igual la forma, hagamos lo que hagamos TODAS buscamos lo mejor para nuestros hijos. Besos.

      Responder

  6. Silvia

    Más claro imposible… qué ganas tiene la gente de andar dando por saco de verdad, yo estoy bien criando a mi hija a mi modo y ella es feliz, punto, las opiniones sobran. Pero vamos que decir que lactancia materna, el termino es cool es una soberana gilipollez de verdad… muy buena entrada

    Responder

    1. AventuraEmbarazo

      Pues sí, tanto que se sienten atacadas ¿por quién? y al final atacan sin motivo, porque yo al menos no voy ahí metiéndome con quien no hace las cosas como yo. Ni siquiera lo he hecho en esta entrada, no es mi estilo y no voy a entrar en ese juego. yo tengo muy buen sentido del humor, y no creo que haya que faltar al respeto ni burlarse de los demás para hablar con humor de un tema.

      Responder

  7. Mamá en camino

    Yo además soy moderna en el tercer mundo…hazte a la idea!! Tanto me han llamado india y hippie que lo empiece a tomar con un mejor sentido del humor. Y te dejo está perla: colechar está bien para loa pobres, pero usted profesional podrá comprarle una cuna a está nena. Igual con la leche, no puede comprarle fórmula? Sí no se ve usted que sea pobre

    Responder

  8. Raquel Rodriguez

    Jajajaja, tia…yo también soy super cool, y a mucha honra, sobre todo porqeu no me meto con nadie en su manera de criar, sobre todo por eso, normalmente las "cool", respetamos, y eso es lo más importante, yo crio como me da la gana y no me meto con nadie.
    Un besito fuerte
    P.D me ha encantao el post

    Responder

  9. Anónimo

    Muy bueno.te leo con mi nene enganchao a la teta y realmente no entiendo como alguien puede renunciar a esto voluntariamente.

    Responder

  10. Solomillito De Rana

    Me quedo con lo de que dos xojones tiene el que respeta a los demás, que mira que es difícil! La verdad es que la muchacha se columpió bastante y eso que, bajo mi humilde y macarra opinión, le podía haber quedado hasta gracioso. Pero para eso tenia que haber hecho como dices tu: reírse de una misma y no de los demás!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.