Iván y sus tres «terribles » años

O lo que es lo mismo, segunda parte de la entrada anterior. A medida que he ido leyendo vuestros comentarios me he dado cuenta de que me he dejado cosas en el tintero, me he quedado a medias o no he contado todo l que quería, no se muy bien cómo decirlo.
El caso es que, haciendo repaso de los 3 últimos meses del blog, y a cuenta del embarazo-parto-nacimiento de Antía tenía algo abandonado a Iván, y se merece que hablemos un poco de él, pues al fin y al cabo fue el primer gran protagonista de esta aventura.
Ayer os hablaba de esta etapa terrible que estaba viviendo, y os confieso que si bien hace unos minutos tenía esta entrada mentalmente clarificada, ahora se me han ido las ideas (eso es que es un ahora muy mala, o que tengo tantas cosas en la cabeza que empiezo a a ser Dory). El caso es que me gustaría contaros un poco cómo está Iván a estas alturas, además de terrible.
Digamos que, para expresarlo de una manera gráfica, es un poco como Dr. Jeckyll y Mr. Hyde, tiene momentos para comérselos y otros en los que me arrepiento de no habérmelo comido (venga, acudiendo a topicazos). Si hay algo en lo que no cambia es que sigue siendo un niño extremadamente cariñoso, empático, generoso, tierno, educado, por lo general es un amor y da gusto estar con él. Hoy por ejemplo hemos estado en una juguetería que no conocíamos (y que nos ha encantado por la cantidad de libros y juegos didácticos que tiene) y cuando nos íbamos se ha despedido de la dependienta y no se ha querido ir sin darle un beso, imaginaos la sorpresa de la chica.
Y sigue dando muestras de su inteligencia a diario, tanto que es lo que más nos agota y creo que uno de los motivos por los que está tan terrible. Que consten que esto lo digo sin ánimo de alardear de lo listo que es mi niño ni mucho menos, sobre todo porque ahora mismo para nosotros es más un problema que una bendición, para que engañaros. El problema es que en seguida se aburre, es muy difícil dar con algo que lo mantenga entretenido en casa, en la calle no hay problema porque es como un niño cualquiera, le encanta corretear, hacer el kamikaze con la moto, jugar en los columpios del parque o en el parque del McDonalds (muy socorrido en estas noches veraniegas), eso sí, siempre que haya niños porque no le gusta nada jugar solo, y no tiene ningún problema por arrimarse y hacer amiguitos enseguida; pero en casa es otro cantar, y dado que con el calor que hace hay días que no podemos salir de casa hasta casi las 8 de la tarde, mantenerlo ocupado y entretenido es casi misión imposible, y es el principal motivo por el que pone tan terrible.
Si bien parece que no debería ser tan complicado entretener a un niño de 3 años pues hay herramientas de sobra, además de los dibujitos de la tv o películas, Iván en ese aspecto es muy especial porque no es como cualquier niño que juega con un coche, una pelota o cualquier juguete. Iván con los juguetes se aburre, y prueba de ello son la cantidad de juguetes que tiene por ahí que ni siquiera presta la mínima atención, de hecho sus juguetes están todos nuevos y casi sin uso.
¿Qué le gusta? Jugar al dominó, al ajedrez, a «Aprende con Pipo» en el PC, hacer puzzles y en general toda clase de juegos didácticos que tengan que ver con letras, números y demás. Al dominó juega perfectamente, remueve las fichas, se aparta 7 y te dice ·«venga, ¿quién tiene el seis doble?», y sigue las normas del juego a raja tabla, eso sí, haciendo caminitos con las fichas, no hay una linea recta; con el ajedrez pasa que coloca perfectamente cada pieza en su lugar y casi sin mirar pero no conoce las reglas del juego y, aunque sabe cómo se mueve cada pieza, hay que jugar a su manera, lo que tampoco me parece mal porque ya tendrá tiempo de aprender, y porque también me parece interesante y creativo que su pequeña mente tenga la capacidad de inventarse un juego.
Los puzzles le encantan y le entretienen muchísimo, pero lo mismo que le entretienen en cuanto ha hecho uno unas pocas de veces ya lo tiene aburrido; los últimos puzzles que le compramos son de 100 piezas y tardó en hacer cada uno menos de media hora, es muy listo y lo hace por secciones para no complicarse. Imaginaos, por ejemplo, el de CARS…
Pues tan fácil como que lo hace por coches, selecciona las piezas por colores, por ejemplo, las rojas que son las de Rayo McQueen y completa esa zona, y así cada uno de ellos, por lo que le resulta más fácil porque simplifica el puzzle a mini puzzles de unas 20 piezas cada uno, hasta que los une todos y completa el puzzle general. Nadie le ha enseñado, él se ha buscado esa técnica. Así que tenemos un montón de puzzles que ya ha hecho y le aburren, en el mes de julio ha hecho 2 de 100 piezas y varios de entre 25 y 50 piezas que, por supuesto, ya tiene abandonados por aburrimiento.
También hace puzzles en el ordenador pero no de Bob Esponja o Manny Manitas, no… el niño es «especial» y le gusta hacer puzzles de banderas del mundo, cuadros famosos, monumentos o capitales europeas, y luego te le escuchas cosas como «mira, es como Buckinham palace», Versalles» o «qué bonita es la torre inclinada de Pisa». Toma ya. O, como nos paso un día en la playa, que ve a una mujer recogiendo conchas y él coge una de la arena, se acerca y le dice «tome señora, una concha para el Nacimiento de Venus», la mujer se queda con cara de circunstancia y el niño remata diciendo «de Boticcelli» con cara de «por si no se había enterado». Ídem con las banderas, lo mismo le da la de la Unión Europea, Reunido que la de Togo o Uganda, ¿Qué les verá para que le guste tanto?.
Pintar le aburre, tanto dibujar como rellenar con colores. Lo que quiere es aprender a leer, y nos pregunta a cada palabra que se le ocurre ¿cómo se escribe?, tanto que lo básico como Mamá, Papá, Iván sabe deletrearlo de cabeza y lo reconoce perfectamente escrito, por eso le gusta tanto jugar a «Aprende con Pipo», porque le enseña ese tipo de cosas. Pero para mí tiene un impedimento tremendo, que es que se hipnotiza con el ordenador, y no quiero que su juego y entretenimiento se limite a eso. ¿
Que lo tiene entretenido durante horas? Sí, no voy a negarlo, es maravilloso, fantástico, no le escuchas ni un hálito de respiración, pero no quiero fomentar un niño autómata, así que el tiempo de ordenador es limitado, por muy educativo que sea.
Así que con esto que os digo os confieso que es realmente difícil tenerlo entretenido en casa. Antes de dar a luz la verdad es que estábamos más relajados en este aspecto porque nos podíamos ir todo el día a la playa y allí no paraba desde que llegábamos hasta la hora de irnos, y a la vuelta se dormía en el coche de lo reventado que estaba, y hasta el día siguiente. Eso era ideal, aire libre, agua fresquita, correr en libertad de un lado a otro, jugar a la pelota, a las paletas, hacer castillos, pero con Antía podemos ir a la playa de vez en cuando, un ratito y al caer la tarde, por lo que el tiempo se le hace nada y se va con un berrinche de narices porque le ha sabido a poco. 
Cada día a partir de las 7 salimos a jugar, vamos a un sitio diferente cada día, a ser posible con la moto porque corre que se las pela y quema mucha energía, y para rematar acabamos yendo al McDonalds a que termine de desfogar bajando por los toboganes del gym de juego, con lo que nos dan cerca de las 12 de la noche, pero al menos llega reventado a casa y duerme. Y al día siguiente vuelta de nuevo… a eso de las 12 del mediodía ya está aburrido de estar en casa pero cualquiera sale de casa a esas horas y más para jugar, así que hasta que cae de la siesta pasamos unas 3-4 horas que la mayoría de las veces son de verdadero infierno.
Pronto empezará el colegio y espero que se adapte bien, por lo menos esas horas de cambio de chip creo que le sentarán muy bien para desconectar y estar entretenido con otros niños de su edad, aprender cosas (esto lo veremos, porque de momento creo que va sabiendo más de la cuenta), pero por lo menos saldrá de la monotonía y la rutina de casa, y yo creo que en cuanto pase el período de adaptación el Dr. Hyde se esconderá en lo más profundo para salir solo en casos excepcionales… ¡o eso espero!
Por cierto, una última anécdota… como este niño todo lo pregunta lo último fue hace un par de semanas, que le dio por preguntar por los logos de los coches. Papá se lo tomó a modo de juego y se iban parando en cada coche «este es un Toyota, este un Citröen» y etc… y bueno, Iván reconoce prácticamente todas las marcas de coches y va por la calle nombrando uno a uno los que se va encontrando, lo que significa que se para delante de cada coche «Mamá, ¿este cuál es?» y él mismo responde, pero nos llevamos horas para andar 10 metros de calle, ¡Qué paciencia!
Y es que es realmente difícil entretener a un niño que demanda tanto a nivel intelectual, y yo os juro que me siento realmente torpe. ¡Se aceptan sugerencias!

7 thoughts on “Iván y sus tres «terribles » años

  1. Raquel

    La verdad es que no sé que decirte, si yo estoy más o menos en las mismas y como tú tengo que dividirme para dedicarle tiempo a los dos…
    La única ventaja que tienes es que Antía aún no te pide que juegues con ella, así que puedes tirarte algún día al suelo con él a jugar, hacer puzzles o jugar al dominó (que creo que es genial que sea así… pelín de envidia si me das, eh??).
    Otra cosa que puedes hacer es dejar alguna toma con el sacaleches y pedirle a tu marido u otra persona que le de el bibe a la peque y salir con él a hacer algo que quiera.
    No sé cuanto tiempo le diste pecho a Iván, pero por ejemplo mi prima tuvo problemas con su niño porque no quería que le diera pecho a su hermana…
    Uff… es que hay un montón de cosas que ellos pueden sentir que nosotras parece que obviamos…
    Yo no sé que será de nosotros cuando nazca Rocío…
    Creo que es cuestión de tiempo y paciencia, no creo que estén enfadados con nosotras siempre, no???.
    Besotes y tranquilita… seguro que son etapas que deben pasar, o debemos pasar todos en realidad…

    Responder

  2. Yo y mis mini yos

    Pues con todo lo que cuentas, pienso que la entrada en el colegio le va a venir FENOMENAL!! En todo caso, tranquila, tu niño es muy listo y son etapas del desarrollo, sigo pensando que lo mas importante es que tu te lo tomes con calma y no le transmitas "malas vibraciones" 🙂 besitos

    Responder

  3. Maria

    Vaya corazón, siento que estéis en esas y que haya momentos duros. Por lo que cuentas se ve que Ivan es un niño que necesita muchisima estimulación. A mi me pasaba igual de pequeña, era muy inquieta de pequeña, necesitaba estar continuamente aprendiendo o en movimiento. Para estos días que teneis hasta que empiece el cule yo te recomendaría por ejemplo que fueras alguna mañana a la biblioteca publica, seguro que hay alguna parte de niños y sino pues a a ver libros de arte!! es un sitio en el que estais fresquitos, Antia puede tomar el pecho si lo necesita y cambiais de aire. Mi tambien a ver si a partir de la semana que viene hay alguna actividad en alguna libreria de la ciudad, cuentacuentos o alguna exposición que creas que le puede gustar al peque, incluso el museo… Animo corazón, es una rachilla mala pero estoy segura de que pasará… Un besazo

    Responder

  4. mama de parrulin

    Me parece que tu hijo es demasiado listo, ja, ja! A ver, se me ocurre, por ejemplo, si le gustan tanto las letras ¿tienes una pizarra de letras con imán? o en la nevera, ya sabes, un clásico, tranquilo y educativo.
    Y luego, como se me ha ido la olla, y espero que no te parezca mal, que no creas que es "cosa de chicas" y tal ¿por qué no le enseñas a hacer punto? una bufanda super larga, entretiene, es muy tranquilo, cuando se canse le compras otro color…
    A pesar de ser gallega los bolillos me parecen demasiado!
    Y cocinar galletas juntos?
    Seguiré pensando.

    Responder

  5. Raquel

    Ah mira… lo que dice Mamá de Parrulin es super buena idea, Sofía se relaja montones amansando para hacer rosquillas, y además le encanta!.
    Además pasarías tiempo con él que en mi humilde opinión es lo que él está pidiendo a gritos.
    Yo no sé hacer punto pero hago punto de cruz y la verdad (que no se me había ocurrido antes comentarte), es que los míos cuando me ven bordando se sientan con un trozo de tela e hilo y a bordar se ha dicho, como las agujas son romas no me dan tanto miedo… y la verdad es que también funciona…
    Ánimo!!

    Responder

  6. Nereida

    RAQUEL, nos sentamos a jugar con él pero como se aburre tan rápido al poco de empezar se pone petardo y venga a tirar las piezas al suelo, si le digo que las recoja me torea, me dice que no y se ríe y tengo que hacer un esfuerzo por no enfadarme porque me hace perder la paciencia. Estos días estamos solos porque Papá ha vuelto a trabajar y parece que está algo más relajado, pero tiene sus momentos de explosión que es un peligro.

    YO Y MIS MINIYOS yo también pienso que le va a venir genial, de hecho hoy le he dejado con mi madre porque tenía una cuestiónq ue solucionar y he aprovechando le he comprado una mochila de Buzz Ligthyear para el cole, cuando he ido a buscarlo le dije que tenía un regalito por ser un niño muy bueno y estaba emocinado con su mochila. Acto seguido entró en el coche y en lugar de sentarse en su silla empezó a escabullirse de mí, sentarse en el asiento del conductor y tocarlo todo, acostarse en la bandeja del maletero… vamos, que no había manera de sentarlo.
    Sin embargo al llegar a casa me pidió caca, se sentó en el wc y cuando acabó se limpió solito, así que bueno, una de cal y otra de arena jajaja

    MARIA lo de la biblioteca me parece una idea estupenda pero ahora mismo me parece complicada porque no te imaginas lo que tardo en salir de casa con los dos, entre darle el pecho y dejar bien satisfecha a la peque y darle el desayuno a Iván, que se puede tirar 1 hora con el colacao con cereales, tardo un huevo, y luego la biblioteca está en pleno centro, zona peatonal, aparcamiento lejos y a pleno sol, así que solo pensarlo me da un no se qué… pero es un buen plan para un sábado por la mañana con papá.
    La librerías aquí no hacen cuentacuentos, solo una y un día al mes, es lo que tiene vivir en una pequecity jajaja

    MAMA DE PARRULIN listo es poco… Pizarras magnéticas tiene dos, una tipo maletín y otra de caballete grande de narices, para la peque tiene un juego de letras pequeñas mayúsculas, minúsculas, números y signos matemáticos, y para la grande tiene 4 cubos llenos de letras de todas las formas y colores, además de tizas, y juega un ratito, hace palabras, pregunta qué es, qué pone o cómo se escribe pero lo mismo, se aburre al ratito y al final me tiro media mañana recogiendo letras hasta en la taza del wc jajaja.
    Lo de hacer repostería no es mala idea, alguna vez lo había pensado pero me ha echado para atrás que mi cocina es poco práctica para eso, así que tendríamos que hacerlo en el salón. Alguna receta de galletas? es que la repostería no es lo mío…

    Responder

  7. Annie74

    ¡es un niño muy listo¡
    un puzle de 100 piezas en 30 minutos?? madre mia¡¡ pitufo todavia los de 20 le cuesta¡¡¡
    seguro que el cole le ayuda mucho.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.