35 SEMANAS, y adelantando cosillas para el gran momento

Photobucket
Por fin me he puesto las pilas y voy arreglando cosas, que ya era hora. Lo primero, como prometí, dejar preparadas las cositas para el hospital, el sábado llegamos pronto de la playa y mientras Papá trabajaba e Iván se entretenía haciendo puzzles de banderas en el ordenador (sí, ahora le ha dado por eso), me animé y dejé las bolsas listas.
La de la niña fácil, poca cosa, ya que en el hospital la visten y bañan, por lo que poco hay que llevar que no sea la ropa para el día del alta, a lo que tampoco doy demasiada importancia porque vivimos a 2 minutos en coche,  y cuando nació Iván no tuvo la ropita puesta ni 10 minutos (es lo que tiene nacer en pleno verano y que te den el alta a las 3 de la tarde). Así que le he echado:
– un pelele de hilo para vestirla (el mismo con el que salió su hermano), un bodie y unos calcetines
– un conjunto de gorrito, manoplas y patucos de nacimiento (los mismos que le puse a  Iván)
– unos pañales (los que he ido recopilando de las canastillas que me han dado en las clases de preparación al parto)
– un paquete de toallitas (regalo de Suavinex)
– un bote de aceite de almendras (recomendación de la matrona para quitar con facilidad el meconio)
– el trapito de etiquetas personalizado, handmade by la Tita Tere(sa)
Me falta:
– la toquita (tengo la azul de Iván, pero espero comprarle una color rosa a mi niña)
– gasas estériles (para limpiar el meconio con el aceite de almendras)
Para mí:
– 2 camisones (me falta uno de lactancia que estoy a la espera de que me llegue)
– 1 bata
– 1 sujetador de lactancia (a la espera de que me lleguen 2 que he comprado en Kiabi)
– 3 bragas tamaño elefanta
– 1 par de calcetines (por si me pelo de frío como en el parto de Iván)
– 1 paquete de 10 compresas ultra-noche con alas
– artículos de aseo: cepillo de dientes, pasta, desodorante, colonia, champú, gel de baño, hidratante corporal y facial, gomillas y horquillas para el pelo
– 2 toallas tamaño ducha (una de ellas de microfibra de las de Decathlon) y 1 toalla para el pelo
– Discos de lactancia (regalo también de Suavinex)
– Secador de pelo de viaje
Me falta:
– Zapatillas (por comprar)
– Cepillo para el pelo (por comprar)
– Ropa para el alta (si la ropa con la que entro sale indemne no hay problema, en caso de salir accidentada le diré a Papá que me apañe una muda)
– Artículos de electrónica (cargador y auriculares del móvil, cargador de la cámara de fotos), eso lo llevaré encima, en mi bolso
Bueno, lo dicho, faltan algunas cosillas sueltas, pero lo importante está, de momento en la futura habitación de Antía sobre un baúl, dos semanas antes de la fecha se irá todo al maletero del coche.
Ahora estoy con el plan de parto, que creo que ya se cómo lo voy a hacer, para no liarme. Voy a rellenar el librito que me ha dado la matrona, pero adjuntaré una especie de carta en la que resumiré mis preferencias a la hora de parir, porque así no tienen que andar pasando páginas. Y me parece más cordial la carta, como complemento al plan de parto… teniendo en cuenta que mi primer parto fue excelente en cuanto a trato personal y profesional, ya que tuve un parto muy respetado, nada intervencionista y nada medicalizado, sin necesidad de pedirlo (si queréis, esta es la historia de mi parto).
Otra cosa que estoy preparando, al igual que en el embarazo de Iván, es el video-montaje fotográfico resumen del embarazo. Es muy entretenido porque hay que seleccionar las fotos, retocarlas, hacer las transiciones y elegir una música ideal, y todo esto con un bicho que cada vez que ve el portátil abierto se empeña en darle a todas las teclas y robarme el ratón. Así contado parece misión imposible, pero espero tenerlo listo de aquí a 5 semanas, a falta de añadir las últimas fotos, las de la bienvenida a la vida de Antía.
Y en cuanto al embarazo, hoy ha tocado visita a la matrona para tomarme la muestra de la prueba del estreptococo, no sin el rutinario control de peso y tensión arterial, ambos correctos (7 kg llevo hasta ahora, y una TA de 10/6).
La niña también perfecta, en posición cefálica y con un latido impresionante, da gusto escucharlo.
He salido de la consulta con la petición de la analítica del 3º trimestre y las citas para la extracción de sangre y la consulta de embarazo con mi médico de cabecera, de las últimas cosillas que tendré que hacer, a falta de la última revisión ginecológica en el ambulatorio antes de salir de cuentas.

Yo me sigo encontrando relativamente bien, pero reconozco que el calorazo que hace me tiene baja de energías, estoy muy cansada, me cuesta mucho hacer las cosas y el lumbago me mata. Noto que estoy más delgada que en el embarazo de Iván y que todo el peso está en la barriga, tengo a Iván que me demanda al 100% y no puedo decir que no y mil cosas por hacer al cabo del día. Por las noches, entre el calor, la postura y el dolor de espalda no hay quien duerma, pero aún así… ¡me encanta estar embarazada!
Y para ir preparando la cosa ya he empezado con los masajes para elastificar el periné con aceite de rosa mosqueta, que ya lo hice con Iván y creo que fue bien (solo tuve un pequeñísimo desgarro), así que tampoco quería dejar de hacerlo esta vez.

Por último, hoy he asistido a la primera clase de preparación al parto por privado. Aprovechando el seguro médico privado (que no se lo que durará, al paso que va la empresa…) no quería dejar escapar esta oportunidad, y decidí hacer la preparación al parto en una clínica de fisioterapia. Estamos solos mi marido y yo, por motivos varios el resto de parejas se han echado atrás, y la verdad es que ha ido muy bien, son unas clases muy prácticas orientadas estrictamente al momento del parto, con ejercicios, respiraciones, indicaciones y recomendaciones varias para tan especial momento. Lo bueno de ser la única pareja es, además de la comodidad y la confianza de tener a la fisioterapeuta solo para nosotros. es que podemos ajustar los días y las horas a nuestra comodidad y disponibilidad. Hoy por ejemplo ha sido muy breve porque nos coincidió con la cita al oftalmólogo de Iván (nada importante), pero las clases son totalmente flexibles y adaptadas a nosotros. Y la fisio es un encanto, ya la conocía de haber ido antes a tratarme los problemas de espalda, es una chica de mi edad, también mami de dos peques, el mayor de la edad de Iván y el peque de tan solo meses, con lo que la empatía con ella también es grande.
Preparativos y más preparativos para un momento que cada vez está más cerca, y aún no me hago a la idea de que pronto haya una vida más llenando nuestra casa… qué poquito queda, ¡qué ganas de abrazar a mi niña!

9 thoughts on “35 SEMANAS, y adelantando cosillas para el gran momento

  1. Mariana y Pablo

    Como se pasó volando! Que pancita preciosa! Es una tranquilidad saber que ya estan las cositas preparadas y que solo quedan detalles.
    Les mando muchos besos!!

    Responder

  2. Annie74

    Que cerquita esta el momento¡¡¡
    Me ha encantado la foto de tu barriguita… y el comentario de las bragas tamaño elfanta jajaja. Yo use de esas desechables, para esos primeros dias estan muy bien.
    Besicos¡¡

    Responder

  3. mama de parrulin

    Ay que ya está ahí! Menos mal que has preparado la bolsa, eh? Por cierto, echo de menos las bragas desechables que usamos aquí. Ah, que ya te lo han dicho, veo. Y ve recolectando monedas sueltas, que siempre son útiles también.
    Tienes previsto que le traiga un regalito a Ivan?

    Responder

  4. M@rt@

    aiss que envidia me das con la palya al lado,asi tienes la barriga tan morena!!!!si vieras la mia que parece una pescadilla,ya sabes aqui no hay playa vaya vaya.
    me voy a preparar mi mochila que me has recordado muchas cositas jeje

    Responder

  5. Elisa

    Las semanas pasan volando, en un abrir y cerrar de ojos, ya estarás con la pequeña en los brazos!!

    La cuenta regresiva ya empezó 😀

    Saludos!!

    Responder

  6. Beatriz

    ¡Yo también tengo ganas de conocer a Antía! Estoy deseando que nos pongas una fotito de la gordi. (Por cierto, me encanta el vídeo del nacimiento de Iván que has puesto)
    Respecto a las bragas desechables, yo llevé al hospital cuando dí a luz. Al intentar ponérmelas me quedé con ellas en la mano jajajajajajajaja. Total, que acabé usando de las normales porque las otras se rompían que daba gusto.

    Responder

  7. Maria

    Bien!!! Me alegro de que ya tengas casi listas las maletas del hospital, hace un año estaba yo igual… Ayyyy que recuerdos, disfruta mucho de lo que queda y ya veras como todo va bien. Muchos besos guapa

    Responder

  8. Nereida

    MARIANA gracias por tus deseos!

    ANNIE74, yo paso de las bragas desechables, me las he comprado en un bazar de mi barrio, a 1€, de algodón, y por ese precio no me pogngo bragas desechables, que no son lo mismo. Así tengo bragas de batalla para todo el postparto jajaja

    MAMÁ DE PARRULÍN sí que hemos pensado en el regalito, de hecho Iván no se decide entre en muñeco de Woody y la nave de Little Einstein, pide poco eh?

    M@RT@ sí que mola la playita cerca, tengo que aprovechar que después de dar a luz no podré ir como ahora.

    ELISA gracias por pasarte por aquí, bienvenida y un saludo.

    MARIA intento disfrutar, aunque reconozco que el calor y las molestias me van pudiendo.

    Responder

  9. Frikimami

    Que guapa estas!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.