Y nuestro gordo crece

¡Y como crece! el viernes tuvimos la eco de las 32 semanas y, como siempre, íbamos con un cierto miedo a que algo no vaya bien. Pero no podía ir mejor, nuestro gordo crece que es una alegría. Nada más llegar, peso y tensión, ambos bien, aunque la tensión últimamente me tiene flojísima. La ginecóloga tiene fama de seria y estricta, de vigilar mucho el peso y poner a dieta a toda la que se presenta allí. La verdad que no es que sea un alarde de alegría, pero con nosotros fue bastante amable y simpática. Nada más entrar me preguntó si el bebé se movía y yo le contesté que «más que los precios»y ya me pasó a la camilla para la eco. Allí pudimos ver a nuestro gordo, no demasiado bien porque como es ya grandecito tuvo que ir por partes, así que le vimos lo justito, cabeza ( o cabezón), estómago y fémur. Hubo un momento en el que la gine me preguntó cómo se iba a llamar el peque, le dije que Iván y ella me contestó «pues no veas lo que traes» y es que no paraba de moverse, ella mismo me dijo que le había soltado un patadón de los buenos. Ay, qué orgullosa me tiene mi gordo.
Al final lo más importante, todo estupendo, el bebé, su crecimiento, el líquido amniótico, la placenta, la mami… ya está colocado con su cabeza abajo listo para cuando llegue su momento, y en cuanto a crecimiento es 2 semanas más grande de lo que le corresponde. Y bueno, la anécdota de la visita fue cuando le pregunté a la gine qué cómo estaba la cabeza, ella pensando en otra cosa me respondió que muy bien, abajo y encajado, pero yo le dije que me refería al tamaño y ella me dijo «pues hija, como el padre» y nos echamos los dos a reir porque no me esperaba una reacción tan espontánea de esa muejr tan seria. Intentó arreglarlo luego preguntándole a Johnny si se había ofendido, claro que no, y lo remató diciéndole «mira, así no te tienes que hacer las pruebas de paternidad», yo no podía dejar de reírme, salimos de la consulta muertos de risa.

Así que estamos muy contentos porque todo va muy bien, y esta ecografía es un paso más hacia el final del camino, la meta está sólo a 7 semanas… y tendremos a Iván en brazos. Estamos ya bastante nerviosos porque vemos que no nos queda nada, e intentamos apurar todo el tiempo que podemos para tenerlo todo preparado. La habitación está ya casi casi, ayer colocamos la cenefa y ha quedado tan bonita que me emociono cada vez que entro. Esta semana por fin vamos a por los muebles, así que, si todo va bien y nos da tiempo a poner el suelo, creemos que por fin podremos tenerla lista el fin de semana, ojalá.

Y hoy es mi último día de clases de educación maternal, me da una pena… la verdad es que me han gustado mucho las charlas y los ejercicios, y éste es otro síntoma de que el embarazo va llegando a su recta final… todo acaba, y a mí se me está pasando tan rápido que o me lo puedo creer.

Bueno, pues esto es lo más importante. Espero que la siguiente entrada sea para contaros que ya tenemos lista la habitación y, si es así, habrá fotos de todo el proceso, prometido.

2 thoughts on “Y nuestro gordo crece

  1. Maribel

    Nena, que barrigita mas linda.. se me hace raro verte tan redondita.. no te preocupes que seguro va todo genial como hasta ahora.. eso sí, me da que este año de Colombinas na de na.. con tu «gatito Iván» tendrás la diversión asegurada…

    Muchos bechitos a los tres!!

    Maribelita

    Responder

  2. gemma

    Hola,
    Soy de Barcelona y he leído tu blog por «accidente», puesto que no te conozco.
    Yo estoy de 13 semanas y tan sólo quería decirte que he llorado leyendo tus notas.
    Os deseo toda la felicidad del mundo y te felicito por ser tan espontánea y por disfrutar tanto de tu embarazo.
    Estoy convencida de que vais a convertir a Iván en un niño muy felíz y muy querido.
    Felicidades de nuevo!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.