Cómo logré quitar el chupete a mi bebé sin traumas

Dejar o quitar el chupete es uno de las etapas clave en el bebé, que puede resultar no ser todo lo fácil que esperabas por el apego que le pueda tener. Por eso, tras valorar si el chupete interfiere más que ayuda, es importante encontrar el momento y la manera de dejarlo lo menos traumática posible.

 photo Captura de pantalla completa 21022017 211558.bmp_zps54n1btlf.jpg

Reconozco que todo esto me ha pillado de nuevas por el simple motivo de que mis hijos mayores no han usado chupete. El mayor directamente no lo quiso, la mediana aceptaba llevarlo colgado y de vez en cuando incluso se lo metía en la boca, pero rara era la ocasión, y un día ella misma decidió tirarlo y no querer saber nada de él. No tenía ni nueve meses.

Con mi bebé pequeño ha sido diferente, lo ha aceptado desde el primer momento que decidí usarlo. Si bien me planteaba prescindir del chupete, cierto es que ha sido mi tabla de salvación. Y es que viéndome sola con mis tres hijos, había momentos en los que me era imposible atender a los mayores y a mi bebé a la vez. Así que el hecho de que el pequeño se consolara con el chupete y me demandara menos me ha permitido conjugar airosamente las necesidades de los tres.

Y ha sido un bebé de chupete, es decir, de gustarle, de tranquilizarse al ponérselo, de usarlo para dormir, de manejarlo a la perfección en cuanto empezó a adquirir destreza en sus manos. El chupete me ha ahorrado muchos llantos, ansiedad, me ha facilitado el momento de dormirse, me ha librado de despertares nocturnos… ¡me ha salvado la vida!. Nunca creí que diría estas palabras.

 

 photo Captura de pantalla completa 20092016 131739.bmp_zpsw1aurqgh.jpg

 

No tenía en mente una fecha límite de para quitar el chupete porque, la verdad, su uso me pilló totalmente de novata. Imaginaba que cuando llegara el momento de quitarlo, lo sabría. Y creo que ha sido así.

Cuando empezaron a salirle los dientes decidí abusar menos de él, dejarlo a su alcance pero no usarlo por costumbre, por decirlo de alguna manera. Si podía estar sin chupete, bien, y si lo necesitaba, se lo daba, tampoco tenía necesidad yo de hacerle pasar un mal rato. Creo que es fundamental valorar bien sus necesidades en cada momento, en este caso, la necesidad de usar chupete.

Así hemos ido hasta que hace un par de meses me di cuenta de que los incisivos laterales no le estaban saliendo derechos, y me mosqueé, no fuera que el chupete estuviera interfiriendo.

Además, mi bebé iba demostrando cierto genio y carácter según el cual lo de usar el chupete como tabla salvavidas para evitar llantos y momentos de demanda no me servía. Si se lo ponía él mismo se lo quitaba con rabia, o bien directamente me apartaba la mano de un manotazo suyo al intentar ponérselo.

Viendo que parecía que le ponía el chupete a traición, en contra de su voluntad, y sin necesidad, un día, no recuerdo exactamente cuando pero pongamos que hace unas seis semanas, decidí no ponérselo más. Pero ni en la boca, ni colgado. La primera semana llevé uno de emergencia en su bolsa de aseo por si acaso, pero enseguida lo quité.

Y hasta hoy. Es decir, dejamos de usar el chupete, no lo echa de menos, tampoco me cuesta más calmarlo ni se despierta más por las noches por no tenerlo. No se qué ha pasado pero quiero pensar que ha madurado de tal manera que aquello que le hacía necesitar el chupete ya no existe.

Como no puede ser de otra manera, yo estoy encantada de haber superado una etapa sin ningún tipo de dificultad. Tenía claro que para quitar el chupete no iba a recurrir a las estrategias típicas. Nada de enfados, castigos ni manipulaciones, ni tratar el tema de una manera negativa porque creo que hace más daño que ayuda.

Quizás si me hubiera empeñado en que lo usara aún más, luego nos hubiera costado más trabajo retirarlo, ¡quién sabe!. El caso es que el chupete ya es pasado en esta casa y hoy los he lavado y guardado todos, juntos con sus correspondientes chupeteros, de recuerdo. Que una es muy sentida.

 photo chupetes-bebe_zpshxgt9tg4.jpg

Perdona si esperabas que te desvelara el sagrado misterio de quitar del chupete con éxito total, la verdad es que es una experiencia muy simple y con poco misterio. Quizás el truco haya sido elegir un momento de rechazo que pudo haber sido puntual y que yo convertí en definitivo, aprovechando la coyuntura, como muchas mamás aprovechan una huelga de lactancia para dar paso al destete definitivo.

Yo por si acaso comparto mi experiencia porque quizás no identifiques este momento, o quizás pienses que si intentas quitar el chupete va a ser un fracaso, va a influir en su sueño, qué se yo. Si crees que ha llegado su momento te animo a intentarlo, porque si no lo consigues siempre puede seguir usándolo. Pero si lo consigues, puedes dar superada una etapa que de alargarla quizás sea un problema en el futuro.

¿Te ha tocado hacer operación retirada del chupete?
¿Cómo te ha ido? ¿has usado algún truco especial?
Cuéntame tu experiencia para ayudar a otras mamás

 

6 thoughts on “Cómo logré quitar el chupete a mi bebé sin traumas

  1. Eva León

    ¿Qué edad tiene el peque?
    La mia cumple el año la semana que viene y está muy apegada a él. Y mi mayor nunca lo quiso, o sea que estoy de novata en ello y al tener ya bastantes dientes me empieza a preocupar…

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Tiene 17 meses y hasta hace unas semanas también estaba muy apegado a él, como te digo ha sido un cambio radical y lo que hice fue aprovechar la oportunidad 😉

      Responder

  2. planeandoserpadres LTR

    Con mi bichilla no usamos chupete porque instaurar bien la lactancia me costó tanto que entraba en pánico al pensar que la pudiera dificultar. Cuando s elo ofrecí, ella tenía ya 3 meses y pasó de ellos olímpicamente. Pero con el nuevo churumbelito me lo estoy planteando, porque succiona mucho, se chupa las manos, las muñecas, las muselinas y todo lo que pilla a su alcance. Las primeras semanas lo descarté, porque al ser prematuro, con lo deprisa que se agotaba y lo mal que comía por sí mismo, como para desperdiciar esos chupetones bien dados poniendo un chupete en vez de la teta. Pero mañana ya cumple un mes y si sigo observando que continúa con esta afición creo que le voy a dar a probar alguno, a ver qué pasa.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Pues eso me pasó con el peque, era más ansioso, necesitaba más la succión para todo y con los mayores no me daba la vida. También es verdad que no se lo di hasta pasado el primer mes por el tema de la lactancia materna, y más él que tenía frenillo en el labio superior y una ligera retrognatia. Puedes probar, que el chupete no es necesario pero tampoco es el demonio, y hay niños a los que les va muy bien. Ya me contarás 😉

      Responder

  3. helenriberas

    YO ese problema no le he tenido, no ha usado chupete, así que me olvido de quitar chupe, pero me queda un arduo trabajo con el tema de quitar teta, no se ni como hacerlo ni como plantearlo, y tiene 21 meses

    Responder

  4. Beatriz Mami

    Al mío nunca le ha gustado mucho, lo cogia de vez en cuando pero prefería el dedo, solo se lo chupa para dormir pero a ver cómo se lo quitó jeje. Un beso desde

    https://yentoncesmeconvertienmama.wordpress.com

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *