Reflexiones de una MUJER, MADRE y TRABAJADORA

Esta es una  imagen con la que me siento tremendamente identificada, porque en el fondo no es más que un resumen gráfico de mi elección personal.
Le he dado mil vueltas a este título, porque la verdad no sé cuál podría ser el adecuado, dados los temas que quisiera tratar en conjunto en esta entrada, aprovechando que hoy es el DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER. Aviso que este post puede ser algo largo, pero no quiero dejar de hacer algunas reflexiones a cerca de la mujer, la maternidad y el trabajo fuera de casa. 
Aunque en realidad se podría resumir de una manera muy sencilla, a pesar de todo lo que ha avanzado la sociedad, y todo lo que hemos logrado las mujeres, seguimos siendo cuestionadas, por una razón u otra. Da igual que trabajemos fuera de casa más horas que un reloj, o que nos dediquemos en cuerpo y alma a la crianza de nuestros hijos, hagamos lo que hagamos siempre tendrán algo que decir de nosotras, algo que reprocharnos, y no solo por parte de la sociedad en general o el género masculino en particular, sino que muchas de esas críticas vienen de boca de las propias mujeres. Es el cuento más antiguo, las mujeres en el fondo somos nuestras peores enemigas, y así nos va.
Nuevamente estoy indignada por la publicación de otro artículo incendiario del Diario El Mundo en su edición dominical donde de nuevo Carmen Machado, la misma que nos llamó VACAS a las madres que elegimos la lactacia materna hace unos meses y que yo misma reflejé aquí y aquí, vuelve a la carga. Esta vez no arremete contra la lactancia materna, sino contra la crianza en sí y el instinto maternal. Me pregunto yo, qué narices tiene esta mujer en contra de las madres, porque por un motivo u otro, sus artículos van siempre en la misma linea. Si quereis podeis leer el  artículo completo , por supuesto que no me voy a molestar en reproducirlo.
Pero no puedo evitar expresar mi opinión porque vuelvo a sentirme atacada. De nuevo el sector más feminista se cree en el derecho de juzgarnos y decirnos qué tenemos que hacer a todas las mujeres en general, echándonos en cara todo lo que han hecho por nosotras. Pues sí, no dejo de reconocer que gracias al feminismo se han logrado muchos avances en los derechos de las mujeres, el error es que esos derechos ahora son obligaciones, si buscábamos libertad de elegir y decidir ahora estamos si cabe más atadas por las propias mujeres. Antes el hombre decía que el sitio de la mujer estaba en casa con sus hijos, y ahora las mujeres dicen que el sitio de la mujer está fuera de casa trabajando y realizándonos profesionalmente, y que la maternidad es una opción sobrevalorada. Ahora una mujer que decide ser madre y quedarse en casa criando a su hijo tiene que justificar por qué no trabaja, está mal visto que una mujer no trabaje fuera de casa (porque nos olvidamos que la casa tiene, si cabe, mucho más trabajo que el que podamos desempeñar fuera).
Es algo que no acabo de entender, si precisamente lo que se ha perseguido con tanta lucha a lo largo de las últimas décadas es tener derecho a elegir sobre nosotras mismas, ¿por qué no podemos decidir con total libertad qué tipo de vida queremos vivir? ¿por qué tenemos que ser cuestionadas por otras mujeres? 
Me molesta el tinte de este artículo por dos cuestiones, porque enfrenta a la mujer trabajadora con la mujer ama de casa, que tanto respeto y valor tienen la una con la otra, y porque nos califica en función del tipo de crianza directamente como “buenas y malas madres”, y ambas cuestiones al final revierten en una sola, como dice el encabezamiento del artículo, mejores o peores mujeres. Es cuanto menos triste que se califique a una mujer de mejor o peor por elegir su vida, sobre todo cuando “mejor” o “peor” no dejan de ser conceptos totalmente imparciales que dependen del punto de vista de cada uno. 
Yo no se si el insinto maternal existe de verdad, de hecho no podría definirlo en palabras ni decir si lo tenía antes de ser madre, y si fue éste el que me implusó a ello. Es tan fácil como que quería ser madre, no me pidais explicaciones porque me es imposible darlas, simplemente es algo que quería vivir, y que por supuesto me alegro de haber logrado. Para mí ser madre ha sido lo mejor que me ha pasado, de hecho voy a repetir experiencia, y con todo lo gratificante y maravilloso que es, también es muy difícil y es la experiencia que más al límite te pone, en todos los sentidos, porque como dije cuando se me preguntaba las 10 cosas que había aprendido de mi hijo, un hijo te da las mayores alegrías, y los mayores sufrimientos. 
Sin embargo, así como he podido elegir ser madre, nadie me ha obligado a ello y podría haber optado por no serlo, no puedo decir lo mismo del aspecto laboral.  Trabajo porque tengo que hacerlo, no tengo otra opción, pero no la he tenido ni antes ni después de ser madre. Nadie me ha obligado personalmente a trabajar, es la sociedad en sí y la época que nos ha tocado vivir la que me ha obligado a ser una mujer trabajadora, quiera o no quiera. Empecé a trabajar con 20 años en trabajillos esporádicos por supuesto sin un contrato en condiciones, y a los 23 años me ví obligada a dejar de estudiar y trabajar “en serio” por las circusntancias económicas familiares. Me hubiera gustado haber acabado mi carrera de Derecho, y es una espinita que tengo clavada, pero en su momento no pude hacer otra cosa. Eso sí, me lié la manta a la cabeza con todas las consecuencias, mi primer contrato de trabajo oficial fue a la par de mi independencia del núcleo familiar. A los 24 años vivía con mi pareja y tenía un negocio propio, no dependía de nadie más que de mí misma y me sentía orgullosa de ello, a pesar de seguir sin poder acabar mi carrera. A los 29 años tuve la fortuna de quedarme embarazada, y con 32 seré madre de dos hijos, madre, trabajadora y ama de casa. Y lo que me hace feliz es precisamente lo que he elegido, SER MADRE. No me hace feliz trabajar, quizás porque no tengo un trabajo espectacular o porque no es lo que yo quería para mí, pero no puedo negar que es lo que me ha ayudado a conseguir mi verdadera felicidad, mis hijos. 
De lo que estoy plenamente convencida, y más en días como hoy en los que celebramos el Día internacional de la Mujer, es que la liberación de la mujer es la mayor mentira jamás contada, porque estamos si cabe más atadas. Si nos creíamos que trabajar fuera de casa, además de indepenciencia económica y satisfacción por el éxito profesional, iba a suponer que al llegar a casa tras la jornada laboral nos iban a traer las zapatillas y el periódico y tenernos la cena puesta en la mesa, nada más lejos de la realidad; ahora trabajamos fuera de casa, sí, pero al llegar a casa la faena nos sigue esperando, tenemos que robarle horas al día para dar a basto con todo, y aún así, día tras día, seguimos siendo cuestionadas. ¿Hasta cuándo? porque parece que, elijamos lo que elijamos, nunca lo hacemos bien. Las mujeres nos merecemos algo más que un día internacional, pero desde luego lo que no nos merecemos es que se nos cuestione por elegir una u otra manera de vivir. 
Respeto a la mujer que decide que su felicidad está en el éxito profesional y que ser madre no signifique nada para ello; respeto a la mujer que puede, quiere o decide no trabajar y dedicarse enteramente a la crianza de sus hijos tanto como a la que es madre pero que prioriza su profesión a su maternidad; respeto a la madre que cree que lo mejor es criar a sus hijos en casa tanto como a la mujer que quiere ser madre y tiene que hacer un tetris con el tiempo para llegar a todo porque tiene que trabajar para contribuir a mantener su economía familiar; respeto a la mujer que elige su vida, independientemente de cual sea su elección.  RESPETO, es la palabra de la que parece que se olvida Carmen Machado a la hora de etiquetarnos como buenas o malas, mejores o peores. Porque nos empeñamos en creer que nuestra eleción es la mejor y nos creemos en el derecho de cuestionar a las demás. Que cada una viva su vida como quiere, ya que tenemos libertad para ello, y que nos dejen en paz con tantas etiquetas, que ya está bien.
Y para terminar una ilustración muy curiosa, que no retrata más que la visión de muchas mujeres del maravilloso invento de la liberación de la mujer…
PD: Por si os interesa, os linkeo entradas anteriores que tienen que ver con este tema, por si a alguien se le han pasado y no lo habeis leído.

9 thoughts on “Reflexiones de una MUJER, MADRE y TRABAJADORA

  1. Anónimo

    Hola Alejandra te sigo desde que Ivan nació, nunca me he atrevido a hacerte comentario, me encanta como hablas y te espresas, no dejes nunca el blog. La mejor noticia es que estoy embarazada de 7 semanas, ya te ire contando, me llamo Diamar y soy de Tenerife

    Responder

  2. Nereida

    Enhorabuena or tu embarazo, espero que nso sigas contando. Un besote

    Responder

  3. Menchuuu

    Hola Alejandra, ya vi que te pasaste por mi blog, lo privatice hace un año, asi que necesito que me mandes tu email para poderte invitar.

    Mi correo para el blog es curiesesalcalde@hotmail.com

    Besitos

    Responder

  4. London

    Nereida ayer pasaste por mi blog pero no me dejaste el mail para poderte invitar a leer.

    Estoy super atareada con la llegada del bebé y las secuelas de la cesárea pero no puedo pasar sin decirte que lindo Leon tienes!!!!!! ains q bonico!!

    Responder

  5. Frikimami

    Pedazo de post. Esto es un pedazo de post, y no lo mio.
    Por cierto, gracias por avisarme de lo del perfil. Ni me habia fijado.
    besos.

    Responder

  6. Pili

    me has hecho llorar… Gracias por hacer que me sienta tan identificada con tu blog.. es una gran ayuda y me contestass a muchisimas dudas, de verdad Graciass por haber abierto este blog y gracias por tener tanto respeto y humanidad… La verdad es que tus palabras transmiten respeto, cariño y sobretodo es HUMANO con sentimiento… Me gustaria charlar a traves de emails te tranmito mi correo bishillopetit@hotmail.es Gracias por hacer mi maternidad un poquito mas facil.

    Responder

  7. asesoria

    Hola a todas, tengo una bebita de 3 años y cuando estaba en embarazo tenia demasiado tiempo libre asi que empece a pintar country en madera como terapia ocupacional y para mi sorpresa se convirtio en el negocio de mi vida, hoy acabo de filmal mi primer curso en DVD para todas aquellas que estan en ese momento tan especial, quiero dejar el enlace, espero no te moleste, arte country muchas bendiciones y paciencia.

    Responder

  8. maria magdalena de la cruz alvarado

    Hola atodas esas mamdres q son tanfuertes de tener asus bebes sin la ayuda de sus pareja si sele puede yamar asi yo meyamo mary y estoy embarazada de tres meces ya casi para los cuatro y estoy un poco de primida yake mela paso triste y yorando por comense una relacion con alguien q no avalorado q ledare una ermosa nena y el cera padre por primeravez pero el se esta distanciando mucho demi no leainportado ael q yo estoy sufriendo mucho por su indiferencian yake estoy ariesgando asta mucho por que mi envarazo es de alto riesgo pero cada dia lepido adios que todo salga vien y que todo marche vien como asta ora saludos para esas madres q ansavido ser madre y padre para sus bebes q fuertes ansido animo

    Responder

  9. maria magdalena de la cruz alvarado

    Avesces ya nose de donde sacar fuersas para cegir adelante pero es como una ceñal q cada q pienso y cien eso mi bebe meda una patadita fuerte como recordandome mami estoy aki contigo y juntas saldremos adelante pormi tienes que luchar para seguir de frente y dejarte caer ante nada y de nadie y es por mi benbe q yo sigo y meago la fuerte kiciera un comentario q mesirva de ayuda para mi aucto estima q esta por los suelos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *