Salidas con niños, cómo me organizo

salidas con niños

Sin duda, organizarme para las salidas con niños es uno de mis logros como madre de familia numerosa, contando con que suelo ir siempre sola con mis hijos.

Desde que llegamos por primera vez a Edimburgo, y sobre todo desde que vivimos aquí, he tenido que organizarme a tope para recorrer la ciudad sola con mis hijos. Al final mi plan de vida es muy similar al de España porque mi marido pasa muchas horas y yo paso prácticamente todo el día sola con mis criaturas. Así que no me queda otra que planear actividades y salir yo solo con ellos tres el 90% del tiempo.

Esto supone una logística importante. Las distancias son largas, los tiempos en el transporte urbano también, cada plan requiere una organización y con niños no se puede dejar todo a la improvisación. Esto último al menos no, si quiero economizar los gastos, porque comer fuera, aunque no es carísimo, tampoco es barato, y al fin y al cabo somos cuatro estómagos.

También es verdad que la mayoría de nuestros planes tienen como denominador común hacer picnic en algún momento, bien para comer, bien para merendar. Y aún así, por si acaso, la manta de picnic se viene siempre con nosotros, porque cualquier momento es bueno para tumbarse en el césped.

Por lo general la gente alucina cuando me ve ir caminando con los niños, sobre todo con el pequeño, que aún no tiene ni 3 años y es increíble lo muchísimo que anda. El año pasado nos trajimos la silla de paseo, que nos vino genial para alternar con la mochila ergonómica y hacer nuestros desplazamientos más fáciles y cómodos, sobre todo porque mi peque aún hacía muchas siestas.

Como me junto con muchas familias con bebés, veo que su logística es muy diferente a la mía. Por increíble que parezca, con una sola criatura llevan más cosas que yo pero también llevan su carrito, que ayuda a organizar y cargar con todo lo necesario. Me recuerda mucho a los primeros meses de mi bebé, cuando usábamos nuestro cochecito de bebé y que me venía genial porque con dos niños pequeños y un bebé sí, me era muy cómodo llevarlo todo en el bolso y en la cesta.

Ahora mi peque prefiere caminar, supongo que porque se siente más libre, y es increíble el aguante que tiene y lo poco que se cansa. Por eso estoy mirando en Sillasdepaseo.es la opción de una silla ligera y compacta, que no sirva para estos momentos puntuales y si es necesario para llevarla en el avión sin facturar.

Planear las salidas con niños, cuestión de organización

Cuando el tiempo no acompaña la organización suele ser más fácil porque si decidimos salir estamos menos horas fuera de casa y vamos a lugares cerrados. Eso me permite tener que prevenir menos avituallamiento e ir menos cargada.

Pero cuando el tiempo acompaña hay que tomárselo como un auténtico regalo, porque no sucede todos los días. Si de repente van a hacer 20 grados y sol te lo tienes que tomar como que eso es verano, y pensar que no sabes cuándo van a volver a hacer 20 grados y sol.

Puede pasar que varios días seguidos haga buena temperatura y sol, o sol y nubes. En ese caso, aunque no pasemos el día completo fuera de casa, porque es muy cansado, sí salimos a disfrutar del aire libre y de los maravillosos lugares que ofrece Edimburgo para ello.

Si pasas por mi Instagram verás que no paramos. A veces creo que me paso con esto de querer aprovechar cada día, hacer planes divertidos con los peques, conocer lugares nuevos o simplemente disfrutar de los que ya conocemos. Y digo que creo que me paso porque realmente es agotador todo el proceso, y llega un momento como ahora mismo que, después de casi una semana sin parar de un lado a otro, porque tenemos un pseudo verano que como para dejarlo escapar, estoy que no me mantengo en pie del cansancio. Menos mal que hoy se ha nublado el día y es la excusa perfecta para abusar del sofá, que casi ni nos conocemos.

Allá donde vamos nos movemos caminando, en autobús, o ambas. Normalmente es ambas porque es muy raro que el autobús nos deje justo donde queremos ir. Así que siempre nos queda hacer algún trayecto caminando, aunque busco la mejor combinación posible para que sea lo más corto posible. No por los niños sino por mi, porque suelo ir bastante cargada.

Bueno, por los niños sí pero no por caminar en sí sino por restar peligros como cruzar carreteras, que Edimburgo es una ciudad con muchísimo tráfico y los pasos de peatones escasean.

Sin embargo, si se que hay ruta pedestre o vía verde, aprovechamos para caminar. Disfruto infinito de los paisajes de esta ciudad y una de mis rutas favoritas es un paseo desde la playa hacia nuestra casa a lo largo del Fiordo del Forth. Esa misma ruta la hicimos el domingo pasado, caminamos en total cerca de 4 kilómetros y llegamos fundidos pero es un camino precioso y de muchísima libertad y seguridad al ser solo peatonal.

Cómo me organizo para un día de excursión con mis peques

Ya estoy bastante entrenada en esto de salir todo el día por ahí con mis criaturas y creo que ya tengo un nivel PRO, como diría mi mayor.

Mi organización para salir con los peques medio día o el día completo de manera relativamente fácil es:

♥ Prever la compra necesaria. Procuro siempre tener todo lo necesario para poder improvisar bocadillos, merienda o picnic. Esto lo hago revisando lo que tengo en la despensa antes de ir a supermercado y reponiendo lo que me falta.

♥ Preparar comida fácil de transportar y fácil de comer. Teniendo pan, fiambre y fruta tengo ya casi solucionada la papeleta para poder salir todo el día fuera y no morirnos de hambre. Lo principal es poder preparar algo rápido y que no pese ni abulte demasiado.

He adquirido la costumbre de preparar ensalada de pasta a diario porque a mis fieras les encanta y, bien al salir del cole como refuerzo a lo que han comido en el comedor, o bien acompañando a la cena, es un plato perfecto.

Para ir de picnic, puedo apartar una ración menor en un recipiente ligero que sea suficiente para los tres. Si tengo tiempo hago una tortilla y la llevo ya troceada en un tupper. Con pechugas de pollo o filete de lomo hago bocadillos en un momento. Fresas, uvas y trozos de melón cortado en otro recipiente. Un poco de fuet, aceitunas, pasas, que las llevo en los envases que guardo del hummus o el guacamole que compro preparado. Son envases pequeñitos, muy ligeros y súper prácticos para estos menesteres.

Y como una peca, bolsitas pequeñas de patatas fritas, galletas de chocolate y ya tenemos el picnic completo.

♥ Repartir bien el peso. Esto es fundamental. Hay días que me he deslomado por llevarlo todo como puedo y a lo bestia. Una va aprendiendo de los errores y mejorando con la práctica. Ahora me organizo mucho mejor y según dónde vaya y el plan que hagamos, dispongo el peso.

Si es una salida cortita, cada un@ de mis fieras lleva su mochila con su merienda y su botella de agua. Yo llevo la manta de picnic y la merienda de mi bebé.

Si es una salida corta-media, llevo mochila térmica con la comida, los peques llevan las botellas de agua en sus mochilas, el mayor lleva además la manta de picnic y la media siempre es la que se hace cargo de los juguetes.

Para salidas largas, de casi todo el día, de mayor distancia o logística, uso el carro de la compra. En dos versiones, tal cual, metiendo todo lo que llevamos dentro de la bolsa, o usando solo el trolley y amarrando las bolsas donde llevamos todo lo necesario con un pulpo, para que no se caigan.

Sí, la gente alucina. Pero es que es más fácil dejar el carro y salir corriendo detrás de mi bebé, que hacerlo con una mochila pesada y alguna que otra bolsa de más al hombro. Por no decir que no es lo mismo cargar peso que empujarlo sobre ruedas.

♥ Tener claro dónde vamos. Aquí es muy importante por el tema del transporte urbano, ya que depende a dónde vayamos podemos demorarnos en el trayecto mínimo 1 hora porque las distancias son muy largas, hay mucho tráfico y los autobuses hacen muchas paradas.

Aunque no lo parezca el viaje en autobús también cansa, y más si hay esperas y transbordos, así que en mi caso es mejor saber a dónde vamos para cuadrar la forma más rápida de llegar y los horarios.

Luego también podemos improvisar, o salir sin provisiones y comprobar cuatro cosas en el supermercado que nos pille de camino, así como sentarnos en cualquier césped sin manta ni nada y dejarnos llevar. También se disfrutan esos momentos. Pero la improvisación es para los momentos que surgen, y ya, para todo lo demás, con organización el éxito es más posible.

Así, con organización, previsión y un buen plan, no te digo que el éxito esté garantizado pero sí te aseguro que te resultará mucho más fácil.

More about Aventura Embarazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.