La Quinta Enfermedad, “¿y eso qué es?”

LA QUINTA ENFERMEDAD

¿La quinta enfermedad?, ¿la qué?, ¿y esa qué enfermedad es?. Estas preguntas junto con una cara de “¿qué coño me estás contando?” es lo que me estoy encontrando repetidamente los últimos días.

Hasta hace poco la quinta enfermedad solo era algo que había leído por ahí. Tengo la tremenda suerte de que mis hijos apenas caen enfermos, lo que es de agradecer, y salvo las típicas patologías leves – aunque a veces puñeteras – y la varicela que pasó el mayor, no solemos ver cosas raras.

Pero la quinta enfermedad ha llegado a nuestras vidas. Con esto no quiero decir que sea una enfermedad grave, todo lo contrario, solo que hemos tenido la experiencia de pasar por ella y al ser relativamente desconocida, he encontrado que podría ser adecuado que os cuente cómo la han pasado mis hijos.

Porque sí, a día de hoy, la quinta enfermedad se ha manifestado por tres. Supongo que es lo que conlleva tener varios hijos, que al final lo que sea que incuben se lo pasan de uno a otro. Sobre todo si, como los míos, se pasan todo el santo día pegados como lapas. Porque estoy criando hijos que son hermanos a tope, juntos para todo.

¿Qué es la quinta enfermedad?

La quinta enfermedad es una infección vírica de consideración leve, que afecta principalmente a los niños y que se da sobre todo a final del invierno y en la primavera. Está provocada por el parvovirus B19, que nada tiene que ver con el parvovirus que contraen ciertos animales con perros y gatos, ya que éste solo se da en humanos.

Se la conoce comunmente tambien con el apelativo de “enfermedad de la bofetada” porque, si bien no deja de ser un proceso vírico con sintomatología muy común y leve -fiebre, malestar- su principal característica es que se manifiesta mediante un eritema en la piel, principalmente en las mejillas, como si se hubieran abofeteado. La erupción puede extenderse también a tronco, brazos y piernas.

Los síntomas son similares a os de cualquier resfriado, seguidos por el enrojecimiento de la piel, especialmente en las mejillas. El eritema puede producir pico y sensación de ardor pero no al nivel de otros virus como el sarampión o la rubeola. Importante para descartar estos últimos.

La enfermedad remite por sí sola en unos días, no precisa más tratamiento que el típico en caso de fiebre, dolor o malestar. Como muchas enfermedades víricas, su contagio se produce vía mocos o saliva durante los días de incubación, en los que no hay signos evidentes de ella, por lo que cuando se manifiesta deja de ser contagiosa.

Importante que no le de la luz solar porque puede reactivar el eritema, incluso después de desaparecer.

Sí, le hago muchas preguntas al pediatra, pero cuando tienes tres hijos te interesa mucho saber dos cosas:

  • Cómo, cuándo y cuánto se produce la enfermedad. Hay que cuadrar la agenda, que si con uno de tus hijos se complica, no te quiero decir con los tres.
  • Cómo se contagia y las probabilidades de que se contagien los hermanos, y tú misma. Para hacerte a la idea de si caerán todos como fichas de dominó, y para saber si puedes prevenir TU contagio, que a ti no te va a cuidar nadie. La puta pura realidad.

Así que toda esta información fue la que extraje de la consulta, a la que fui para descartar que fuera algo de más importancia, y en la que me llevó más tiempo hacer las preguntas que la exploración al niño. Añadido a lo que yo sabía de haber leído algo hace ya tiempo en el blog de la Dra. Amalia Arce, para mi una gran referencia a la que acudir cuando me inicié en esto de ser madre.

Cómo se manifestó la quinta enfermedad 

Lunes a mediodía voy a buscar a mi mayor al colegio y me dice “mira mamá lo que me ha salido en los brazos y las piernas“. Le miro bien y veo que tiene un sarpullido, cosa que no me extraña porque con su piel atópica por desgracia son relativamente frecuentes.

El sarpullido se localizaba principalmente en los brazos y los muslos. Así que sumando 2+2, que el fin de semana habíamos ido a la playa y usé una nueva crema solar, o bien era una reacción a la crema, o bien al propio sol. En principio pensé que era un eritema solar porque lo padecí en un par de ocasiones y el sarpullido se le parecía.

Pero conforme pasaban las horas no me acababa de convencer, puesto que donde más se localizaba el sarpullido era en los muslos, zona en la que por cubrirle el bañador, ni le había echado crema solar ni le había dado el sol.

Al día siguiente se manifestó algo más intensamente pero mi mayor se encontraba perfectamente, así que fue al cole e hizo su rutina con total normalidad. Por la tarde lo noté destemplado y fue cuando empecé a sospechar que quizás sería un exantema súbito.

Fue el tercer día al levantarse por la mañana cuando me dijo que no se encontraba bien. Aducía dolor de cabeza y malestar y al tocarle noté que estaba calentito. Además, el sarpullido se había manifestado en las mejillas. Así que mi cabeza unió conceptos y deduje que exantema por fiebre extendido a las mejillas, me sonaba a la enfermedad de la bofetada de la que alguna vez había escuchado hablar.

Pasó un día en casa, evolucionó bien – en la medida en la que por la tarde ya estaba dando por saco como habitualmente – y al día siguiente volvió al colegio sin mayor problema. En ningún momento sintió más picor o molestia alguna en la zona del sarpullido más allá de lo normal de su piel atópica.

Yo me las creía muy felices dando por hecho que la cosa quedaba ahí. Pero no.

Lunes por la tarde de la siguiente semana, lo que viene siendo hace cuatro días. Mi bebé potrea sobre mi como si yo fuera un saco de boxeo y me doy cuenta de que tiene un sarpullido en las piernas. Lo que me faltaba. En su caso, era más intenso que en su hermano mayor y se extendía también a los brazos. Por la noche lo noté destemplado y algo apagadillo para lo que viene siendo él.

A la mañana siguiente ya se manifestaba el sarpullido en las mejillas, así que mientras nos preparábamos para ir al cole, pedí rápidamente cita en el pediatra. No es que estuviera preocupada pero, dado que  hay repunte de enfermedades como el sarampión a causa de los antivacunas, prefería descartarla lo antes posible.

Tras reconocerlo, el pediatra me indicó que probablemente era un exantema súbito pero que si veía que el sarpullido de las mejillas, que aún era muy leve, se manifestaba más intensamente adquiriendo un tono rojo brillante, entonces se trataría de la quinta enfermedad. En cualquier caso me indicó que daba igual la una que la otra porque son igualmente leves, evolucionan por sí solas y al ser enfermedades víricas no existe tratamiento específico más allá de tratar los síntomas, principalmente la fiebre.

Sí me indicó expresamente que en caso de darle algún antitérmico le diera paracetamol y no ibuprofeno. Hice mal en no preguntarle por qué pero me pilló peleándome con el gato panza arriba digo mi bebé, que no me debaja abrocharle el body. Me indicó además de manera contundente que evitara el sol  a toda costa.

Eso fue el martes, y a día de hoy, jueves, el sarpullido de la cara ha ido a más, manifestándose claramente como el enrojecimiento por bofetada. Al menos el que yo recuerdo cuando me he llevado alguna, cosa que hoy en día, afortunadamente, no se da con tanta frecuencia. En mi casa, desde luego, no. Lamentablemente cuando se pensó en el nombre de la enfermedad, dar una bofetada en la cara a un niño sería lo más normal del mundo.

quinta enfermedad bebe

Además del sarpullido lo que yo he notado en mi bebé es destemplanza sin llegar a fiebre – no ha pasado de una ligera febrícula -, algo de decaimiento y falta de apetito, pero no ha necesitado medicamento alguno. Por lo demás, se encuentra bien, no manifiesta picor ni malestar por el sarpullido.

Hoy hemos pasado por la consulta del pediatra para otro tema bien diferente, ya que era en atención temprana – de lo que hablaré en otro momento -, un pediatra que no lo conocía. Al verle la cara me dijo con su acento argentino – “¡qué bueno que viniste!”“¡oh, el nene está con la quinta!”, confirmándome el diagnóstico.

Me dio una clase magistral sobre ella en una conversación muy distendida. Yo, agradecida y preguntona, si me dan la oportunidad, no puedo evitar preguntarlo todo. Entre todo lo explicado al principio del post, me dijo además que es una enfermedad tan leve y poco relevante que ni siquiera se plantea la vacunación, y que estamos en la época del año en la que más se da.

Y como no hay dos sin tres, ayer mi hija comenzó con la manifestación del sarpullido en los muslos, aunque a día de hoy, y por el momento, no ha ido a más. Imagino que acabará dando la cara más temprano que tarde, pero me quedo tranquila sabiendo que no hay nada por lo que preocuparse.

Desde luego, como madre no hay día que no aprendas algo nuevo. Iba a decir que casi podíamos editar un manual de pediatría pero, siendo sincera, ni mucho menos. Afortunadamente mis hijos enferman poco y suelen ser patologías leves, así que salvo cosas puntuales como esta, poco más me puedo quejar. Y que siga siendo así.

No quiero acabar sin añadir que este post es puramente una experiencia personal y que ante la duda, siempre siempre consulta a tu pediatra, que es el que sabe. Si quieres saber algo más sobre esta enfermedad de mano de un profesional

¿Conocías la quinta enfermedad?

¿Alguno de tus hijos la ha pasado?

¿supiste identificarla cuando la sufrió?

Me encantará conocer tu experiencia

More about Aventura Embarazo

14 thoughts on “La Quinta Enfermedad, “¿y eso qué es?”

  1. Bebe Friki

    Tú no te aburres, lo cogéis todo, no sé si es por dar contenido al blog, dar más emoción a tu vida… o simplemente que no sab´éis decir que no a nada…

    Responder

  2. Bebe Friki

    Que se ponga bien pronto

    Responder

  3. Mami Rebelde

    Su pobres. Mucho ánimo! Me he quedado con los síntomas para identificarlos si le pasa a mi pequeña dictadora.

    Responder

  4. MADRE MADE IN SPAIN

    Yo no tenía ni idea de esa enfermedad, la verdad. Ninguno de mis tres hijos la ha pasado, pero con toda la información que nos has dado creo que sabré reconocerla en su momento.
    Menos mal que no es importante y, que en principio, es sólo malestar y fiebre.

    Responder

  5. Madre Superada

    Había oído hablar de esta enfermedad, pero en casa, al menos de momento, no ha entrado. Aunque por lo que veo no hay de que preocuparse.
    Un abrazo

    Responder

  6. M. Angeles

    Un apunte: la enfermedad no es grave salvo que estes embarazada. Una semana despues de enterarme de mi segundo embarazo, sela diagnosticaron a mi hija. Me tuvieron que hacer una analitica en la que yo di positivo y de ahi, en la semana 20, una amniocentesis porque era posible el aborto, hidrocefalia, etc… Finalmente la bebé no estaba contagiada y está muy sanota a dia de hoy, pero es importante conocer este dato.

    Responder

  7. lasonrisadespeinada

    Con Piticli también la pasamos y la verdad es que es un poco desconcertante…y justo acabo de oír el podcast de Madresfera jejejej

    Responder

  8. Mamá Puñetera

    Madre mía! Pues ni idea de la existencia de esta quinta enfermedad, pero bueno es saberlo por si dice de aparecer algún día, jejejeje…
    A mejorarse!

    Responder

  9. Lai - Asi piensa una mamá

    oh! no la conocia con ese nombre pero vi casos el año pasado!!!

    Responder

  10. Clara

    Aquí hay varios niños igual. No lo había visto nunca y ahora caen como piojos….es ver los mofletes colorados de los peques y me entra el tembleque. De momento nos salvamos

    Responder

  11. Monica

    Había oído hablar de ella, pero por suerte, y toco madera… no la hemos sufrido. Mi peque es de pocos catarros y en cambio, bastantes virus del estomago. Todo lo que pilla, son virus de la tripa. Me da una pena cuando los coge.

    Responder

  12. La mama fa el que pot

    No había oido nunca de esta enfermedad pero es que desde que soy madre he podido aprender un monton de males que desconocia.
    Espero que mejoren los peques.

    Responder

  13. Ro Amaya

    Hola… Mi hija supuesta mente está con este virus… Lo que no me queda claro es lo rojo de sus mejillas… Mi hija durante el día va y viene con eso se levante sin nada y de repente cachetes rojos pasado un rato normal.. Estamos a la espera de ver que pasa porque no hay otro síntoma con ella…

    Responder

  14. Aventuras de una Mami

    Desde que tengo al peque estoy descubriendo una cantidad de virus que antes ni sabia que existian.
    Esta aun no la hemos pasado, y espero que este año se la salte, porque ya tuvo una con fiebre y granitos por todo el cuerpo y ufff tener que quedarse en casa sin solete, ahora q llega el tiempo bueno.
    Muchas gracias por darla a conocer, me la apunto por si acaso.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *