¿ Cuándo finaliza el posparto ?

Se entiende que el posparto es el período inmediatamente sucesivo al parto, durante el cual el cuerpo se recupera de éste y del embarazo, volviendo a su ser. Coloquialmente se le conoce como “cuarentena” porque se calcula que son aproximadamente 40 días, día arriba día a abajo, lo que dura este período.

A lo largo de las 6-8 semanas que dura esta “cuarentena” se supone que el cuerpo debe recuperarse de aquello que tardó 9 meses en construir, así que te puedes imaginar el esfuerzo y la presión a la que se ve sometido.

Durante estos días se producen diferentes cambios o procesos físicos que sentirás en mayor o menor medida:

  • Los loquios, que es el sangrado vaginal que se produce tras el alumbramiento de la placenta, muy abundante los primeros días tras el parto.
  • La involución del útero para volver a su tamaño normal.
  • Los entuertos, que son las contracciones del útero que ayudan a que la matriz recupere su estado normal.
  • La recolocación de los órganos que tuvieron que desplazarse para dejar sitio al útero.
  • La recuperación de la zona vaginal que ha sufrido por el expulsivo del bebé, máxime si te han practicado episiotomía.
  • La recuperación de la cicatriz de la cesarea en caso de que no hayas tenido parto vaginal.

Además de los cambios físicos también se producen cambios emocionales, influenciados en mayor parte por la montaña rusa hormonal en la que te ves envuelta, y también por la adaptación a la nueva vida. Estar feliz, radiante y pletórica a la vez que sientes la mayor de las tristezas. Tener los sentimientos a flor de piel. Sentirte vulnerable hasta el punto de llorar por cosas que no tienen la menor importancia, pero no lo puedes evitar. Y lo peor, ser consciente de que no puedes controlar tus emociones.

QUÉ ES EL POSPARTO, PERO DE VERDAD

Muy probablemente no entiendas qué narices te está pasando porque nadie te lo ha explicado antes. Y es que es muy duro romper con 9 meses de embarazo, viendo una barriga evolucionar y crecer, sentir una vida, a tener un cuerpo cansado, dolorido, en el que además no te reconoces, y empezar una nueva etapa con un ser que depende 100% de ti, poniendo tu vida patas arriba.

El concepto de “cuarentena” te lleva a creer que todo eso dura, como mucho, 40 días. Pero en 40 días ni el cuerpo ni el ánimo se recuperan, y eso es algo de lo que te darás cuenta cuando veas los días pasar y que, a pesar de que tu parto ha sido hace ya 2 meses, te sigues sintiendo recién parida.

No hay una fecha clara de fin del posparto. No sabrás cuándo finaliza el posparto. Porque si cada mujer es un mundo, en este caso no podía ser menos. El posparto acaba, simplemente, cuando dejas de sentirte como una mujer puérpera, ni más ni menos, y eso puede ser a los 40 días, o a los 12 meses. Porque al fin y al cabo, al margen de lo puramente físico, cada una sabe en qué medida ha superado esa etapa.

Puede que a las seis semanas tu cuerpo se haya recuperado en cierta manera, pero es imposible que en ese tiempo puedas sentirte como si el embarazo y el parto no hubieran pasado por ti. En cuarenta días no se olvidan nueve meses de una vida dentro de ti. Igual que es imposible que de repente pases de estar en una montaña rusa emocional al equilibrio zen.

Cuándo finaliza el posparto

¿Y qué puedes hacer? Pues yo creo que poco más que saber en qué momento te encuentras, asumir lo que eso supone e intentar llevarlo de la mejor manera posible. El cuerpo no ser recupera así por las buenas, aunque hay mujeres que sí vuelven a su ser con relativa facilidad, otras ven pasar los meses en un cuerpo de madre que no corresponde con el suyo.

En el plano físico, creo que mientras hay exterogestación el posparto subsiste de alguna manera, pues todavía el bebé está ligado a la madre aunque no les una un cordón umbilical. La lactancia materna promueve que ese vínculo prolongue el posparto, por lo que para muchas mujeres mantener una lactancia materna más allá de los 6 meses recomendados supone mantener el estado del posparto, en meno medida que las primeras semans tras el parto, lógicamente.

Hay mujeres a las que les cuesta que su cuerpo se recupere y cuando el cambio físico comienza a producirse y ser evidente es cuando comienzan a decir adiós al posparto.

La recuperación emocional también lleva su tiempo, y quizás los pospartos a largo plazo lo son más en este plano, porque a pesar de encontrarte de alguna manera físicamente a tope y ver a tu bebé crecer, de alguna manera tu cabeza, tus sentimientos, tus emociones, siguen anclados en el puerperio porque por más que quieras no dejas de sentirte así.

ADIÓS A MI PUERPERIO

Creo que hasta esta tercera maternidad no he sido consciente de verdad del puerperio más allá de es cuarentena típica y tópica, quizás porque éste me ha costado más que los anteriores.

Sí tengo claro que a nivel físico mi cuerpo tiene un tiempo de recuperación marcado, y es que hasta que pasa más o menos un año desde el parto no comienzo a sentirme recuperada, a volver a mi cuerpo, a mi ser. Los primeros meses me cuesta muchísimo perder peso, mi pecho anuncia a leguas que soy madre lactante, no entro en mi ropa antigua y arrastro achaques del posparto como hemorroides, dolores pélvicos…

Es algo que se ha repetido en mis tres maternidades. A partir del año, además de ir encontrándome mejor, mi cuerpo comienza a responder, pierdo peso, pierdo volumen, mi pecho vuelve a ser relativamente normal. Y en esta tercera maternidad sobre todo el punto de inflexión es que por fin me he venido arriba después de unos meses de un bajón emocional horroroso, por fin me siento yo, con mis cosas, pero yo al fin y al cabo.

Ahora por fin empiezo a sentirme bien conmigo misma, a reconocerme en mi cuerpo, el parto es ya algo que pasó hace un año pero no me siento tan vinculada emocionalmente como hasta hace poco.

Así que, si estás a embarazada, a punto de dar a luz o ya tienes a tu bebé, apúntate esta: el posparto dura lo que tiene que durar, y solo tú sabrás cuándo ha finalizado, porque así lo sentirás. Que dure más o menos no depende de nada más de cómo te sientas, y no es malo que dure un mes, ni que dure un año.

Lo único malo será sentirte mal y no pedir ayuda, lo demás, el tiempo lo va poniendo en su sitio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *