Complejo de Madre Ogro

madre ogro

Esta tarde estaba esperando junto a mis hijos pequeños a que el mayor saliera de una de sus actividades extraescolares cuando escuché gritos de alguien que estaba echando una bronca.

Al momento de mi cuenta de que esos gritos procedían de un piso cercano y que se trataba de una madre que regañaba a su hij@. No fue algo que duró segundos o apenas unos minutos, no, la bronca se alargó media hora. Tampoco es que yo estuviera con la oreja puesta, de hecho aún sin saber de qué piso provenían los gritos, y a pesar de estar en una avenida con mucho tráfico al otro lado de la acera, los gritos prevalecían sobre el ruido de los coches que pasaba.

Fue una media hora en la que, sin escuchar a la perfección la conversación, se oía claramente decir cosas como “explícame que no lo entiendo, “en qué momento se te ha ocurrido decir eso”, “que sea la última vez que me haces algo así”, ” a ver cuándo vas a ser responsable de una vez”. Se oía a una madre realmente enfadada.

No la voy a juzgar porque la única información que tengo son esas frases que alcancé a entender entre gritos, cláxones y motores de coches. No la voy a juzgar porque no se su vida, sus circunstancias ni los motivos para llegar a semejante punto. No la voy a juzgar porque entiendo cuán difícil es esto de ser madre.

Sin embargo, no he podido evitar sentirme identificada con esa madre. No, nunca me he visto en una situación tal, pero nadie me puede asegurar que alguna vez no sea yo la que acabe perdiendo los estribos con una bronca monumental a alguno de mis hijos. No puedo poner la mano en el fuego por decir que nunca jamás me veré en una así.

No es la primera vez que siento complejo de “Madre Ogro”. Si hay algo que llevo mal de esta tri-maternidad a full time-full job, o lo que viene siendo “todo para mi solita”, es precisamente que por el cansancio, los nervios, el no tener ayuda, relevo, apoyo, tener que lidiar con todas y cada una de las circunstancias con respecto a mis hijos desde que se levantan hasta que se van a la cama, es que todo ello me haga perder la paciencia, el humor y los nervios, descargando mi frustración sobre ellos. La cara B de la maternidad es una auténtica putada.

Podría decirse que en más de una ocasión ellos tienen la culpa pero no es así. No es que sean niños perfectos que no rompen jamás un plato, todo lo contrario, son niños normales y corrientes, y como tal corren, saltan, gritan y me hacen más de una vez y más de dos alguna trastada de libro.

Pero se positivamente que si mi actitud, mi carácter y mi paciencia fueran otros, manejaría las situaciones que provocan mi descalabro mental de una manera más respetuosa y conciliadora. Y eso sería positivo para todos.

Sin embargo el cansancio mella mi paciencia y mi ánimo, de tal manera que muchos días voy de mal humor aún antes de dar tiempo a mis hijos a hacer alguna trastada de las que se me llevan los demonios. Soy consciente de que muchas veces pienso en cómo podrían ser las cosas si tuviese algo más de ayuda, de apoyo y cuando me doy cuenta yo misma me he encabronado de tal manera que hablo mal a mis hijos sin merecérselo. Vaya, nunca se lo merecen, pero cuando ni siquiera han dado pie a una regañina, menos.

Me veo a mi misma como a un ogro, todo el día enfadada con el mundo, encabronada conmigo misma, con mis circunstancias, enfadada con mis hijos, regañándolos por tonterías, castigándolos por menudencias que de otra manera seguramente ignoraría.

Y no me gusta nada. No me voy a justificar porque se positivamente que actúo mal. Tampoco me voy a flagelar porque no es la solución. Pero tengo claro que no es el tipo de persona ni el tipo de madre que quiero ser para mis hijos.

No quiero que me recuerden como una madre gritona. No quiero que me recuerden como una madre regañona. No quiero que me recuerden como una amargada de la vida que no les dejaba ni abrir la boca para hablar. Ese recuerdo es una mierda y no lo quiero para mis hijos.

Quiero que recuerden a una madre cariñosa, paciente y templada. Aunque me cueste la vida lograrlo. No quiero ser un puñetero ogro. No ya solo por ellos, porque no se lo merecen, sino por mi, porque esto se lleva por delante mi salud mental, seguro.

Hoy esa madre me ha hecho un favor porque me ha hecho verme a mi de una manera que no quiero, me ha hecho pararme a pensar si eso es lo que quiero para mis hijos, para mi, y gracias a ello creo que puedo hacer toma de conciencia y replantearme cómo enfrentar mi día a día como madre sin que se me vayan sapos y culebras por la boca.

Espero y deseo de verdad que esa madre y es@ hij@ a estas horas se hayan dado un abrazo, un beso, y que esa bronca sea cosa del pasado. Espero y deseo encontrar la fuerza necesaria para tomarme aunque sea 10 segundos y respirar antes de explotar.

Firmado, una madre que tiene a un bebé llorando a grito pelado, una niña soplando a todo pulmón una flauta dulce y un niño aporreando el piano en volumen máximo. Señor dame paciencia, aunque si me das un millón de euros, casi mejor. Que no sea por no ponerle humor al asunto.

8 thoughts on “Complejo de Madre Ogro

  1. El Diario de Virgapa

    Yo antes d ser madre no decía palabrotas ni alzaba la voz. Ahora tengo vozarrón q no necesito megáfono y parezco la niña del exorcista cuando me enfado jajajaja! Siempre he tenido mucha paciencia pero desde que soy madre la pierdo en segundos. No me gusta gritar ni perder el control pero o grito y fogo la tensión o me sale úlcera. Entiendo a esa madre. Te entiendo a ti. Ser madre tiene esta parte complicada

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Ser madre es muy difícil en muchas ocasiones, pero yo intento no justificar mi falta de paciencia y mi respuesta a ello, porque se que trabajándolo podría hacerlo de una manera más manejable. Pero de momento no me sale, por más que lo intento, aunque no dejo de proponérmelo. Gracias por compartir tu experiencia 😉

      Responder

  2. jenny

    te entiendo un monton,yo me paso el dia gritando y estresada,y esa no es la solucion,lo vivi en mi casa con mi madre hacia mi y yo no lo quiero para mi hija y al final actuo igual,siempre intento controlarme y no darle tanta importancia a cosas que tienen solucion pero hay momentos que ufff

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Pues fíjate que ahora, con tres hijos, cada vez que me quedo sola con uno de ellos pienso lo fácil que es la maternidad solo con un hijo jajaja pero claro, eso es trampa, ya me parecía difícil con uno y ahora me doy cuenta de que aquello no era nada. Besotes.

      Responder

  3. Arusca Contras yPros

    Te acabo de leer y, en cada una de tus palabras, me iba sientiendo más identificada. Ese complejo de "madre ogro" también lo tengo yo. Últimamente yo lo tengo aún más presente que de costumbre por otras circunstancias, pero tengo claro que no es esa la imagen que quiero que tengan mis hijos de su infancia ni de su madre.
    Así que creo que no nos queda otra que no regañarnos a nosotras mismas e intentar mejorar día a día. Yo también paso prácticamente todo el día sola con mis Trastos y sé que a veces mantener la calma, no gritar o no enfadarse es complicado. Supongo que nadie dijo que esto de la maternidad sería fácil.
    Un besote y mucho ánimo.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      Créeme que cada día de propongo se lo mejor de mi misma, la mejor madre, tener más paciencia, más calma, más templanza, lo intento y a veces casi lo consigo pero siempre llega un momento en el que algo hace que se vaya todo a la mierda. Pero no dejaré de intentarlo jamás, por mi que no sea. Me alegra saber que no soy la única que se siente un ogro por estos lares, gracias por compartir tu experiencia 😉

      Responder

  4. diasde48horas.com

    Me he sentido super identificada contigo, últimamente he estado igual, de un humor de perros y descargando mis frustraciones con todos. Estoy trabajando en ello, y creo que estoy haciendo proguresos, desde hace un par de semanas parece que ando más tranquila… per es realmente difícil conseguirlo

    Responder

  5. El acoso escolar es responsabilidad de TODOS - La aventura de mi embarazo

    […] me considero una madre perfecta. Se, además, que cometo muchísimos fallos, consciente e inconscientemente. También se que no […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *