Organización para mamás: cómo cocinar para ahorrar trabajo y tiempo

Cómo organizar las comidas de la familia para ahorrar trabajo y tiempo

Si hay algo que te facilita la tarea de ser madre, es la organización. La organización te permite disfrutar de un bien escaso en esto de la maternidad, tiempo para ti. Tan escaso como inexistente para muchas, pero doy fe que si logras organizarte es posible sacar tiempo para dos de las cosas más importantes de tu vida: tu familia y tú misma.

 photo organizar-comidas-mama_zpsthswexpq.jpg

Yo nunca he sido organizada, es más, soy el desorden personificado. En mi defensa alego que dicen que ser desordenada es cualidad de personas inteligentes, quien no se consuela es porque no quiere. Lo cierto es que siempre he sido desordenada, o poco ordenada, o como se suele decir, ordenada en mi desorden.

Así he sobrevivido hasta no hace mucho porque no me ha hecho falta más, he ido salvando el día a día con poca complicación, algunos días más difíciles, pero en general me ha ido bien. Me he ido adaptando a las circunstancias que han ido surgiendo sin modificar demasiado mi modo de vida, no he tenido necesidad de organizarme de una manera en concreto.

Pero la tri-maternidad es harina de otro costal, y más en mi caso, con un marido exiliado y toda la responsabilidad y logística familiar exclusivamente sobre mi. O me organizo, o muero, no hay otra. Y he aprendido que con una mínima organización que realmente no requiere mucho trabajo llevo mejor mi día a día como madre de tres, vivo mejor, tanto que pensándolo fríamente ese trabajo previo para organizarme es mucho menos laborioso que el de hacerlo todo a matacaballo.

Para mi el quid principal de mi logística diaria son las comidas. Porque ropa siempre hay, si no se limpia hoy se puede limpiar mañana, pero comer hay que comer todos los días, y al menos hay que hacer tres comidas principales.

Hacer de comer cada día para mi familia requiere cuatro tareas impepinables:
– Pensar qué voy a hacer de comer
– Ir a la compra
– Hacer de comer
– Recoger y limpiar tras cocinar

Todas ellas requieren su tiempo, por lo que dedicárselo cada día a cada una de ellas puede suponer que se vaya una buena parte del día en ello, y ese tiempo lo pierdo de hacer otras cosas importantes, cosas necesarias o no, de disfrutar de mis hijos, de dedicármelo a mi misma, o descansar, que una también o merece.

Así que uno de los trucos para sobrevivir al caos de mi tri-maternidad es organizar toda la logística de las comidas con antelación para reducir el tiempo que dedico cada día a ello y emplearlo en otras cosas.

Por supuesto, esta organización no es exclusiva para mamás, ¡los papás también
cocinan! Por lo que esta tarea es perfectamente extrapolable a ellos.
Debido a mis circunstancias personales, que soy yo la única que está en
casa, no puedo repartirme la tarea con mi santo así que no es que
pretenda abarcarlo yo todo ni que sea una abnegada de mi casa y de mis
hijos, es que es mi realidad y me consta que la de otras muchas madres. Por eso hablo de “organización para mamás”, para todas aquellas mamis que por el motivo que sea tienen que asumir estas tareas en su totalidad.

Organizar esta logística requiere realizar tres tareas básicas que permitirán que sea lo más eficiente posible:

  • Planificar el menú semanal o mensual
  • Hacer toda la compra necesaria en un solo acto
  • Dedicar un día a cocinar

¿Qué me ahorro organizando las comidas con antelación?

 

Organizar la logística de la comida diaria con antelación es mucho más que ahorrarte cocinar cada día y te das cuenta realmente cuando lo llevas a cabo. 

Supone, entre otras cosas:

  • No pensar cada día qué hacer de comer y acabar cocinando siempre lo mismo o a última hora algo más socorrido y menos saludable.
  • No comprar de más: compro lo que necesito, ahorro tiempo porque no tengo que volver cada día a comprar, ahorro dinero porque al no ir repetidamente al supermercado no me doy la oportunidad de pasear en el supermercado y meter en la cesta lo que no me hace falta.
  • Ahorro tiempo: en el tiempo que cocino un plato puedo cocinar cuatro utilizando los diferentes electrodomésticos de los que dispongo o multiplicando las cantidades.
  • No ensuciar de más: Al cocinar una sola vez, mancho todo de golpe, limpio una sola vez por lo que en el día a día solo necesito fregar lo que hemos ensuciado puntualmente.

Organizar y elaborar los menús


Lo primordial para organizar las comidas es pensar de antemano lo que comeréis cada día, de tal manera que lo más práctico es invertir unos minutos en elaborar un planning de menús. 

Puedes hacerlo por semanas o por mes completo. También puedes hacer un solo menú semanal e invertir cada semana el orden de los platos, para no tener que pensar 30 recetas diferentes sino 7, o hacer pequeñas variantes, si tienes congelado guiso de ternera, una semana con arroz, otra con patatas, otra con puré, por ejemplo.

De esta manera sabes qué vas a comer cada día, no tienes que pararte a pensar “ains, ¿qué hago de comer hoy?” que pufff, anda que no es tedioso, y además tus hijos sabrán cada día lo que van a comer. De hecho puedes implicarlos en la tarea haciendo el menú entre todos, es muy divertido y parece que hasta comen con más ganas, y tenerlo puesto en la puerta del frigorífico, por ejemplo. Yo me he descargado esta plantilla de menú, hay un montón de menús imprimibles en Pinterest o puedes hacerla tú misma con el Excell.

 photo menu-semanal-gratis-580_zpsf0ow2tbn.png
Me encanta este planificador de casaenorden.com

Hacer la compra

Tener los menús pensados te permite elaborar una lista de la compra mucho más precisa e ir al supermercado a por lo que realmente necesitas. 

De esta manera dedicas un tiempo en concreto a hacer la compra, te organizas para ir al supermercado, carnicería, pescadería o donde suelas acudir habitualmente. En definitiva vas una vez al supermercado, lo que reduce las posibilidades de que compres por comprar sin necesidad, salvo las cosas puntuales que te puedan hacer falta o que se consuman o estropeen antes, como pan, frutas, verduras o huevos, el resto lo puedes hacer en una sola compra.

La fruta dura perfectamente una semana en el frigorífico, el pan puedes comprar de más, congelar e ir sacando lo que necesites a diario, las verduras puedes comprar, cocinar (o cortar y escaldar) y congelar.

Puedes aprovechar ofertas. Muchas veces hay 2×1, o precio especial comprando X cantidad, ofertas según el día de la semana, de esta manera además de prevenir estás ahorrando un dinerillo en la cesta de la compra. El dinerillo que te vas ahorrando puedes meterlo en una hucha y así darte un caprichito familiar o personal.

Siempre tienes además la opción de hacer la compra online, lo cual te ahorra aún más tiempo aunque a veces se traduce en gastos de envío, no poder elegir el producto personalmente o no poder aprovechar ofertas in situ, pero es una manera más de arreglarte si te hace falta.

 photo cesta-de-la-compra-con-alimentos_zpsrlrem2tb.jpg
Y si no te vas a Eurekakids y mira qué cesta más apañada



Elegir el mejor momento para cocinar



El objetivo es ahorrar tiempo en la cocina, por lo que lo recomendable es cocinar todos los platos posibles en un momento en el que dispongas de algo de tiempo para ello.

Puedes hacerlo de varias maneras, a mi me funcionan dos:

Dedicar un solo día a cocinar: en una mañana o una tarde puedes dejar perfectamente listas las comidas y cenas de toda una semana, la desventaja es que el tiempo que inviertes cocinando te lo tienes que quitar de otras actividades.

Yo me niego a madrugar y los fines de semana me gusta no tener obligaciones, aún así viendo las ventajas que me aporta, no me importa invertir una mañana o una tarde del fin de semana.

Cocinar en varios días: puedes aprovechar cada día de una semana y en lugar de cocinar la cantidad necesaria para ese día, cocina para cuatro días, congelas tres y ya tienes menú para tres días de tres semanas siguientes. Por ejemplo, se tarda lo mismo en cocinar 250gr. de carne a la boloñesa que en cocinar 1kg así que, como ya habrás calculado la cantidad necesaria de los ingredientes, cocina lo necesario para solucionar cuatro comidas, aparta las raciones del día y el resto lo cocinas. Invertirás el tiempo de hacer una comida cada día, con su tiempo de limpieza posterior, pero a cambio tendrás las tres semanas siguientes solucionadas.

Esta es mi opción elegida cuando dispongo de tiempo, por ejemplo, durante las vacaciones escolares, que no voy a golpe de horarios.

Esto ya es según lo que le vaya mejor a cada una, no hay
una única manera de hacerlo. La ventaja, además de aprovechar el tiempo,
es que puedes ahorrar en la cesta de la compra ya que muchas veces hay
ofertas en el supermercado por comprar X cantidades.

Aprovecha todos los recursos de tu cocina

Si tienes robot de cocina puedes aprovechar para preparar allí un tipo
de plato, otro en cazuela en la cocina, puedes cocinar en el horno y en
el microondas, así puedes hacer varios platos casi en el mismo tiempo. Yo por ejemplo tengo la Superchef, en la que puedo cocinar cualquier cosa con la ventaja de no tener que estar pendiente de la cocción, en la Nutribaby adelanto las comidas del peque y todo lo que son purés, comida al vapor o comidas al natural -por ejemplo el salmorejo-, y si me hace falta voy haciendo otras cosas en la vitrocerámica.

Puedo cocinar variado y tener varios menús para elegir. Los purés y cremas de verduras, caldo variados bien para guisos, bien para hacer sopa. Platos de cuchareo (potaje de garbanzos, lentejas…) puedo congelarlos enteros y calentarlos tal cual. Puedo preparar bases de sofrito para añadir a un guiso. Puedo preparar el guiso (pollo, cerdo, ternera, pescados) y en el momento de comer solo cocinar el arroz o las patatas. Puedo preparar albóndigas, salchichas al vino, boloñesa. Pisto, salsa de tomate casera y usarlo como plato principal o guarnicion. Puedo dejar preparados nuggets, pechugas empanadas, bases para pizzas o pizzas precocinadas. Las posibilidades son infinitas.

Lo importante es que en el día a día solo se invierta el tiempo necesario en descongelar, calentar y servir, como mucho en preparar un acompañamiento que no enrede mucho.

Cómo conservar las comidas preparadas

Esto depende en gran medida del espacio que tengas para congelar. Según cuándo lo vayáis a consumir, puedes conservar lo que preparas en el frigorífico o en el congelador. Si cocinas para una semana, puedes almacenar en el frigorífico la comida de los dos primeros días más cercanos y lo demás en el congelador. Si vas a cocinar para todo el mes has de necesitar espacio suficiente en el congelador, ya que en el frigorífico no se recomienda conservar comidas preparadas más de 3-4 días dependiendo del tipo de comida.

La regla de oro es mantener la refrigeración para evitar la proliferación de bacterias y conservar en envases herméticos para evitar la contaminación de alimentos. Para descongelar correctamente lo mejor es pasar el envase del congelador al frigorífico, así que has de prever hacerlo con la antelación necesaria.

Haz la prueba durante una semana para ver el volumen de los envases para conservar y el espacio en el congelador, así no congelarás de más, o de menos. Es la prueba-error, no vayas a cocinar para todo un mes y al final derroches comida o te quedes corta, no te quepa en el congelador o no tengas tuppers suficientes.

Otros alimentos que puedo tener previstos

No todo tiene que ser precocinado, también se puede improvisar tras una organización previa. Si necesito añadir pasta o arroz a la comida del mediodía puedo dejarla
preparada la noche anterior, en su tupper con un chorrito de aceite de
oliva y bien cerrada. Si voy a añadir patatas puedo dejarlas cortadas y
peladas, cubiertas de agua en un recipiente para que no se pongan negras
y cocinarlas al día siguiente.
También suelo tener filetes de lomo, de pechuga de pollo, hamburguesas que a la plancha o huevos para una tortilla francesa, se hacen en un momento y me solucionan una cena. Para ello bien puedo tener pan de molde o a mi me encantan por ejemplo los panecillos káiser que compro en la panadería del Lidl y los congelo individualmente envueltos en papel film. Se descongelan enseguida y es lo mismo que tener pan del día.
Otra idea son los filetes de pescado congelados que se hacen también a la plancha, que son un complemento perfecto a un puré o una sopa de fideos.

Limpiar y recoger después de cocinar

Qué
te voy a decir, ya que te pones en un día a cocinar lo de toda la semana o lo de todo el mes, cierto es que echas un rato más limpiando y el volumen de cacharros a fregar es algo mayor que si solo cocinaras para ese día, pero quitarte de fregar cacerolas, menaje, utensilios de cocina, limpiar
vitrocerámica, azulejos y todo lo que se mancha cocinando cada día de la semana… ¡no está
pagado!.

Limpiar solo los platos y cubiertos que
ese ensucian comiendo es un lujo, tanto que a veces acabo antes fregando que poniendo
un lavavajillas. Por cierto, otra oportunidad de ahorrar, no es lo mismo poner dos o tres lavavajillas a la semana como mucho que ponerlo todos los días.

Con esta organización yo consigo tener libre el tiempo desde que llego de llevar a los niños al cole hasta que voy a recogerlos, que son unas 4 horas, y en 4 horas se pueden hacer muchísimas cosas. Pero es que además te ahorras el tiempo de fregar después, que a mi me da una pereza horrorosa, por no decir que normalmente me tenía que ir con al cocina empantanada porque a las 4 de la tarde tenemos extraescolares y no me da tiempo.

Y bueno, creo que no me dejo nada, o probablemente sí porque tengo la cabeza fatal, pero con este croquis que me ha salido casi sin pensar, porque lo tengo tan interiorizado que es casi automático, así me estoy organizando para el curso que está a punto de comenzar.

Espero ayudarte un poco en la organización de las comidas y, sobre todo, a disponer de más tiempo libre para lo que necesites, o para lo que quieras.


Y tú, ¿te organizas previamente para ahorrar trabajo cocinando o prefieres hacerlo día a día?
¿Tienes alguna rutina para organizar las comidas de tu familia?
Cuéntamelo en tus comentarios, ¡muchas gracias!

5 thoughts on “Organización para mamás: cómo cocinar para ahorrar trabajo y tiempo

  1. Jessi Mu

    Muy buena planificacion!
    Yo creo que estoy en medio… Depende la semana voy haciendo, no tengo nada organizado, como que lo tengo organizado 😉
    Tengo semanas que el Sabado empiezo a pensar para dejarlo todo listo para el proximo Lunes. Y semanas que voy al tuntún y hago lo de el ultimo recurso…
    Gracias por est post, muy interesante! :*

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      A mi me pasa muchas veces eso mismo porque siempre surge algún imprevisto que echa abajo la organización, pero cuando puedo aprovecho para adelantar todo lo que puedo.
      Muchas gracias por comentar 😉

      Responder

  2. Izaya Iglesias Una Mamá en la Cocina

    Genial post. Es muy completo. Yo también suelo organizarme, si no, es locurón.

    Responder

    1. Alejandra La aventura de mi embarazo

      No queda otra, amiga, si no es imposible! un besote

      Responder

  3. Casaenorden

    Hola! Muchas gracias por compartir nuestro imprimible para el menú semanal. Tu post está lleno de consejos fantásticos. Un saludo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *