Por qué el robot aspirador Kobold VR200 me facilita la vida

Robot aspirador Kobold VR200de Vorwerk

Lo que sin duda he llevado peor desde que soy madre, y no de tres sino desde que nació mi primer hijo, ha sido el tema de las tareas domésticas, que se han multiplicado por el doble de cada hijo que tengo, como mínimo.

 photo robot-aspirador-kobold-vr200-4_zpsht5hqq9y.jpg

La verdad es que son muchas las cosas que cambian cuando te conviertes en madre, y lo que se refiere a las tareas domésticas, no podía ser menos. Al hecho de que ya de por si odio el tema de la casa se suma los niños, juguetes, migas de galletas, kilos de ropa por lavar, tender y planchar, que por mucho que lo llevemos entre dos -soy superfan de concepto #corresponsabilidad porque creo que eso de que la casa es género femenino es un concepto ya muy anticuado que en mi familia, por supuesto, carece de fundamento- se hace un mundo.

Evidentemente en mi día a día de madre de tres hijos mantener la casa recogida e impoluta es una utopía, y más ahora que sí estoy sola para todas las tareas pero no dejan de acumularse juguetes, migas, kilos y kilos de ropa por lavar, tender y planchar. Así que cualquier ayuda, por poca que sea, me viene como un regalo del cielo. Iba a decir como agua de mayo pero dado todo lo que ha llovido estos días casi mejor lo omito.-

El caso es que gracias a Madresfera he tenido la fortuna de disfrutar de unas semanas de ayuda extra en una de las tareas domésticas que más tiempo me ocupa: la limpieza del suelo. Porque lo demás más o menos se puede apañar -u ocultar, dígase mogollón de ropa por planchar que metida en un armario no se ve- pero el suelo o se limpia, o se limpia. Y en mi casa con tres niños y dos gatos, el suelo se ensucia muy mucho nivel que parece que venimos de trabajar en la mina.

La ayuda vino de manos del Robot Aspirador Kobold VR200 de Vorwerk -sí, los de la Thermomix, esa que tampoco tengo y deseo como un codiciado tesoro- que es un electrodoméstico la mar de apañado, que te deja el suelo para comer sobre él solo moviendo un dedo, para pulsar el botón de encendido prácticamente.

Yo ya tenía experienca previa en el uso de estos aparatejos, son muchos los años que ansío librarme de la tediosa tarea de mantener el suelo limpio y a pesar de que los buenos hay que pagarlos, hemos probado marcas low cost. Desde aquí te digo ya que no es lo mismo, es más, ná que ver. Si te vas a gastar el dinero gástetelo bien y que te compense, porque nosotros nos dejamos 200€ en un chisme de estos que sí, limpiaba, pero en fin, no nos compensó nada. Eso nos llevó a pensar que quizás no valía la pena gastarse más dinero pero después de probar el Kobold VR200 ya te digo que si me lo pudiera permitir, me lo compraba.

 

Personalmente pienso que si pago algo con gusto es aquello que me quite trabajo y me permita vivir mejor. Y el Kobold VR200 es uno de esos “algo”.

CÓMO FUNCIONA EL ROBOT ASPIRADOR KOBOLD VR200 DE VORWERK

Bueno, me dejo de palabrería y voy a la práctica. En este caso he salido de mi zona de confort, escribir, y he querido ilustrar esta reviw visualmente así que he preparado dos videos: el #unboxing de producto y su funcionamiento, para que puedas juzgar tú mism@.

Una vez desembalado es muy fácil de montar y poner en funcionamiento, infinitamente más fácil que montar cualquier juguete de tu hij@ la mañana de Reyes, ¡parece mentira!. Solo hay que poner la base en un lugar despejado, accesible al robot y con una toma de corriente cerca, encajar el filto en el depósito, colocar el depósito en el aspirador y ponerlo a funcionar manualmente o con el mando a distancia. Juzga tú mism@ lo fácil de manera que es y lo bien que funciona.

Como ves, su manejo no puede ser más sencillo y el resultado, estupendo. Para mi el Kobold VR200 tiene muchísimos puntos a favor que lo hacen un aparato muy útil y si no imprescindible, sí muy recomendable:
  • Su cepillo rotatorio que atrapa la suciedad fuera del campo de aspirado.
  • La faldilla de goma en su base que arrastra la suciedad hacia la boca de aspirado, evitando que levante polvo.
  • Sube y baja desniveles y pequeños escalones gracias a sus ruedas dentadas, por lo que no son un obstáculo para que limpie superficies que no sean totalmente planas
  • No choca contra paredes u obstáculos en el camino, el sensor hace que antes de chocar se retraiga y cambie de dirección.
  • Limpia debajo de los muebles, siempre que tenga espacio suficiente para meterse.
  • Puedes dejarlo funcionando cuando no estás en casa, lo que te permite limitarte a dejar todo recogido y que trabaje mientras tú no estás y encontrarte el suelo limpio al volver a casa.

 photo DSC_1075_zpsplouxshz.jpg

ASÍ CALIFICO YO AL KOBOLD VR200

 

La prueba del robot de limpieza Kobold VR200 de la conocida marca Vorwerk es para otorgarle el Sello de Calidad Madresfera y por ello debo valorar varios puntos:
  • Facilidad de uso: 5. Nivel “for dummies”. No puede ser más sencillo, bien sobre el mismo aparato, bien con el mando a distancia, el menú es sencillísimo, muy intuitivo y no requiere esfuerzo ninguno, ni tan siquiera leer las instrucciones.
  • Eficacia: 5. Partiendo de la base que sabemos que el Talón de Aquiles de este tipo de aspirador son los rincones y las zonas estrechas, cosa que se arregla pasando una escoba en esos pequeños espacios. Como doy por hecho ese punto, valoro el resultado final de la superficie a limpiar. Y el resultado está al nivel de cualquier aspirador trineo de gama alta -he vendido aspiradores durante 6 años, se de lo que hablo-.
  • Nivel de ruido: 4. No le pongo un 5 porque eso sería el silencio absoluto, y hacer hacer ruido. Pero en ningún caso es un ruido molesto y es menor que el de cualquier aspirador convencional-hay aspiradores que son auténticos camiones, un horror-. Además, teniendo la ventaja de que puedes dejarlo funcionando cuando te vas de casa, el ruido es el menor de mis problemas.
  • Capacidad de batería: 5. Comparado con la autonomía de otros aspiradores, tanto tipo robot, como escoba o trineo, la batería tiene una duración aproximada de 45-50 minutos cuando la media suelen ser 30 minutos. Más que suficiente para limpiar una superficie de unos 80 metros cuadrados.
  • Limpieza del aparato: 5. Tan sencillo como abril la tapa, sacar el depósito, abrir el filtro y vaciar. Ni medio minuto se tarda en hacerlo y no hay margen de error a la hora de volver a colocarlo.
Yo a mi querido Agador Spartacus, que así lo bauticé al llegar a casa, le doy MATRÍCULA DE HONOR. Ha conseguido que las semanas que ha estado en casa mi suelo esté recogido, lo que me ha permitido tener tiempo para mantener en condiciones el resto de la casa. De hecho desde que se ha ido mi casa de nuevo es un caos y lamento profundamente que la puñetera economía no esté para permitirme este pequeño lujo que mejora sustancialmente mi día a día.
Lo peor del Robot Aspirador Kobold VR200 ha sido tener que decirle adiós. Pero fue bonito mientras duró y en esta casa siempre lo recordaremos con sumo cariño.

 

¿Qué te parece el Robot Kobold VR200?
¿Crees que merece la pena invertir dinero en este electrodoméstico?
Cuéntamelo en tu comentario

One thought on “Por qué el robot aspirador Kobold VR200 me facilita la vida

  1. Kobold VK200, probamos el sistema de limpieza e higiene de Vorwerk - La aventura de mi embarazo

    […] año pasado tuve la oportunidad de probar el robot de limpieza Kobold VR200, que fue todo un descubrimiento y al que sigo echando de menos. En esta ocasión, durante unas […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *