Mascotas, un miembro más en la familia

Consejos sobre mascotas en la familia 

De todas las cosas que vivimos como padres, creo que es casi inevitable que en algún momento de la infancia de tus hijos se plantee la cuestión de introducir una nueva mascota en la familia, tanto si ya tienes alguna, como si va a ser la primera.

 photo mascotas-familia-_zpspphylff5.jpg

Porque, aparte las excepciones de niños más temerosos con los animales, es norma general que en algún momento de su vida quieran tener su propia mascota, llámese perrito, gato, hámster, canario, pececillo, tortuga, conejo y etc… Si ya tenéis un animalito de compañía seguramente le parecerá poco y quiera otro tipo de raza o animal, y si no tenéis esa suerte, con más razón.

¿Cuál es la mejor mascota para los niños?

Día sí y día también me enfrento a alguna de las típicas preguntas “Mamá, ¿podemos tener un perrito?, “Mamá, ¿qué te parece un hámster como mascota?, Mamá, ¿No quedaría bonito un acuario lleno de peces en el salón?” y etc… vamos, que si por ellos fuera tendríamos uno de cada y nuestra casa sería un zoológico.  Pero como tenemos dos gatos y cada animal que se tiene es una responsabilidad, de momento, y a pesar de que me juré que nunca negaría a mis hijos tener sus mascotas, no ampliamos la familia en ese aspecto. A pesar de todo, puede que de un día para otro cambie de opinión y no dejo de pensar qué animal sería compatible con nuestra familia y nuestra vida.

Para elegir la mejor mascota para los niños hay que tener en cuenta principalmente el tipo de animal, qué esperas de él, sus necesidades y la edad de los niños.

No es elegir el más bonito o el más simpático, los animales son seres vivos que merecen respeto y cuidados, y los niños son niños, así que hay que elegir con responsabilidad para que ambos convivan tranquilos y felices.

Los animales pequeños tipo hámster, conejo, peces, pájaros, tortugas, requieren unos cuidados básicos muy sencillos, poco más que darles de comer, poner agua a su disposición y mantener limpio su hábitat. Los pequeños roedores gustan mucho porque además de simpáticos normalmente se dejan tocar o coger -digo normalmente porque yo tuve un hámster que debía pensar que mis dedos eran una delicatessen por lo que le gustaba morderme-, por lo que pueden interactuar relativamente con los niños. Los peces, tortugas y pájaros, sin embargo, son animales que hay que dejarlos tranquilos en sus hábitat, no son mascotas para jugar con ellas, enseñarles cosas, ni siquiera acariciarles, así que los niños deben tenerlo muy claro antes de hacerse con uno de ellos.

Los gatos son unos excelentes compañeros de familia, con ciertas responsabilidades pero en general requieren unos cuidados muy sencillos. Es una gran ventaja no tener que sacarlos, son animales muy auto-suficientes por lo que teniendo agua, comida y su cajón sanitario limpio, están más que atendidos. Suelen tener muy mala fama los pobres y es verdad que hay gatos con mala leche -igual que hay personas con mala leche- pero en contra de lo que se cree son animales que, aunque independientes, gustan de los mimos, las caricias y la compañía. Nuestra experiencia con los gatos es maravillosa, mis hijos jamás se han llevado un arañazo -y no tengo niños tranquilos precisamente-, conviven perfectamente y gracias a ello han aprendido desde bebés a cuidar y respetar a los animales.

Los perros es quizás el animal de compañía favorito y el que más ilusión hace a los niños. Son juguetones, aprenden ciertas órdenes, interactúan mucho, pero también son los más demandantes de cuidados ya que necesitan ser sacados para hacer sus necesidades varias veces al día, todos los días al año, lo que condiciona no solo el día a día sino las vacaciones, sobre todo si la familia viaja. Además requieren control veterinario, vacunas, hay razas más sensibles que precisan más atención, por lo que hay que tener todo esto muy en cuenta a la hora de decidirse por un perro.

En nuestra familia los gatos llegaron antes que los
niños, así que para ellos es completamente normal convivir con
animales, nuestros gatos son dos miembros más de la familia y los
adoran. Pero precisamente por que ya estaban allí, y ya eran gatos
adultos, no han vivido la experiencia de acoger y criar un animal desde
la completa novedad. Para mi es la mascota ideal, no lo voy a negar, adoro los gatos y no imagino mi vida sin mis peludos -aunque soy consciente de que algún día me faltarán- y como animal de compañía tiene muchísimas ventajas, como puedes leer en este post del blog del Portal del Criador. Yo tengo clarísimo que siempre habrá un gato en mi vida

Hay muchos animales que son perfectamente compatibles con los niños,
requieren pocos cuidados y pueden ser una excelente compañía para ellos y
una manera de que aprendan lo que es asumir pequeñas responsabilidades.

Queremos un perrito,  ¿Y ahora qué?

Si hablamos de rodeores, aves o pequeños animales, para adquirir
uno lo normal es acudir a una tienda específica. Sin embargo a la
hora de decidirse por tener un perro o gato en la familia, la
pregunta del millón es si comprar o adoptar, aparte de otras vías
como recoger algún perrete de la calle o aceptar cachorros de alguna
camada.

Yo descarto aceptar perros de camadas no controladas porque me parece un acto muy irresponsable poner a criar a los animales para, o bien lucrarse vendiendo sus cachorros de manera ilegal y sin garantías -sobre todo los perros de raza-,o bien que por pura dejadez de sus dueños -no esterilizar, no controlar el celo-, los cachorros acaben abandonados porque nadie quiera hacerse cargo.

Si nadie aceptara las crías de los perros que procrean por irresponsabilidad de sus dueños, los dueños quizás tendrían más cuidado a la hora de dejar que su perros monten a las perras sin pudor o las perras se preñen sin miramientos. De esas camadas están llenas los refugios de animales, lamentablemente.

Si pensáis en un perro,  por muchos motivos el niño o la familia puede querer una raza en concreto que no sea fácil de adoptar, un cachorro de raza que se pueda criar en la familia desde pequeño. En este caso, si vas a comprar un perro, yo personalmente aconsejo hacerlo en un lugar con  garantías, busca un criador oficial que te ofrezca confianza y te asegure no solo la raza sino el trato correcto a los animales. Si no tienes criadores cerca para la raza que buscas también tienes la opción de comprar cachorros online con garantías, asegurándote siempre de que el animal ha sido criado en condiciones adecuadas, de manera legal y que el proceso de adquisición del cachorro será seguro en todo momento.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de elegir una mascota?

A modo de resumen, si vas a introducir un animal de compañía en la familia no te olvides de estas  recomendaciones básicas para evitar que asumir una mascota se convierta en una experiencia negativa:
  • Elegir un tipo de animal y raza que sea adecuada a los niños ya que no todas las razas de perros, por ejemplo, son compatibles con los niños.
  • Tener en cuenta posibles alergias de tus hijos, si son niños alérgicos opta por animales que no produzcan alergias para evitar problemas de salud de tus hijos, o tener que deshacerte del animal cuando ya se ha habituado a tu familia.
  • Una mascota es un ser vivo, no es un juguete, que interactúe más o menos no signifique que sea un muñeco con el que jugar, es parte de la enseñanza a nuestros hijos en el respeto a los animales.
  • Las mascotas no se devuelven, si el animal que has elegido no te gusta, no le gusta al niño, no es lo que esperabas, no se comporta como quieres, hay que ser responsable y asumir sus consecuencias Piénsalo bien antes de adquirirla, pues este es uno de los motivos de abandono de animales de compañía.
  • Los animales lo son cada día durante todo el año, llueva, haga calor, frío, trabajes de noche, todo el día… Necesitan sus cuidados mínimos diarios y se los debes garantizar.
  • Asegúrate de que vas a poder hacerte responsable de él, siempre, o si tú no puedes, que alguien podrá hacerlo: cuando el animal esté enfermo, cuando os vayáis de vacaciones, surja cualquier circunstancia que te impida hacerte cargo de él directamente.
  • Las mascotas tienen unos gastos que hay que asumir: alimento, pequeños cuidados y cuidados médicos (vacunas, desparasitación, tratamientos, cirugías). Si la economía va a ser un problema, tenlo presente antes de elegir tu animal de compañía.
  • Los animales no se abandonan. Nunca.

Tener un animal de compañía en la familia ofrece muchas ventajas y es muy positivo. Pueden convertirse en los mejores amigos de nuestros hijos y que ellos aprendan desde el pequeño lo que supone el respeto a la vida, los animales, sepan convivir con ellos sin miedos, adquieran pequeñas responsabilidades, es un aprendizaje constante para toda la familia. Por eso, si decidís incluir una mascota en la familia, hacedlo con responsabilidad, porque los animales se merecen nuestro respeto y una vida digna.

4 thoughts on “Mascotas, un miembro más en la familia

  1. Beatriz Mami

    desde luego hay que tener bien presente lo que supone tener un animal. A mí me gustan los perritos pero vivo en un piso pequeño y desde mi punto de vista si nosotros alguna vez necesitamos libertad el perro se vería agobiado.

    Responder

  2. Aprendemos con mamá

    Requiere mucha responsabilidad y obligaciones, hay que tenerlo en cuenta e implicar a los niños

    Responder

  3. Iraan Morales

    Tener una mascota es demaciada responsabilidad pero tambien le enseñamos a nuestros hijos lo que es la responabilidad!
    En lo personal yo si dejo que mi hijo conviva con animales! Tambien ahy que enseñarles que no son juguetes

    Responder

  4. Iraan Morales

    Tener una mascota es demaciada responsabilidad pero tambien le enseñamos a nuestros hijos lo que es la responabilidad!
    En lo personal yo si dejo que mi hijo conviva con animales! Tambien ahy que enseñarles que no son juguetes

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.